Documentos

Informe Consejo político 05.10.2013

sábado, 05 de octubre de 2013

1.- CONSTRUCCIÓN DEL BLOQUE SOCIAL Y POLÍTICO ALTERNATIVO EN NAVARRA.

 

Sobre la mayoría social trabajadora los gobiernos neoliberales y los poderes económicos están desatando una brutal ofensiva que persigue su empobrecimiento general y el desmantelamiento del estado social.

 

Llevamos ya cinco trimestres consecutivos (Encuesta Trimestral sobre Costes Laborales) de caída de los salarios y el poder adquisitivo de los/as trabajadores/as.

 

En Navarra en los últimos doce meses los trabajadores han perdido un 2,8% de su poder adquisitivo (bajada de los salarios de un 1,6% y subida de los precios un 1,2%) mientras que los empresarios han aumentado sus beneficios un 2,2%.

 

Estos son valores estadísticos medios. Son innumerables las empresas en las que las que se están imponiendo drásticos recortes salariales mientras crece brutalmente, además del paro, el número de personas precarizadas.

 

Un dato que muestra la creciente precarización es el del aumento de los falsos autónomos. Muchos de los ¨emprendedores¨ de los que habla la derecha son trabajadores empujados a una precarización extrema.

 

El deterioro en las condiciones de vida de la clase trabajadora, en un contexto de paro masivo, se traduce también en una brutal extensión del miedo a caer en la pobreza y la exclusión social.

 

Esto se puede apreciar con pasmosa claridad en la evolución de las estadísticas de las bajas laborales.

 

En el primer semestre de 2013 se registraron 47.340 bajas laborales en Navarra frente a las 80.861 de 2008: una caída del 41,5% cuando el número de trabajadores activos ha caído sólo un 10,5%.

 

El propio Instituto de Salud Laboral de Navarra advierte en un reciente informa oficial de que los trabajadores se reincorporan al puesto de trabajo en ¨un estado de recuperación incompleto¨.

 

Este comportamiento solo se explica a partir de un estado general de miedo e indefensión que sufre la clase trabajadora.

 

En este escenario de general agresión por parte de los poderes económicos el Bloque Social y Político Alternativo debe ser una herramienta socio-política para la lucha de la mayoría social trabajadora en defensa de sus intereses y de unos objetivos políticos, sociales y de clase compartidos.

 

Un instrumento que solo se puede construir en la movilización y desde la movilización, con la transición y convergencia de las luchas concretas y sectoriales en movilizaciones generales y unitarias.

 

Sin embargo hoy todavía las luchas antineoliberales se caracterizan por una importante dispersión y fragmentación.

 

En Navarra, como en el Estado, se da esta situación de fuerte fragmentación y división de la lucha y movilización social.

 

Fragmentación en las luchas laborales, empresa a empresa, y en las luchas sociales, plataforma a plataforma.

 

Superar esta dispersión y aunar las diferentes luchas con solidaridad de clase y objetivos políticos compartidos es esencial para hacer realidad el Bloque Social y Político alternativo.

 

IU se ha propuesto este otoño trabajar de forma prioritaria en este proceso de unidad, y organizar una gran movilización en la que confluyan las diferentes luchas contra el austericidio y los gobiernos neoliberales (PP, UPN, CIU, PNV)

 

Esta gran movilización ha sido convocada el próximo 23 de noviembre y desde IUN-NEB tenemos que hacer un gran esfuerzo político y organizativo para que los diferentes sectores sociales y sindicales antineoliberales de Navarra decidan sumarse y participar en la misma.

 

Durante los meses de octubre y noviembre tenemos que multiplicar el trabajo, los contactos y llamamientos para organizar esta movilización.

 

En el marco de este plan de trabajo el próximo 8 de octubre realizaremos un acto abierto en el que contaremos con el responsable federal de Convergencia Social, Enrique de Santiago.

 

Asimismo, además de la movilización unitaria antineoliberal del próximo 23 de noviembre que prepara toda la organización de IU federal trabajaremos desde IUN para organizar movilizaciones también unitarias en Navarra.

 

Sin embargo en Navarra además de la insuficiente unidad y convergencia en la lucha que se da a nivel general se produce también una grave división en relación a los marcos territoriales en los que se articula la movilización.

 

Mientras que desde IUN-NEB (junto a otros agentes sociales y políticos) defendemos la activación de todos los marcos territoriales de lucha (local, autonómico, estatal) y la necesidad de su coordinación e integración, la izquierda abertzale excluye expresa y radicalmente el marco estatal y europeo.

 

Nosotros defendemos como imprescindible activar, coordinar e integrar todos los marcos territoriales de lucha desde un análisis social y de clase.

 

Las necesidades e intereses de todas y cada una de las personas que conforman la mayoría social trabajadora son en esencial las mismas y las agresiones que sufren provienen de los mismos poderes económicos y políticos con independencia del lugar concreto del Estado en el que vivan y trabajen.

 

Por ello deben compartir programas y objetivos, así como construir herramientas y estrategias comunes de lucha y movilización.

 

Sin embargo no podemos desconocer que en nuestro ámbito más cercano, Navarra, nos encontramos con que la estrategia de lucha de la izquierda aberzale es otra.

 

Para la izquierda abertzale el análisis social y de clase es válido para la mayoría social trabajadora de Navarra (y de Euskalherria) pero no para compartir objetivos y luchas con los/as trabajadores/as del resto del estado español.

 

Es más, la izquierda abertzale apenas tiene en cuenta a la clase trabajadora española en sus análisis. Para ellos solo existe España como Estado, y contra ese Estado (sin distinguir las clases sociales que lo componen) propone una confrontación nacional para la que se muestra dispuesta a pactar incluso con la derecha nacionalista vasca (PNV).

 

Es decir, la izquierda abertzale solo  está dispuesta a alcanzar pactos sociales y de clase en Navarra (Euskalherria). Pero en relación al Estado la alianza que persigue es con el PNV, no con la mayoría social trabajadora española.

 

Lo lamentable es que esta estrategia, en la que del Ebro para abajo se prima lo nacional sobre la clase, lastra y obstaculiza gravemente la articulación de luchas generales y unitarias en Navarra.

 

Así, los sindicatos nacionalistas se ha negado una y otra vez a aliarse con los sindicatos estatales para convocar huelgas generales, y están siendo muy difíciles los acuerdos para movilizaciones sectoriales conjuntas cuando esas luchas sectoriales se quieren coordinar con movilizaciones en el conjunto del Estado (LOMCE, desahucios…).

 

Frente a los gobiernos neoliberales, enlodados en la corrupción y el autoritarismo, es necesaria la movilización de toda la sociedad.

 

Tenemos que superar las líneas de fractura en el seno de la mayoría social trabajadora. En este sentido desde IUN-NEB defendemos que los sindicatos nacionalistas participen, si lo desean, en los consejos económicos y mesas de empleo.

 

Hemos de ser conscientes que un escenario continuo de fragmentación y división conlleva debilidad y desmoralización, y por lo tanto debemos desde una posición social y de clase hacerle frente.

 

Desde IUN-NEB defendemos que el Bloque Social y Político Alternativo, la unidad social y de clase, de Navarra debe estar coordinado e integrado con el Bloque Social y Político del Estado.

 

Defendemos esta coordinación e integración porque es lo que nos interesa también como trabajadores/as de Navarra. Porque de esta forma tendremos más fuerza y capacidad para derrotar las políticas neoliberales y ganar la hegemonía.

 

Por ello es esencial y estratégico que defendamos y trabajemos en todos los ámbitos y coyunturas a favor de luchas y movilizaciones unitarias y generales.

 

En las huelgas generales, en la defensa de los servicios públicos, en la defensa de las víctimas de la crisis, en las luchas laborales debemos siempre reclamar y poner en valor la importancia de la unidad en la lucha de la clase trabajadora y de la mayoría social.

 

2. FRENTE AL GOBIERNO AUTORITARIO Y NEOLIBERAL DE UPN ALTERNATIVA DE IZQUIERDAS E INTERIDENTITARIA.

  

Un creciente autoritarismo político, junto al recurrente austericidio neoliberal, caracterizan los gobiernos de UPN en Navarra y PP en el Estado.

 

Barcina y Rajoy se dan la mano al imponer de forma autoritaria y antidemocrática sus políticas neoliberales y sus actuaciones al servicio de negocios e intereses económicos privados.

 

Ambos son, sin duda, gobiernos autoritarios y neoliberales.

 

Gobiernos que carecen de una política decidida para luchar contra el paro y la extensión alarmante de la pobreza.

 

Por el contrario han abandonado a su suerte a las víctimas de la crisis y su única prioridad económica son los recortes, la austeridad masiva y las privatizaciones.

 

Las políticas de empleo no existen para los gobiernos neoliberales de Navarra y España más allá de declaraciones y escenificaciones vacías de contenido y compromiso real.

 

En Navarra un buen ejemplo de esta ausencia de voluntad real por parte del gobierno de UPN para luchar contra el paro es lo sucedido con la Mesa del Empleo creada en el Parlamento.

 

La Mesa del Empleo terminó sus trabajos con un acuerdo entre UPN, PSN y PP que no contemplaba ni financiación ni calendario de ejecución de las medidas acordadas.

 

UPN, PSN y PP se limitaron a recoger una relación de medidas genéricas que no suponían en el corto plazo ningún plan de choque contra el desempleo, y que tampoco conllevaban ninguna rectificación de los drásticos recortes presupuestarios que viene ejecutando el gobierno de UPN.

 

No había financiación para activar la economía ni para combatir el paro.

 

En términos políticos el pacto UPN-PSN-PP presentado en la Mesa del Empleo lo podemos valorar como un aval político al austericidio ejecutado por el Gobierno de Navarra. Desde luego en estos términos lo ha valorado UPN.

 

Frente a este acuerdo UPN-PSN-PP desde la coalición Izquierda-Ezkerra hemos defendido la necesidad de aprobar en el Parlamento leyes forales con contenido presupuestario dirigidas a activar la inversión pública y crear empleo.

 

El origen de la crisis y el paro masivo se encuentra en las políticas neoliberales, aplicadas de forma dogmática en Navarra, España y Europa durante las últimas décadas.

 

Y desde el estallido de la crisis están siendo también las recetas neoliberales, los recortes y austeridad masiva, las que están provocando que cada día se extienda más la situación de crisis y paro masivo.

 

Sin embargo, el gobierno de UPN, a la vez que mantiene el austericidio neoliberal, está también acelerando la ejecución de diversos proyectos que perjudican el interés general y solo benefician a determinadas élites sociales y económicas.

 

Este el caso de los proyectos de Donapea, de Salesianos, del desmantelamiento de empresas públicas, de la conversión de Nasuvinsa en el banco malo del gobierno, de la autorización a los promotores privados para vender en el mercado libre mil viviendas protegidas, de la nueva reforma fiscal anunciada por el gobierno para bajar todavía más los impuestos a los empresarios o del carácter privado que se quiere dar a la fundación Caja Navarra.

 

El desahucio del centro de formación profesional público ubicado en la colina de Donapea es un caso palmario de esta deriva autoritaria y antisocial del gobierno de UPN presidido por Barcina.

 

Es un proyecto que perjudica la educación pública, que despilfarra recursos presupuestarios públicos y que se quiere imponer pisoteando la decisión democrática del ayuntamiento de Pamplona.

 

El PSIS Donapea solo beneficia a una entidad clasista y elitista como es el Opus Dei, entidad integrista católica que cuenta además con más de 400.000 m2 para construir en su actual campus. Terreno que donó el ayuntamiento franquista de Pamplona en los años sesenta.

 

Se trata simplemente de desahuciar a un centro educativo público de su actual ubicación en beneficio de un interés estrictamente privado.

 

Del mismo modo la descapitalización de la empresa pública Nasuvinsa, y la operación Salesianos de la que forma parte, pone en grave riesgo toda la política pública de vivienda.

 

El Gobierno de Navarra ha convertido a Nasuvinsa en su banco malo. EL gobierno cuadra sus cuentas endosándole 46 millones de euros en activos tóxicos del propio gobierno y de otras empresas públicas, además de endeudarle en otros 55 millones con la operación especulativa de Salesianos.

 

Con esta despatrimonialización de Nasuvinsa la pregunta es, ¿con qué recursos realizará Nasuvinsa la política pública de vivienda?

 

Otro tanto cabe decir de la autorización dada por el gobierno a los promotores privados para la venta en el mercado libre de mil viviendas hasta ahora calificadas como protegidas.

 

Estas mil viviendas destinadas hasta ahora a facilitar el acceso a la vivienda a quienes carecen de capacidad económica para comprar en el mercado libre se podrán adquirir ahora por ciudadanos de alta capacidad económica que, incluso, pueden ser propietarios de otras viviendas.

 

Por lo tanto asistimos a una palmaria renuncia del gobierno de UPN a resolver los problemas de acceso a la vivienda de miles de personas en Navarra.

 

Esta medida tiene un único objetivo que es resolver los problemas económicos de los promotores privados de vivienda.

 

Las entidades financieras están hoy negando masivamente el crédito hipotecario a miles de personas y familias. Y están negando la financiación aún  en los casos en que estas personas y familias tienen trabajo y superan los ingresos mínimos que exige la legislación para solicitar una vivienda protegida.

 

Esta situación vuelva a poner en evidencia la necesidad de contar con una banca pública que actúe en función de los intereses generales, las necesidades de la mayoría social trabajadora, y no en función de intereses privados vinculados al máximo beneficio y a las prácticas especulativas.

 

Asimismo, otro grave ejemplo del carácter radicalmente neoliberal del gobierno de UPN es el anuncio de Yolanda Barcina de presentar una reforma fiscal para rebajar aún más el Impuesto sobre Sociedades que pagan los empresarios.

 

Cuando los beneficios empresariales soportan un tipo real no superior al 15%, mientras los trabajadores tributan tipos medios muy superiores, la prioridad fiscal de UPN y Barcina es rebajar aún más los impuestos a las empresas, sobre todo a las grandes empresas.

 

Por todo ello podemos concluir que Barcina no solo no despega el pie del acelerador sino que está acentuando el carácter autoritario y antisocial, neoliberal en definitiva, de su gobierno.

 

Un programa de gobierno autoritario y antisocial que se inserta en la hoja de ruta general que los mercados están dictando a los gobiernos. Los mercados imponen las decisiones a tomar y tanto Barcina como Rajoy las comparten, aplauden y ejecutan.

 

Por lo tanto en Navarra y en España la mayoría social trabajadora sigue sufriendo, con la absoluta complicidad de sus gobiernos, lo que hemos llamado el golpe de la Troika.

 

Golpe de la Troika contra la democracia y el estado social que, desde el estallido de la crisis en 2008, no es sino la continuación y aceleración de la construcción neoliberal de Europa, definida en los tratados de Maastricht (1993) y Lisboa (2007).

 

Desde IUN-NEB, frente a la Navarra neoliberal que quiere UPN y Barcina, defendemos una Navarra democrática con justicia e igualdad social. Para lo cual es necesario oponerse a los dictados de la Troika y del gobierno del PP.

 

Nuestro compromiso esta con la sociedad, con la ciudadanía, y muy especialmente con la mayoría social trabajadora.

 

Por ello no estamos preocupados ni obsesionados, como si demuestran estar otros, con la escenificación de un bloque de partidos que se presente como alternativa a UPN antes de las próximas elecciones.

 

Nuestro compromiso contra el gobierno neoliberal de UPN está fuera de toda duda, y nuestra apuesta por una alternativa de izquierdas también.

 

Por eso frente a  los emplazamientos, un tanto apremiantes, que de forma reiterada nos hacen el PSN y EH Bildu afirmamos que el compromiso y el acuerdo decisivo lo queremos hacer con la mayoría social trabajadora.

 

Por lo tanto, insistimos en que IUN-NEB, y la coalición Izquierda-Ezkerra, no va a estar en ningún bloque de partidos antes de la próximas elecciones. 

 

Lo que si hacemos, y seguiremos haciendo, es comprometernos con la sociedad, con la mayoría social, a favor de una alternativa desde la izquierda a los gobiernos neoliberales de UPN y PP.

 

Es ahí donde nos podemos y nos tenemos que encontrar.

 

Ahí, y en la superación de un frentismo identitario que tanto daño ha causado, y sigue causando, a la mayoría social trabajadora de Navarra, y que tanto beneficio ha proporcionado a UPN y a las élites sociales y económicas de Navarra.

 

3.- ELECCIONES EUROPEAS. LA ALTERNATIVA A LA TROIKA, A LA EUROPA NEOLIBERAL Y AL BIPARTIDISMO EN ESPAÑA.

 

Las próximas elecciones europeas constituyen un terreno en el que el Bloque Social y Político alternativo debe estar ya presente para trasladar una alternativa fuerte y unitaria tanto frente a la Europa neoliberal como al bipartidismo en España.

 

El reto es que la mayoría social que sufre el austericidio y el autoritarismo neoliberal sea capaz de pasar a una fase organizada de resistencia y confrontación.

 

Para ello es necesario construir el Bloque Social y Político Alternativo. A través de la lucha y movilización tiene que ser una realidad que se haga presente en las elecciones europeas de mayo de 2014 y en las autonómicas y municipales de 2015.

 

En Navarra como en el Estado vivimos una situación excepcional, asistimos a una crisis de régimen.

 

Estamos inmersos por una parte en una brutal crisis económica a la que llamamos crisis neoliberal no porque el neoliberalismo esté en crisis o a la defensiva sino porque han sido las políticas neoliberales, de desigualdad y desregulación, las que la han provocado.

 

Asimismo sufrimos una dramática crisis social por el radical incremento de la pobreza y la desigualdad que se está provocando en la mayoría social trabajadora.

 

Finalmente vivimos una crisis democrática como consecuencia de la corrupción masiva del bipartidismo (políticos corruptos y empresarios corruptores) y de la imposición autoritaria de los intereses de los mercados y los poderes económicos.

 

En Navarra, como en el Estado, la corrupción es consustancial a la construcción de la navarra neoliberal. De una Navarra con un modelo económico especulativo y con un sistema político bipartidista conectado y dependiente del poder económico.

 

Caja Navarra era un referente de este modelo y su liquidación refleja también la profundidad de la quiebra que se ha producido.

 

En este escenario es necesaria, cada día más urgente, una propuesta que dé respuesta completa a esta crisis de régimen.

 

A la crisis económica es necesario presentar como alternativa una política económica antineoliberal, sostenible y defensora de la mayoría social trabajadora.

 

A la crisis social, de pobreza y desigualdad, es necesario presentar una alternativa que combata radicalmente la desigualdad.

 

A la crisis democrática es necesario presentar una alternativa que rescate la democracia que de contenido real a la democracia participativa y que practique una tolerancia cero con los políticos corruptos y los empresarios corruptores.

 

Esta triple alternativa a la crisis neoliberal, a la crisis social y a la crisis democrática debe configurar un proyecto global de cambio de régimen.

 

En el Bloque Social y Político alternativo la mayoría social trabajadora debe compartir programas y objetivos que den respuesta a situación excepcional que sufrimos, que den respuesta a la crisis global y de régimen.

 

Es en este marco global en el que el proyecto de una República Federal, solidaria, laica y con derecho a decidir encuentra su pleno sentido.

 

IU, IUN en Navarra, estamos inmersos en un ambicioso proceso de convergencia política y social. Tenemos la voluntad de alcanzar poderosas alianzas políticas y sociales en la lucha contra el poder económico y político antineoliberal.

 

En Navarra Batzarre ha trasladado ya su voluntad de sumarse a esta unidad de cara a las elecciones europeas y en el Estado IU está trabajando para sumar a fuerzas como ICV (Cataluña), Anova (Galicia) o Chunta (Aragón). 

 

Pero en el Bloque Social y Político tienen que estar las organizaciones y movimientos sociales que son conscientes de la necesidad de un cambio de sistema económico y político. Solos no pueden realizar el cambio y necesitan entrar en la política, pero sin ellos desde la política tampoco podemos realizarlo.

 

Los sindicatos solos no pueden cambiar las políticas,  mientras al mismo tiempo vemos como la derecha y la socialdemocracia participan en Europa en gobiernos y acuerdos que asumen el dictado de la Troika.

 

Ante esta situación la unidad en la movilización y el acuerdo general sobre estrategias y programas es lo que puede y debe dar a la mayoría social trabajadora la capacidad de ganar.

 

Es ahí donde toda nuestra organización, nuestra militancia y asambleas locales, debe trabajar y comprometerse. Estos meses de otoño son especialmente importantes para dar un fuerte impulso a este trabajo.

 

4.- PROPUESTA Y DISCURSO COMPARTIDO DE TODA IU SOBRE EL MODELO DE ESTADO Y EL DERECHO A DECIDIR.

 

Los próximos días 30 de noviembre y 1 de diciembre IU celebrará una conferencia para concretar nuestra propuesta de modelo de estado republicano y federal para el Estado Español.

 

IU debe contar con un discurso y una propuesta acordada y compartida en todo el Estado.

 

La propuesta conjunta de IU federal y de sus federaciones en todo caso debe incorporar:

 

-Defensa de una República federal, laica, solidaria y con derecho a decidir de las naciones que conforman el Estado.

 

-Presencia y defensa de la cuestión social y de clase como elemento esencial que debe estar presente en el debate sobre el modelo de estado.

 

No debemos permitir que la agenda de los nacionalistas (españoles, vascos, catalanes…) desplace y anule la cuestión social y de clase.

 

Para IU la crisis de la monarquía bipartidista forma parte de la crisis de régimen que vivimos.

 

Por lo tanto el proyecto republicano y federal que defendemos forma parte de la respuesta global a la crisis económica, social y democrática en la que estamos inmersos.

 

Hoy la monarquía bipartidista representa y defiende básicamente los intereses de las élites sociales y económicas e impulsa un modelo de sociedad y de Estado neoliberal y autoritario.

 

Esto se visualizó con singular claridad en la reforma del artículo 135 de la Constitución impuesta por la Troika y pactada por PP y PSOE en agosto de 2011.

 

La mayoría social trabajadora de la misma forma que necesita una alternativa económica y social al proyecto neoliberal también necesita un Estado que la representa y defienda frente a la actual deriva neoliberal y autoritaria.

 

Ese Estado no debe ser el resultado de pactos entre élites sino que debe construirse con la participación democrática de las mayorías sociales.

 

Es ahí, en ese proceso democrático que responda a las necesidades de la mayoría, donde desde IU situamos la propuesta de una República Federal y Solidaria.

 

Una República Federal que defienda y represente a la mayoría social trabajadora y que por lo tanto se construya desde la resolución democrática de la cuestión social y de clase.

 

Con este planteamiento y este proceso damos respuesta al proyecto autoritario y neoliberal que hoy los poderes económicos quieren imponer situando en el centro del debate la cuestión social y de clase.

 

Por lo tanto abordamos la crisis institucional del estado español desde un análisis y con unos objetivos muy diferentes a los que hoy realiza gran parte del nacionalismo.

 

El recorte presupuestario que tienen todas las comunidades autónomas, y en concreto Cataluña, viene del recorte de ingresos por haber realizado unas contrarreformas fiscales en beneficio de las élites económicas y empresariales que han visto disminuir fuertemente su presión fiscal. Pero esas contrarreformas las han apoyado también las derechas nacionalistas que ahora culpan a España.

 

Por eso la fractura fundamental que hay que abordar y resolver es social y de clase, no territorial.

 

La contradicción y confrontación fundamental para la mayoría social es la que se produce con el proyecto neoliberal, y en la articulación de un nuevo Estado es lo que de forma prioritaria hay que afrontar y resolver.

 

Pamplona, 5 de octubre de 2013

 

Coordinador de IUN-NEB

< Anterior   Siguiente >