Noticias

Navarra pionera en el reconocimiento de la igualdad afectivo sexual y del derecho a la autodeterminación de la identidad sexual y de género

viernes, 09 de junio de 2017

Aprobada la Ley más avanzada del Estado para la igualdad social de las personas LGTBI, en cumplimiento del Acuerdo Programático del cambio en Navarra.

 

Izquierda-Ezkerra está muy satisfecha por la aprobación de esta ley que avanza en democracia, en justicia, en igualdad, en participación y en inclusión. Supone una mejora de la calidad democrática de la sociedad navarra que se concreta en la inclusión de la diversidad de subjetividades sin generar violencias.

 

Izquierda-Ezkerra felicitamos a todos los movimientos y colectivos LGTBI que han participado con sus propuestas, vivencias, concreción de situaciones reales, etc. en el proceso de tramitación de esta ley. Valoramos  muy positivamente todo este amplio proceso de debate que ha enriquecido su contenido, además de que ha generado fuertes sinergias con las personas participantes de los diferentes grupos políticos.

 

Para Izquierda-Ezkerra, esta ley es un hito en lo que se refiere al reconocimiento legal del derecho a decidir sobre la propia identidad de género, identidad sexual y los derechos que esto conlleva en el acceso a los bienes y servicios y a la efectividad de los derechos ciudadanos.

 

Evidentemente, la identidad sentida nadie ni nada la puede limitar, pero el no reconocimiento legal y social de la misma conlleva, en general, malas experiencias vitales que condicionan la calidad de vida y la limitación de derechos de ciudadanía. Es necesario el reconocimiento social y legal para superar todas estas trabas. Se trata de ser porque se es y de estar como se está, como cada uno y cada una somos.

 

La ley 12/2009 ya supuso un paso de gigante respecto al reconocimiento de este derecho, no obstante no ha tenido el desarrollo reglamentario suficiente para que todos los derechos hayan sido efectivos. La nueva ley que se ha aprobado es más ambiciosa, proporciona una mirada más amplia  que se concreta, entre otros aspectos,  en la despatologización de la transexualidad y la mejora la calidad de vida para las personas afectadas.

 

La importancia de esta ley va aún más allá, porque nace del cumplimiento del acuerdo programático del gobierno del cambio y  por lo tanto con un gobierno comprometido con su desarrollo que ya ha dado importantes pasos adelante materializando acciones concretas antes de su aprobación.

 

Se trata de una ley que amplía miradas,  que abunda en la deconstrucción de las identidades masculina y femenina, en el reemplazo  de las ideas-valores tradicionales de familia, maternidad, paternidad, amor y relaciones sexuales:

 

- Rompe con las limitaciones legales, sociales, educativas, sanitarias, culturales hacia las personas LGTBI.

 

- Rompe con el pensamiento y la percepción heteropatriarcal que genera privilegios y exclusiones en base a aspectos tales como la identidad de género, la orientación del deseo o el aspecto corporal de las personas.

 

- Rompe con lo que se ha de considerar “normal” o deseable y lo que se ha catalogado de “anormal” o indeseable.

 

- Rompe con las fobias: homofobia, bifobia, transfobia, intersexfobia.

 

- Supone un cambio de paradigma con la despatologización de la transexualidad, pasando de la patología al derecho a la identidad sexual y de género con un marco legal clínico y sanitario. Rompe con una forma de violencia respecto a las personas cuya identidad estaba patologizada. Primaba la opinión médica frente  al testimonio de la persona que se consideraban enfermas.

 

- Reconoce derechos e iguala, contempla situaciones reales y da respuesta a las mismas, tales como desventajas de partida, procesos personales, situaciones de acoso, situaciones de violencia, …

 

- Promociona políticas específicas para la igualdad de trato y la no discriminación.

 

- Establece mecanismos y herramientas de información, asesoramiento, acompañamiento, intervenciones en salud, en el ámbito educativo, laboral.

 

- Reconoce, garantiza derechos, iguala:

 

Derecho a la identidad de género, a la autodeterminación de género.

 

Derecho a la no discriminación por motivos de identidad de género.

 

Contempla situaciones reales y da respuesta a las mismas: Desventajas de partida,  procesos personales, situaciones de acoso, situaciones de violencia, …

 

Promociona políticas específicas para la igualdad de trato y la no discriminación.

 

Establece mecanismos y herramientas de información, asesoramiento, acompañamiento, intervenciones en salud, en el ámbito educativo, laboral.

 

Con esta ley gana toda la sociedad, ganamos todos y todas.

 

Intervención de Marisa de Simón en Pleno Parlamentario en la aprobación de la Ley LGTBI.
< Anterior   Siguiente >