Opinión

IUnidos por la base PODEMOS

sábado, 14 de junio de 2014

Ya son más de 6 años que los trabajadores/as, la juventud y la mayoría de la sociedad estamos sufriendo la crisis del capitalismo.

 

En mayo de 2010, el gobierno del PSOE dirigido por Rodríguez Zapatero se postró de rodillas ante el CAPITAL cargando todo el peso de la crisis sobre nuestras espaldas, mientras los responsables de la misma se beneficiaban a costa de nuestro sufrimiento.

 

Con la victoria del PP fuimos de mal en peor. No solo seguían cargando todo el peso de la crisis sobre nuestras espaldas sino que, además, teníamos que ver cómo toda su corrupción se hacía pública, con el caso Bárcenas como punta de un gran iceberg de su miseria moral, sin asumir ninguna responsabilidad política.

 

Huelgas Generales, mareas ciudadanas, movilizaciones contra los desahucios, parecían no hacer mella en su agresividad a la hora de aplicar recorte tras recorte.

 

MIEDO al paro masivo. FRUSTRACIÓN al ver que las movilizaciones no frenaban las reformas laborales y los recortes sociales. Y la IMPOTENCIA ante tanta injusticia, parecían dominarlo todo.

 

Pero la inesperada victoria de la marea por la sanidad pública, echando atrás la privatización de hospitales públicos en Madrid. La victoria de los trabajadores de las basuras de Madrid. La movilización de los vecinos de Gamonal. La paralización de algunos desahucios gracias a la solidaridad ciudadana, fueron creando pequeñas grietas en el dique del PP, hasta llegar a la gran movilización social de las Marchas de la Dignidad, antesala de la gran victoria de la izquierda real en España en las elecciones europeas.

 

El gran avance de Izquierda Unida y la espectacular irrupción electoral de PODEMOS han anunciado que la pared de la presa del PP comienza a romperse, y que el muro de MIEDO, FRUSTRACIÓN E IMPOTENCIA, se comienza a transformar en una gran marea de CORAJE, ILUSIÓN Y FORTALEZA.

 

La abdicación del Rey, para organizar una gran campaña de imagen en torno a Felipe VI y Leticia I, que frene esta marea, solo ha servido para generar nueva movilizaciones por la República y demostrar el profundo carácter antidemocrático del PP y los dirigentes actuales de PSOE.

 

Parece ser que después de votar el chantaje constitucional de los franquistas de 1978 y el susto del Referéndum de la OTAN (1986), el pueblo ya no podemos opinar sobre nada.

 

NO podemos votar sobre si seguir con la Monarquía o la República. Los catalanes no pueden votar (aunque sea de manera consultiva) sobre sus relaciones con España. Tampoco los vascos. Incluso los canarios NO puedan votar sobre las prospecciones petrolíferas de Repsol en sus costas.

 

Pero aún nos queda un duro camino por recorrer. Sería una tragedia que dos organizaciones que han obtenido juntas el apoyo de más de 2.800.000 ciudadanos, y que en todo lo importante piensan igual, sus dirigentes se convirtieran en dos gallos de pelea por un mismo espacio político.

 

Las gentes de IU y PODEMOS no debemos consentirlo. Las agrupaciones de base de IU y los círculos de PODEMOS debemos juntarnos para conocernos, hablar, discutir, luchar y construir juntos una alternativa a la basura social del capitalismo.

 

IUN/NEB en el trabajo por una amplia coalición de la izquierda en Navarra debe dar prioridad a la convergencia con PODEMOS, y que a demás de ponernos de acuerdo en el programa político, el papel de unas primarias abiertas conjuntas para la elección de toda la candidatura al Parlamento y al Ayuntamiento de Pamplona podría facilitar el entendimiento.

 

Que la derecha diga una cosa en la oposición, para hacer lo contrario en el gobierno forma parte de su idiosincrasia de clase. Pero que lo haga la izquierda, como repetidamente lo han hecho los dirigentes del PSOE, es inaceptable.

 

Es por ello que la izquierda alternativa y anticapitalista, tenemos que garantizar de manera clara y concreta las actuaciones que llevaremos a cabo en cualquier institución en la que participemos en los primeros 3 meses de nuestra elección. Las que haremos antes del primer año. Y las que haremos antes de terminar el mandato. Y estos compromisos determinarán nuestra participación en gobiernos de coalición y la salida de ellos si no se cumplen.

 

Así mismo, se debe garantizar que todos los electos, en cualquier nivel de representación, no cobraran más de 3 veces del SMI.

< Anterior   Siguiente >