Documentos

Comisión Ejecutiva 26.02.2007

lunes, 26 de febrero de 2007

MÁS IZQUIERDA EN NAVARRA

 

Afrontamos esta Comisión Ejecutiva en una situación en la que Navarra vive un momento decisivo en términos políticos y sociales: nos jugamos la continuidad del régimen político de la derecha o construir la alternativa de izquierdas.

 

Los datos macroeconómicos son positivos, pero en lo concreto baja la calidad del empleo, las tasas de desempleo en mujeres y jóvenes doblan a las masculinas, y el 90% de los nuevos contratos laborales son temporales. Estamos invirtiendo menos en políticas educativas, especialmente escandaloso es la falta de inversión en los centros públicos de primaria y secundaria, es escaso el gasto en investigación, desarrollo e innovación para afrontar los retos de futuro, la sanidad pública se encuentra en situación caótica por la falta de inversión pública, y falta una política industrial activa que haga frente a la pérdida de peso de la industria en la economía navarra.

 

El Gobierno de UPN y CDN ha caído en la galbana política durante toda la Legislatura y no ha afrontado los problemas con el mínimo empuje que se requería. La acción política en materia social ha brillado por su ausencia o por su ineficacia. Se ha perdido toda la Legislatura para ampliar derechos de todos los ciudadanos, para mejorar la calidad de vida del conjunto de la ciudadanía y garantizar derechos sociales básicos como la educación, la salud y el bienestar social. Hoy podemos afirmar que los servicios públicos esenciales para la ciudadanía se encuentran en peor situación que hace 4 años, a pesar de la bonanza económica de este ciclo. La presente es una de las legislaturas con políticas menos fructíferas para la vida cotidiana de los navarros.

 

En el ámbito de la convivencia se ha retrocedido de una forma peligrosa. La crispación política, el rodillo de la mayoría absoluta y la falta de diálogo y capacidad de entendimiento han sido las notas dominantes de la gestión política realizada, que han hecho anteponer los intereses partidistas al interés de los ciudadanos. Se ha pretendido trasladar a la sociedad una imagen artificial de crispación, realmente inexistente en la vida cotidiana de la ciudadanía navarra. La confrontación identitaria, a la que nos conducen tanto los discursos de la derecha navarrista como los de la coalición nacionalista, pretende priorizar los derechos colectivos, utilizando los conflictos competenciales como excusa, frente a los derechos sociales y de ciudadanía; pretenden confrontar sus planteamientos de construcción nacional navarro-española o vasca, que colaborar en un modelo de construcción social que integre al conjunto de la ciudadanía, respetando su pluralidad, que es lo que demanda la gente. El último ejemplo de esta situación, es la coincidencia entre UPN, CDN y nacionalistas en el recurso de inconstitucionalidad a la Ley de Dependencia, una Ley que supone un importante avance en el derecho a la atención a las personas con mayor nivel de desvalimiento y asienta el cuarto pilar del Estado de Bienestar.

 

En este sentido, reclamamos una posición clara del PSN sobre su propuesta política, porque el PSN deberá aclarar a los electores de izquierdas si está con el discurso identitario de Pepe Bono, priorizando las alianzas políticas del socialismo en Navarra en función del nivel de españolidad de los proyectos políticos; o si está con la propuesta de IUN, de liderar un proyecto de giro social, participativo y de convivencia para Navarra.

 

Nos encontramos hoy con el nivel más bajo de satisfacción y de aprobación de las principales políticas practicadas por este Gobierno por parte de la sociedad navarra. Del mismo modo, la imagen de Navarra en el resto del Estado está bajando por momentos: Navarra ha perdido prestigio y solidez hacia fuera por un Gobierno cuyas políticas no afrontan las necesidades ciudadanas y las posiciones políticas mantenidas por él se encuentran inmersas en la estrategia partidista y electoral del PP. Las últimas declaraciones del Presidente del Gobierno, Miguel Sanz, insultantes con Andalucía y Extremadura son un ejemplo de la pérdida de imagen de Navarra.

 

Una vez que el atentado de ETA en Barajas y la falta de rechazo a la violencia por parte de Batasuna deja exclusivamente en sus manos la posibilidad de alcanzar la paz (la paz sólo es posible acabando con la violencia), el debate sobre el futuro de Navarra se ha demostrado viciado desde el principio. Navarra es una realidad institucional en tanto en cuanto hay una comunidad política de ciudadanos libres que toman las decisiones democráticamente. Nada ni nadie puede recortar la capacidad de decidir que tiene el pueblo navarro, ni UPN es el único defensor de Navarra ni Batasuna puede condicionar el futuro de nuestra Comunidad. Desde IUN-NEB defendemos la Navarra democrática.

 

Nos encontramos, por lo tanto, en un buen momento para impulsar otra política, que realmente se preocupe de los problemas de la gente, una política de cercanía que se ocupe de las necesidades sociales; en definitiva, la política para ganar Navarra para la izquierda. Ante las próximas Elecciones, IUN-NEB dispone de un conjunto de propuestas y medidas concretas, elaboradas de forma participada con los sindicatos y las organizaciones sociales, para renovar la política navarra y dar nuevas respuestas a los retos y desafíos que tenemos a medio plazo.

 

Representamos la propuesta política que trabaja por un Gobierno de izquierdas para Navarra. Esta misma Navarra puede seguir estando gobernada por la política de una derecha cada vez más alejada de los intereses ciudadanos o ilusionarse con un Gobierno de izquierdas que se relacione mejor con la sociedad y atienda sus necesidades sociales. Los navarros y navarras tenemos que elegir: la continuidad de una política conservadora que se muestra agotada y amortizada, o una nueva forma de gobernar desde la izquierda, que garantice un giro social, democrático, participativo y de convivencia. En el próximo Gobierno, estará UPN o estará la izquierda, este es el dilema democrático que el conjunto de ciudadanos navarros resolverán con su voto en las próximas Elecciones.

 

IUN-NEB se encuentra en disposición de afrontar la preparación de estas elecciones con el máximo entusiasmo y el mayor nivel de movilización. Hacemos un llamamiento especial a los jóvenes navarros, que ya fueron protagonistas del cambio político en la pasadas Elecciones Generales y derrotaron a la derecha, para que también ahora impulsen el cambio político de izquierdas para Navarra. Las elecciones municipales y autonómicas son especialmente importantes para conseguir el cambio de izquierdas al que aspiramos en Navarra y en los Ayuntamientos.

 

Estamos a menos de 100 días para las Elecciones, debemos dedicar todo nuestro esfuerzo a elaborar los mejores programas que contengan propuestas para atender a las necesidades de los habitantes de nuestras ciudades y pueblos, para mejorar los servicios públicos, para alcanzar mayores niveles de bienestar social, para conseguir un crecimiento armónico y respetuoso con el medio ambiente y para fomentar la participación ciudadana. Desde IUN-NEB debemos dar un ejemplo a la hora de elaborar esos programas, en contacto directo con la sociedad, con las organizaciones sociales y no gubernamentales, con las asociaciones vecinales, atendiendo a los intereses y las inquietudes de los trabajadores, de los jóvenes, de los nuevos votantes y de los colectivos más desfavorecidos. En las próximas elecciones el éxito está asegurado si somos capaces de responder a las preocupaciones reales y cotidianas de la ciudadanía. Toda IUN-NEB debe comprometerse para que esas elecciones sean un éxito colectivo y para que a partir de mayo de 2007 tengamos en Navarra más concejales y concejalas, y también más parlamentarios. Todos y todas ellas desarrollarán las nuevas políticas que responden al cambio que vivimos en Navarra, y que asegurará el futuro Gobierno de izquierdas.

< Anterior   Siguiente >