Documentos

Intervención del Portavoz Parlamentario de IUN-NEB en el Pleno de debate de los Presupuestos Generales de Navarra para 2008

Estamos ante el debate a la totalidad de los primeros presupuestos de esta Legislatura, elaborados por el mismo Gobierno de derechas que gobernó Navarra la última Legislatura. Un Gobierno en minoría  que resultó de un incomprensible, por inexplicado, proceso de negociación que se produjo entre las fuerzas representadas en este Parlamento, que somos los representantes de la voluntad popular de los navarros y navarras.

 

Este Proyecto de Presupuestos surge de la debilidad de un Gobierno que tiene dificultades para seguir adelante con su proyecto conservador para Navarra. Y es en este contexto donde los Grupos Parlamentarios tenemos que tomar nuestras iniciativas e impulsar nuestras propuestas.

 

Y es en este contexto donde se produce el Pacto Presupuestario entre UPN y PSN, un Pacto obligado tras el proceso de investidura.

 

Es por esto, por lo que estamos también, tras el acuerdo político entre UPN y PSN, ante la segunda frustración de la Navarra progresista y de izquierdas. Tras la expectativa de un cambio de Gobierno que el PSN frustró, ahora nos encontramos ante unos Presupuestos Generales de Navarra, negociados entre estas dos fuerzas, claramente continuistas con la política practicada por UPN los últimos 16 años y autocomplacientes con muchas necesidades ciudadanas que siguen sin atenderse.

 

Porque no coincide esta Navarra que presenta el Gobierno con la Navarra en la que vivimos nosotros. Frente a la Navarra de la autocomplacencia en la que se instalan ustedes, la Navarra convertida en la arcadia feliz, la Navarra de las Maravillas; nosotros vemos una Navarra con necesidades, con carencias, con dificultades y, también, con algunos nubarrones en materia económica e industrial que este Gobierno sigue sin hacer frente, por la desaceleración del crecimiento y el riesgo de deslocalización.

 

Estamos ante unos Presupuestos que anteponen el superavit fiscal al necesario giro social y ambiental. Además estos Presupuestos se basan en un modelo de crecimiento que sigue siendo insostenible desde el punto vista ecológico y frágil desde el punto de vista económico, con demasiado empleo en precario y con una alta siniestralidad laboral. Queda sin resolver la principal carencia de la política presupuestaria de nuestra Comunidad: avanzar más decididamente en la convergencia social con la Europa desarrollada. Ahí es donde Navarra debe poner su punto de mira, sus referencias, sus comparaciones.

 

Porque convergemos en la economía, en las referencias macroeconómicas con Europa, pero no convergemos en materia social. Navarra sigue estando estancada, 2 puntos por debajo (referenciados al PIB) en gasto social en educación, sanidad, en vivienda o en bienestar social.

 

En materia ambiental constatamos el fracaso de su política en la lucha contra el cambio climático. El Partido Popular no cree en el cambio climático, y parece que UPN le sigue a la zaga. Navarra es una de las Comunidades que más incumple el Protocolo de Kyoto, pese a ser una de las afectadas por el cambio climático. No sabemos si el Sr. Sanz es del grupo de políticos escépticos con el cambio climático (por influencia del Sr. Rajoy y su primo) y, por tanto no lo considera un problema; o es de los que aceptando la evidencia científica de la existencia de este problema ambiental, pese a ello mantiene la misma política insostenible en materia de infraestructuras, industria o en política fiscal. La modernización de Navarra en materia ambiental es una prioridad y el Gobierno debiera haber elaborado ya una Estrategia contra el Cambio Climático que desarrollara medidas ambiciosas en materia de fiscalidad ambiental, en movilidad sostenible, en ahorro y eficiencia energética, y en el control y reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera. Navarra necesita de un Plan Ferroviario, que incorpore a la previsión del Tren de Altas Prestaciones, una modernización del ferrocarril convencional; así como un Plan de Movilidad sostenible para toda Navarra, potenciando un uso más racional del transporte por carretera. De la misma manera, el Gobierno debe contribuir de una forma más decisiva al desarrollo de la Agenda 21 de los Ayuntamientos navarros, para impulsar conjuntamente entre la Administración local y foral una verdadera política de desarrollo sostenible para el conjunto de la ciudadanía.

 

Estos Presupuestos suponen la consolidación en Navarra de una política de derechas, regresiva en la política de ingresos y sin capacidad de afrontar estructuralmente las necesidades de la gente en el gasto.

 

Pero además, el Presupuesto tiene un defecto de forma: el Gobierno no ha querido contar con ningún tipo de acuerdo, negociación, ni siquiera cambio de impresiones con las fuerzas de la oposición, con la izquierda, con IUN-NEB. Se aprovechó una rueda de prensa convocada por el Gobierno para anunciar públicamente que el anteproyecto de Presupuestos se había remitido en exclusiva al PSN, que era quien les iba a facilitar la aprobación de unas cuentas muy similares a las de años anteriores, en las que el PSN, entonces sí, veía razones sobradas para presentar la correspondiente enmienda a la totalidad.

 

Por tanto, estamos ante unos Presupuestos que son continuación de las políticas de UPN de  los últimos años, desde la imposición de una cultura neoliberal a todos los navarros y navarras; a los que se añaden ahora,  y por necesidades políticas de un Gobierno en minoría, unos pocos anuncios y ocurrencias surgidas de la negociación presupuestaria, que no suponen sino un intento de maquillar la misma política de derechas.

 

Estamos ante un Proyecto de Presupuestos nada comprometido con las políticas de izquierdas. Esta es la razón por la que presentamos esta enmienda a la totalidad, con voluntad de transformar unos Presupuestos con la mayoría parlamentaria que los ciudadanos nos otorgaron a los partidos que hoy componemos la oposición parlamentaria a este Gobierno.

 

Nuestro objetivo presentando esta enmienda a la totalidad es hacer una llamada de atención y un emplazamiento público para cambiar la política presupuestaria de este Gobierno, de forma estructural, sin cosmética partidista. Si hay voluntad política, estos Presupuestos pueden ser transformados en el debate parlamentario, hoy devolviéndolos al corral, o en el trámite parlamentario en el que IUN ha presentado 300 enmiendas por más de 400 millones de euros que reclaman un paso decidido en el gasto social y ambiental, pero también un paso decidido en los ingresos con una fiscalidad progresiva.

 

Reclamamos otra política, con un importante aumento del gasto público, una reorientación de la política de ingresos, pero también con un cambio radical en la gestión del Gobierno. Hoy, en Navarra, necesitamos cambiar la política social y un modelo de desarrollo que sigue siendo ineficiente, injusto e insostenible socialmente. Tenemos que transformar las políticas en materia de atención a la dependencia, la educación y sanidad, las pensiones no contributivas (complementándolas al SMI), de la política de vivienda social, la igualdad y la lucha contra la violencia de género, la inmigración, el transporte público, la lucha contra los accidentes de trabajo y la eventualidad laboral, y de la lucha contra el cambio climático.

 

Ante el Gobierno en minoría, IUN viene proponiendo en este inicio de Legislatura una serie de iniciativas en este sentido y que deben tener su correlato en los PGN para el próximo año. Esta labor de oposición constructiva ha hecho que a iniciativa nuestra este Parlamento regule la gratuidad de los libros de texto, el derecho universal a la vivienda, la equiparación de la Renta Básica al SMI, la creación de una ponencia específica para adoptar medidas de lucha contra el cambio climático y la aplicación en Navarra de la interrupción voluntaria del embarazo.

 

Medidas que suponen un cambio de rumbo en las políticas realizadas en Navarra por UPN en los últimos años. Y este cambio de rumbo debe acelerarse en este Proyecto de Presupuestos, devolviendo unos Presupuestos que no se enmarcan en el cambio progresista y de izquierdas por el que apostó mayoritariamente la ciudadanía navarra.

 

No compartimos unos Presupuestos que recortan las inversiones en obras públicas, en educación, en sanidad, en asuntos sociales; mientras se incrementa, hasta un 35%, el concierto con la clínica universitaria, por poner un ejemplo. La inversión pública en Navarra no alcanza el 4% del PIB.

 

No compartimos unos Presupuestos donde del total de Transferencias de Capital, se perfilan los grandes beneficiarios de las mismas. Los empresarios son los perceptores del 40% de las mismas (más de 160 millones de euros), le siguen las entidades locales (con un 34%) y los ciudadanos quedan relegados al 15% de estas Transferencias de Capital.

 

No compartimos unos Presupuestos que no reconocen derechos ciudadanos universales y la puesta en marcha de servicios públicos de calidad para garantizar esos derechos, como el de la atención a la dependencia, el de la educación infantil en el tramo 0-3 años, el del acceso a una vivienda digna y asequible, el de la educación bilingüe en todo el territorio de la Comunidad Foral, o el de la interrupción voluntaria del embarazo en Navarra.

 

No compartimos unos Presupuestos que rebajan el crecimiento de gasto por habitante con respecto al gasto total. Frente a un incremento de gasto total de un 10%, el gasto por habitante no pasa del 8%. No se corresponde el incremento presupuestario con el incremento de población, y esto genera reducción de la calidad en la prestación de los servicios públicos.

 

No compartimos unos Presupuestos que ante la grave problemática del cambio climático, reducen el gasto en Medio Ambiente en más de 3 puntos y medio con respecto a 2007.

 

No compartimos unos Presupuestos que mantienen en la UVI a nuestros Ayuntamientos y concejos, que estancan el Fondo de Transferencias de capital y crece menos de la mitad el Fondo de Transferencias corrientes que el gasto total.

 

No compartimos unos Presupuestos que no se comprometen a desarrollar el Pacto en materia de Solidaridad Internacional. El Gobierno de Navarra debe incrementar de forma sustancial, este año, su aportación de ayuda oficial al Desarrollo hasta alcanzar el 0,7% del PIB de forma progresiva.

 

No compartimos unos Presupuestos que son insuficientes en la apuesta por la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación y en el impulso a los jóvenes emprendedores. El objetivo de destinar el 3% del PIB en este capítulo queda muy lejano todavía, y especialmente el gasto que realiza la propia Administración Foral en esta materia es muy deficiente.

 

En definitiva, no compartimos unos Presupuestos que se realizan en una etapa de crecimiento económico sostenido sin precedentes, sin existir un compromiso presupuestario con el giro social y ambiental que necesita Navarra. Desde IUN queremos transformar el crecimiento económico en un incremento efectivo de la protección social, reduciendo la temporalidad y siniestralidad en el empleo e impulsando nuevos derechos sociales universales para todos los que vivimos y trabajamos en Navarra, dotándolos de servicios públicos de calidad.

 

Por tanto, no compartimos unos Presupuestos que no suponen ningún cambio de izquierdas ni establecen nuevas prioridades en la educación o sanidad públicas, en la política ambiental, o en el avance en derechos sociales.

 

Consideramos, por el contrario, que un papel más activo del gasto público puede aumentar la eficiencia de nuestra economía. Una economía sostenible, más ecológica, y con mayores niveles de cohesión social, puede ser una economía más eficiente y más productiva.

 

Con nuestra enmienda a la totalidad no pretendemos que Navarra no tenga Presupuestos, como ya nos acusó el Consejero de Economía, porque aunque salieran adelante las enmiendas a la totalidad, Navarra seguiría contando con Presupuestos, pero el Gobierno tendría la obligación política de realizar un nuevo Proyecto atendiendo las exigencias parlamentarias. Lo que queremos con esta enmienda a la totalidad es darle la ambición social y ambiental que hoy no tiene.

 

Nuestro objetivo es apoyar unos Presupuestos de izquierdas, que pueden contar con la mayoría absoluta de este Parlamento. No creemos que sea el momento de dedicarnos a maquillar unos Presupuestos de derechas, se trata de hacer unos verdaderos Presupuestos progresistas que atiendan las necesidades de la gente, con el respaldo de la izquierda.

< Anterior   Siguiente >