Opinión

Las lenguas extrajeras en una enseñanza pública de calidad

viernes, 22 de abril de 2016

Hace dos décadas que en Navarra se desarrollan experiencias y  propuestas  educativas en los centros públicos para mejorar la competencia lingüística  del alumnado en lenguas extranjera.  En estos momentos son muchos los centros escolares que desarrollan   diferentes proyectos y programas relacionados con el refuerzo de la enseñanza de las lenguas extranjeras, principalmente el inglés.

 

Existe un consenso, más o menos explícito,  respecto a que la formación en lenguas extranjeras ha de formar parte del currículum escolar con el peso específico y recursos suficientes para que el alumnado al terminar la enseñanza obligatoria adquiera las competencias lingüísticas suficientes para comunicarse, al menos,  en un lengua extranjera. Por lo tanto, solo resta la decisión política relativa al marco curricular y organizativo que regule estas enseñanzas, así como su implantación generalizada.

 

No se puede obviar el falso debate  que  se está produciendo desde hace años en torno al tratamiento escolar de las lenguas. Un debate alimentado  por discursos interesados de diferentes grupos sociales que nada o poco tienen que ver con los procesos de enseñanza-aprendizaje de las lenguas.

 

Por un lado los gobiernos de UPN, han utilizado argumentos torticeros, tales como frenar el crecimiento del euskera o salvar a los centros públicos de la despoblación, para defender un proceder que ha colocado en un espacio de rivalidad y dificultad a los centros escolares por ser o no ser elegidos para desarrollar estos programas, al profesorado que ha sufrido las consecuencias de la falta de previsión y los vaivenes de los mismos y a las familias a las que les ha tocado y toca  vivir una situación de incertidumbre.

 

Por otro lado, otros sectores sociales han alimentado estos argumentos, arremetiendo contra los programas del inglés en contraposición al  desarrollo de una de las lenguas propias de la comunidad, el euskera,  que poco o nada tiene que ver con esta cuestión.

 

Mientras los sucesivos gobiernos de UPN, en lugar de concretar un plan y ordenar la oferta educativa para que todo el alumnado de Navarra tuviera las mismas oportunidades de acceso a las enseñanzas de y en inglés,  se lanzaban  a una  ristra de experimentos,  las direcciones de los centros escolares,  el profesorado y las familias trabajaban duro para que estos programas y proyectos se implementaran en condiciones de calidad. Trabajaban con empeño para superar muchas dificultades y compensar la falta de recursos, apoyos y directrices  por parte de la administración pública educativa.

 

El hecho objetivo es que a día de hoy,  no existe en Navarra un marco general para las enseñanzas de las lenguas extranjeras ni existe un plan ni están determinados los recursos necesarios  para su desarrollo y generalización. Sin embargo, coexisten diferentes modelos curriculares y organizativos en diferentes centros que funcionan y funcionan, en general,  bien.

 

Llegados a esto punto,  corresponde determinar  la estructura, organización  y currículum de las enseñanzas de las lenguas extranjeras y un plan para su generalización a toda la enseñanza pública. Esta es la tarea fundamental que se ha de abordar de forma decida.

 

Corresponde mejorar la oferta actual garantizando la continuidad de las enseñanzas que se están desarrollando con éxito en la actualidad. Corresponde reordenar la oferta, hacer una planificación a corto, medio y largo plazo, lo cual supone determinar perfiles profesionales, sistemas de provisión de puestos de trabajo y estrategias formativas tanto en lo relativo a la formación inicial como permanente del profesorado.

 

Esperamos que el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, en cumplimiento del Acuerdo Programático que suscribimos, aborde estas cuestiones sin dilación y con el máximo rigor.

 

No podríamos terminar estas reflexiones sin reconocer el trabajo, esfuerzo y dedicación del profesorado y a toda la comunidad educativa de la escuela pública navarra que han sabido, en unas condiciones poco favorables, dar respuesta y solución a todos los retos y problemas que ha supuesto la implantación en sus centros de programas de enseñanza-aprendizaje de lenguas extranjeras.

< Anterior   Siguiente >