Documentos

Informe de Coyuntura Política 19 de diciembre 2018

miércoles, 19 de diciembre de 2018
  • Procesos electorales, evolución en la legislatura de los Presupuestos Generales de Navarra y retos a futuro.
 

        1.- GANAR DE NUEVO NAVARRA PARA EL CAMBIO SOCIAL Y PLURAL. AUMENTAR EL PESO DE LA IZQUIERDA E IMPEDIR GIROS A LA DERECHA.



En mayo de 2015 se produjo un vuelco político histórico en Navarra. La derecha y los pactos de la derecha con el PSN perdieron la mayoría en las instituciones tanto en el parlamento como en la mayoría de ayuntamientos. Se produjeron diferentes alianzas post-electorales que han posibilitado gobiernos de cambio, así como el desarrollo de políticas centradas en las necesidades cotidianas y materiales de la gente.


Por primera vez desde la transición (también en toda la historia de Navarra) se podían fraguar unas nuevas mayorías sociales y políticas mediante acuerdos entre el nacionalismo vasco, la izquierda y nuevas formaciones emergentes.


Por primera vez acuerdos plurales podían desalojar del poder institucional a la derecha ya que también por primera vez ni siquiera sumando a sus votos los del PSN alcanzaba la mayoría.


Esto hizo posible negociar entre diferentes (nacionalismo, izquierda, formaciones emergentes) acuerdos de gobierno asentados en programas de gobierno que priorizaron la agenda social y el reconocimiento y convivencia de la pluralidad identitaria de Navarra.


Estos acuerdos programáticos se tradujeron en el cambio de los gobiernos municipales y de Navarra. Para el cambio en el Gobierno de Navarra IE, Podemos, EH Bildu Y Geroa Bai negociamos un Acuerdo Programático que ha sido la hoja de ruta esta legislatura.


Mayo de 2015 también supuso en el conjunto del Estado un momento importante de impulso del cambio político. Las confluencias municipales (IU, Podemos, otras formaciones) mediante acuerdos con el PSOE consiguieron arrebatar los más importantes ayuntamientos a la derecha (Madrid, Valencia, Zaragoza, Cádiz, Sevilla…).


En algunas CCAA mediante acuerdos con el PSOE y otras formaciones también se derrotó al PP (Aragón, Comunidad Valenciana, Extremadura) pero no en otras (Madrid, Murcia).


Esta ola de cambio no pudo obtener la victoria en las elecciones generales de diciembre de 2015 y junio de 2016, y el PP pudo conservar el gobierno de España hasta que en junio de 2018 una moción de censura presentada por el PSOE lo desalojó.


Tres años y medio después de las elecciones de mayo de 2015 afrontamos ahora los meses finales antes de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2019 (también europeas).


Unas elecciones que serán decisivas para decidir si el ciclo de cambio iniciado en 2015 se renueva y refuerza o, por el contrario, se estanca o retrocede.


No podemos obviar la importancia de esta cita con las urnas. Una importancia que puede ir más allá de las decisiones que tengamos que tomar sobre el gobierno en las CCAA y ayuntamientos para los próximos cuatro años.


El ciclo electoral que se abre en mayo va a ser muy importante también para decidir la dirección en la que se decantará la crisis de régimen existente en España así como para frenar el peligroso auge de la ultraderecha mostrado en las recientes elecciones andaluzas.


En España sigue abierta una crisis del régimen del 78 que las élites económicas, sociales y políticas no han conseguido cerrar.


Como consecuencia de la crisis-estafa económica iniciada en 2008, la irrupción del 15-M, la crisis electoral del bipartidismo, las luchas sociales y laborales, , la corrupción en la Casa Real que llevó a la abdicación del Rey en 2014 y la aplicación de los artículos 135 y 155 de la Constitución existe una crisis del régimen del 78 que los sucesivos gobiernos del PP y PSOE no han conseguido todavía cerrar imponiendo una salida favorable a los intereses de la oligarquía económica y el bipartidismo.


El resultado del ciclo electoral que se abre en mayo puede resultar muy relevante a la hora de inclinar la salida de esa crisis de régimen en un sentido social y democrático o por el contrario en otro antisocial y autoritario.


Por ello la derrota que ha supuesto el resultado de las elecciones en Andalucía para las posiciones de izquierda y de cambio democrático son un negativo arranque de este ciclo político-electoral.


No solo no hemos conseguido empujar al PSOE andaluz, claramente anclado en las posiciones inmovilistas clásicas del 78, hacia la izquierda y el cambio, sino que la extrema derecha ha irrumpido con fuerza, y la suma de PP, Ciudadanos y Vox obtiene mayoría electoral y parlamentaria.


Cientos de miles de votantes de la izquierda, de las clases populares y trabajadoras, se han quedado en casa, se han abstenido, y alguno miles han votado incluso a la extrema derecha.


Adelante Andalucía ha perdido 279.898 votos respecto a la suma de Podemos e IU en 2015 (un 32,4% de los votos), el PSOE ha perdido 399.799 (un 28,4%), la suma de PP y Ciudadanos solo ha perdido 24.250 votos y la extrema derecha de VOX ha crecido en 377.961 votos. Finalmente los abstencionistas han crecido en 336.442 personas.


Esto exige una reflexión rigurosa para saber por qué ha ocurrido y qué debemos hacer para que no se repita. A los compañeros y compañeras de Andalucía les corresponde en primer lugar realizar esta reflexión, pero también al conjunto de IU le atañe profundizar en las causas para prevenir que se puedan reproducir de forma general en las elecciones del próximo mes de mayo.


La pérdida por parte de las clases trabajadoras de confianza en la capacidad de la izquierda para llevar a cabo cambios reales en sus condiciones materiales de vida, después de 10 años de crisis y políticas antisociales que el nuevo gobierno del PSOE no está revirtiendo, puede ser una las causas principales de la desafección en las urnas.


Si el gobierno del PSOE no quiere o no se atreve a llevar adelante, enfrentándose al poder económico, cambios reales en las condiciones materiales de vida (empleo, vivienda, salarios…) de las clases trabajadoras, no debemos aparecer ante la sociedad como uno de sus apoyos, aunque sea un apoyo crítico.


Para hacer frente y combatir a la ultraderecha debemos avanzar en la unidad de la izquierda así como en impulsar con más fuerza la lucha y movilización social. También debemos ganar mayor presencia en la organización de las luchas en los pueblos y barrios obreros.


Abordamos un ciclo político-electoral muy importante y desde IUN-NEB debemos afrontarlo con plena conciencia de lo mucho que está en juego, también en nuestro ámbito propio, en Navarra. 


La mejor aportación que desde IUN-NEB podemos hacer hoy a las clases populares de Navarra y la continuidad del ciclo de cambio iniciado en el Estado en 2015 es que el cambio en Navarra vuelva a ganar en 2019.


Esa será nuestra mejor aportación también en clave de lo que nos jugamos en el Estado. Que el cambio vuelva a ganar en Navarra será nuestra mejor y más valiosa aportación a una salida de la crisis de régimen en un sentido social y democrático frente a la salida autoritaria y oligárquica que la derecha y los poderes económicos con aval de la monarquía están preparando.


Por todo ello, por lo que nos jugamos en Navarra y por la aportación al escenario estatal que debemos hacer, IUN-NEB debe ahora centrarse con todas sus fuerzas en las elecciones forales y municipales de mayo de 2019.


Debemos volcarnos para conseguir que la mayoría de cambio se mantenga y crezca, reforzando el peso de la izquierda y sin giros a la derecha como los que el PSN está proponiendo.


Para ello, desde IUN-NEB debemos trabajar con unidad, movilizar todas nuestras energías y desplegar todas nuestras capacidades en la calle y en la pelea electoral, adoptando estrategias que sumen para el mantenimiento de ese cambio reforzado por la izquierda.


En este sentido cobra más relevancia si cabe el programa electoral y su proceso de elaboración. Hemos de ser capaces de llegar a la gente con una propuesta política cercana, centrada en sus problemas materiales, que ilusione, que convenza. La sociedad nos ha de ver como lo que somos, una fuerza política coherente, seria, que está del lado de la mayoría social, que pretende construir una sociedad más democrática, más justa con ciudadanos y ciudadanas libres.


Es imprescindible para ello estar en la calle, con la gente, escuchar detenidamente, discernir lo importante, lo urgente, lo que preocupa a la gente, sus expectativas, sus necesidades reales y articular respuestas concretas, y claras. Al mismo tiempo serán fundamentales los discursos solidarios, la apelación a la conciencia social y huir de los discursos del miedo sustituyéndolos por discursos de esperanza, de trabajo, responsabilidad y lucha colectiva.


IUN-NEB viene trabajando, como mandató la APyS, para conformar una candidatura a las elecciones forales de 2019 de la izquierda navarra transformadora lo más amplia y potente posible.


Para ello se han mantenido y mantienen conversaciones y negociaciones con diferentes agentes políticos (Batzarre, Podemos y Equo).


Hemos alcanzado ya un acuerdo de coalición con nuestros aliados de Batzarre para renovar Izquierda-Ezkerra para los años 2015-2019. Es un acuerdo importante y positivo que ha sido ratificado en consulta directa por la afiliación de IUN-NEB.


Izquierda-Ezkerra fue decisiva para que el cambio fuera posible en 2015, fue también determinante para que el AP tuviera claros contenidos sociales y de izquierda y ha sido imprescindible estos tres años y medio para que avanzar en su cumplimiento.


Desde IUN-NEB seguimos trabajando para ampliar este acuerdo, para reforzar esta confluencia. De la misma forma que se ha hecho con el acuerdo alcanzado con Batzarre si se alcanzan acuerdos de confluencia con otras organizaciones se someterán también a la ratificación de la afiliación de IUN-NEB mediante consulta directa.


Hemos trasladado a Podemos una propuesta de coalición que supone establecer un marco de colaboración y trabajo conjunto en el Parlamento de Navarra para los próximos cuatro años. Es una propuesta seria y equilibrada en sus términos económicos (no perder ingresos por IE sobre los hoy existentes), de representación (3 puestos en los 9 primeros, segundo, quinto y séptimo) y de funcionamiento del grupo parlamentario.


En todo caso nos encontramos ya a menos de seis meses de las elecciones y debemos acelerar toda nuestra preparación para la cita con las urnas.


El proceso de elaboración programática está en marcha, y en enero y febrero se realizarán las primarias mediante las que afiliados/as y simpatizantes elegirán a los candidatos y candidatas que nos representarán en las urnas y en las instituciones.


En IUN-NEB estamos preparados para dar la batalla por la continuidad del cambio y el reforzamiento del peso de la izquierda.


        2.- PROYECTO DE PRESUPUESTOS GENERALES DE NAVARRA 2019. POLÍTICA PRESUPUESTARIA Y FISCAL DE LA LEGISLATURA 2015-2019.


La conclusión fundamental en el balance presupuestario de la legislatura 2015-2019 es que se le ha dado la vuelta, con claridad y contundencia, a la masiva política de recortes aplicada en la legislatura 2011-2015 por los gobiernos de UPN-PSN primero y de UPN en solitario después.

 

No solo los recortes han desaparecido sino que se ha conseguido desarrollar una política presupuestaria expansiva, de crecimiento sostenido del gasto e inversión pública, y además este crecimiento ha tenido un muy mayoritario contenido social.

 

Podemos afirmar que la legislatura 2015-2019, en su balance presupuestario, ha sido una legislatura social, de expansión presupuestaria y de fortalecimiento de los servicios y políticas públicas.

 

Expansión presupuestaria y contenido social que se han traducido en programas y actuaciones tan importantes como han sido y son, entre muchos otros, la renta garantizada, el complemento de más de 16.000 pensiones mínimas, más de un 40% de crecimiento en las personas dependientes con prestación, el fuerte crecimiento del presupuesto en salud y educación o la puesta en marcha de dos prestaciones garantizadas de acceso a la vivienda.

 

Hemos cumplido con lo que nos comprometimos en el Acuerdo Programático, y hemos orientado claramente la política presupuestaria en la dirección propuesta en el programa de IUN-NEB e IE, lo cual no significa que queden objetivos muy importantes por alcanzar.

 

Que haya sido posible partiendo en 2015 de una Hacienda Foral en quiebra (se pasó de una tesorería superior a los 1.000 millones de euros en 2007 a una negativa que no permitía ni pagar las nóminas) solo se explica por dos hechos derivados de decisiones políticas tomadas por el cuatripartito en cumplimiento del Acuerdo Programático:

 

1. Negociación, solvente y acertada, de la actualización de la aportación al Estado (Convenio Económico) correspondiente al periodo 2015-2019.

No haberlo hecho, mantener la situación heredada por UPN, hubiera lastrado en cientos de millones de euros los presupuestos de esta legislatura.

2. Aplicación desde el inicio de la legislatura de una nueva política fiscal que ha aumentado la recaudación proveniente de las rentas medias-altas y altas, de las grandes empresas con tributación según normativa navarra, de los altos patrimonios y de las rentas de capital. Es cierto, no obstante, que queda mucho camino por recorrer en esta nueva política fiscal, sobre todo, en lo referente a grandes empresas y rentas del capital. Hemos avanzado pero seguimos muy lejos de una nueva política fiscal que podamos calificar como nuestra.


Sin ello, sin estas dos decisiones no hubiera habido posibilidad para la firme y sostenida expansión del gasto social.

 

Por todo ello desde IUN-NEB queremos hacer un balance positivo de la política presupuestaria aplicada esta legislatura (tanto en el gasto como en el ingreso) y de sus prioridades.

 

Balance positivo de esta legislatura en lo que se refiere a la política presupuestaria y fiscal, a la vez que somos conscientes de que en política económica quedan por cumplir objetivos decisivos para nosotros como son entre otros: banca pública, impulso de un sector público empresarial, poner en marcha un efectivo sistema público de intermediación en el mercado de trabajo desde el SNE o derogación de la legislación austericida (competencia estatal).       

 

2.1. Novedades importantes en el presupuesto de 2019.


De los PGN-2019 queremos subrayar tres novedades importantes.


En primer lugar se aprueba la ley foral que aborda por primera vez el derecho subjetivo de acceso a la vivienda mediante la regulación de dos prestaciones garantizadas (una para jóvenes y otra general).

 

Los presupuestos de 2019 para financiar esta ley contemplan 9.330.000 euros y unos 4.000 jóvenes y familias beneficiarias. En los siguientes años se prevé que el presupuesto en esta materia suba hasta los 25 millones de euros.

 

En segundo lugar se aborda el cumplimiento del Pacto por la Educación Pública firmado por el gobierno y una clara mayoría sindical. Para ello se aumenta de forma importante el presupuesto en el capítulo de personal.

 

Finalmente se financia el Nuevo Acuerdo Marco de Residencias (5 millones) que pone en marcha un nuevo modelo centrado en las demandas y necesidades de los usuarios, y que va a suponer una importante mejora de la financiación de las residencias y, por tanto, de la atención a nuestros mayores y dependientes.

 

También hemos incorporado en el trámite de enmiendas 20 millones de euros adicionales para aumentar los recursos en Educación, Salud, Derechos Sociales, Desarrollo Rural o inversiones deportivas públicas (como en Tudela o Sangüesa).


2.2. Presupuesto de gastos y distribución por departamentos.


El presupuesto no financiero, es decir los bienes y servicios que recibe la ciudadanía (educación, salud, derechos sociales, desarrollo rural, empleo, cultura, vivienda, infraestructuras, desarrollo económico...), ha crecido esta legislatura un 16%, de 3.458 en 2015 a 4.010 millones de euros en 2019.

 

Un aumento de 552 millones de euros.


El presupuesto del departamento de educación ha crecido un 20% (de 572 millones de euros en 2015 a 687 en 2019), el de salud un 16,65% (de 932 a 1.087) y el de desarrollo rural un 31,75% (de 310 a 408).


Son cifras importantes que dan la vuelta claramente a la masiva política de recortes de la anterior legislatura de gobierno de UPN (y de UPN-PSN el primer año).


En cuanto a las políticas y programas del hoy departamento de Derechos Sociales (anteriormente de Políticas Sociales) el cambio es todavía más acentuado. Los números demuestran que este departamento ha sido la máxima prioridad presupuestaria del cambio, del cuatripartito, en cumplimiento del AP.


El presupuesto de este departamento comparándolo con lo que era el departamento de Políticas Sociales de UPN (sin vivienda ni empleo) ha crecido nada menos que un 47,5%. Es decir, el presupuesto destinado a garantía de ingresos (renta garantizada y pensiones mínimas), atención primaria e inclusión social, dependencia (mayores, discapacidad, servicios y recursos, familias e infancia y adolescencia) ha crecido un 47,5%. Ha pasado de los 244 millones que destinaba UPN en 2015 a los 361 previstos para 2019, un aumento de 117 millones de euros.


Los 552 millones de euros que ha aumentado el presupuesto no financiero de Navarra esta legislatura, comparando 2015 con el proyecto de presupuestos para 2019, se ha distribuido de la siguiente forma:


  • Educación se ha llevado 115 millones, un 21% del aumento.

  • Salud 155 millones, un 28%.

  • Derechos Sociales 117 millones, 21%.


Es decir, el 70% de todo el crecimiento presupuestario de esta legislatura se lo llevan Salud, Educación Y Derechos Sociales.


  • Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local se lleva 98 millones, otro 18% del aumento total de 552 millones de euros.


Por lo tanto de los 9 departamentos del gobierno el 88% del crecimiento del presupuesto de esta legislatura se lo llevan educación, salud, derechos sociales y desarrollo rural medio ambiente y administración local.


En definitiva, fuerte expansión presupuestaria (552 millones de euros) con una firme y evidente prioridad social en esa expansión y crecimiento presupuestario.


Por lo tanto es sencillamente falso que se diga, como hacen UPN, PSN y PP, que la prioridad del cambio en Navarra sea nacionalista o identitaria; en los presupuestos queda muy claro que la prioridad ha sido social.


El euskera, Euskarabidea, que UPN lo había reducido a casi la desaparición en 2015 (2,2 millones) ahora tiene unos presupuestos totales de 7,1 millones para 2019.


Es decir, de los 552 millones de aumento total de esta legislatura Euskarabidea se lleva 5 millones, el 0,9%.


Euskarabidea representa el 0,18% de todo el presupuesto. Aquí se derrumba todo el embustero discurso sobre el despilfarro presupuestario en torno al euskera, el 0,18% del presupuesto.

 

Reconocemos que no hemos cumplido nuestro objetivo de alcanzar el 0.7% del presupuesto destinado a ayuda al desarrollo. Hemos aumentado este programa en más de un 100% y somos la segunda CCAA con mayor presupuesto per cápita pero seguimos muy lejos de nuestro objetivo. Es una asignatura pendiente para una fuerza internacionalista como la nuestra.


2.3. Otros programas y partidas.


Esta legislatura en cumplimiento del Acuerdo Programático se ha puesto en marcha programas presupuestarios con una gran importancia política y simbólica que anteriormente, con los gobiernos de UPN y PSN, o no existían o eran prácticamente testimoniales.


Uno de ellos es el de las Políticas Públicas de Memoria. De la memoria democrática y republicana de Navarra. De la memoria de los más de 3.500 navarros y navarras asesinadas en 1936.


Para IUN-NEB es esencial trabajar, divulgar, reparar a la navarra democrática y republicana asesinada por el fascismo en 1936.


Y de una forma integral y sistemática se ha empezado a hacer en esta legislatura. Lo cual se ha reflejado en los presupuestos.


En 2015 el gobierno de UPN destinaba apenas 69.000 euros a las políticas de memoria histórica. En 2019 (sin contar los 2 millones de euros que aparecen en el proyecto de presupuestos para construir el Instituto de la Memoria) el presupuesto será de 979.951 euros (un aumento del 1.320%).


Un presupuesto para actividades de sensibilización, convenio con la Sociedad Aranzadi, banco de ADN, convenio con el Parque de Sartaguda, fondo documental y audiovisual…


Asimismo se ha creado la dirección general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, inexistente con los gobiernos de UPN y PSN, con un presupuesto para 2019 (además del ya mencionado de memoria histórica) de 824.961 euros. Aquí está por ejemplo el programa de Educación para la Paz y la Convivencia (180.000 euros).


También tiene gran importancia para IUN-NEB las actividades y el presupuesto del Instituto Navarro para la Igualdad.


Ahora que arrecian los ataques contra las políticas de igualdad y coeducación, como hemos comprobado con la campaña manipuladora y difamatoria emprendida contra el programa de educación en igualdad Skolae, nos reafirmamos en la importancia de aumentar la financiación pública de estas políticas.


Pues bien, esta legislatura el presupuesto destinado a Igualdad (al Instituto Navarro para la Igualdad) ha crecido un 183%. Ha pasado de 1.481.913 euros con UPN a 4.189.648 euros en 2019 (2,7 millones más).


La evolución 2015-2019 de otros programas presupuestarios importantes ha sido:



          2015   

         2019

1. I+D+i:

    21.155.589

    39.663.196

87,50%

2.-Med. Ambiente:

    17.660.107

    29.090.013

64,70%

3.- Finan. Entidades Locales:

  215.387.058

  270.002.327

25,35%

*Trans. Capital:

    20.444.774

    40.543.171

98,30%

*Trans. Corrien.:

  194.942.284

  229.459.156

17,70%

4.- Desar. Rural:

    39.744.792

    63.782.646

60,48%

5.- Agric/Ganad:

    20.531.412

    29.261.109

42,50%

6.- Empleo/Form.:

    48.185.692

    54.708.183

13,53%

7.- Cultura:

    25.038.921

    31.665.305

26,46%

8.- Depor, /Juv.:

    12.094.195

    15.410.585

27,32%

 

Un último programa muy importante, la Aportación al Estado en el marco del Convenio Económico.


Los datos de la Aportación el Estado hablan por sí solos del éxito y rigor de la negociación realizada, y de lo positivo y justo de su resultado para Navarra y también para el Estado.


En los presupuestos de 2015 (últimos de la anterior legislatura) la Aportación al Estado sumaba 520 millones de euros, en 2019 serán 544, es decir, solo un 4,26% más.


Si no se hubiera realizado la rigurosa y exitosa negociación que terminó con el acuerdo que todos conocemos esta cifra sería muchísimo mayor y estaría hipotecando de forma insostenible los presupuestos de los departamentos.

 

Es decir, no se trata solo de los 215 millones que Navarra pagó de más con los gobiernos de UPN (en lo peor de la crisis y los recortes) sino de lo que estaríamos pagando ahora de más si no se hubiera cambiado la aportación con el acuerdo alcanzado esta legislatura (Hacienda ha estimado un sobre coste de 400-500 millones a lo largo de la legislatura).


2.4. Ingresos y nueva política fiscal.

 

Las cifras de los presupuestos de ingresos de esta legislatura también dejan muy claro el profundo cambio de esta legislatura.


Se ha avanzado decididamente en una nueva Política Fiscal más justa, más progresiva y con mayor capacidad recaudatoria. Una nueva política fiscal sobre la recaudación por impuestos directos, que son sobre los que tenemos competencias normativas (sobre los indirectos Navarra no tiene capacidad legislativa y aplica la normativa estatal).


Una mayor capacidad recaudatoria que como acreditó el estudio sociométrico realizado por Hacienda sobre la reforma aplicada en 2016 ha recaído sobre rentas medias-altas y altas, altos patrimonios, grandes empresas y rentas de capital.


La reforma del 2016 ha sido un éxito recaudatorio como lo demuestra el aumento de la presión fiscal en 1,2 puntos sobre el PIB en el periodo 2016-2017, unos 240 millones de euros.


De este aumento de la presión fiscal total, 0,7 puntos de PIB (140 millones de euros) corresponden a IRPF y Sociedades. Aquí se ve el efecto recaudatorio del aumento de presión a las rentas medias-altas y altas en el IRPF y a las grandes empresas en Sociedades.


El estudio sociométrico elaborado por el Gobierno de Navarra ha demostrado que es falso que el aumento de la presión fiscal en el IRPF haya recaído sobre rentas medias-bajas y bajas.


Hasta rentas de 30.000 euros al año el aumento impositivo es nulo o prácticamente nulo (2 euros al mes de media para rentas entre 20.000 y 30.000 euros/año), y el 70% de aumento de recaudación recae sobre el 14% de los contribuyentes (aquellos con más de 45.000 euros/año de ingresos).


Los ingresos fiscales (impuestos directos más indirectos) previstos en 2019 sobre los recaudados en 2015 crecerán en 683 millones de euros (un 22%).


El aumento de recaudación ha servido para financiar los 552 millones de aumento del presupuesto de gastos más la reducción de la emisión de deuda anual (conforme a la senda de estabilidad pactada entre España y la UE y sobre la cual no tenemos capacidad de decisión).


En 2019 la emisión de deuda autorizada es del 0,1% del PIB (unos 20 millones de euros), una cifra muy inferior a la de 2015.


En esta legislatura (comparando 2019 con 2015) los ingresos por impuestos directos crecen más que los indirectos. Un 25,25% (371 millones) los directos por un 19,1% los indirectos (311 millones).


En esto también se ve la huella de las reformas fiscales de 2016 y 2017.


El IRPF crece un 27,7% y el Impuesto de Sociedades un 36,6%, mientras tanto el IVA aumenta un 8,47%.


Es decir, hemos utilizado nuestras competencias para legislar en impuestos directos para recaudar más en IRPF, en Sociedades, en Patrimonio y en Sucesiones, y con esa mayor recaudación se ha contribuido decisivamente a hacer posible el crecimiento del presupuesto de gastos de 552 millones de euros (en 2019 sobre 2015).


Esto y la prioridad social de ese gasto presupuestario son hechos incontestables.


La Cámara de Comptos lo acaba de exponer en su informe sobre las cuentas de Navarra de 2017.


La realidad de estos cuatro años también echa por tierra todos los discursos apocalípticos y agoreros tanto de la derecha como del PSN sobre el desastre económico que la nueva política presupuestaria y fiscal iba a traer a Navarra.


No solo es que no se hayan cumplido ninguno de sus pronósticos estos cuatro años (Navarra es de las comunidades con más crecimiento económico del Estado, varias décimas en términos de PIB por encima del Estado) sino que las estimaciones que se van conociendo a futuro nos sitúan a la cabeza de todo el Estado.


Así Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorro) estima que Navarra en 2018 y 2019 será la comunidad que más crezca. Prevé un crecimiento económico en Navarra del 2,8% en 2019, por encima del 2,5% de Madrid, el 2,1% de Andalucía o el 2% de Cataluña.


Todo demuestra que Navarra, con el AP y el cambio en marcha, se sitúa a la cabeza de crecimiento económico y de crecimiento del gasto e inversión social en sus presupuestos.


Subiendo impuestos a quienes más ganan y tienen, aumentando el gasto social, priorizando la cohesión social se puede estar también a la cabeza del crecimiento económico. Una conclusión muy en la línea por ejemplo de la experiencia del gobierno de izquierdas en Portugal y que echa por tierra todos los dogmas económicos neoliberales.


En este sentido la experiencia en Navarra también es un referente positivo para el resto de CCAA y el Estado.


2.5. El PSOE actúa como el PP y veta la ley foral de inversiones por 113 millones de euros.


El PSOE en el gobierno mantiene, en lo fundamental, las mismas políticas que el PP. Nada de lo que anunció que haría se ha puesto en marcha. Ni la reforma fiscal ni la flexibilización de la regla del gasto ni la reversión de los recortes producidos por los Reales Decretos de racionalización del gasto en educación y en salud, ni ha abordado una nueva ley de educación con la valentía suficiente.


No ha tocado las reformas laborales que continúan precarizando el trabajo y a las clases trabajadoras. Todo ha quedado sólo en el discurso.


Seguramente que si el gobierno del PSOE hubiera abordado ya todos estos cambios, la situación sería otra. ¿Qué cambios ha notado la gente con el nuevo gobierno del PSOE?


En este sentido, denunciamos que el PSOE, con la total complicidad del PSN, está impidiendo el cumplimiento íntegro la Ley Foral de Inversiones Financieramente Sostenibles: 113 millones de inversiones necesarias y para las que Navarra tiene ya el dinero preparado sin necesidad de recurrir a ningún endeudamiento. El PSN-PSOE ha actuado como actuaba el PP, imponiendo a rajatabla las normas austericidas impuestas por la UE.

 

2.6. Asignaturas pendientes y retos a futuro.


Hasta aquí nuestra valoración y posición sobre los que ha sido esta legislatura en materia presupuestaria, valoración y posición por la que hemos votado en contra de la marcha atrás que nos planteaban UPN y PP con sus enmiendas a la totalidad a los PGN-2019.


A partir de aquí desde IUN-NEB tenemos muy claro qué queremos para los próximos años.


Queremos profundizar en el cambio de la Política Fiscal (especialmente en el impuesto de sociedades, las rentas de capital y las grandes fortunas) para seguir impulsando el gasto social y los servicios públicos.


Queremos recuperar una Banca Pública integral para apostar por un desarrollo equilibrado, sostenible y justo socialmente de Navarra. Se acaba de aprobar en este sentido una moción en el Parlamento y vamos a exigir su cumplimiento.


Queremos seguir, en definitiva, avanzando en la nueva Política Presupuestaria que se ha comenzado a poner en marcha esta legislatura, nueva Política Presupuestaria en la que la prioridad social y el fortalecimiento de los servicios y derechos sociales son el objetivo número uno.


Pero para seguir avanzando no solo es importante los que hagamos en Navarra, también es muy importante lo que suceda en el Estado.


Porque para avanzar con más fuerza en la nueva política presupuestaria y fiscal es imprescindible:


  • Derogar la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y el artículo 135 de la CE.

  • Terminar con el marco austericida neoliberal pactado entre la UE y el Estado Español.


Y esto solo puede hacerse desde el Congreso de los Diputados y el Gobierno de España.


En este sentido resulta inaceptable que transcurridos ya 8 meses desde la llegada al gobierno de Pedro Sánchez no se haya presentado por el gobierno del PSOE ningún proyecto de ley para derogar o modificar la ley de estabilidad (art. 135), la reforma laboral, la legislación que limita la convocatoria de OPEs o para aumentar los impuestos a las grandes empresas y a la Banca.


Pero esta situación además de inaceptable es muy peligrosa porque si la izquierda gobierna y las clases populares y trabajadoras comprueban que nada cambia en sus condiciones materiales de vida lo que podemos esperar es que se pierda la confianza de las clases trabajadoras en la voluntad y capacidad de la izquierda para concretar y ejecutar cambios reales.


Esa pérdida de credibilidad de la izquierda ante las clases populares lleva a la abstención electoral y a abrir las puertas a los discursos de la extrema derecha.


Por ello que los gobiernos de izquierdas tengan la voluntad y la capacidad de acometer cambios reales y profundos es una necesidad absoluta y urgente.


Pamplona, diciembre de 2018.


Marisa de Simón

Coordinadora General IUN-NEB

Siguiente >