Noticias

Intervención de Marisa de Simón en el Pleno de debate sobre el Estado de la Comunidad 2020

viernes, 30 de octubre de 2020

Después de 24 años de gobiernos de la derecha, en  2015, comenzó un nuevo Ciclo político progresista, sustentado en el  Acuerdo Programático suscrito entre (Geroa Bai, Eh Bildu, Podemos Ahal Dugu e Izquierda-Ezkerra). A este ciclo, en 2019, se le ha dado continuidad con un nuevo acuerdo, también entre diferentes,  con  una diferente correlación de fuerzas: Fortalecimiento de las Fuerzas centristas del cambio (PSN-Geroa Bai), están fortalecidas frente al debilitamiento de la izquierda (IE y Podemos) y el mantenimiento de EH Bildu.


Una correlación de fuerzas que determina, como no puede ser de otra manera, el grado de intensidad y de profundización de las políticas públicas sociales, medioambientales, económicas y también las fiscales. Es en estos dos ámbitos el modelo económico y el fiscal en el que el nuevo gobierno se aleja más de las posiciones de la izquierda transformadora, del programa con el que IE concurrimos a las elecciones.


Sin embargo, no renunciamos en su día ni renunciamos hoy a sumar en torno a el acuerdo entre diferentes, aunque sea de mínimos, como es  en este caso, para reforzar un bloque alternativo a las derechas que representa Na+ y continuar en una senda progresista ya sea en mayor o menor medida.


Nos reconocemos en el acuerdo de programa para una legislatura 2019-2023 de convivencia, igualitaria, innovadora y progresista suscrito por El PSN, Geroa Bai, Podemos Ahal Dugu  e Izquierda-Ezkerra.


Nos reconocemos en políticas concretas en beneficio de las personas y encaminadas a un desarrollo social equitativo, en igualdad y solidario. Es un Acuerdo que nos compromete y también es un compromiso para el gobierno y los grupos políticos que lo conforman.


Somos conscientes de la capacidad de influencia de IE en un contexto parlamentario de una izquierda más debilitada en esta legislatura, lo cual no nos impide, estando fuera del gobierno y en un gobierno en minoría promover y defender posiciones políticas propias desde el compromiso con el Acuerdo de Programa de gobierno y con nuestro programa de gobierno propio que es un compromiso con nuestras votantes, con nuestros votantes y con la ciudadanía. Son éstos los referentes de nuestra acción e de la iniciativa política.


Es lo que haremos hoy en este debate, tas año y medio de gobierno PSN- Geroa Bai y Podemos. Un gobierno en minoría que requiere de apoyos para alcanzar mayorías


No han sido pocas las ocasiones en las que iniciativas políticas propias y ajenas han salido adelante con la abstención y votos a favor  e incluso en contra entre los grupos políticos miembros del gobierno.


Nos preocupan las sumas con Na+ en cuestiones muy relevantes para la izquierda.


  • Suma en torno a la enseñanza concertada. Geroa Bai se alineó con Na+, tuvieron el apoyo de EH Bildu


  • La enseñanza de la religión. PSN se alineó con Na+


  • Intermediación  del SNE en la contratación de las empresas, voto en contra de  PSN con Na+


  • La defensa de la monarquía. PSN con Na+


  • Propuestas fiscales que avanzan en justicia fiscal para aumentar ingresos PSN, Geroa Bai,  Na+ y la abstención de Podemos.


Los acuerdos entre diferentes, forman parte del sistema democrático y es la fórmula para obtener mayorías en el parlamento. Por supuesto que todos los acuerdos, suma de votos en torno a posiciones políticas concretas en el parlamento, son legítimos y además necesarios.


Lo que nos preocupa es que las sumas de votos son, en ocasiones, acuerdos que indican un acercamiento de posiciones mayoritarias y del gobierno hacia la derecha, en cuestiones que afectan al aumento de ingresos fiscales, a la laicidad, al modelo económico, al acceso al empleo en condiciones de igualdad, a la priorización de la enseñanza pública, o respecto a la monarquía.


¿Qué gobierno hemos tenido en estos 16 meses?


Lo que se puede esperar de un gobierno de coalición como PSN y Geroa Bai como fuerzas mayoritarias a las que se sumó Podemos.  Se trata de un gobierno de centro-centro progresista tanto por las fuerzas que lo componen como por las políticas que se propone ejecutar y está ejecutando.  No estamos por lo tanto ante un gobierno de izquierdas. Es una realidad que tenemos muy en cuenta.


Ahora bien, contamos con un programa de gobierno acordado, que  desde IE lo hemos valorado como un programa de mínimos, consecuencia de una correlación de fuerzas en la que PSN y Geroa Bai (fuerzas de centro-centro progresista) son claramente mayoritarias en relación a las otras dos fuerzas firmantes del Programa de Gobierno (IE y Podemos).


Es en este marco político desde IE valoramos al comienzo de legislatura la necesidad de apoyar la continuidad del ciclo político progresista iniciado en 2015 e impedir la vuelta de la derecha al Gobierno de Navarra).


Para ello negociamos y firmamos un Programa de Gobierno con PSN, Geroa Bai y Podemos.


Asimismo decidimos no formar parte del Gobierno de Navarra por dos razones: por la clara hegemonía en ese gobierno de las fuerzas políticas centristas, no de la izquierda.


Somos muy conscientes de que la aparición del virus SARS-CoV-2, ha generado la crisis más importante de nuestra época, impactando con fuerza en todo el mundo y en el conjunto de la sociedad Navarra, generando enfermedad, fallecimientos y enormes daños colaterales en toda la sociedad navarra


Somos muy conscientes de que está situación ha afectado a la capacidad del gobierno de Navarra para cumplir sus compromisos programáticos, pero también somos muy conscientes de que las medidas para combatir los tremendos efectos de esta pandemia  pueden ser una oportunidad o no, para implementar políticas económicas, sociales, laborales, medio-ambientales que a medio y largo plazo incidan positivamente en el conjunto de la sociedad; y de que prácticamente todos los compromisos adquiridos proporcionan en mayor o menor medida mejoras para responder a las necesidades de la ciudadanía, más si cabe en esta dura situación.


En este contexto de crisis el Gobierno de Navarra y el conjunto de instituciones de la Comunidad Foral, como el conjunto de la sociedad y de sectores económicos, han tenido que actuar desde marzo de 2020, para afrontar los destrozos en la salud de la ciudadanía, en la economía, en el tejido social y empresarial que ha provocado la pandemia del Covid19.


Y el gobierno lo ha tenido que hacer bajo la enorme presión de implementar respuestas a las múltiples necesidades desde los servicios públicos, desde las arcas públicas, desde  diversas medidas para evitar y reducir contagios con restricciones de la movilidad y las relaciones sociales, que afectan en mayor o menor media a  toda la sociedad.  ´Reconocemos  valoramos la acción del gobierno en este sentido.


La situación ha afectado más a unos sectores que a otros efectivamente: El sector cultural, la hostelería y restauración, los pequeños negocios familiares, trabajadores/as autónomos, trabajadores/as en ERTE, Pymes, ayuntamientos para la prestación de servicios municipales… etc. Familias sin casa, sin recursos (Renta garantizada),.. Personas, familias, pequeños negocios y comercios que han visto sus ingresos reducidos a 0, han requerido ayudas económicas y fiscales excepcionales. Es necesario equilibrar los costes sin dejar a nadie atrás.


En este punto queremos reiterar el apoyo que hemos dado a todas las medidas que el Gobierno de Navarra ha presentado para hacer frente a la pandemia, lo seguiremos haciendo, por responsabilidad, esta no es una cuestión para la lucha política partidista. En este tema hemos cerrado filas con el gobierno y lo seguiremos haciendo.


Hemos apoyado cada una de las medidas impulsadas por el gobierno a través de sus Decretos Forales legislativos, los proyectos de ley necesarios para hacer modificaciones presupuestarias. Solo hay una excepción que provocó nuestra abstención en el Proyecto de Ley Foral que llegó al parlamento con el contenido de uno de los Decretos Forales Legislativos que Na+, Geroa bai y EH Bildu aprovecharon para incluir mejoras para los trabajadores y las trabajadoras de la enseñanza concertada. También de la enseñanza pública que se utilizó como excusa.


Por lo tanto, apoyamos al Gobierno de Navarra en las nuevas medidas restrictivas de movilidad de contactos sociales. Medidas absolutamente necesarias en el actual contexto de contagios. La pandemia se desboca en el ámbito nacional e internacional lo cual exige, sin ninguna duda, medias excepcionales como la que entraron el jueves en vigor.


Los datos indican que la pandemia se extiende  casi  3000 casos más en una semana. Alto grado de positivo en la pruebas indica, también, la eficacia y eficiencia del rastreo.


Cuando tengamos críticas o propuestas que hacer lo haremos sin confrontar y buscando siempre el acuerdo y acertar con las mejores decisiones.


Asimismo a lo largo de estos meses de pandemia hemos apelado una y otra vez a la importancia de la responsabilidad individual y de la disciplina social en el cumplimiento de las normas y restricciones necesarias para superar la pandemia. Lo seguiremos haciendo.


Desde IE hemos analizado y reconocido que esta crisis se produce en un contexto de problemas estructurales, económicos, industriales,  fiscales, sociales y laborales, que venimos arrastrando desde hace años y que se han agravado ahora con esta pandemia.


Es por ello que abogamos por soluciones integrales  que persigan  afrontar la resolución de los problemas más concretos de esta crisis, pero encaminados a solucionar los problemas estructurales que la sociedad padece. Que pasan, bajo nuestro punto de vista,  por:


  1. Fortalecer desarrollo económico, industrial en Navarra que conserve y  genere empleo estable y de calidad, a través de un liderazgo público y reforzar y garantizar los servicios públicos de calidad en particular el SNS-O.
  2. Financiación de todas estas medidas, con fondos propios, además de con la emisión de deuda. No queremos que las soluciones de hoy sean nuevos problemas mañana.
  3. Reformas estructurales de ámbito estatal
    • La derogación de la reforma laboral de 2012 para impedir que la salida a esta crisis destruya y precarice empleo.


La tasa de paro en el tercer trimestre en el ámbito estatal se sitúa en el 16,26%. Dato altamente preocupante, además de por el tamaño del número,  por tres motivos, uno que los trabajadores y trabajadoras en ERTE contabilizan como ocupados, dos porque aumenta el número de hogares con todos sus miembros en paro (el 25% unipersonales) y tres porque, sin duda el paro se disparará en los meses que quedan de año. En Navarra 460 personas desempleadas más, siendo la CCAA en la que menos empleo se ha destruido.


    • La derogación de la ley de estabilidad presupuestaria de 2011. Para aumentar la capacidad de endeudamiento y que las AAPP puedan invertir sus remanentes de tesorería para mejorar la vida de la gente.


Muy bienvenida la anulación de la regla del gasto para nuestras AAPP, en particular para nuestros ayuntamientos (136 millones de euros).


2.- LUCES Y SOMBRAS EN LA GESTIÓN DEL GOBIERNO DE NAVARRA, SRA CHIVITE


Se han producido avances importantes en el desarrollo del Acuerdo programático que Izquierda-Ezkerra valoramos, entre otros:


  • El refuerzo de la sanidad pública y la protección de los y las damnificados/as por la crisis sanitaria.
  • La protección de la  Infancia, la Dependencia, las personas mayores, la renta Garantizada, las políticas sobre vivienda y  el control de los precios de alquiler.


    • Renta garantizada que está siendo fundamental para la subsistencia de muchas familias.
    • El plan de choque del SNE para afrontar el desempleo ha de ser un instrumento útil.
    • El apoyo a los centros residenciales y de discapacidad ha sido muy necesario.


  • Desarrollo de políticas que apuestan por los valores de la paz, la memoria, la convivencia y la deslegitimación de la violencia. La continuidad del desarrollo de las leyes de memoria histórica y memoria reciente


  • Avances en la defensa y promoción de la pluralidad a todos los niveles de nuestra Comunidad Foral (social, territorial, identitaria, sexual, etc.)


  • Medidas  integrales y transversales de la igualdad de género en todas las políticas públicas, no suficientes.


  • Los servicios públicos de referencia, basados en los principios de universalidad, calidad y equidad.


  • El Refuerzo y prioridad de la  atención primaria en salud, la equidad territorial en el acceso a la salud, actualización y desarrollo del plan socio-sanitario.


  • La inclusión de los contenidos relativos a la Educacion Afectivo-sexual, para la convivencia y para la no violencia en el currículo escolar.


  • Avances en La estabilización del empleo público a través de  las OPEs, 


  • La trasparencia y el gobierno abierto, en particular con los datos COVID19


Sin embargo, queremos señalar también el poco impulso, ritmo lento y en algunos casos renuncia abordar y cumplir con otros compromisos; tales como:


  • La reducción del horario de la enseñanza de la religión y sus alternativas. Compromisos claro incluido en el AP de Gobierno y es el segundo curso escolar en esta legislatura que comienza sin esta modificación.


  • La propuesta de Ley Foral para condicionar los beneficios fiscales de las empresas a que contraten mediante SNE un % de sus trabajadores/as (lucha discriminación género…), y la dotación de recursos económicos, humanos y materiales a SNE.


  • El desarrollo del decreto del euskera.


  • La reversión de servicios privatizados.


  • La Ley de Reforma de la administración local,  que una ampliados los plazos de ejecución, sigue en hibernación.


Ahí seguimos con al desigualad de financiación que supone, por ejemplo, la carta de capitalidad de Pamplona o de prestación y accesos a servicios públicos municipales entre unas localidades y otras.


  • El gobierno no asume la prioridad y el impulso que necesita la enseñanza pública:


    • No se ha reducido  ni un solo concierto educativo, es más se han concedido 2 unidades de 3 años en algún centro concertado con 26 matrículas, algo que en la enseñanza púbica se ha solucionado con derivaciones a otros centros pidiendo una unidad.
    • No se ha avanzado en laicidad
    • Los avances hacia la gratuidad del 0-3, son escasos
    • La convivencia del alumnado de diferentes centros escolares de un mismo barrio o pueblo o zona,  ni se ha tocado.
    • La modificación de la normativa de escolarización,  Sólo una tímida reforma que incorpora alguna mejora la normativa tímidamente y que no solución el problema fundamental ni sobre la prioridad de escolarización en el centro más cercano al domicilio ni la distribución equilibrada del alumnado.

 

No terminan de entender que no se trata de distribuir al alumnado con dificultades, se trata de distribuir a todo el alumnado desde el principio de socialización e inclusión escolar y social.


Las políticas educativas son un pilar fundamental para la construcción de las sociedades del futuro. Algo que todos los gobiernos saben. En este sentido, estamos satisfechos con todos estos y los demás acuerdos alcanzados, e insatisfechos por la velocidad o grado de desarrollo.


En este sentido y en relación al Programa pactado se ha de dar un importante impulso a las políticas educativas, al  desarrollo territorial equitativo y a la igualdad en el acceso al empleo, la protección social  y laboral.


Como hemos dicho no consideramos desde IE al Gobierno de Navarra un gobierno de izquierdas, estamos ante un gobierno de centro que debe servir, en la actual correlación de fuerzas, para dar continuidad (en la mayor medida posible) al ciclo de cambio progresista iniciado en 2015 e impedir el regreso de la derecha al poder en Navarra.


Desde este punto de partida creemos que estos 15 meses de gobierno, tal y como he expresado anteriormente,  presentan luces y sombras, hay elementos positivos pero también escasa ambición, mucha lentitud, para avanzar en el cumplimiento de cuestiones importantes de Programa de Gobierno.


Un gobierno de izquierdas hubiera puesto en marcha una reforma justa y ambiciosa del Impuesto de Sociedades o habría creado un nuevo impuesto sobre la riqueza. Un gobierno izquierdas se propondría crear una Banca Publica en Navarra, la reversión a la gestión púbica de los servicios públicos privatizados, trabajar por fortalecer y recuperar la hegemonía de la enseñanza pública, desarrollar nuevas normas y herramientas contra la deslocalización empresarial, liderar los sectores estratégicos de la economía.


Nada de esto se ha hecho o si algo se ha hecho ha sido muy lento y testimonial.


Pero nos queremos detener en la necesidad de cambiar profundamente nuestra fiscalidad. Hacia una nueva fiscalidad donde la recaudación deje de recaer de forma absolutamente desproporcionada en los trabajadores y los impuestos indirectos. Una nueva fiscalidad en la que el Impuesto de Sociedades deje de ser un impuesto marginal cuando las rentas de capital representan el 50% de la riqueza total. Una nueva fiscalidad en la que la riqueza y los grandes patrimonios tributen de una forma eficaz y suficiente.


Reiteradamente desde IE hemos preguntado al Gobierno de Navarra si se plantea avanzar en esta dirección, y reiteradamente se nos ha respondido que no.


Realmente esperábamos esta respuesta, no tenemos un gobierno de izquierdas, pero con la nueva y excepcional situación generada por el Covid19 llegamos a pensar que el gobierno podría reconsiderar su negativa.


Nos preocupa y nos ocupa que el aumento del gasto en 2020 y 2021 se sostenga solo en un mayor endeudamiento, que si no se corrige, afectará a la sostenibilidad en futuros años del gasto y la inversión social.


Lo más probable es que logremos unos PGN 2021 que permitirán a Navarra cubrir muchas de las necesidades que genera la crisis causada por el Covid19, de lo cual nos congratularemos si así sucede.


El gobierno de Navarra aumentará sus ingresos y su capacidad de gasto e inversión a través de los Fondos europeos, reducción del límite del déficit (2,6 en 2020 y 2,2 para 2021), anulación de la regla del gasto para nuestras AAPP, en particular para nuestros ayuntamientos (136 millones de euros).  Si es así, nos convencerá.


Desde IE toda la deuda necesaria para afrontar esta crisis para tomar medidas efectivas y eficientes para paliar sus dramáticos efectos negativos en la economía de Navarra, en la economía y el bienestar de las personas,  y que además corrijan los problemas estructurales del modelo, económico, productivo,   laboral,  fiscal y medioambiental.


PERO, no todo puede ni ha de ser solo deuda.  El hecho objetivo es que  mientras el aumento del presupuesto de los años 2020 y 2021 sumará 400 millones de euros el incremento de la deuda rondará los 1.000 millones.


Una  deuda que ha aumento vertiginosamente en esos dos años, y ustedes solo proponen más deuda.


La deuda aumentará 1.065, 6 millones de € entre 2020 y 2021.


En el año 2016 Navarra tenía una deuda de 3.461 €, en 2019 de  3297 (144 millones de euros menos), este año 2020, en el segundo trimestre la deuda alcanzaba los 3,699 millones de €, el 18,8€ del PIB, superando la deuda más alta contraída en  2017, por valor de 3.688 millones de €. A finales de año superaremos los 4.000 millones de €.


Nuestra fiscalidad tiene margen más que suficiente para aumentar los ingresos, aplicando correcciones en la carga impositiva de quienes más tienen, más ganan y contribuyen en menos proporción


Existe una alternativa que IE viene proponiendo desde el principio de la legislatura y ahora especialmente con la crisis del COVID. Sería posible aumentar la recaudación en unos 500 millones de euros anuales si empresas con beneficios y grandes patrimonios tributasen de forma similar a como lo hacen los trabajadores y trabajadoras.


Con una caída de la recaudación fiscal de cientos de millones de euros, con un aumento del gasto muy importante para hacer frente a los efectos sanitarios, sociales y económicos de la pandemia y con un aumento del endeudamiento en 2020 y 2021 que rondará los 1.000 millones de euros pensábamos que el no rotundo a avanzar a una nueva fiscalidad más justa y eficaz podría ser reconsiderada.


Sin embargo nos hemos encontrado una y otra vez con la misma respuesta: no, no y no.


Y el argumento que se nos da para no hacer nada significativo en el Impuesto de Sociedades y la tributación de la riqueza es que ahora no es el momento, que hay que esperar a que la economía recupere su crecimiento cuando la pandemia pase.


Nos parece un argumento profundamente equivocado. Porque es precisamente ahora, cuando el agujero presupuestario se hace mucho más profundo y cuando el nuevo endeudamiento se está disparando, es precisamente ahora cuando es más necesario que nunca conseguir que los beneficios empresariales y la riqueza tributen de una forma justa y suficiente.


¿Qué es una reforma justa y suficiente? Pues una reforma justa y suficiente es que los grandes beneficios empresariales y la riqueza (patrimonio) al menos tributen en el mismo porcentaje que están pagando los trabajadores y trabajadoras. Y eso ahora está muy lejos de suceder.


Ahí están los datos de la recaudación del Impuesto de Sociedades y del IRPF para demostrarlo.


Por lo tanto es ahora cuando es más necesaria que nunca la reforma fiscal que proponemos, es ahora cuando es mucho más necesaria de lo que lo será dentro de unos años cuando la pandemia pase y la economía recupere el crecimiento.


En ese momento seguirá siendo una reforma justa y necesaria, pero es ahora cuando la necesitamos desesperadamente. Porque sostener toda la necesidad de gasto público en la deuda, en un mayor endeudamiento, es pan para hoy y hambre para mañana.


Ahora necesitamos deuda, pero necesitamos también un nuevo marco fiscal. No aceptarlo y no obrar en consecuencia es irresponsable, es muy irresponsable, es solo querer mirar a corto plazo a los próximos meses, y no querer mirar a los próximos años.


Sin embargo seguramente hoy en este debate les volveremos a escuchar la ya conocida respuesta: no, no y no.


Pues bien, nosotros desde IE no podemos dejar de manifestar lo que consideramos un enorme ejercicio de irresponsabilidad para con la sociedad navarra y el futuro de Navarra.


En definitiva, 15 meses en los que ha habido decisiones y políticas que hemos apoyado, pero también en los que ha habido profundas y clara diferencias y discrepancias con la acción de gobierno.


Por ello a nadie debe extrañar que en dos de las más importantes votaciones realizadas en este parlamento en estos 15 meses nos hayamos abstenido: el presupuesto de 2020 y el Plan Reactivar Navarra.



3.- PROPUESTAS. ¿Dónde nos podremos encontrar, señora Chivite?


  • Avanzando en una mayor  justicia fiscal, en la salud ambiental, en más igualdad y más convivencia, en la no violencia, en la libertad de expresión, en la defensa de  un tren social y sostenible económico y medioambientalmente, más educación pública, más servicios de gestión pública, más empleo de calidad.


  • Reforzando el SNS-O y en particular el desarrollo de la Atención Primaria en salud.


  • Avanzando en  una navarra plural y en convivencia, para construir una sociedad sin exclusiones, pacífica, inclusiva, con igualdad de derechos y deberes, con unas instituciones laicas en relación al hecho religioso y a la pluralidad identitaria.


  • Manteniendo unos presupuestos  expansivos  en los servicios públicos de   salud, DDSS y Educación, cultura, que refuercen  la inversión social, que no solo genera bienestar, también desarrollo económico y empleo.


  • Apoyando el dialogo social sin exclusiones ni privilegios.


  • Dando un fuerte impulso al desarrollo de la enseñanza pública Garantizando la educación inclusiva, mixta, laica y coeducativa como garantía de máxima calidad, sin dogmatismos, de pluralidad, de socialización y de convivencia entre diferentes, además de garantizar el acceso en condiciones de igualdad sin discriminaciones.


  • Impulsando la economía social


  • Potenciando la investigación pública sanitaria que requerirá un Complejo Hospitalario universitario público de referencia. 


  • Creando una Banca Pública que dé crédito a las pymes y a las familias.


  • Reformando la empresa pública SODENA en el marco de la activación de otra política económica e industrial de forma que  el sector público tenga presencia permanente y liderazgo en los sectores considerados estratégicos para nuestro desarrollo económico.


  • Avanzando en  la Gestión pública de la energía, y el aumento de las energías limpias, para luchar contra el cambio climático e Impulsando el liderazgo público en I+D+i y en los sectores económicos e industriales estratégicos con pleno compromiso con la sostenibilidad y transición ecológica


  • Dotando al SNE de los recursos humanos y materiales necesarios para que aumente su intermediación en el mercado laboral.


  • Profundizando en Políticas para el  acceso universal a una vivienda digna.


  • Apoyando una universidad pública centrada en el desarrollo social y económico de Navarra y de Acceso a una formación de calidad en condiciones de equidad; así como el liderazgo púbico en la investigación en particular la investigación sanitaria.


Sabemos que en muchas de estas situaciones coincidiremos y en otras no.


 


4.- CONCLUSIONES.


IE, IUN y Batzarre, se mantienen firmemente comprometidos con la continuidad del ciclo de cambio iniciado en 2015, y con el cumplimiento del Programa de Gobierno.


Igualmente IE se mantiene con la misma firmeza comprometida con las políticas sociales y de izquierda, por lo que seguiremos presentando propuestas en esa dirección aun sabiendo que no cuentan, muchas de ellas, con el apoyo del Gobierno de Navarra.


Seguiremos apoyando al Gobierno de Navarra en las decisiones que haya que seguir tomando para afrontar y superar la pandemia del Covid19, y de la misma forma seguiremos apelando a la imprescindible responsabilidad individual y a la necesaria disciplina social.


Tenemos dos años y medio por delante de legislatura, es mucho tiempo, un tiempo que desde IE queremos aprovechar para avanzar con mayor ambición en el cumplimiento del Programa de Gobierno, instamos al gobierno a ello.


Debemos decir que tenemos la clara percepción de la el impulso de cambio progresista iniciado en 2015 se está frenando, se está ralentizando, seguramente algunas fuerzas del cambio estarán cómodas con ese freno, con esa ralentización. Nosotros no.


En resumen, continuaremos trabajando para conseguir una reforma fiscal y una banca pública que apuesten aún más por una salida más social de la crisis, por aumentar la inversión en los servicios esenciales de sanidad, educación, derechos sociales, atención a las personas mayores dependientes, para favorecer la conciliación, la promoción de la igualdad de hombres y mujeres, así como por  una inversión que no hipoteque las generaciones futuras con más deuda de la necesaria, a través de una fiscalidad  sea más justa en cuanto a la exigencia de  esfuerzos fiscales a quien más tiene y gana.


Somos una fuerza de izquierdas, somos una fuerza republicana, somos una fuerza democrática, y desde ahí seguiremos realizando nuestra aportación para construir una navarra más democrática y más social.


Para terminar dos citas que nos retratan y reflejan nuestra posición política


Vale millones de veces más la vida de un solo ser humano que todas las propiedades del hombre más rico de la tierra (Ché Guevara)


La utopía está en el horizonte. Caminamos dos pasos, y ella se aleja 10 pasos más allá. Entonces, nos preguntamos ¿Para qué sirve la utopía? Sirve para eso, para caminar. (Eduardo Galdeano).


Pamplona, 29 de octubre 2020

 

PROPUESTAS DE RESOLUCIÓN AL PLENO DE DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA COMUNIDAD FORAL DE NAVARRA 2020

< Anterior   Siguiente >