Oficina de Prensa

Entrevista a José Miguel Nuin en Diario de Noticias

lunes, 15 de diciembre de 2014

 

  • “ES PERFECTAMENTE POSIBLE LLEGAR A UN ACUERDO POSTELECTORAL CON OTRAS FUERZAS PARA LOGRAR UN CAMBIO ESTABLE EN nAVARRA”
 
  • El portavoz de Izquierda-Ezkerra en el Parlamento se muestra esperanzado por las opciones de cambio que pueden abrirse en Navarra después de los comicios autonómicos y apunta que ellos harán todo lo que esté en su mano para que prospere una alternativa, que debe basarse en la elaboración de un programa sólido entre sensibilidades diferentes

 

[DIARIO DE NOTICIAS] - Jose Miguel Nuin (Pamplona, 1968) afronta los últimos meses de legislatura en el Parlamento con la ilusión puesta en aportar su grano de arena a una movilización masiva de la izquierda que permita que tras las elecciones de mayo se abra un escenario de cambio real. Un cambio que “no debe quedarse solo en la victoria electoral”, sino que “debe perdurar durante al menos cuatro años”. Convencido de que sacar a UPN del Gobierno es posible y que el cambio se puede articular entre diferentes, no se desanima ante la incidencia que podría tener sobre su sigla la irrupción meteórica de Podemos.

 

El tsunami de Podemos parece que va ha hacer temblar todo el escenario electoral y también las siglas de su coalición, ¿cómo están gestionando esta nueva situación?

 

-De los datos que se conocen, a nosotros nos afecta sí, pero como a todos. Si miramos a algunas encuestas, hay otras fuerzas mucho más afectadas. Estamos trabajando, confiados en el trabajo que hacemos. Nos sometimos a una votación hace seis meses en las elecciones europeas y ahí casi estuvimos en el 10% del voto. En estos momentos la sociedad está muy convulsa, es muy dinámica y a nivel electoral también por lo que no hay forma de saber qué va a salir de las urnas el próximo mes de mayo. Somos conscientes de que son unas elecciones decisivas, de que tenemos que movilizar a la izquierda en esas elecciones y confiamos en la respuesta que podamos obtener. Estamos ocupados, no preocupados.

 

Aunque no les quite escaños en las encuestas, es cierto que Podemos les ha frenado la subida que podía preverse para I-E. ¿Han hecho alguna autocrítica sobre en qué se han equivocado?

 

-Que vayamos a tener mejor o peor resultado está por ver, insisto. Vamos a ser prudentes. Vamos a trabajar con todo lo que tenemos encima de la mesa. Claro que hemos podido hacer cosas mal, pero yo estoy muy orgulloso del trabajo que hemos hecho estos cuatro años tanto en la calle como en las instituciones. Cometemos errores como cualquier colectivo de hombres y mujeres que somos y tenemos que avanzar más en abrir cauces de participación en conectar con la sociedad, con la ciudadanía, modificar nuestras formas de tomar decisiones para dar cauce a la participación. Ahí estamos avanzando. Acabamos de anunciar unas primarias abiertas conjuntas para elegir la lista electoral al Parlamento. Eso demuestra que estamos en permanente reflexión.

 

¿En qué cree que sí han acertado ustedes?

 

-Hemos estado en todas las manifestaciones, en todas las sumas, en todos los conflictos sociales, laborales, en la defensa de los servicios públicos, de la democracia. Hemos estado de forma activa y fuerte. En el Parlamento hemos tratado de trasladar una y otra vez esa propuesta desde la izquierda, desde lo social, que surge del conflicto social y de la calle. Hemos traído propuestas para evitar los desahucios, para hacer una reforma fiscal que grave a la banca, en el ámbito de la pluralidad como la Ley del Vascuence que puede ser histórica, en materia de memoria histórica, para reconocer a otras víctimas para completar el círculo... El conjunto de la coalición tenemos que estar muy orgullosos de todo lo que hemos hecho estos cuatro años.

 

¿Sienten que es injusto que una opción que comparte con ustedes el 90% del programa como es Podemos tenga ahora este éxito?

 

-Lo que compartimos o no lo vamos a ver. Queremos llevar un programa de izquierdas y una movilización de izquierdas a las elecciones, esa es nuestra propuesta y para eso estamos trabajando con movimientos sociales y con todo aquel que quiera situarse en este planteamiento. Que cada cual decida si quiere situarse ahí o no y con todo aquel que se sitúe en esta referencia, estaremos de acuerdo. Siempre desde la izquierda porque no basta con ganar las elecciones sino que hay que hacer políticas que sustituyan a las que tenemos ahora que se han demostrado ineficaces. Ahí no hay que esconder ni las referencias ni las propuestas de la izquierda que son las que van a garantizar que en el centro del cambio están las personas, está el trabajo, están los servicios públicos, recuperar la democracia, la participación social. Cada uno tendrá que definir dónde está y hacia dónde quiere ir.

 

Ahora que se acercan las elecciones, ¿en qué punto de negociación se encuentran?

 

-Nosotros hemos trasladado la propuesta a otros agentes. Les hemos trasladado que Navarra está en un momento excepcional, que estamos en un momento histórico, que por primera vez en muchos años existen las condiciones de movilización, de concienciación y de voluntad política para hacer un cambio, una alternativa. Nosotros creemos que es muy importante que para el cambio sea solo un triunfo electoral de una noche, sino que para que cambien las políticas es muy importante que en ese cambio los contenidos sociales, de la izquierda, estén muy presentes. Para conseguir eso hace falta acordar entre muchos, entre los que estemos, el programa. Un programa para trasladarlo con fuerza a la sociedad para que pueda ser ejecutado y también activar el mecanismo de primarias conjuntas para la izquierda. Esto lo hemos decido ya nosotros pero está abierto a otros agentes. A partir de ahí cada cual toma sus decisiones.

 

Otro de los satélites que está ahora en la órbita es Ganemos que gente de su propia formación ha impulsado, ¿cómo lo valora?

 

-Valoramos de forma positiva todas las iniciativas que trabajen por activar a la izquierda. Todas las iniciativas son positivas y luego sería ideal que todo eso confluya, que sume, que se ponga a trabajar y a remar en la misma dirección. Todas las herramientas son buenas.

 

¿No es una estrategia para subirse al carro de Podemos ahora que se ha demostrado tan eficiente?

 

-Yo creo que hay que verlo todo con mucha más normalidad. De lo que se trata es de motivar a la izquierda y a la sociedad para el cambio en Navarra. De eso se trata. Mirar si hay gente de un partido o de otro en esta iniciativa me parece una visión muy cortoplacista y de muy escaso recorrido. Cada uno en su ámbito, en sus posibilidades, con las herramientas que crea que son mejores, que contribuya para que Navarra se movilice de forma masiva en las urnas y que se mantenga para garantizar cuatro años de gobierno.

 

¿Será capaz la actual oposición de gestionar algo maduro para que perdure en el tiempo y no se convierta en un nuevo fiasco social que garantice otros 12 años de derecha?

 

-Para eso es tan importante el programa, porque lo que debe unir y reunir a una pluralidad diversa de opciones es el programa. Nosotros tenemos claro y defendemos que lo que puede reunir a esa pluralidad es lo que vayamos a hacer en esos cuatro años. Lo que vayamos a hacer desde las instituciones, eso es el programa.

 

¿En qué debe basarse ese programa?

 

-Para nosotros hay dos patas claras que debe tener el programa: hay que cambiar lo que ha fracasado hasta ahora, las políticas de la derecha han fracasado, las políticas neoliberales han fracasado y hay que sustituirlas por otras políticas. Otra pata es la consideración de la pluralidad de Navarra, gestionar la pluralidad desde la convivencia y desde la articulación de mecanismos que reconozcan esa pluralidad. Ahí nos podemos poner de acuerdo formaciones que tenemos proyectos estratégicos diferentes. Hay planteamientos diversos pero lo que puede unir y reunir es el programa. Desde I-E creemos que es perfectamente posible que formaciones políticas con proyectos estratégicos diferentes podamos acordar, en base a un acuerdo programático, el cambio que reclama la sociedad navarra que necesita la mayoría social de Navarra. Nosotros queremos participar en ese proceso de forma importante y decidida.

 

¿Se están teniendo ya encuentros para ir definiendo ese programa que podría ser la unión a partir de mayo?

 

-Estamos en el trabajo de concretar nuestro programa pero ya hay un terreno y un trabajo que ya se ha hecho estos años con otros grupos. Ha habido un trabajo de propuesta en el Parlamento por parte de diferentes formaciones y ahí vamos viendo y reconociendo las aportaciones de cada uno y los escenarios de acuerdo que existen. Yo estoy convencido de que existen. No partimos de cero porque en el día a día, en temas muy importantes nos vamos conociendo, vamos articulando y conociendo las propuestas de cada uno hace. Estos cuatro años que han sido muy difíciles en muchos aspectos, ha tenido este trabajo que se ha podido hacer porque la capacidad de propuesta ha sido muy importante y ahí ya va habiendo un recorrido importante.

 

¿Tendría I-E algún tipo de reparo en pactar con EH Bildu?

 

-No, ninguno. No tenemos ningún complejo. En este sentido, creemos que las decisiones hay que tomarlas en Navarra. Las decisiones sobre el futuro de Navarra, hay que tomarlas aquí. Por lo tanto nosotros lo tenemos claro, las decisiones las tomamos aquí y el acuerdo programático es posible, aun sabiendo que tenemos proyectos estratégicos muy diferentes: por un lado la independencia de Euskal Herria y nosotros la ruptura con el sistema actual del Estado que culminaría en la III República. Tenemos voluntad de que el acuerdo entre diferentes se abra paso en Navarra a partir de mayo.

 

¿Qué papel cree que va a jugar el PSN?

 

-El PSN hasta ahora ha sido el sostén del bipartidismo en Navarra, lo hemos dicho muchas veces. El modelo que ha apoyado junto a la derecha es un modelo fracasado, que no sirve para dar respuesta a las necesidades sociales de Navarra ni a la crisis económica. A partir de ahí es el PSN quien tiene que decidir si quiere estar en la alternativa o en un intento de continuar con ese bipartidismo. Lo que es evidente es que en esta legislatura ha habido unos momentos clave en los que podía haber impulsado el cambio y, lejos de colaborar, lo ha impedido.

 

Otra de las tónicas de esta legislatura han sido los recursos del PP a las leyes navarras, ¿cree que el Gobierno de UPN ha actuado de forma correcta ante estos ataques?

 

-Ha habido un abuso sistemático por parte del Gobierno del PP de los recursos, que en muchos casos ha ido acompañado por el apoyo político del Gobierno de Navarra. Hay casos sangrantes como la ley foral en materia de vivienda que perseguía prevenir los desahucios. Por razones ideológicas, neoliberales, de apoyar a la banca y no a las familias, el PP recurre ante el Constitucional. Esta ley tenía el aval de todo el Consejo de Navarra sobre su constitucionalidad. El Gobierno de Navarra no ha movido ni un dedo porque está de acuerdo con estas políticas. Atenta contra el autogobierno de Navarra y además contra los intereses ciudadanía.

 

¿Cree que lo que pueda salir en mayo de las urnas se parecerá a lo que predijo el Navarrómetro?

 

-Creo que va a haber un resultado electoral muy diferente al mapa electoral que hemos conocido hasta ahora. Saldrán nuevas posibles mayorías y creemos que el bipartidismo no va a tener la posición de hegemonía que ha tenido hasta ahora y que va a haber nuevas opciones. Esperamos que la izquierda esté muy presente. Saber cuál va a ser la concreción es muy difícil en estos momentos.

 

Parece que quien ostenta ahora el poder es consciente de ello...

 

-La derecha es consciente de que puede perder la posición de hegemonía que tenía hasta ahora y la lógica bipartidista se puede quebrar. Eso va a depender en gran medida de que la gran convulsión que hay se articule en una movilización real y efectiva. Es importante que la sociedad no tenga miedo al cambio. Va a ser sano, va a ser bueno, no hay que tener miedo porque podremos así cambiar muchas cosas que han fracasado y que han hecho mucho daño a mucha gente. Hay que crear una situación nueva entre todos y todas. Lo peor para la comunidad sería que se prolongase esta situación de fracaso, dañina para Navarra.

 

¿Usted está en disposición de repetir como candidato?

 

-Eso lo anunciaré a la vuelta de las vacaciones de fin de año. Ahí vamos a anunciar el reglamento de las primarias abiertas y ahí, cuando comiencen los plazos, lo anunciaré.

< Anterior   Siguiente >