Documentos

Informe Consejo político 02.03.2013

sábado, 02 de marzo de 2013

1.- PROPUESTAS DE IUN FRENTE A LOS RECORTES Y LA AUSTERIDAD NEOLIBERAL.

 

La crisis-estafa neoliberal está provocando un fuerte crecimiento del paro, la pobreza y la desigualdad en Navarra.

 

La EPA del IV trimestre de 2012 ha mostrado una vez más el absoluto fracaso del Gobierno de UPN en la lucha contra el paro.

 

Los datos vuelven a demostrar que la austeridad neoliberal ejecutada por los gobiernos, PP en España y UPN en Navarra, solo produce más crisis, más pobreza, más desigualdad y más paro.

 

Al comienzo de la actual legislatura parlamentaria la EPA, III trimestre 2011, situaba el desempleo en Navarra en el 11, 68%, hoy está ya en el 17,15%. Un aumento del 46,83% en apenas año y medio.

 

Los datos son además mucho peores en Navarra que en el Estado. Mientras en el Estado en 2012 el paro aumentó un 13,1% en Navarra lo ha hecho en un 23,75%.

 

Un paro que sube hasta cifras tercermundistas entre los más jóvenes: una tasa de paro del 50,94% en Navarra entre los menores de 25 años.

 

La situación es excepcional por su gravedad y requiere de una reacción urgente y eficaz desde las instituciones. Reacción que debe pasar por una completa rectificación de las políticas neoliberales.

 

Sin embargo el gobierno de UPN mantiene, a pesar de la devolución del proyecto de presupuestos para 2013, su política de recortes y austeridad masiva.

 

Desde IUN defendemos la necesidad de poner en marcha medidas de emergencia para reactivar la economía, financiar a las familias y a las empresas, repartir el trabajo y luchar contra la economía sumergida y el fraude fiscal.

 

Medidas que presentamos en el Parlamento en los debates del proyecto de presupuestos, de reforma fiscal y, finalmente, en el pleno extraordinario sobre el desempleo que se celebró el 21 de febrero pasado.

 

En dicho pleno tanto el gobierno de UPN como el PSN emplazaron a los grupos parlamentarios a alcanzar un gran consenso, un gran pacto, por el crecimiento y el empleo.

 

Nosotros respondimos con claridad y firmeza a su emplazamiento. Les dijimos que un pacto sin detener los recortes y rectificar la austeridad sería papel mojado, un engaño a las víctimas de la crisis y a la mayoría social trabajadora.

 

Lo primero que hay que hacer para reactivar la economía y luchar contra el paro es detener las políticas masivas de austeridad que se están aplicando por los gobiernos en la UE, en el estado español y en Navarra.

 

Si el PSN quiere alcanzar un pacto, que incluya a UPN, para hacer frente a la crisis y al paro, debe previamente formular una sencilla pregunta al gobierno de Barcina, ¿está el Gobierno de Navarra, el gobierno de UPN, dispuesto a rectificar sus políticas de recortes masivos, de austeridad neoliberal?

 

Porque si no lo está los pactos que se alcancen serán papel mojado en la lucha contra el paro.

 

Y lo cierto es que el gobierno de UPN no está dispuesto a rectificar su política de recortes y austeridad, y por lo tanto plantear como hace el PSN un gran consenso en el que participe UPN y su gobierno es un planteamiento absolutamente vacío de contenido.

 

Si no se rectifican las políticas de recortes,  austeridad y asfixia social la firma junto con UPN de un pacto por el crecimiento y el empleo será un engaño, un gran fraude al conjunto de la sociedad.

 

Nuestra posición es clara. Cualquier pacto para luchar contra el paro pasa por rectificar el austericidio. Si esto no se produce desde IUN no participaremos en falsos acuerdos, sin contenido real, y cuyo valor para luchar contra el paro será nulo.

 

Desde IUN defendemos la necesidad de poner en marcha medidas de emergencia para reactivar la economía, financiar a las familias y a las empresas, repartir el trabajo y luchar contra la economía sumergida y el fraude fiscal.

 

Y hay que hacerlo con la máxima urgencia. Necesitamos políticas públicas de reactivación económica, generadoras de empleo y de apoyo a la financiación de autónomos y de pequeñas y medianas empresas.

 

Sobre la financiación de la actividad económica proponemos recuperar una Banca Pública en Navarra. Es necesaria, es imprescindible. Hemos propuesto que pongamos el patrimonio de la Fundación Caja Navarra al servicio de este proyecto prioritario y estratégico de recuperar un instrumento financiero de control público al servicio del desarrollo social y económico de Navarra.

 

Un factor decisivo en la extensión y agravamiento de la crisis económica está siendo el cierre del grifo de la financiación que padecen con especial gravedad las pequeñas y medianas empresas.

 

La desaparición de Caja Navarra como entidad financiera ha agravado todavía más el problema. Ha desaparecido un instrumento de control público esencial para la financiación crediticia en Navarra.

 

En la liquidación de Caja Navarra además de las responsabilidades judiciales y penales que puedan darse existen graves responsabilidades políticas.

 

Si se analizan y examinan las consecuencias de decisiones estratégicas tomadas en la última década en Caja Navarra (plan de expansión, fusión con Caja Sol con una exposición a la burbuja inmobiliaria muy superior a la de Caja Navarra, salida a bolsa, cientos de prejubilaciones con un enorme coste, inversiones realizadas…) llegaremos a la conclusión de que el final podía haber sido otro, que con otra gestión y con otras decisiones Caja Navarra podría haber sobrevivido a las crisis financieras de 2008 y 2011, que podría haberse mantenido como entidad financiera al servicio del desarrollo social y económico de Navarra.

 

La sociedad navarra, la economía navarra, es la gran perdedora con este final.

 

La causa principal de la desaparición de Caja Navarra ha sido la puesta en marcha hace una década de un proyecto de crecimiento y expansión que abandonó el objeto fundacional original de Caja Navarra (la actividad financiera centrada en el desarrollo social y económico de Navarra) para mutarlo por otro proyecto que buscaba transformar una caja regional en una gran entidad financiera de ámbito estatal e internacional.

 

Se quiso transformar una Caja de tamaño medio, pero sólida y solvente en su territorio natural, en una entidad bancaria que diese un gran salto al mercado español e internacional.

 

Pero ese proyecto, construir una gran entidad financiera a partir de Caja Navarra, pasaba por asumir unos riesgos enormes y extraordinarios, unos riesgos que descansaban sobre una premisa  fundamental. Una premisa que ha resultado ser falsa.

 

La premisa era creer que la crisis financiera y bancaria no se iba a producir, que el ciclo de expansión y crecimiento iba a ser permanente.

 

El discurso oficial neoliberal de que las crisis económicas del sistema capitalista eran cosa del pasado ha quedado arruinado por los hechos desde 2008, pero esa era la doctrina oficial y machaconamente repetida hasta el estallido de la crisis.

 

El estallido de las burbujas especulativas, inmobiliaria y financiera, se produjo en 2008 y se reprodujo en 2011, y se llevó por delante el proyecto de transformar Caja Navarra en una gran entidad financiera. Fue una estocada mortal a las ambiciones megalómanas de los gestores de Caja Navarra, y quien pagó y quien está pagando las consecuencias del desastre es la sociedad, en este caso la sociedad navarra, la mayoría social trabajadora de Navarra.

 

Pero, ¿había alternativa?, ¿existía alternativa?

 

Por supuesto, claro que la había, la alternativa siempre estuvo ahí, siempre existió, era muy sencilla, no exigía ninguna idea genial y extraordinaria.

 

La alternativa era haber continuado fieles al mandato, al propósito fundacional de Caja Navarra.

 

La alternativa era haber seguido administrando y gestionando Caja Navarra como una entidad financiera de tamaño medio, sólida y solvente, con prudentes y controlados planes de crecimiento, al servicio del desarrollo económico y social de la Comunidad Foral.

 

Si esto se hubiera hecho hoy Caja Navarra como entidad financiera seguiría existiendo. La mayoría social trabajadora de Navarra seguiría disponiendo de una solvente y sólida Caja de Ahorros.

 

Y llegado a este punto, queda la pregunta, ¿hay razones para reclamar responsabilidades políticas?

 

Nosotros creemos que sí. Porque el Gobierno de Navarra, el gobierno de UPN, permitió la mutación del objeto fundacional de Caja Navarra, permitió que se pretendiese transformar Caja Navarra en un Banco de ámbito estatal mediante un proyecto muy arriesgado de expansión.

 

En este escenario recordemos que en el Consejo General de Caja Navarra IU votó en contra de la creación del Banco de cajas (Banca Cívica), en contra de la entrega de los activos de Caja Navarra a Banca Cívica, en contra de la fusión con Caja Sol, en contra de la salida a bolsa y, finalmente, en contra de la venta a Caixa Bank. En todas estas votaciones nos quedamos prácticamente solos en el rechazo a estas decisiones.

 

La desaparición de Caja Navarra deja un vacío que en interés del desarrollo social y económico de Navarra debe ser cubierto lo antes posible, y con más urgencia todavía en la actual situación de profunda y grave crisis económica.

 

Por ello debe ser un objetivo prioritario recuperar un instrumento público financiero que actúe como una Banca Pública al servicio del desarrollo social y económico de Navarra y de su tejido productivo.

 

En esta dirección el patrimonio residual resultante del proceso de desaparición de Caja Navarra como entidad de crédito puede ser utilizado con esta finalidad.

 

Es un patrimonio importante (230 millones de euros) que pertenece a la sociedad navarra y que está controlado por el Gobierno de Navarra a través de la Fundación Caja Navarra.

 

Además de la recuperación de una Banca Pública desde IUN defendemos la necesidad de un Plan Público de Reactivación, Inversión y Empleo para los años 2013, 2014 y 2015 con el siguiente contenido:

 

- Flexibilización inmediata de los objetivos de déficit y deuda pública. Modificar el Plan de Estabilidad 2012-2015 para permitir una política fiscal expansiva. Autorizar un 3% de déficit en los Presupuestos Generales de Navarra en 2013, 2014 y 2015.

 

- Programa extraordinario de Empleo/Formación destinado a parados de larga duración, más de un año inscritos en el SNE, con una dotación presupuestaria anual de 100 millones de euros y gestionado desde las entidades locales.

 

- Programa extraordinario de Avales/Créditos para la financiación de autónomos y pequeñas y medianas empresas con un presupuesto anual de 100 millones de euros y gestionado desde la empresa pública Sociedad de Desarrollo de Navarra, S.L.

 

- Reforma fiscal que incremente la presión fiscal sobre las rentas de capital, rentas altas y beneficios empresariales de las grandes empresas.

 

- Convocatoria de Oferta Pública de Empleo en Educación, Sanidad y Servicios Sociales.

 

Asimismo desde IUN defendemos la necesidad de derogar la reforma laboral y de impulsar los compromisos políticos para conseguirlo.

 

Transcurrido un año desde la aprobación, por el gobierno del PP, de la última reforma laboral se ha constatado ya el absoluto fracaso de dicha reforma en la lucha contra el paro y la crisis económica.

 

La reforma solo ha provocado más paro y más precariedad en el empleo.

 

En realidad la reforma laboral no tenía por objetivo crear empleo, estaba diseñada como parte central de la drástica devaluación social que los mercados exigen aplicar en España.

 

Con el abaratamiento del despido se ha facilitado la destrucción de empleo, y con los ataques a la negociación colectiva se ha perseguido una rebaja generalizada de los salarios y de las condiciones de trabajo.

 

La reforma laboral del PP ha formado parte de la hoja de ruta ante la crisis diseñada para el Estado Español por el Banco Central Europeo, el FMI y la UE. Hoja de ruta avalada por la CEOE, y ejecutada por el gobierno del PP con el apoyo parlamentario de CIU y UPN.

 

Se está descargando sobre los hombros de la mayoría social trabajadora las consecuencias de una brutal crisis económica que han provocado las políticas neoliberales.

 

Ante esta situación exigimos que el Gobierno de Navarra combata la reforma laboral y que se comprometa a no aplicarla en su ámbito de competencia, en la administración y sector público de la Comunidad Foral de Navarra.

 

Hemos propuesto asimismo en el Parlamento un Plan de Choque contra el paro juvenil y planes especiales de desarrollo y empleo para la Sakana y la Ribera.

 

En todo caso insistimos en que todas estas propuestas para luchar contra el paro solo serán posibles si ponemos punto final a los recortes y la austeridad masiva neoliberal.

 

Si no se hace, será imposible reactivar la economía y luchar contra el paro. Si no se hace ni siquiera se conseguirá detener el aumento del paro, la pobreza y la desigualdad. No solamente no mejoraremos, iremos a peor.

 

Por ello desde IUN, tras cinco años de crisis-estafa neoliberal, afirmamos que continuar con los recortes y la austeridad constituye un crimen social.

 

Decimos crimen social porque así se debe calificar, por sus consecuencias en la sociedad, la decisión política de continuar con las políticas masivas de recortes y austeridad.

 

Sólo a partir del punto final a la austeridad podremos hablar de unas políticas que constituyan una alternativa y permitan una salida justa y social de la crisis.

 

2.- DE LA RUPTURA DEL GOBIERNO UPN-PSN A LA RUPTURA DE UPN. LA CRISIS DE LOS PACTOS UPN-PSN.

 

Junto a la crisis económica y social nos encontramos en Navarra ante un escenario de profunda inestabilidad política e institucional.

 

A la ruptura del gobierno de coalición UPN-PSN en junio de 2011 se le añade ahora la ruptura interna en UPN en torno a liderazgos y estrategias confrontadas.

 

Más allá de los factores personales la división en UPN es expresión y consecuencia de la pérdida de capacidad del modelo de pactos UPN-PSN para proveer mayorías políticas en Navarra.

 

Es en definitiva el temor a ser desalojado del poder lo que lleva a Barcina a atrincherarse en el Palacio de Navarra desde su minoría parlamentaria, y lo que lleva también a UPN a abrir en canal un debate sobre liderazgos y estrategias que traten de impedir esa pérdida del poder.

 

Está en crisis la hegemonía de UPN, y están en crisis los pactos UPN-PSN como instrumento para mantener el poder en Navarra.

 

Un sector de UPN, encabezado por Alberto Catalán, ha decidido recomponer el pacto con el PSN roto en junio de 2012, y ha llegado a la conclusión de que Barcina es un obstáculo para cumplir ese objetivo.

 

Barcina empezó la legislatura con el apoyo de 28 parlamentarios de UPN y PSN. Hoy preside un gobierno débil, en minoría, sin capacidad de liderar ni la política ni la sociedad.

 

Barcina no se sometió en junio de 2012 a una moción de confianza en el parlamento porque la hubiera perdido. Desde entonces no ha convocado elecciones por el miedo a perderlas también.

 

Del resultado, el próximo 17 de marzo, del congreso de UPN puede depender una convocatoria anticipada de elecciones o, por el contrario, una renovación del pacto UPN-PSN sin pasar previamente por las urnas.

 

Desde IUN venimos defendiendo la necesidad de poner fin ya al ciclo de gobiernos de UPN, y hemos venido realizando propuestas en este sentido.

 

Hemos propuesto presentar en el Parlamento de Navarra una moción de censura para convocar a continuación de forma inmediata elecciones.

 

Hemos presentado esta propuesta en defensa de las víctimas de la crisis-estafa neoliberal, y para poner en marcha con la máxima urgencia alternativas dirigidas a combatir la crisis y el paro.

 

La respuesta del resto de grupos de la oposición ha oscilado entre el silencio y dudas de los nacionalistas y el rechazo frontal del PSN.

 

En todo caso el futuro no se va a escribir en Navarra con las formulas agotadas del pasado. Necesitamos nuevas políticas y nuevas mayorías.

 

Porque el fracaso de Barcina, y del gobierno de UPN, es el fracaso también de un modelo de pactos, el de los pactos UPN-PSN.

 

Porque la crisis económica, por su duración, intensidad y alcance, está debilitando también el modelo de pactos políticos que ha venido funcionando y articulando mayorías en navarra desde la transición.

 

Los pactos UPN-PSN han constituido una especie de bipartidismo a la navarra. Un bipartidismo a la navarra que ha tratado de legitimarse en la gestión de los periodos de crecimiento económico y ¨vacas gordas¨.

 

Ahora sin embargo las vacas están escuálidas, la crisis ha arruinado el mito de la ¨navarra de las maravillas¨.

 

La ruptura, el 16 de junio de 2012, del gobierno de coalición UPN-PSN, ha sido la demostración de ese fracaso, de su incapacidad para afrontar los problemas y darles solución.

 

El gobierno UPN-PSN fue derrotado por la movilización social contra las políticas neoliberales y los recortes que ejecutaba.

 

Fue la movilización social, sostenida, creciente y masiva, la que llevó al gobierno bipartito al punto de su ruptura.

 

Y ahora será también la lucha social en favor de una salida justa de la crisis la que despejará el camino para el cambio de políticas que la mayoría social trabajadora de navarra necesita.

 

En las movilizaciones sociales contra la crisis neoliberal se están forjando las nuevas políticas y las nuevas mayorías que con urgencia la sociedad necesita.

 

Porque para darle la vuelta a esta situación necesitamos la movilización social, necesitamos una rebelión democrática, general, unitaria y masiva. En Navarra, en España y en Europa.

 

Necesitamos movilizaciones construidas desde la unidad y solidaridad de todos los sectores y personas afectados por la crisis-estafa neoliberal.

 

Desde IUN trabajamos para unir movilización y política, para llevar la democracia a la calle, para conseguir que la política entre en el conflicto social y en la construcción de alternativas a las políticas neoliberales.

 

Tenemos que organizar, entre muchos, una rebelión masiva, democrática, general y unitaria.

 

El pasado 14 de noviembre tuvo lugar una movilización general, una huelga general, en varios países del sur de Europa. En defensa de los derechos sociales y laborales, en defensa de la democracia, y en contra de las políticas neoliberales y de la dictadura de los mercados.

 

Navarra estuvo y participó de forma importante, a pesar del no apoyo de los nacionalistas, en esta movilización.

 

IUN continuará impulsando la movilización social, ciudadana y de clase, seguiremos apoyando la unidad social, ciudadana y de clase.

 

El 23 de junio de 2011, en la sesión de investidura de Barcina como presidenta del gobierno, afirmábamos: ¨el único bloque en el que vamos a estar es el bloque de las víctimas de la crisis, el bloque de los trabajadores, el bloque de la defensa de la sanidad pública, de la educación pública, el bloque en defensa de lo público y de la democracia.¨

 

En este bloque hemos estado y en este bloque vamos a estar en el futuro.

 

No han sido las políticas públicas ni los derechos de los trabajadores los causantes de la crisis-estafa que sufrimos. Han sido los banqueros estafadores, los especuladores de la burbuja inmobiliaria, la clase política del bipartidismo y sus acompañantes los que nos han sumergido en el desastre del paro masivo y el crecimiento brutal de la pobreza.

 

Tenemos la responsabilidad de poner fin ya a esta situación.

 

Lo tenemos que hacer desde el parlamento poniendo punto final al gobierno de UPN, y lo tenemos que hacer desde la movilización social en la calle para derrotar la dictadura de los mercados y la banca.

 

En el parlamento podemos derrotar a la troika interna, el gobierno que preside la señora Barcina, y en la calle y la movilización podemos derrotar a la troika externa, a la dictadura de la banca y los mercados.

 

Este es el compromiso y la propuesta de IUN-NEB.

 

3.- LA REBELIÓN DEMOCRÁTICA PARA CONSTRUIR LA ALTERNATIVA A LA CRISIS NEOLIBERAL Y GANAR LA HEGEMONÍA.

 

La actual fase de desarrollo del capitalismo ha empujado a numerosos estados europeos, a sus modelos de pactos sociales y a su funcionamiento político como democracias representativas, a un escenario de crisis profunda y acelerada.

 

Los clásicos estados-nación, y la política que en ellos se ha venido desarrollando, están hoy crecientemente desacreditados ante una ciudadanía que observa, entre el desconcierto y la indignación, como sus democracias representativas son impotentes ante los dictados de los mercados y el capitalismo global.

 

Unos mercados que han secuestrado instituciones claves para la toma de decisiones, como el Banco Central Europeo, que disponen de medios para someter la política democrática a sus dictados, y que han decidido imponer una drástica devaluación del modelo social europeo en el marco de desarrollo del capitalismo global.

 

Este proceso se está imponiendo con singular agresividad en algunos estados del sur de Europa. Es el caso de Grecia, Portugal, Irlanda, Italia o España.

 

Con la crisis de los estados-nación aparece la crisis de la política y de los pactos sociales gestionados en ese marco durante décadas.

 

Es la deslegitimación de una política incapaz de defender frente a la dictadura del capital los derechos democráticos, sociales y laborales.

 

Estamos por lo tanto ante una crisis económica, social, política y democrática.

 

Desde IU defendemos que la forma adecuada de encarar esta crisis sistémica pasa por politizar el conflicto social mediante una participación masiva de la ciudadanía en la lucha democrática.

 

Estamos hablando de democracia participativa y rebelión democrática.

 

Estamos hablando de una amplia y masiva unidad social, ciudadana y de clase que dispute la hegemonía al neoliberalismo y defienda la democracia y los derechos sociales.

 

Pero en este contexto de crisis y lucha aparecen también propuestas que persiguen articular procesos de unidad diferentes, tanto en su composición como en sus objetivos.

 

En este sentido están quienes desde el nacionalismo señalan a España como el origen fundamental de la crisis y la independencia como su solución milagrosa.

 

Este es el caso de los nacionalismos neoliberales de CIU y PNV, responsables políticos junto al bipartidismo de la crisis, pero también puede llegar a serlo de algunos nacionalismos que se reclaman de izquierdas.

 

Precisamente en Cataluña hemos visto como ERC ha pactado con CIU la próxima agenda política del gobierno catalán. ERC ha pactado con una partido neoliberal porque su prioridad no es la lucha política e ideológica contra el neoliberalismo, es la independencia.

 

Por ello, su política de alianzas se establece con la burguesía y oligarquía catalanas, no con la mayoría social trabajadora catalana y del conjunto del Estado.

 

De forma parecida el congreso fundacional de Sortu, la nueva marca de la izquierda aberzale, ha acordado buscar alianzas con la burguesía vasca, el PNV, para constituir el Estado Vasco.

 

Asimismo Sortu afirma en su ponencia política que Euskalherria constituye un marco diferenciado, y separado del ámbito estatal, de lucha de clases y ha proclamado que la independencia es la respuesta necesaria a la crisis económica.

 

Por el contrario desde IU afirmamos que el origen de la crisis es el propio sistema capitalista, y sus políticas de desigualdad, y que la solución pasa por un cambio estructural que debe conllevar que el poder económico sea sometido al poder de la ciudadanía y de la democracia.

 

IU reconoce y defiende el derecho a decidir de las naciones que conforman el Estado Español, pero al mismo tiempo rechazamos y denunciamos como falso y equivocado sostener que simplemente la independencia, por si sola, pondrá fin a la crisis, la pobreza, el paro y la desigualdad.

 

La solución a la crisis provocada en España por las políticas neoliberales no pasa por esas mismas políticas neoliberales aplicadas en unos nuevos estados-nación independientes.

 

Necesitamos la movilización social, necesitamos una rebelión democrática, general, unitaria y masiva. La necesitamos en Cataluña, Navarra, Euskadi, España y Europa.

 

Movilizaciones generales construidas desde la unidad y solidaridad de todos los sectores y personas afectados por la crisis-estafa neoliberal.

 

Unidad y solidaridad de los trabajadores del sector público con el privado, de los trabajadores ocupados con los desempleados, de las personas autóctonas con las personas inmigrantes, de los mayores con los jóvenes, de los trabajadores con contrato fijo con los precarizados, solidaridad de los trabajadores de diferentes sectores, empresas y territorios, y unidad y solidaridad también en la movilización con los nuevos sectores víctimas de la crisis como son los pequeños empresarios y los autónomos.

 

Unidad y solidaridad en definitiva de la mayoría social trabajadora del conjunto del Estado.

 

La izquierda tiene la responsabilidad y la obligación de impulsar y organizar procesos de unidad, convergencia y suma en la movilización contra el neoliberalismo, como fundamental responsable de la crisis.

 

Debemos trabajar e impulsar esa unidad a todos los niveles sectoriales y territoriales, y no en frentes nacionales que ignoran o desprecian la imprescindible unidad social, ciudadana y de clase contra el neoliberalismo.

 

4.- BALANCE DE LA X ASAMBLEA FEDERAL Y LOS RETOS DE LA IX ASAMBLEA IUN-NEB.

 

Transformar, ese ha sido el lema de la X asamblea de IU que reunió del 14 al 16 de diciembre a 1000 delegados/as y a cuatrocientos invitados/as.

 

Fue una asamblea celebrada en un momento histórico, excepcional, de crisis económica, política e institucional.

 

Un tiempo al que hemos llegado con una IU reforzada, en el que estamos consiguiendo aumentar nuestra influencia y presencia social y política.

 

Los hombres y mujeres de IU han estado y están en la lucha y en la movilización, en la calle, en las huelgas generales, en la denuncia de los poderosos, los de arriba, y al lado de las víctimas de la crisis.

 

Hemos estado y estamos en las plataformas y luchas contra la pobreza, los desahucios. Junto con muchos más hemos peleado, y seguimos pelando contra el golpe neoliberal en defensa de la democracia y el estado social.

 

La militancia de IU ha estado y está en movilizaciones sectoriales, en las luchas en las empresas, en la defensa de la sanidad, la educación, el sistema público de atención a la dependencia

 

El discurso político, la presencia en la lucha, en los conflictos, en la calle, junto a la apuesta por unir, sumar, converger con la izquierda, en la política, en el programa, en la acción, en la lucha social ha hecho que hoy IU sea un referente político y social más fuerte.

 

Hemos demostrado también voluntad y capacidad de trabar alianzas políticas y programáticas.

 

Ahí están Izquierda Plural, Izquierda-Ezkerra, Izquierda Aragonesa, o Alternativa Gallega de Izquierdas.

 

Suma y acuerdo desde el compromiso en la denuncia del neoliberalismo, desde la defensa de la democracia y las víctimas de la crisis capitalista.

 

Hoy en España, con 6 millones de parados, 400.000 familias desahuciadas y una juventud abandonada a la precariedad, la pobreza o la emigración el bipartidismo está en crisis, la monarquía está en crisis y la hegemonía neoliberal, pese a su fortaleza,  se resiente.

 

Este es, en definitiva, el contexto social excepcional, histórico, en el que hemos celebrado la X asamblea de IU.

 

Una asamblea en la que IU ha afirmado que el capitalismo está en el origen de la crisis. Que el neoliberalismo es una formidable máquina de desigualdad, y que esa desigualdad conduce a la crisis y a la pobreza.

 

Hemos afirmado que vamos a luchar por la hegemonía frente al neoliberalismo. Sostenemos que para hacerlo tenemos que organizar la rebelión social con muchos y muchas, con la mayoría social trabajadora, con activistas sociales, colectivos de la izquierda y millones de personas.

 

Hemos lanzado un reto, a nosotros mismos, y todas las personas y organizaciones que tengan la voluntad de luchar por la hegemonía frente al neoliberalismo.

 

El reto de que ganar es posible, de que se dan las condiciones materiales, objetivas, para poder ganar. Porque las agresiones neoliberales son tan profundas, y las víctimas son tantas que es posible organizar la rebelión social y ganar.

 

Con suma y convergencia social, y con organización, podemos construir el referente político de la rebelión social y democrática.

 

Las movilizaciones sindicales y sociales contra las políticas neoliberales del Partido Popular, de UPN en Navarra, son expresión de la necesidad de pasar de la resistencia a la elaboración de una alternativa que organice la rebelión democrática de la mayoría social contra el orden neoliberal.

 

La expresión de esa alternativa ha de ser un Bloque Social y Político capaz de sumar a muchas personas, sectores y colectivos que articule un Programa Político transformador y que esté dispuesto a gobernar desde el interés de la mayoría social trabajadora.

 

En la X asamblea de IU hemos afirmado que la Unión Europea actual no nos sirve, no es democrática. Es imprescindible su refundación para ponerla al servicio de las personas y no de los mercados. Exigimos el control democrático del Banco Central Europeo y la erradicación inmediata de los paraísos fiscales que existen en la propia Unión Europea.

 

En este contexto las elecciones europeas de 2014 deben permitirnos abrir en toda su extensión y profundidad el debate sobre Europa y sobre la responsabilidad de la UE en la crisis y el paro.

 

En el Estado español tan solo funciona una democracia formal, cada vez más devaluada. Hay un agotamiento y un vaciamiento del contenido social y democrático de la Constitución del 78.

 

Necesario un proceso de acumulación de fuerzas políticas, sociales y sindicales que culmine en un Proceso Constituyente con la máxima implicación de la mayoría social trabajadora. Un proceso que consiga dotar de derechos sociales y políticos efectivos a la ciudadanía, que desarrolle una legalidad republicana, que confiera el pueblo la capacidad real de decidir y que determine una política económica y social al servicio de la mayoría.

 

Si no queremos vivir en un país sin derechos sociales, laborales y democráticos hay que rebelarse. Tenemos alternativas y determinación para construir con muchas otras personas y colectivos un presente y un futuro diferente para quienes hoy sufren el paro, los desahucios, la pérdida de derechos. Este es el reto.

 

El compromiso de IU, de IUN en Navarra, es organizar esta rebelión y hacerlo en el horizonte de avanzar hacia la construcción de un modelo diferente de sociedad, de construir el socialismo en este siglo XXI.

 

En la IX asamblea de IUN debatiremos y acordaremos sobre el desarrollo de estos acuerdos en Navarra. Desde la situación social y política de Navarra trabajaremos una estrategia para impulsar aquí la rebelión democrática y la lucha por la hegemonía.

 

5.- PROCESO DE FIN DE ETA. SORTU, LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LA IZQUIERDA ABERTZALE.

 

Hace más de un año que ETA declaró el final definitivo de la violencia.

 

Ese anuncio se produjo porque ETA, como organización terrorista ha sido derrotada por la democracia, por la sociedad.

 

Ahora tenemos un largo camino por delante para superar, el inmenso sufrimiento, el enorme daño que la violencia ha ocasionado en la sociedad.

 

Hay que reconocer y reparar a las víctimas, a todas las víctimas, el estado democrático debe saber también identificar, reconocer y condenar los excesos cometidos en la lucha contra ETA. Ahí también hay víctimas.

 

Desde IUN defendemos la implicación de la política y de las instituciones para acelerar y sellar este proceso de fin de la violencia.

 

Sin precios políticos, pero poniendo fin ya a las políticas de excepción, como la dispersión de presos, que nacieron en los tiempos de la violencia.

 

El pasado 23 de febrero se celebró el congreso constituyente de Sortu, la nueva organización política de la izquierda abertzale.

 

Nace para la lucha social, política e institucional en un tiempo sin violencia de ETA. Este es el elemento más positivo de la nueva fase en la que ha entrado la izquierda abertzale, un tiempo sin la violencia de ETA.

 

En su congreso constituyente Sortu aprobó una ponencia en la que se recogen posiciones políticas que establecen un proyecto con el que desde IU mantenemos diferencias estratégicas.

 

Cuestiones como el concepto de socialismo identitario, la definición de Euskalherria como marco separado de lucha de clases en el que se rechaza una política de alianzas de ámbito estatal, la identificación de lucha nacional y lucha social, la aceptación de alianzas con la burguesía vasca, el PNV, para alcanzar la soberanía, o la apuesta por la independencia como salida a la crisis económica son elementos de la línea política aprobada por SORTU que en ningún caso compartimos desde IU.

 

IU, e IUN, reconoce y defiende el derecho a decidir de las naciones que conforman el estado español. Pero rechazamos formar parte de frentes nacionales. Nuestro frente es el frente de la rebelión democrática, de la rebelión social contra las políticas neoliberales, contra los recortes, contra la supresión de derechos, contra las troikas externa e interna.

 

Navarra necesita también nuevas políticas y nuevas mayorías para reconocer, gestionar y articular nuestra pluralidad identitaria, lingüística y cultural.

 

Tenemos que construir una Navarra plural e integradora, no estamos condenados a dos navarras con identidades nacionales enfrentadas y que vivan de espaldas entre sí.

 

El tiempo de la violencia de ETA ha quedado atrás, sin embargo la confrontación entre el navarrismo y el nacionalismo vasco sobre la identidad de navarra se mantiene.

 

Desde IUN defendemos que de la misma forma que hemos acabado con el tiempo de la violencia, debemos ser capaces también de poner fin al tiempo de la confrontación social y política sobre la identidad de navarra.

 

Y debemos hacerlo desde la plena aceptación de nuestra diversidad y pluralidad. Navarra es de todos y todas, de toda nuestra diversidad y pluralidad.

 

Por ello lo que tampoco necesitamos en navarra son frentes nacionales. Ninguno y para nada. Tampoco son el instrumento para luchar contra la crisis-estafa económica neoliberal.

 

Nuestro único frente es el frente de la rebelión democrática, de la rebelión social contra las políticas neoliberales y por una salida justa y social de la crisis.

 

Coordinador General IUN-NEB 

 

< Anterior   Siguiente >