Documentos

Informe Consejo político 21.04.2012

1.- MOVILIZACIÓN Y RESISTENCIA CRECIENTE FRENTE AL DESMANTELAMIENTO DEL ESTADO SOCIAL Y DEMOCRÁTICO DE DERECHO.

 

La huelga general del 29-M ha movilizado a millones de trabajadores y ciudadanos en todo el Estado. Se vaciaron los centros de trabajo y se llenaron las calles de lucha, solidaridad y dignidad.

 

La masiva respuesta de la clase trabajadora, y de la mayoría de la ciudadanía, ha demostrado que existe fuerza y energía social para impedir el desmantelamiento del Estado Social y para exigir una salida justa y social de la crisis económica.

 

El gobierno del PP se ha visto sorprendido por la fuerza de la movilización, y es consciente de que existe una resistencia social, sindical y de izquierdas cada vez más organizada y poderosa frente a sus políticas.

 

En los cinco días transcurridos desde las elecciones andaluzas y asturianas hasta la huelga general se evidenció que millones de trabajadores/as y ciudadanos/as tienen voluntad de luchar, y que por lo tanto existe capacidad de vencer.

 

En estos cinco días la resignación que la derecha quiere instalar en la sociedad, y en los/as trabajadores/as, encontró un formidable contrapunto en la expresión social de la voluntad de luchar de millones de personas.

 

En estos cinco días el PP, la CEOE, la Banca, el BCE y una UE dirigida por la derecha alemana y francesa han comprendido que no podrán imponer en el Estado Español su salvaje agenda de agresiones sociales sin conflicto social, y sin una respuesta contundente en forma de lucha y movilización.

 

Estamos ante una encrucijada histórica.

 

El estado social está siendo ferozmente agredido, día a día el bipartidismo gestor del sistema político se debilita y desacredita, el desprestigio social de las instituciones ha alcanzado ya de lleno a la monarquía, y la desesperación, pero también la indignación y la voluntad de lucha, de millones de personas víctimas de la crisis aumenta y se fortalece.

 

Estamos en un tiempo social y político crítico ante el que los agentes sociales y políticos tienen, esencialmente, dos posibles caminos a seguir.

 

Uno pasa por asumir el programa de radical devaluación social, laboral y democrática que los mercados y poderes financieros quieren imponer.

 

El otro, por luchar, movilizarse y sumar fuerzas para defender la democracia y el estado social, para construir la alternativa, y para lograr una salida justa y social de la crisis que el neoliberalismo ha provocado.

 

Este es el camino de la izquierda transformadora, de IU y la Izquierda Plural en el Estado, y de IUN e Izquierda-Ezkerra en Navarra.

 

Un camino que para sectores sociales cada vez más amplios del Estado Español está adquiriendo la forma y el rumbo de un proceso constituyente hacia una III República.

 

En este camino, para IU, un escenario de negociación y pacto, sobre la crisis y su salida, solo es posible desde la derrota y el rechazo al camino de involución social y democrática que los mercados quieren imponer.

 

El 29-M constató que en este camino de resistencia y alternativa se encuentran millones de trabajadores y ciudadanos.

 

IU ha salido muy reforzada de las elecciones andaluzas y asturianas, y las organizaciones sindicales de clase, CCOO y UGT en el conjunto del Estado, han salido también muy fortalecidas del 29-M.

 

Nadie puede negar hoy que existe la capacidad social y política de organizar y fortalecer un bloque social, sindical y de izquierdas para la resistencia y la alternativa.

 

En el próximo futuro el proceso de involución social y democrática puede requerir de nuevos instrumentos políticos.

 

Puede seguir siendo gestionado por el gobierno del PP, o puede evolucionar hacia otras formas como un gobierno de concentración o un gobierno tecnocrático.

 

En cualquier caso lo que ya se está produciendo es el reforzamiento de la deriva autoritaria del Estado, con señales tan claras como es la pretensión de criminalizar y castigar penalmente hasta la resistencia pasiva.

 

En este escenario, la respuesta necesaria y eficaz  al programa de involución neoliberal pasa por acumular fuerzas sociales en el bloque de la resistencia y la alternativa de la forma más masiva y amplia posible.

 

En esta encrucijada histórica el PSOE tendrá que posicionarse y decidir.

 

O decide asumir el programa neoliberal, con la excusa de paliar daños, y continúa actuando por lo tanto desde el bipartidismo, o rompe con esa deriva y se suma a la movilización en defensa del estado social y la democracia.

 

En el primer escenario puede acabar entrando en un gobierno de concentración o incluso apoyando gobiernos tecnocráticos. En el segundo se abrirían las puertas para una colaboración real y consecuente con la izquierda transformadora.

 

En todo caso, la clase trabajadora, y la mayoría de la ciudadanía, han demostrado de forma masiva y contundente que no se van resignar a que les arrebaten derechos básicos que tanta lucha y sufrimiento costó conseguir.

 

El 29-M millones de personas, muchas de ellas jóvenes por primera vez, participaron en una experiencia social de lucha masiva y colectiva, y sintieron personalmente que con compromiso y movilización podemos derrotar y echar atrás la reforma laboral.

 

Una reforma laboral que es una parte central de la drástica devaluación social que los mercados exigen aplicar.

 

Estamos ante una reforma que va a provocar en los próximos meses una masiva destrucción de empleo, y que persigue a corto y medio plazo alcanzar una drástica reducción de los salarios y las condiciones laborales de los/as trabajadores/as.

 

Con el abaratamiento del despido se facilita la destrucción de empleo, y con los ataques a la negociación colectiva se persigue una rebaja generalizada de los salarios y de las condiciones de trabajo.

 

La reforma laboral forma parte de la hoja de ruta ante la crisis diseñada para el Estado Español por el Banco Central Europeo, el FMI, la Banca y una UE controlada por la derecha alemana y francesa. Hoja de ruta avalada por la CEOE, y ejecutada por el gobierno del PP con el apoyo parlamentario de CIU y UPN.

 

Se quiere descargar sobre los hombros de los/as trabajadores/as las consecuencias de una brutal crisis económica que han provocado las políticas neoliberales.

 

Y para conseguirlo los compromisos y procedimientos democráticos pierden todo su valor.

 

Tan solo cinco meses después de las elecciones el gobierno del PP ya está violando abiertamente su programa electoral.

 

El gobierno del PP afirmó en la campaña electoral que no subiría los impuestos, y los ha subido sobre todo a los/as trabajadores/as, afirmó en campaña que no abarataría el despido, y ha abaratado el despido y atacado frontalmente los derechos laborales.

 

El gobierno del PP prometió que no recortaría la sanidad y la educación, y ahora anuncia un recorte de 10.000 millones de euros en sanidad y educación.

 

El 30 de marzo, al día siguiente de la huelga general, el PP aprobaba el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012.

 

Este presupuesto equivale a una declaración de guerra al Estado Social, y es la continuación de la reforma constitucional pactada por PSOE y PP en agosto de 2011 para introducir en la Constitución la ideología neoliberal del déficit cero.

 

El PP recorta en 14.000 millones de euros (16,9%) la inversión y el gasto público. Los recortes más graves han caído sobre los presupuestos de educación (21,2%), sanidad (13,7%), empleo (7,4%), fomento (34,6%), agricultura (31,2%), cooperación al desarrollo (71,2%) o dependencia.

 

El Estado gastará más en intereses de la deuda y ayudas a la banca que en sanidad o educación.

 

Pocos días después de presentar estos presupuestos mediante una simple nota de prensa el PP anunciaba un recorte adicional de 10.000 millones de euros en sanidad y educación.

 

Estamos ante los presupuestos de la destrucción. Van a destruir empleo, van a destruir actividad económica, van a destruir servicios públicos y van a destruir políticas sociales.

 

Ni una sola de las medidas de este decreto está orientada a crear empleo. Todo lo contrario, son medidas que crean más paro, más crisis y más sufrimiento para más personas cada día.

 

Este presupuesto continúa y acentúa las políticas de ajuste que se han venido aplicando desde mayo de 2010. El camino emprendido nos aboca a profundizar en la recesión y la depresión económica, y supondrá rebasar los 6 millones de parados/as en el conjunto del Estado.

 

Vivimos un golpe de mercado contra la democracia y contra el Estado Social. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha llegado a amenazar públicamente con que 'si no lo hacemos nosotros, lo harán otros'.

 

La excusa del PP para atentar de forma tan brutal contra las políticas sociales es el déficit.

 

Es cierto que los ingresos fiscales han caído, pero además de por la crisis económica se ha debido a los regalos y rebajas fiscales practicadas durante años en favor de quienes más tienen y más ganan, y a la ausencia de voluntad real de luchar contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales.

 

Si existiera voluntad real luchar contra el fraude fiscal son muchas las medidas realmente eficaces que se pueden tomar: aumentar los recursos y la plantilla de las agencias tributarias, suprimir el régimen fiscal de las SICAV, suprimir los billetes de 500 euros, limitar a 1000 euros los pagos en efectivo…

 

Pero el gobierno del PP, no solo no tiene esa voluntad, sino que va más lejos y ha incorporado a los presupuestos una amnistía para los delincuentes fiscales.

 

Esto es, una amnistía para el dinero negro cuyo origen está en la especulación, la corrupción y el delito.

 

Con pagar solo una multa del 10% se podrá blanquear dinero negro, sin hacer público además el nombre de los delincuentes que se hayan acogido a la amnistía fiscal.

 

Es una decisión que atenta radicalmente contra el principio de igualdad ante la ley y contra el Estado de Derecho. Es además un atentado contra cualquier concepción de justicia social.

 

Mientras a las familias trabajadoras se les sube los impuestos, o se les desahucia de sus casas si no pueden pagar sus hipotecas, a los poseedores de dinero negro producto de la corrupción, la especulación o el delito se les concede una amnistía.

 

Mientras un trabajador tiene que pagar en impuestos más de un 25% de sus ingresos si éstos superan los 30.000 euros anuales un delincuente fiscal solo tendrá que pagar el 10%.

 

La alternativa pasa por perseguir el fraude fiscal, acabar con los paraísos fiscales y conseguir que las grandes rentas, los grandes patrimonios y las empresas multinacionales paguen al menos con los mismos tipos y porcentajes que pagan los/as trabajadores/as.

 

Si tributaran adecuadamente todas las personas físicas y jurídicas que tienen el deber de hacerlo, el Estado del bienestar gozaría de una salud a prueba de crisis y especuladores.

 

Sólo un plan público de estimulo y reactivación de la economía puede invertir a corto plazo la situación de recesión y aumento del desempleo.

 

En todo caso, ahora la prioridad pasa por reforzar y extender la movilización y la resistencia.

 

El gobierno del PP actúa y seguirá actuando, como antes lo hizo el gobierno del PSOE desde mayo de 2010, bajo las órdenes de quienes solo buscan un drástico empobrecimiento de la clase trabajadora y de la mayoría social en el Estado Español.

 

Por ello, ante este escenario de enorme gravedad política y social, también es esencial afirmar, defender y profundizar la unidad de clase de los/as trabajadores/as.

 

La contradicción esencial hoy es democracia o mercados, primacía de la democracia y de los derechos sociales y laborales, o del gran capital y el sistema financiero global.

 

Desde Izquierda Unida, desde IUN, impulsaremos y participaremos en la movilización, y trabajaremos por la unidad de los/as trabajadores/as en defensa del Estado Social y de una salida justa de la crisis.

 

Podemos ganar, podemos parar las agresiones sociales y podemos defender la democracia y el Estado Social.

 

Las elecciones andaluzas y asturianas, y el 29-M, han demostrado que si derrotamos a la resignación y movilizamos toda la energía social de la clase trabajadora, y de mayoría de la ciudadanía, ganaremos esta lucha.

 

En Navarra la huelga general triunfó, como en el conjunto del Estado. Se produjo una movilización masiva y multitudinaria que vació los centros de trabajo y llenó las calles de lucha y resistencia.

 

Desde Izquierda Unida de Navarra damos un enorme valor a la jornada de lucha que la clase trabajadora y la mayoría de la ciudadanía protagonizó el 29-M.

 

Por ello reiteramos nuestro compromiso con la lucha y la unidad de todos los/as trabajadores/as en la defensa del Estado Social y de los derechos sociales y laborales.

 

Unidad en Navarra, unidad en el Estado y unidad en la Unión Europea. Así seremos fuertes y eficaces para derrotar las políticas neoliberales, y para defender la democracia frente a los mercados.

2.- DESDE EL 29-M HACIA LA MOVILIZACIÓN GENERAL EUROPEA.

 

La crisis económica tiene su origen en el capitalismo global, aunque en el caso del Estado Español un modelo económico asentado en la especulación inmobiliaria y el endeudamiento masivo ha agravado su intensidad en términos de destrucción de empleo y actividad.

 

Las agresiones al estado social y a los derechos laborales tienen su impulso fundamental en las necesidades y exigencias del capitalismo global.

 

Por lo tanto es esencial que desde la sociedad, la izquierda y las organizaciones sindicales seamos capaces de articular niveles de organización, movilización y respuesta que vayan más allá de las estructuras tradicionales de los estados.

 

La agresión es global y necesitamos organización y respuestas globales a esas agresiones.

 

En este sentido el ámbito europeo, y en concreto el conformado por la UE y la zona euro, ha adquirido una importancia decisiva para librar la lucha en defensa de la democracia y de los derechos sociales y laborales.

 

La Unión Europea debe ser un marco jurídico y social en el que la democracia y la política impongan sus decisiones a los mercados y al capitalismo global.

 

Hoy esto no sucede así. Hoy en la Unión Europea son los mercados y los poderes financieros los que imponen su voluntad e intereses a la sociedad, y a las democracias europeas.

 

La ciudadanía europea y la clase trabajadora europea deben ser capaces de situar el conflicto social en el marco europeo, no sólo en el marco de cada Estado.

 

Este es hoy el primer y más urgente salto adelante que necesita la ciudadanía y la clase trabajadora europea para articular una movilización mucho más eficaz.

 

Porque hoy en la UE, y en la zona euro, la democracia y los derechos sociales están siendo vapuleados por los mismos mercados, intereses y políticas que han provocado la crisis.

 

Está siendo así hasta el punto de sustituir gobiernos legitimados en las urnas por gobiernos tecnocráticos cuyo programa es impuesto por los mercados.

 

Los derechos sociales y laborales son ahora el objetivo a batir. Se persigue aumentar la competitividad de la zona euro, en el marco del capitalismo global, a base de recortar y devaluar drásticamente los salarios y los derechos.

 

Se pretende transformar las democracias sociales, los estados sociales y democráticos de derecho, en estados liberales de naturaleza cada vez más autoritaria.

 

Por lo tanto es acertado y necesario establecer la contradicción entre democracia o mercados. Y establecer esa contradicción en el marco europeo.

 

El ministro de economía,  Luis de Guindos,  el pasado 11 de abril amenazó con que si ¨otros vinieran nos enteraríamos de lo que es un ajuste de las cuentas públicas.¨.

 

La propia reforma constitucional de agosto de 2011 pactada por PSOE y PP fue un ejemplo, de enorme gravedad, de como los mercados, esos ¨otros¨ de los que habla Luis de Guindos, están imponiendo su voluntad e intereses a la democracia.

 

Aquella reforma de la Constitución hecha en 15 días supuso darle la vuelta, como a un calcetín, al contenido social de la Constitución.

 

La imposición del déficit cero unida a un sistema fiscal regresivo, en el que los que más tienen y más ganan apenas pagan impuestos, está condenando al Estado Social a la indigencia, y a millones de personas a la pobreza y a la explotación económica.

 

En agosto de 2011 PSOE y PP, bajo las órdenes de esos ¨otros¨, impusieron una camisa de fuerza, cargaron de pesas y cadenas, al Estado Social en España. Y el Estado Social son la sanidad y educación pública, las pensiones de la Seguridad Social, la vivienda social, la protección a la dependencia, o el derecho a un desarrollo sostenible y no depredador de los recursos naturales.

 

Ahora las consecuencias las vemos en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 presentados por el PP.

 

La eliminación del modelo social europeo, que se está ejecutando de forma implacable, requiere de una respuesta que esté a la altura de la agresión.

 

Necesitamos respuestas globales ante ataques globales. Necesitamos respuestas europeas ante ataques del capitalismo global a toda la clase trabajadora europea.

 

Si mediante una organización y movilización crecientes conseguimos que la ciudadanía europea, y la clase trabajadora europea, apoyen movilizaciones generales en defensa de la democracia y de los derechos sociales y laborales, habremos dado una paso decisivo para derrotar la ofensiva de capitalismo global contra los derechos sociales y laborales en Europa.

 

Es posible dar este paso, y es necesario hacerlo.

 

El 29-M movilizó una ingente energía social en defensa de los derechos laborales y del Estado Social. Debemos proponernos seguir movilizando cada día a más trabajadores y ciudadanos sin desviarnos de estos objetivos.

 

En Navarra, en el Estado y en toda Europa la contradicción está fijada entre democracia o mercados, entre los derechos sociales y laborales o los intereses del capitalismo financiero global.

 

En Navarra es muy importante subrayar una y otra vez esta realidad frente a quienes afirman que ante la crisis económica la contradicción fundamental es la que enfrenta a España con Euskal Herria.

 

El bloque soberanista del nacionalismo vasco está intentando que la movilización social se dirija a alimentar la confrontación territorial.

 

Lo resumía de forma muy directa y expresiva Arnaldo Otegui cuando afirmó: ¨Los mismos que nos niegan nuestros derechos como nación son los que nos han traído la crisis y el paro.¨

 

Es decir, para el nacionalismo soberanista quien ha traído la crisis y el paro a Euskal Herria es España, no es el capitalismo global, no es el neoliberalismo, no es la desregulación y especulación financiera e inmobiliaria, ha sido España.

 

Este análisis es interesado, y rehuye las causas reales de la crisis económica. Por eso desde la izquierda transformadora hemos de rechazarlo y confrontar públicamente con él cuantas veces sea necesario.

 

La crisis es una crisis del sistema capitalista global que enfrenta la democracia con los mercados, que se expresa con una radicalización de la lucha de clases, y que necesita de la unidad de la clase trabajadora, y de la mayoría de la ciudadanía, para darle una salida justa y democrática.

 

En realidad el discurso nacionalista viene a afirmar que los empresarios, los trabajadores, la sociedad vasca en general es mejor, más competitiva, más capacitada que la española, y que por eso la independencia es el factor decisivo para salir de la crisis.

 

Nosotros afirmamos que la clase trabajadora es una, y que para salir de la crisis de forma justa y social necesitamos de la unidad de todos los trabajadores, de la unidad de los trabajadores vascos y navarros con los trabajadores del Estado, y de la unidad de los trabajadores vascos, navarros y del Estado con los trabajadores europeos.

 

3.-  UPN Y BARCINA CONSOLIDAN SU ALIANZA CON EL PP. EL PSN NO ROMPE CON UPN

 

Desde su constitución el gobierno de coalición UPN-PSN ha aceptado como primer y único objetivo de su política económica la reducción del déficit, y en consecuencia ha aplicado drásticos recortes sociales y presupuestarios.

 

Educación, sanidad, dependencia, cultura, renta básica, administración local, empleo…han ido recibiendo los golpes de sucesivos recortes en el presupuesto.

 

Además se ha renunciado a una política fiscal justa y progresiva. UPN y PSN han renunciado a que las grandes empresas, patrimonios y rentas de capital tributen al menos con los mismos tipos que las rentas del trabajo.

 

Hoy un trabajador con rentas medias tributa a unos tipos muy superiores a los que tributan las rentas de capital o las grandes empresas.

 

Es una realidad radicalmente injusta cuyo mantenimiento apoyan en Navarra UPN, PSN y PP.

 

En Navarra la situación es incluso más injusta que en el resto del Estado. En Navarra las rentas de capital pagan en todos los tramos un punto menos que en el Estado, y las rentas más altas hasta tres puntos menos.

 

Y esto sucede con el apoyo y el voto favorable de UPN, PSN y PP.

 

UPN y PSN a esta política fiscal, radicalmente injusta, la llaman en su programa de gobierno ¨competitividad fiscal¨.

 

Desde IUN-NEB seguimos valorando que conforme el Gobierno de Navarra profundiza en sus recortes y ataques a las políticas y servicios públicos la decisión del PSN de continuar apoyando ese gobierno se hace más y más insostenible.

 

No es cierto que el Gobierno de Navarra haga una política diferente a la que ejecuta el PP en el Estado y en las comunidades autónomas donde gobierna.

 

Es la misma política y es la misma determinación de recortar la educación, la sanidad, la dependencia o la inversión pública.

 

Cada semana se suman más ejemplos a esta determinación de recortar las políticas y servicios públicos.

 

Pero a esta situación se le añade además la decisión de UPN de retornar a la alianza con el PP, y de apoyar férreamente sus políticas para el conjunto del Estado.

 

El voto a favor de UPN a la reforma laboral, a la ley de estabilidad presupuestaria o a los Presupuestos Generales del Estado para 2012 coloca a este partido en la primera línea de la ofensiva contra el Estado Social.

 

Y no olvidemos que la reforma laboral, el déficit cero que impone la ley de estabilidad o los recortes en los presupuestos del Estado también tienen en Navarra nefastas y demoledoras consecuencias en forma de paro, pobreza y sufrimiento.

 

Por ello resulta ridícula e infantil la afirmación del PSN de que no importa en Navarra lo que UPN vote en Congreso de los Diputados.

 

Lo que UPN vota junto al PP en el Congreso lo pagan, y muy caro, los/as trabajadores/as y los/as ciudadanos/as de Navarra.

 

Por ello, desde IUN-NEB consideramos que ningún partido que se reclame progresista o de izquierdas debe mantener pactos o acuerdos de gobierno con UPN.

 

El PSN debería abandonar de inmediato el gobierno con UPN para pasar a trabajar en la defensa de las políticas públicas y sociales, y por una salida justa y democrática de la crisis.

 

Además, del masivo éxito en Navarra de la huelga general del 29-M también cabe extraer conclusiones y esperar consecuencias.

 

En Navarra la gran derrotada en la Huelga General ha sido Yolanda Barcina y UPN.

 

UPN y la Presidenta del Gobierno de Navarra se han abrazado a Mariano Rajoy, y al PP, en la imposición de la reforma laboral, y en los ataques a las políticas sociales.

 

El 29M los/as trabajadores/as de Navarra, y mayoría de la ciudadanía, rechazaron a UPN y a su presidenta.

 

Por ello el 29M ha agotado todavía más el menguante margen de maniobra del actual Gobierno de Navarra.

 

Por eso lo repetimos, cada día que pasa Barcina apoyando al PP y a la reforma laboral se hace todavía más insostenible el apoyo político que el PSN da a Yolanda Barcina y a UPN.

 

4.- FIN DE ETA Y CONFORMACIÓN DEL BLOQUE SOBERANISTA. COMPROMISO POLÍTICO E INSTITUCIONAL CON UN TIEMPO SIN VIOLENCIA

 

En febrero de 2010 la izquierda abertzale oficial cerró su debate interno para definir una nueva estrategia política sin ETA, e hizo públicas sus conclusiones en la ponencia Zutik Euskalherria.

 

Se articuló una respuesta a la derrota política y policial de ETA, y se formuló una nueva hoja de ruta que desde entonces se viene desarrollando.

 

De forma esquemática la  nueva estrategia persigue articular un proceso de acumulación de fuerzas para alcanzar dos objetivos estratégicos: alcanzar la hegemonía en el nacionalismo arrebatando esta posición al PNV, y desencadenar una dinámica social y política de confrontación y ruptura con el estado español.

 

Toda la acción política de la izquierda abertzale se subordina a estos objetivos. También sus mensajes e iniciativas en relación a la crisis económica y sus consecuencias.

 

Se trata de un proyecto legítimo, lo ilegítimo era su imposición violenta, pero en todo caso es un proyecto de ruptura nacionalista, estrictamente nacionalista, muy alejado de las propuestas y objetivos de la izquierda.

 

Hoy la izquierda abertzale oficial cuando habla de acumulación de fuerzas apela al conjunto del pueblo vasco, y no al pueblo trabajador vasco como hacia antaño.

 

En su estrategia lo fundamental es alcanzar la ruptura con el estado español, y todo lo demás, la agenda social, la lucha de la clase trabajadora o la movilización frente a la gestión neoliberal de la crisis económica, se subordina a ese objetivo.

 

Además, aunque el tiempo de la violencia de ETA ha quedado atrás, la confrontación entre el navarrismo de derechas y el frente nacionalista sobre la identidad de Navarra se mantiene.

 

Ambos espacios políticos siguen sin asumir que navarra es plural en lo identitario, y pretenden establecer para toda la sociedad su hegemonía.

 

Desde Izquierda Unida de Navarra defendemos que de la misma forma que hemos acabado con el tiempo de la violencia, debemos ser capaces también de poner fin al tiempo de la confrontación social y política sobre la identidad de Navarra.

 

Y debemos hacerlo desde la plena aceptación de nuestra diversidad y pluralidad. Navarra es de todos y todas, de toda nuestra diversidad y pluralidad.

 

Esta es la posición y la aportación que venimos realizando desde IUN-NEB, y desde Izquierda-Ezkerra.

 

Una posición que nos distingue y diferencia tanto del navarrismo de derechas como del frente nacionalista.

 

En lo que tiene que ver estrictamente con el proceso de fin de ETA desde IUN-NEB defendemos la implicación de la política y de las instituciones para acelerar y sellar este proceso.

 

Sin precios políticos, pero poniendo fin a las políticas de excepción, como la dispersión de presos, que nacieron en los tiempos de la violencia.

 

Coordinador General IUN-NEB

< Anterior   Siguiente >