Opinión

Donapea. poniendo las cosas y a cada uno en su sitio

viernes, 20 de septiembre de 2013

Pareciere que en estas últimas semanas se redescubriera el asunto de Donapea, como si éste adquiriera un nuevo cariz cuando las cosas, en lo fundamental,  están en el mismo sitio en el que estaban cuando UPN el 18 de marzo de 2011 firmó un Convenio con el FIMA por el que el Gobierno de Navarra vendería a esta entidad, vinculada a la universidad privada de Navarra, los terrenos y edificios del CIP Donapea. No ha cambiado nada, excepto en lo que se refiere al compromiso del Gobierno de estar en disposición de entregar al Opus-Dei el edificio y los terrenos antes del 30 de junio de 2012, que evidentemente no se ha producido.

 

La oposición municipal se mantiene en la misma posición ya que el pleno del Ayuntamiento de Pamplona ha rechazado recientemente, una vez más, la cesión de estos terrenos al Gobierno de Navarra y el traslado del centro educativo  porque no responde a intereses del municipio. La situación sería la misma excepto porque el alcalde Maya y su gobierno local, en contra de este criterio del Pleno del Ayuntamiento, ha cedido los derechos municipales sobre los terrenos que ocupa Donapea al Gobierno de Navarra para facilitar el PSIS que permitirá el traslado a través de un ruinoso canje.

 

La oposición municipal, mantiene su línea: Todos los grupos de la oposición, incluido el PSN, mantienen su posición rechazando el éxodo de la comunidad educativa del CIP Donapea, por eso toda la oposición hemos anunciado que haremos todo lo posible para anular el convenio interadministrativo que cede estos terrenos.

 

Las condiciones son las mismas que el 11 de mayo, cuando UPN firmó el acuerdo con PSN para trasladar el CIP Donapea a un nuevo centro de formación profesional ubicado en otro lugar. Bien es cierto que el gobierno de coalición UPN-PSN se rompió enseguida.

 

Las condiciones son las mismas que en la sesión del Pleno del Parlamento de Navarra del día 11 de octubre de 2012, cuando el PSN impidió que se aprobara la proposición de ley presentada por Izquierda-Ezkerra que modificaba la Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo otorgando  la competencia de aprobación del  PSIS de Donapea al Parlamento de Navarra, despojando de esta competencia al Gobierno de Navarra. Es decir, que si el PSN hubiera apoyado esta propuesta, el Parlamento de Navarra con los votos de PSN podría haber paralizado y podría paralizar este traslado, si cambia de posición que aún está a tiempo.

 

Resumiendo, ¿en qué situación está el desahucio de la comunidad educativa del CIP Donapea y la cesión de sus terrenos al Opus Dei?

 

UNO. La voluntad decidida y firme de gobierno de UPN es ceder los terrenos de Donapea al Opus Dei. Está dispuesto a todo siempre que antes de terminar su legislatura _que por cierto una moción de censura podría adelantar_ siempre y cuando deje cerrada esta cuestión, independientemente de qué se construya, quién lo construya, dónde, cuándo y cómo.

 

DOS. El traslado de Donapea a un nuevo edificio tiene la misma justificación económica que tenía hace poco más de dos años, es decir ninguna. La venta de los terrenos no alcanzará para construir el nuevo edificio, cuando por un millón de euros se remodelaría el edificio actual dejándolo en unas condiciones excelentes y con posibilidades de futuras ampliaciones. Ni siquiera el Gobierno contempla que el Opus Dei pague su capricho corriendo con todos los gastos de la nueva construcción y pretende hacerle un “regalito” del bolsillo de la ciudadanía.

 

TRES: El traslado de Donapea tenía el mismo interés social, educativo y para el sistema público de enseñanza que tenía hace poco más de dos años, ninguno. Se pretende trasladar la comunidad educativa de Donapea a un espacio mucho menor que tendrá que compartir con otro centro. Se invertirá un dinero que daría para unos cuantos apaños en centros públicos que están en muy malas condiciones, que necesitan más espacio, que tienen problemas de seguridad, incluso llegaría con ese dinero para construir un nuevo centro para acoger al alumnado en Sarriguren o en Rotxapea que en ambos casos se trata de una necesidad perentoria. Se priman los intereses particulares, en este caso los del Opus-Dei que,  rizando el rizo de lo absurdo ya que tiene terrenos a su disposición para construir sus edificios, frente al interés común.

 

Por lo tanto, argumentos en contra de este PSIS, todos. Posibilidades de impedir el PSIS que permita el traslado de CIP Donapea, las hay. Una, que el PSN apoyara la citada modificación de la Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo trayéndola entre todos, otra vez, al Parlamento.

 

Otra muy fácil, operativa, rápida y definitiva es que el PSN apoye en el Parlamento la Proposición de Ley que hemos presentado Bildu, Aralar-Nabai, Izquierda-Ezkerra  y los dos parlamentarios no adscritos de Geroa-bai que impediría que el Gobierno de Navarra actuara sobre los  PSIS que no cuenten con el apoyo del pleno del ayuntamiento afectado. En este caso, el Gobierno no podría vender Donapea.

 

Por otro lado, todos los intentos para impedir la dictatorial cesión del gobierno municipal del ayuntamiento de Pamplona de Donapea al Gobierno de Navarra, serán de máxima utilidad.

 

En este caso, es absolutamente necesario que el grupo parlamentario del Partido Socialista de Navarra dé un paso adelante pasando de las palabras a los hechos, y actúe para que entre todos y todas impidamos este despropósito.

 

No está de más preguntarnos, por qué nos encontramos en esta situación, a qué se debe la codicia del Opus Dei respecto a este pedazo de terreno, a qué se debe el apoyo incondicional de UPN a semejante despropósito que incluye en su acción de gobierno como prioritario, en un contexto tan complicado para la población navarra.

< Anterior   Siguiente >