Noticias

IUN-NEB denuncia la destrucción constante de empleo industrial en Navarra y exige un cambio radical de política industrial

jueves, 18 de enero de 2007
  • Traslada su apoyo a los trabajadores de MEPANSA y dice a Miguel Sanz que Navarra ha sido vendida, pero a las multinacionales.

 

IUN-NEB denuncia que en los últimos 3 años, Navarra viene soportando una importante destrucción de empleo en el sector industrial, de forma constante, como consecuencia de la desaceleración y previsión de crisis en este sector productivo. Al último anuncio de MEPANSA de cierre de la fábrica navarra, han precedido otros casos de pérdida de empleo o peligro de hacerlo (VW NAVARRA, SANYO, TRW, NACETEC, JOFEMAR, JUAN BURGOS, ...).

 

Esta destrucción permanente de puestos de trabajo es más grave para la sociedad navarra al provenir del sector industrial que es el que mantiene la mayor estabilidad en el empleo, con mayor calidad del mismo y menores tasas de siniestralidad. Estamos destruyendo el empleo más decente, y sólo se crece en los sectores con mayor eventualidad y siniestralidad.

 

Desde IUN-NEB se traslada el apoyo a los trabajadores de MEPANSA ante el anuncio de cierre por parte de la multinacional y apoya cuantas medidas decidan adoptar en defensa de sus puestos de trabajo.

 

IUN-NEB considera que tras esta situación se pone en cuestión la política industrial llevada a cabo en Navarra en los últimos años. La política industrial de los últimos Gobiernos ha ido dirigida a favorecer el paso de la propiedad de las industrias navarras a manos de multinacionales, con importantes ayudas públicas que, como se ve, no han estado condicionadas al mantenimiento de la producción y los puestos de trabajo en Navarra. Por otro lado, no se han impulsado sectores estratégicos de futuro e innovadores, siendo escasa la aportación pública a la investigación y desarrollo de nuevos sectores y emprendedores en Navarra. Por último, se constata el error de la desinversión en EHN (la joya de la corona del futuro industrial navarro) y la perplejidad por el mantenimiento de 180 millones de euros públicos, de todos los navarros y navarras, en una operación especulativa y de poder económico como la adquisición accionarial del 1% de IBERDROLA. No podemos mantener un Gobierno que no previene estas situaciones, que actúa tarde y mal, y se dedica a pedir a las empresas que se queden cuando ya han decidido marcharse.

 

Cuando Miguel Sanz pregona una inventada venta de Navarra por motivos políticos, podría preocuparse más de la real venta de Navarra por motivos económicos a las multinacionales. La ciudadanía Navarra está perpleja por la incapacidad del Gobierno foral de limitar la capacidad de las empresas en emprender acciones de deslocalización que afectan a empresas navarras, dejando a cientos de trabajadores en la calle, y habiendo recibido importantes fondos públicos en forma de ayudas.

 

IUN-NEB propone una nueva política industrial activa, participada por los agentes sociales e instituciones emprendedoras, que impulse la creación de empleo de futuro, estable y seguro en Navarra, que renueve la industria navarra, que apueste por sectores estratégicos y diversifique el tejido industrial, y prevenga la deslocalización industrial condicionando su apoyo al mantenimiento de la producción y los empleos, endureciendo la normativa foral actualmente vigente. Una nueva política que defienda el interés general de los navarros, que atienda las necesidades de los trabajadores y las pymes por encima de las estrategias de las multinacionales.

 

Oficina de Prensa

< Anterior   Siguiente >