Documentos

Informe Consejo político 14.06.2014

sábado, 14 de junio de 2014

1.- Desplome del bipartidismo, agonía del PSOE y fuerte crecimiento de la izquierda transformadora, en el Estado y en Navarra.

 

En primer lugar, a la hora de analizar las elecciones europeas, hay que reconocer y felicitar el trabajo y compromiso de toda la organización y militancia de IUN-NEB.

 

La movilización de cientos de militantes y simpatizantes de IUN ha sido extraordinaria. Se ha hecho un gran trabajo, lo cual ha sido un factor decisivo para obtener un buen resultado.

 

Hemos realizado una movilización electoral que no ha sido de última hora. Hemos ido a la campaña electoral con la mochila bien cargada con nuestra participación en múltiples luchas: huelgas generales, sectores en lucha, 15-M, marchas de la dignidad, memoria histórica, movilizaciones republicanas…

 

En Navarra hemos triplicado nuestros apoyos y porcentaje superando los 20.000 sufragios y alcanzado el 9,5% de los votos. Es un fuerte crecimiento y es un buen resultado.

 

En la izquierda irrumpe con mucha fuerza Podemos superando también los 20.000 votos y alcanzando el 9,3% de los votos.

 

El bipartidismo se desploma en Navarra como en el conjunto del Estado. PP y PSOE juntos se quedan en el 39,59% de los votos y pierden 55.668 sufragios.

 

La caída del PSN es muy severa, pasa de 31,48% al 14,49% y pierde más de 32.000 votos.

 

EH Bildu se sitúa como segunda fuerza, la suma del conjunto de fuerzas que la componen pasa del 18,35% en 2009 al 20,10% en 2014.

 

A nivel estatal al conocerse los resultados de las elecciones las alarmas saltaron en los diversos centros del poder político y económico en el Estado Español. Se encendieron las luces rojas en las sedes centrales de PSOE y PP, en el palacio de la Zarzuela, en Moncloa y en las sedes de las grandes empresas.

 

Ese día el sistema tembló no solo por los pésimos resultados electorales del bipartidismo sino porque todos y todas, la ciudadanía en su conjunto, percibió que el poder puede ser derrotado y una alternativa centrada en las necesidades de la mayoría social trabajadora puede ganar.

 

El bipartidismo ha sufrido el mayor retroceso desde la transición, pasando de representar más del 80% de voto a menos del 50%. El voto sumado del bipartidismo se queda en la frontera del 20% del censo electoral.

 

Hemos avanzado así de forma muy importante en la derrota del bipartidismo, uno de nuestros grandes objetivos.

 

La Izquierda Plural ha multiplicado por tres los votos recibidos, logrando más de un millón y medio de sufragios y pasando de 2 a 6 escaños.

 

Además de crecer se ha avanzado mucho en la homogeneidad de ese crecimiento en todo el Estado.

 

Hemos contribuido de forma significativa al avance de la izquierda alternativa en Europa y vamos a reforzar con cuatro mujeres y un hombre el grupo de la Izquierda Unitaria Europea.

 

Además crece el conjunto de la izquierda con la incorporación de Podemos con más de 1,2 millones de votos y cinco escaños. Han pedido la incorporación en el GUE, lo cual apoyaremos y facilitaremos.

 

En Europa se ha mantenido un alto nivel de abstención, han crecido formaciones populistas, xenófobas y fascistas, y excepto en España y Grecia la izquierda alternativa no ha conseguido avances significativos.

 

En el Estado español, como ya hemos dicho, el ciclo electoral abierto con las elecciones europeas ha supuesto todo un terremoto político.

 

Se ha manifestado que las condiciones para romper el bipartidismo por la izquierda y poner en marcha un proceso constituyente están dadas.

 

Ahora afrontamos un año y medio próximo, hasta las elecciones generales de 2015, clave para alcanzar los objetivos que nos hemos planteado.

 

Queremos que el año 2015 sea un año decisivo para alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto en el Estado y en Navarra: derrotar las políticas y gobiernos neoliberales, derrotar el bipartidismo desde la izquierda, construir el bloque social y político alternativo e iniciar el proceso constituyente para construir un nuevo país.

 

Todo el trabajo y todas nuestra estrategia y decisiones (políticas, organizativas, comunicativas, convergencias…) deben estar orientadas y dirigidas a alcanzar estos objetivos.

 

2.- IUN-NEB fortalecida ante un año decisivo para derrotar a la derecha con una alternativa de izquierdas e interidentitaria.

 

Los seis primeros meses de 2014 han sido un periodo en el que la militancia de IUN-NEB ha realizado un enorme trabajo, y demostrado un muy alto compromiso en el impulso y despliegue de nuestra propuesta y proyecto político.

 

Como ejemplos de este trabajo recordemos la participación, activa y en primera línea, de muestra militancia durante los meses de febrero y marzo en la preparación y desarrollo de las Marchas de la Dignidad, las movilizaciones republicanas de abril o la precampaña y campaña de las elecciones europeas.

 

Todo este trabajo junto con la claridad y fortaleza de nuestro discurso y proyecto político muestran una IUN-NEB que crece en confianza y capacidad para afrontar los decisivos retos políticos que afrontaremos en el próximo año y medio.

 

Tenemos que ser capaces de derrotar también al bipartidismo, a la derecha y a las políticas neoliberales en Navarra. Y como en el conjunto del Estado solo lo podemos conseguir con el poder de la gente.

 

Con el poder de la gente tenemos que construir el cambio en Navarra. Un cambio con la gente, construido por la gente, al servicio de la mayoría social.

 

Para ello desde IUN-NEB reiteramos nuestra apuesta por la suma de fuerzas en la izquierda transformadora a todos los niveles, en la movilización social y en las urnas, en la calle y en las instituciones.

 

En el plano institucional y electoral ante las próximas convocatorias electorales para el año 2015 reiteramos nuestra apuesta por la coalición Izquierda-Ezkerra que conformamos con Batzarre y otros agentes.

 

Esta apuesta por la coalición Izquierda-Ezkerra es además compatible y está abierta a nuevos procesos de suma, bien en la propia coalición, o bien en nuevos sujetos con otros actores, siempre que esa suma se haga desde el acuerdo y coherencia política y programática.

 

El objetivo común debe ser ganar con una alternativa al bipartidismo y sus políticas construida desde la izquierda y la participación democrática. Una alternativa que derrote al neoliberalismo y a la troika poniendo en el centro de la política y la sociedad a las personas, la democracia y el trabajo. 

 

El objetivo en definitiva debe ser iniciar un proceso constituyente para construir entre todos y todas un Estado, un nuevo país, que si represente y defienda a la mayoría social trabajadora.

 

Compartiendo esos objetivos y con un programa elaborado desde la participación democrática reiteramos desde IUN-NEB nuestra apuesta por la suma y el acuerdo en la izquierda transformadora.

 

Tenemos, entre otras prioridades, que abordar y cerrar os acuerdos que concreten la coalición Izquierda-Ezkerra para el periodo 2015-2019 tanto al Parlamento de Navarra como a los ayuntamientos.

 

Continuaremos trabajando las posibilidades de ampliar los acuerdos de suma en la izquierda transformadora, elaboraremos de forma abierta y participada el programa electoral con el que concurriremos a las elecciones municipales y autonómicas, e impulsaremos el trabajo de preparación y concreción de las listas electorales municipales que presentemos el próximo año.

 

Asimismo deberemos a partir de septiembre elegir los /as candidatos/as de IUN-NEB tanto a las elecciones al Parlamento de Navarra como a las elecciones municipales.

 

Nuestros estatutos marcan la forma de elección de nuestros candidatos y de elaboración de las listas electorales.

 

Al mismo tiempo en el informe del Coordinador Federal de IU aprobado por la Presidencia Federal del pasado 7 de junio, y que deberá ser ratificado en el Consejo Político Federal del 28 de junio próximo, se aprobó la elección de nuestras cabeceras de listas por primarias abiertas a simpatizantes.

 

A tal fin, una vez que el Consejo Político Federal ratifique este método, la Comisión de Organización Federal desarrollará un reglamento que fije el procedimiento y reglas para los procesos de primarias abiertas a simpatizantes.

 

Conforme a ese reglamento aplicaremos en IUN-NEB, y en el marco aprobado por IU federal, este método de elección de candidatos.

 

Todo este trabajo y todas estas decisiones están, como siempre, en las manos y en la voluntad democrática de la militancia de IUN-NEB.

 

3.- De las marchas de la dignidad a la abdicación del Rey. Bloque Social y Político Alternativo, y Proceso Constituyente.

 

La monarquía de la Constitución de 1978 ha terminado representando un proyecto fallido para la democracia y el progreso social en el Estado Español, sustentado por élites económicas y políticas, y contrario a las necesidades de la mayoría social.

 

Lo que hace casi cuatro décadas la ciudadanía no pudo hacer, elegir entre Monarquía o República, ahora se debe conseguir.

 

Estos 36 años de monarquía constitucional han tenido sus luces y sombras pero el balance final no puede ser otro que el considerar el proyecto de 1978 como un proyecto social y político fallido, un proyecto cada vez más sustentado en las élites económicas y políticas, y contrario a las necesidades de la mayoría social trabajadora.

 

Los más de cinco millones de parados/as, la desigualdad y pobreza cada vez más generales, la reforma laboral, la privatización de los sectores económicos estratégicos, el artículo 135 de la Constitución son ejemplos de carácter fallido y contrario a la mayoría social del proyecto de la monarquía bipartidista.

 

La continuidad de la monarquía sin referéndum entre monarquía y república supondría un colosal fraude democrático.

 

Desde Izquierda Unida de Navarra defendemos que la República es la salida democrática que necesita el Estado Español.

 

Una República que suponga la construcción de un Estado que si represente y defienda a la mayoría social, que rompa con el poder neoliberal y con la Troika, que reconozca el carácter plurinacional del Estado, que asegure el carácter laico del Estado, un Estado que sitúe a la personas y al trabajo en el centro de la política.

 

Los próximos días y semanas son importantes, tenemos que conseguir movilizar a todas las fuerzas sociales, políticas y sindicales que defienden la necesidad de la República y de un referéndum para que la ciudadanía decida.

 

Y tenemos que conseguir que esas movilizaciones sean la expresión democrática y unitaria de una demanda social y política mayoritaria.

 

IUN-NEB está trabajando en ello, se está implicando con todas sus fuerzas para conseguirlo. Trabajamos para convocar movilizaciones democráticas masivas y unitarias, y apoyaremos cuantas convocatorias exigiendo República y referéndum se convoquen.

 

Saludamos y nos felicitamos por el éxito de las movilizaciones que en este sentido se están desarrollando en Navarra y en las que IUN-NEB está participando activamente.

 

En especial es preciso señalar el éxito de la manifestación desarrollada en Pamplona el pasado 7 de junio convocada por la Junta Republicana de Izquierdas de Navarra y una veintena de organizaciones políticas sociales y sindicales bajo el lema ¨Monarquía no, la ciudadanía decide¨.

 

Continuaremos este camino de movilización unitaria en defensa de la democracia, de la apertura de un proceso constituyente y de la república.

 

El domingo 22 de marzo en Madrid cientos de miles de personas presentaron una enmienda a la totalidad al Régimen en la culminación de las Marchas de la Dignidad, el domingo 25 de mayo en las elecciones europeas se hundió el bipartidismo, el lunes 2 de junio abdicó el Rey e irrumpió en las calles la exigencia de democracia y de República.

 

Ni el fortísimo varapalo al bipartidismo del 25 de mayo, ni el contundente crecimiento de la izquierda transformadora, ni la abdicación del Rey se hubieran producido sin lucha y movilización social.

 

Solo la movilización permite crear las condiciones necesarias para agudizar las contradicciones del sistema y dirigir la resolución de la crisis de Régimen en un sentido favorable a la mayoría social.

 

La movilización en defensa de la democracia, de la República, en contra del golpe de los mercados, en favor de las personas y la mayoría social trabajadora es lo que consigue transformar la realidad y es lo que nos permite avanzar en la conformación de un bloque social y político alternativo.

 

En los próximos meses la continuidad de las Marchas de la Dignidad es un escenario fundamental. Hoy se dan las condiciones para que este marco movilizador sea todavía mucho más potente de lo que lo ha sido ya.

 

Y este debe ser un factor decisivo para seguir avanzando en el proceso de confluencia y convergencia social y político de la izquierda transformadora.

 

Confluencia y convergencia que debe hacerse, desde la coherencia y dirección de IU federal, de abajo hacia arriba, desde la calle y la movilización a las posibilidades electorales, desde el programa al acuerdo político.

 

Tanto IU federal como todas las federaciones debemos continuar y aumentar nuestro compromiso con la movilización contra las políticas y gobiernos neoliberales, contra el bipartidismo y la continuidad monárquica, contra la Troika y la dictadura de los mercados.

 

Ahí vamos a seguir construyendo el bloque social y político alternativo, ahí vamos a fraguar las alianzas sociales, ahí ganaremos la capacidad de disputar la hegemonía, desde ahí se podrá iniciar el proceso constituyente para construir un nuevo país.

 

Lo esencial de nuestra hoja de ruta es desarrollar y consolidar el Bloque Social y Político. Esa es nuestra estrategia y esa es nuestra herramienta para la transformación. En ese Bloque no queremos ni podemos ser el todo, pero somos y seremos una parte importante en la lucha para ganarle la hegemonía al neoliberalismo y al bipartidismo.

 

Esto conlleva que el Bloque Social y Político se construye en cada lugar y por abajo, es decir, con la participación real de lo que hay en cada sitio. Se construye a partir de la movilización y de la lucha, porque las alianzas se tejen en las movilizaciones, se materializan en los programas y se desarrollan en las instituciones.

 

4.- Por un referéndum para que el pueblo decida. Construyamos juntos la III República.

 

La grave situación de crisis económica, social y política que vive el Estado Español ha propiciado la abdicación del monarca y el intento acelerado de imponer a la ciudadanía y pueblos del Estado otro Rey, sin que la voluntad democrática sea tenida en cuenta.

 

Para nosotros y nosotras esta decisión es consecuencia directa del deterioro y desplome del sistema bipartidista tras las elecciones europeas del 25 de mayo, en las que, por primera vez en la historia reciente, el bipartidismo que sostiene al régimen monárquico, ha tenido menos del 50% del respaldo directo de los ciudadanos y menos del 20% del apoyo de los ciudadanos con derecho a voto. La crisis del bipartidismo se convierte en una crisis del Régimen.

 

Por eso exigimos que el pueblo, en el que reside la soberanía, hable y decida, a través de Referéndum, si quiere Monarquía o República, si quiere Monarquía o Democracia.

 

Porque somos ciudadanía, no súbditos, no queremos tutelajes ni que traten a los ciudadanos como menores de edad. Ejercer nuestra soberanía es hacer que sea el pueblo quien decida cómo quiere gobernarse. Es decidir entre todos y todas, qué país queremos y para ello, exigimos un Referéndum que abra el camino a un proceso constituyente para que decidamos colectivamente el país que queremos construir.

 

Es la hora de la Democracia con mayúsculas, porque el deterioro de la Corona y de las instituciones políticas que la han sustentado y que nos han llevado a una crisis sin precedentes, nos obligan a todos a pensar juntos un nuevo gobierno de las cosas, una República en la que los ciudadanos estén en el centro de la política, que proyecte un cambio social, la profundización de la Democracia y los Derechos Sociales.

 

En el siglo XXI es inconcebible que el derecho de sangre esté por encima de la voluntad popular. El Rey se va ante el rechazo de la opinión pública. Quienes quieren sostener una Casa real salpicada de corrupción, opacidad y connivencia con las redes clientelares tejidas por el bipartidismo, quieren cambiar algo para que nada cambie. Pero estamos seguros y seguras que no es ni lo que quiere, ni lo que necesita nuestro pueblo y, en cualquier caso, debe ser la ciudadanía y nadie más, quien decida.

 

Por ello hacemos un llamamiento a las fuerzas políticas, sociales, culturales y a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que quieren ejercer su legítimo derecho a decidir cómo queremos gobernarnos, a reclamar juntos un Referéndum para que el pueblo decida, e iniciar el camino a un país más justo, más solidario y más solidario. A este proyecto le llamamos III República.

 

Una República Federal, Solidaria, Plurinacional Laica y con derecho a decidir.

 

Una República que asegure el reconocimiento real y la exigibilidad de derechos fundamentales como el trabajo, la vivienda, la salud, la educación, la cultura y la igualdad en todos los aspectos de la vida.

 

Una República que garantice la participación democrática real de la ciudadanía, que incorpore en derecho a decidir en toda su extensión política, social y territorial, que asegure el control democrático de la economía.

 

Una Republica enraizada en las aspiraciones democráticas de la ciudadanía y pueblos de España, y que suponga la construcción de un Estado que si represente y defienda a la mayoría social trabajadora.

 

5.- PSN de nuevo sostiene a la derecha y otro año de agonía política en Navarra.

 

La crisis política e institucional que atraviesa Navarra tiene su origen en el gobierno de UPN, en su negativa a convocar elecciones a pesar de estar en una situación de minoría parlamentaria desde hace dos años.

 

En una situación como la que vive Navarra la única salida democrática es la convocatoria electoral. Correspondía a la ciudadanía navarra resolver democráticamente esta crisis política mediante la convocatoria de elecciones al Parlamento de Navarra el pasado 25 de mayo.

 

Sin embargo Barcina y UPN se han negado a dar la palabra y decisión a la ciudadanía anteponiendo sus intereses partidistas y personales a las exigencias democráticas.

 

El pasado 11 de febrero con las denuncias de graves irregularidades en la Hacienda Foral, realizadas en el Parlamento por la entonces Directora Gerente de Hacienda, se abría una crisis política que parecía abocada a la moción de censura como paso previo e ineludible para convocar elecciones coincidiendo con las europeas.

 

La posición favorable del PSN hacía posible la convocatoria de elecciones y la salida a la crisis institucional en la que se encuentra Navarra.

 

Sin embargo una vez más la intervención de la dirección federal del PSOE lo ha impedido.

 

Decimos una vez más porque hay que recordar que hasta en tres ocasiones la dirección federal del PSOE ha intervenido en Navarra en las últimas dos décadas para dar el gobierno foral a UPN o impedir su desalojo.

 

En 1996 abortó el gobierno tripartito (PSN-CDN-EA con apoyo externo de IUN en base a un compromiso programático) para entregar el gobierno a los regionalistas, en 2007 impidió un gobierno alternativo a UPN (PSN-Nabai-IUN) y ahora ha vuelto a impedir el desalojo de la derecha del gobierno y la convocatoria electoral.

 

En todas estas ocasiones las intervenciones de la dirección del PSOE han estado dirigidas apoyar los intereses de UPN e impedir la plasmación de alternativas construidas desde la pluralidad y el avance de la izquierda.

 

Ahora, una vez más, el veto de Ferraz a la moción de censura se toma en contra de los intereses, las necesidades y la voluntad democrática mayoritaria existente en Navarra.

 

La dirección del PSOE prolonga un año más la crisis institucional que vivimos en Navarra y el control por la derecha del gobierno foral.

 

Igualmente grave es la responsabilidad asumida por el PSN de acatar y aceptar la decisión de la dirección del PSOE a pesar de no compartirla.

 

El PSN y el PSOE con sus decisiones han prolongado hasta mayo de 2015 la situación de ingobernabilidad en la que se encuentra Navarra desde hace dos años, y con ello han producido un grave daño a la sociedad Navarra.

 

Tenemos un año duro, largo y crítico por delante. Crítico para alcanzar la alternativa que la mayoría social de Navarra necesita.

 

Desde IUN-NEB tenemos como objetivo que el próximo año las elecciones sirvan en Navarra para abrir un nuevo tiempo desde la izquierda y la pluralidad identitaria.

 

Un tiempo nuevo en defensa de las víctimas de la crisis, de los/as trabajadores/as, de la mayoría social, frente a las políticas aplicadas por UPN y Barcina (y también el primer año de la legislatura por el PSN) y que han supuesto la destrucción de 40.000 puestos de trabajo en cinco años, y un dramático crecimiento de la desigualdad y la pobreza en navarra.

 

6.- Llamamiento a la confluencia.

 

Estamos en una situación de trascendencia histórica. Las elecciones europeas han abierto un ciclo político que incluye las próximas elecciones municipales y autonómicas, y que concluirá el próximo año con el gobierno y las mayorías que se configuren en las elecciones generales.

 

Un ciclo político en el que trabajamos para construir un bloque social y político que sea capaz de romper el bipartidismo por la izquierda, y de dar paso a un proceso constituyente para construir un nuevo país y un nuevo estado, una república, que represente y defienda a la mayoría social trabajadora.

 

Tal y como se recoge, para el conjunto del Estado, en el informe aprobado por la Presidencia Federal de IU el pasado 7 de junio empezamos también este informe haciendo un llamamiento formal a todas las fuerzas políticas, sociales y culturales que se reclaman de izquierdas en Navarra y que se plantean la derrota del bipartidismo monárquico desde una ruptura democrática que termine con la hegemonía de las fuerzas sociales y políticas dominantes desde 1977.

 

Nos dirigimos a las fuerzas de izquierdas que asumen el derecho a decidir en su más amplio sentido social, político y territorial.

 

Nos dirigimos a quienes rechazan el austericidio neoliberal y reclaman situar la salida social a la crisis en primer lugar poniendo la economía al servicio de las personas y bajo control democrático.

 

Nos dirigimos a quienes compartan con nosotros estos objetivos para buscar puntos de encuentro en lo social y en lo político, para avanzar en la consolidación de un Bloque Social y Político con aspiración de ganar y sumar a la mayoría social para la construcción de una alternativa de país, para construir desde la participación democrática un nuevo modelo de Estado, de Gobierno y de sociedad.

 

Hacemos un llamamiento para construir, desde la cultura e identidad de cada fuerza, un bloque que consiga la mayoría en las elecciones y que permita poner en marcha el proceso constituyente que reclamamos.

 

No se trata de nada nuevo. Esta apuesta forma parte de nuestra política desde hace años, y hoy debemos situarla también en el marco del nuevo escenario político surgido en las elecciones al Parlamento Europeo.

 

Asimismo, plantear una confluencia entre fuerzas de izquierdas con los objetivos compartidos expuestos no tiene necesariamente que pasar por fórmulas clásicas de unificación o uniformidad, sino por aquellas que estén basadas en la convergencia en el trabajo social y en el encuentro y cooperación en luchas concretas.

 

Una confluencia, en definitiva, que es necesario fraguar de abajo hacia arriba en la lucha y en la movilización.

 

Pamplona, 14 de junio de 2014

 

Coordinador IUN-NEB

< Anterior   Siguiente >