Noticias

Navarra tiene la Ley de Igualdad más avanzada del Estado que es vanguardia en la lucha por los derechos de las mujeres.

viernes, 29 de marzo de 2019

  • Aprobadas las conclusiones de la comisión de investigación sobre las actuaciones de SODENA y la implicación del gobierno y sus miembros desde 2002

 

 

La nueva ley de Igualdad que se ha aprobado en el Pleno del 28 de marzo, el último pleno de esta legislatura, supone un gran paso adelante en la lucha por los derechos de las mujeres.


15 años después de la Ley Foral 33/2002, de fomento de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, se ha realización un proceso de reflexión colectiva muy participado. Agentes políticos, sociales, sindicales, profesionales de diferentes ámbitos de las AAPP, hemos compartido espacios de debate reflexivo, y consensuado los elementos más importantes de esta ley.


Las miradas desde el ámbito de la educación, de la salud, derechos sociales, medio ambiente, los sindicatos, colectivos profesionales, agentes de igualdad de los ayuntamientos que ofrecen a la ciudadanía un servicio de cercanía, colectivos de mujeres, el INAI, nuestra mirada, la mirada de las mujeres, han dado como resultado una mejora considerable del proyecto de ley con las incorporaciones necesarias para adaptar sus contenidos a las condiciones objetivas de desigualdad.


La sociedad ha vivido grandes cambios en las últimas décadas respecto a la presencia y la posición de las mujeres y los roles de hombres y mujeres. Se han producido avances hacia la igualdad con la presencia de las mujeres en la vida pública, en el acceso al empleo, a la formación, en nuestros derechos sexuales y reproductivos.


Evidentemente, no es suficiente. La realidad es tozuda, la igualdad de trato, de condiciones y de oportunidades entre hombres y mujeres está lejos de lograrse. Una desigualdad que limita la libertad de las mujeres y sus oportunidades.


Las mujeres seguimos siendo protagonistas del empleo precario, principales paganas de los efectos negativos de la crisis económica y principales afectadas por los recortes. Se nos sigue utilizando como objetos de uso, nuestra imagen es degradada en los medios de comunicación. Somos las responsables de los cuidados y de la familia.


¡Aún no nos ven, porque no nos miran!. Es imprescindible abordar un cambio de valores, un cambio de pensamiento, romper con el paradigma de superioridad masculina. Se trata de construir un nuevo paradigma, es decir de generar nuevas percepciones en lo sutil y en lo cotidiano, de generar nuevas imágenes mentales, de liberar mentes de estereotipos sexistas para cambiar nuestros actos.


En este sentido, esta nueva ley supone un cambio estructural y de modelo social que rompe con los estereotipos y roles de género.


Una Ley que se diseña a partir del reconocimiento y de las situaciones de desigualdad, que determina las condiciones necesarias para que el derecho a la igualdad sea real y efectivo en todos los ámbitos y etapas de la vida, para lo cual establece acciones y medidas necesarias para conseguirlo.


Una ley que impulsa un cambio de valores que fortalecen la posición social, económica y política de las mujeres, nuestra autonomía y empoderamiento.


Contempla las situaciones de desigualdad en todos los ámbitos de la vida: familiar, laboral, educativo, en salud, cultura, deporte,…  y acciones y medidas en todos los ámbitos de las Administraciones Públicas.


Establece medidas correctoras partiendo de un diagnóstico de las situaciones de desigualdad y de la detección de nuevas formas de generar desigualdad.


La ley tiene por objetivo la eliminación de obstáculos que impiden o dificultan que las niñas, adolescentes y mujeres adultas y mayores tengan acceso a los bienes y servicios de la sociedad, en igualdad de condiciones. En este sentido, cobran gran relevancia las medidas para prevenir situaciones de desigualdad, corregir las existentes y proteger a las mujeres de las amenazas del patriarcado.


Contamos, a partir de hoy, con una norma que adjudica responsabilidades y obligaciones a las Administraciones Públicas de Navarra, por lo que Implica a todos los departamentos del gobierno, ayuntamientos y colectivos sociales para una acción integral y coordinada; y que obliga también a las empresas privadas.


Por otro lado, es evidente que la desigualdad genera violencias, que la desigualdad es en sí violencia. Queremos que esta ley sea un instrumento útil para luchar contra la violencia de género, para su erradicación.


El Plan Estratégico, dotado de recursos suficientes para el desarrollo de las medidas y acciones que incluye esta ley, ha de ser un instrumento eficaz para ello. Un plan que tendrá que ser participado, aprobado por parlamento y evaluado.


Desde Izquierda-Ezkerra, Izquierda Unida y Batzarre consideramos que es preciso avanzar más:


En el ámbito laboral, es ineludible la derogación de las reformas laborales que están afectando negativamente a toda la población y más, en particular, a las mujeres.


En el ámbito educativo es absolutamente necesario incorporar al currículum contenidos para educar en y para la igualdad. La educación segregada es incompatible con la igualdad.


La negación de la educación sexual y reproductiva es incompatible con la igualdad.


En el ámbito de la comunicación, la publicidad, la prostitución, el uso de la imagen y los cuerpos de las mujeres es incompatible con la igualdad.


Las situaciones de discriminación negativa de las mujeres en su vida cotidiana, son incompatibles con la igualdad.


Hemos conseguir la transformación social que sitúe a hombres y mujeres en el mismo plano.  Hemos de intervenir para modificar la percepción, las miradas, las situaciones normalizadas de cotidianeidad que degradan y reprimen a miles de mujeres todos los días. Hemos de romper con el rol de mujer ciudadana de segunda clase.


La educación inculcada a las mujeres durante generaciones basada en el sistema económico capitalista imperante nos ha colocado en una posición secundaria, subsidiaria de la posición de los hombres. Se ha presentado a las mujeres como ¨la costilla de Adán”, como causantes de los males de la humanidad por parte de la religión desde hace siglos. Con todo esto hay que romper definitivamente. Es por ello que la educación en, por y para la igualdad es absolutamente necesaria.


El desarrollo de esta ley permitirá grandes avances en igualdad, que no serán suficientes. Mientras no rompamos con la sociedad capitalista no se conseguirá la igualdad. El capitalismo es un obstáculo para la igualdad y para la democracia porque sin igualdad, no hay democracia.


Una sociedad capitalista no puede ser una sociedad en igualdad. La desigualdad es la lógica, la base esencial del capitalismo, del sistema en el que sobrevivimos. En este sentido, el feminismo tiene gran potencialidad de transformación social porque su meta es la igualdad.


El feminismo persigue la igualdad, es un movimiento que impugna la lógica capitalista. Por ello, el feminismo tiene una enorme capacidad de transformación y de avance hacia una sociedad más justa y más libre.


Nosotras tenemos la obligación de empoderarnos, nosotras hemos de ser las protagonistas de nuestro empoderamiento.

 

INTERVENCIÓN DE MARISA DE SIMÓN EN PLENO PARLAMENTARIO


APROBADAS LAS CONCLUSIONES DE LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE LAS ACTUACIONES DE SODENA Y LA IMPLICACIÓN DEL GOBIERNO Y SUS MIEMBROS DESDE 2002


Se constatan pérdidas superiores a 50 millones en la operación especulativa de Iberdrola y se da cuenta de una mala praxis en el intento de constituir un Museo del Automóvil antiguo.


INTERVENCIÓN DE JOSÉ MIGUEL NUIN EN PLENO PARLAMENTARIO

< Anterior   Siguiente >