Noticias

IU / EB denuncia que CDN y UPN incumplen la normativa sobre aguas en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

martes, 31 de octubre de 2006

Estos dos grupos han rechazado por segundo año consecutivo una enmienda presentada por Izquierda Unida de Navarra –Nafarroako Ezker Batua a la Ordenanza de Precios del Agua con la que se proponía un sistema de precios binominal por bloques de consumo creciente que incentivaría el ahorro y gravaría el derroche, enmienda que estaría en línea con lo ahora propuesto por la Ministra de Medio Ambiente y que daría cumplimiento a la Ley de Aguas y a la Directiva Marco Europea Sobre Aguas.

 

A pesar de que aquí, en nuestro entorno, el agua es un recurso aparentemente abundante, la realidad es que se trata de un recurso finito. Los recursos mundiales son limitados. El 98 % del total es agua salada, y el 80 % del agua restante se encuentra en estado sólido, siendo aprovechable directamente sólo una pequeña porción de ese 2 %. El cambio climático está ya produciendo un avance de la desertificación cuyas gravísimas consecuencias se extenderán por todo el mundo.

 

Vecinos de nuestra propia Comunidad, se han visto en los últimos años en serias dificultades que les han llevado a recurrir a la solidaridad de nuestra Mancomunidad para paliar la escasez de agua. Nosotros mismos, esta Mancomunidad, obligados por una política urbanística, una ordenación del territorio y una cultura del agua muy alejadas de los criterios de sostenibilidad, hemos adquirido desde este año un importante compromiso económico conectándonos con el Canal de Navarra a fin de intentar garantizar el abastecimiento futuro. 

 

La solidaridad, la búsqueda de la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente, nuestra responsabilidad para con las generaciones venideras e incluso el interés propio y actual, deben conducirnos hacia una gestión del agua distinta a la actual.

 

Izquierda Unida  apuesta por una Nueva Cultura del Agua, en la que se valore el agua como recurso necesario e irremplazable, en la que se establezcan las previsiones en función de las necesidades reales y no por la disponibilidad originada con la construcción de grandes obras. Cultura que se base en una gestión pública real, a la vez adecuada y eficiente.

 

Para conseguir esto se hace imprescindible analizar los recursos disponibles y establecer las demandas y las actuaciones a realizar, teniendo en cuenta tanto  aspectos económicos como urbanísticos, ecológicos y sociales. Se trataría de establecer políticas encaminadas a conseguir  un uso racional del agua, reduciendo su consumo y alcanzando el equilibrio entre los recursos renovables y sus demandas. Para ello habrá que invertir en la mejora de la red de transporte para reducir al máximo las pérdidas que se producen actualmente  en abastecimiento. Otras actuaciones imprescindibles serían  promover la recuperación y reutilización de aguas para usos distintos al consumo de boca, promover la xerojardinería con especies autóctonas aclimatadas a nuestros recursos naturales, impulsar la conservación adecuada de cauces y márgenes de ríos, y  establecer medidas que garanticen la calidad de las aguas, especialmente la de agua de boca para toda la población.

 

Es evidente que interesa el ahorro y hay que concretar cómo conseguirlo. A este respecto, el modelo de ciudad que se está realizando, extendido, con urbanizaciones de chalets y adosados con jardín, evidentemente supone mayores consumos de agua. Habría que realizar un censo de consumos en este tipo de lugares, algunos con campo de golf incluido. Hay que establecer una política de precios responsable, que incentive el ahorro y grave el abuso.

 

Grupo IU/EB en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona

 

< Anterior   Siguiente >