Opinión

La incierta deriva de IUN-NEB

miércoles, 07 de octubre de 2015

Los abajo firmantes queremos mostrar nuestra preocupación por el rumbo de la coalición Izquierda-Ezkerra (I-E) y el futuro de Izquierda Unida Navarra / Nafarroako Ezker Batua (IUN/NEB). Es indiscutible que en Navarra se ha producido un cambio electoral tan deseado como histórico. Pero también es evidente que ese cambio no está siendo protagonizado por la izquierda alternativa e interidentitaria. Dentro del cuatripartito protagonista del cambio, las organizaciones que se reclaman de “izquierda alternativa” han entregado la dirección política del nuevo escenario político a la más moderada: Geroa Bai.

 

En el caso de I-E, se ha evitado el necesario debate sobre las causas del peor resultado histórico de ambas organizaciones en unas elecciones forales (un 3.71% de los votos, que contrasta con el 4.11% de 1991 donde  IUN/NEB se presentaba en solitario; y si se suman los votos obtenidos por Batzarre en aquella ocasión, ambas fuerzas habrían sumado 16.700 votos, frente a los 12.400 que han obtenido un cuarto de siglo después). Este debate, que debería haber sido profundo y sereno y abierto a todas las bases, habría permitido definir de forma colectiva cuál debía ser el papel de I-E  en esta legislatura. En su lugar, los dirigentes de la actual mayoría de IUN/NEB, encabezada por José Miguel Nuin con el apoyo incondicional del Partido Comunista de Euskadi / Euskadiko Partidu Komunista (PCE/EPK), y de la dirección de Batzarre han optado por una “huida hacia adelante” que consiste en participar en el Gobierno de Navarra negándole carácter de gobierno de coalición. Esta narración es difícilmente defendible tras la elección de Txema Mauleón (nº 3 de la lista de I-E a las pasadas elecciones) como Jefe de Gabinete de Miguel Laparra, pero ha permitido a quienes dirigen la coalición ligar el futuro de la organización al futuro del Gobierno de Navarra sin someter esta decisión a un plebiscito de las bases.

 

Actualmente tenemos un Gobierno Foral liderado por Geroa Bai; un responsable de política económica y asignación de financiación del PNV; y una Vicepresidencia de asuntos sociales totalmente identificada con I-E que tendrá que hacer frente a las graves necesidades sociales con el presupuesto que se le asigne. ¿Es posible un gobierno de centro derecha con políticas sociales de izquierda? ¿Tan pronto olvidamos la experiencia de la coalición de IU con el PNV en el Gobierno Vasco? La orientación política de la actual dirección de I-E nos condena a un papel subalterno de la política de Geroa Bai durante los próximos cuatro años, y ya desde los primeros compases se están apreciando las dudas que surgen ante el cumplimiento del acuerdo programático.

 

Candidatura para las Elecciones Generales

 

La actitud de IUN/NEB respecto a la formación de una candidatura unitaria a las Elecciones Generales en Navarra es otro ejemplo de hasta qué punto la organización se mueve más al ritmo de las luchas entre sus pequeños aparatos burocráticos que bajo la batuta de un proyecto político coherente. Su participación en la Candidatura Ciudadana – Navarra / Nafarroa – Hiri Hautagaitza ha sido absolutamente errática, pues pasó de ser la principal impulsora del proyecto a abandonarlo repentinamente.

 

De nuevo, la dirección de IUN/NEB tomó decisiones sin consultar a sus bases, pues comunicó que abandonaba el proyecto sin que el órgano democrático de decisión de que nos hemos provisto, el Consejo Político, discutiera la cuestión. En esta ocasión, además, la dirección tampoco atendió al resto de actores políticos y sociales que habían formado parte de dicho proceso de confluencia. El abandono de la candidatura unitaria sin abrir una puerta al diálogo con quienes en ella participaban ha creado una gran desconfianza fuera de la organización.

 

La presentación de Ahora en Común Nafarroa Batera, que no es otra cosa que un cambio de nombre de Izquierda Ezkerra y una apropiación de la idea de Unidad Popular, no ha hecho sino incrementar el malestar entre el movimiento asociativo y político con el que deberemos seguir yendo de la mano si pretendemos lograr el cambio político en Navarra.  Este es un daño que afecta a la organización, y deja una hipoteca para quienes en el futuro la lideren, pues tendrán que esforzarse en restañar las heridas que esta actuación haya provocado.

 

Este artículo está escrito con dureza política, pues consideramos que vivimos un momento de urgencia para la organización IUN/NEB. Es mejor, en estos momentos, tratar de hablar claro y sin rodeos cuando tenemos la certeza de que, si la organización no cambia inmediatamente de rumbo, se dirige inexorablemente hacia su desaparición.

 

Javier Jimeno

Domingo Talens

Raúl Ciriza

Emilia Infante

Javier Dronda

Javier Montoya

Jesús Martínez de Carlos

Juan Antonio Castilla

< Anterior   Siguiente >