Documentos

Consejo Político 21.10.2006

lunes, 23 de octubre de 2006

INTRODUCCIÓN.

 

Los próximos meses de la vida política navarra van a venir marcados por la precampaña electoral en la que estamos inmersos de cara a las elecciones del próximo año. Este clima ha sido propiciado especialmente por el comportamiento de los partidos del Gobierno (UPN y CDN), que ven la posibilidad real de perder las elecciones y no poder reeditar la mayoría absoluta de rodillo con la que han gestionado la política navarra durante esta Legislatura. Los datos electorales de las últimas Elecciones Generales en Navarra, así como todas las encuestas realizadas, las publicadas y las secretas, apuntan al cambio político en Navarra, un nuevo escenario político donde la derecha está en situación de caída libre y recibe el rechazo social para seguir gobernando.

 

La consecuencia está siendo un cambio radical en la estrategia del Gobierno de Navarra. En vez de atender la solución de los problemas de la ciudadanía, el Gobierno foral se ha convertido en una oficina de agitación y propaganda del régimen de la derecha en un intento extremo de mantenerse en el poder a toda costa. No importa caer en contradicciones, en precipitaciones, en políticas nada rigurosas: todo vale en su campaña con el objetivo de mantenerse en el poder. El Gobierno del pánico utiliza todos los recursos institucionales para su servicio electoral.

 

Ante esta situación de adelanto de la campaña electoral, desde IUN-NEB tenemos que ir articulando la estrategia política y electoral con la que afrontar este proceso, con el objetivo no sólo de incrementar nuestra presencia en el futuro Parlamento de Navarra, como indican todas las encuestas, y de articular el necesario cambio político, de izquierdas y plural, por el que trabajamos; sino especialmente para resolver los problemas reales de la ciudadanía que no pueden quedar supeditados permanentemente al reclamo electoral. Así, la situación de la política industrial en nuestra Comunidad, el incremento de los precios de la vivienda, las listas de espera tanto en la atención primaria como en la especializada, la falta de inversión en la enseñanza pública, la normalización lingüística del euskera o las bajas tasas de cobertura de atención a las personas dependientes deben ser materias de tanto o más interés que la preparación de las futuras Elecciones.

 

Todo esto, sin olvidarnos que durante este período se tienen que dar los pasos necesarios en el proceso de paz, que sigue suponiendo una esperanza ciudadana para el final de la violencia y la consecución de una sociedad reconciliada, que viva definitivamente en paz y desarrolle un modelo de convivencia que integre a todos.

 

En este contexto, y más que nunca, la sociedad necesita de una fuerza política que sea un instrumento activo para la convivencia y la paz por medio del diálogo; capaz de aportar su propuesta política al cambio de gobierno que se está impulsando en Navarra; capacitado para hacer una política integradora de toda la pluralidad social, cultural e identitaria que convive en Navarra; y que, a su vez, sea garantía de una política de izquierdas que haga de la justicia social, de los derechos civiles, de la democracia participativa y de la defensa ambiental, en definitiva de los problemas de la gente su objetivo prioritario.

 

Desde IZQUIERDA UNIDA DE NAVARRA – NAFARROAKO EZKER BATUA necesitamos, en esta nueva etapa política, ser conscientes de lo que nos jugamos, ya que los próximos meses serán determinantes para el desarrollo de la izquierda navarra y el papel decisivo que nos va a tocar jugar en la política navarra tras las próximas elecciones.

 

2.- DIAGNÓSTICO DE LA ACTUAL SITUACIÓN POLÍTICA.

 

2.1. El proceso de paz

 

El proceso de paz se ha convertido en el principal eje político, tanto en el Estado como en Navarra, dada su trascendencia de cara al futuro. Un problema de Estado como es el terrorismo entra en la fase de su previsible eliminación, por medio de un proceso basado en la negociación del Estado con la banda terrorista ETA sobre el fin de la violencia y la entrega de las armas. Una negociación pactada de antemano entre las fuerzas políticas democráticas en la resolución del Congreso de los Diputados de mayo del 2005 que fijó el marco del diálogo con ETA excluyendo cualquier posibilidad de negociación política. Las únicas fuerzas que no se sumaron a aquel consenso político fueron el PP y UPN que han decidido obstaculizar e intentar impedir que se dé este proceso desde su inicio.

 

IUN-NEB ha venido apoyando este proceso abierto, desde el convencimiento que se trata de una victoria ciudadana y que supone la posibilidad del abandono definitivo de la violencia, la consecución de la paz y una oportunidad para la reconciliación social. Con este objetivo, la Comisión Ejecutiva de IUN-NEB aprobó una resolución en julio para dar el apoyo político al proceso de paz y establecer un primer diálogo con todas las expresiones políticas de Navarra, con el objetivo de apoyar desde este diálogo político el proceso de paz. IUN-NEB ha sido capaz de dialogar políticamente con todas las fuerzas políticas navarras, desde UPN a Batasuna. Somos la única fuerza política con esta capacidad de diálogo plural es un valor que enriquece nuestro proyecto político. IUN-NEB seguirá buscando unas condiciones mínimas que garanticen un escenario de diálogo multipartito en Navarra que incluya a todas las expresiones políticas. Esto se conseguirá cuando se dé un consenso básico sobre metodología y cuando exista voluntad política por parte de todos. Hasta ahora nosotros hemos hecho esfuerzos en esa línea, esperamos que el resto comience a hacerlos en la misma dirección.

 

IUN-NEB, convencida de que estamos consiguiendo dar los pasos necesarios para lograr que desaparezcan 40 años de violencia, trasladará, con voz propia, esta propuesta en cuantos foros o iniciativas de apoyo al proceso de paz se puedan impulsar.

 

Los últimos actos de “kale borroka” han supuesto un altibajo en el proceso, pero es imprescindible su desaparición de nuestras calles. Los ataques a medios de comunicación, instituciones judiciales y en la vía pública son condenadas y rechazadas por toda IUN-NEB. La violencia es incompatible con el proceso de paz, y éste sólo podrá desarrollarse plenamente en el momento en que ETA decida el abandono definitivo de la violencia. Mantenemos la exigencia a Batasuna para que rechace estos hechos, si quiere dar credibilidad a su apuesta por la vía democrática y política, en un momento en que tiene en sus manos su legalización como formación política. A su vez, mantenemos la exigencia a la modificación de la Ley de partidos y de la política penitenciaria, que ayudarían a consolidar, sin excusas, este proceso de paz. Pero, a su vez, denunciamos a los manipuladores de la verdad, que utilizan esta situación para reclamar el fin del proceso de paz y acusan de debilidad al Estado ante los violentos, sin reconocer que llevamos prácticamente 3 años y medio sin asesinatos, y que la situación de la violencia ha mejorado a los ojos de toda la sociedad, excepto de ciertos sectores con más interés en mantenerse en el poder que en solucionar el problema del terrorismo. Algunos argumentos empleados por líderes de PP y de UPN, incluyendo al Presidente del Gobierno de Navarra, son de tal indecencia política que parecen estar más preocupados ahora que cuando ETA atentaba y asesinaba.

 

La última iniciativa de IUN-NEB a favor de la paz ha sido la de conseguir que una representación del Parlamento foral, y por tanto de la voluntad popular de los navarros y navarras, esté presente en el importante debate que el Parlamento Europeo realizará el próximo 25 de octubre con el objetivo de condenar una violencia terrorista que es moralmente inaceptable y absolutamente incompatible con la democracia; de expresar la solidaridad con las víctimas del terrorismo, así como para apoyar el proceso de paz iniciado en España, y que afecta directamente a Navarra.

 

Los navarros y navarras queremos la paz, y por ello tenemos que comprometernos para que este proceso no tenga marcha atrás. IUN-NEB seguirá trabajando incansablemente por que la paz sea el camino que nos lleve a una sociedad reconciliada.

 

2. 2. La difícil situación de la derecha navarra

 

El régimen político de la derecha en Navarra sigue en caída libre: las encuestas y la realidad social dan la espalda a una política de derechas, conservadora en lo político, neoliberal en lo económico (siguen siendo incondicionales del dogma del déficit cero como catecismo ultraliberal), antisocial, autoritaria y excluyente. La derecha, que lleva instalada 15 años en el poder en Navarra, ve con desesperación el fin de su ciclo, por el hartazgo de una ciudadanía navarra que necesita el cambio, que impulsa otra forma de gobernar, que promueve otras políticas para resolver los problemas que continúa teniendo.

 

Hemos tenido durante toda la Legislatura un Gobierno paralizado, sin iniciativas, sin ideas, transmitiendo un agotamiento político ante la ciudadanía, y con el Presidente autonómico pero valorado de todo el Estado. Pero es en el momento en que se encarga la encuesta electoral por el Parlamento de Navarra, cuando el Presidente del Gobierno, Miguel Sanz, inicia una ofensiva política desde el extremismo radical contra todo y contra todos, utilizando el insulto y el exabrupto, y después hemos conocido que también la mentira: contra el Gobierno central por un imaginario abandono de nuestra Comunidad, contra el proceso de paz por una ensoñada venta de Navarra (con informes inventados que decían atestiguar los acuerdos de ETA con el Estado, después desmentidos), contra los sindicatos de clase por su defensa de los derechos de los trabajadores en Volkswagen (con falsos anuncios del cierre de la factoría), contra la oposición parlamentaria por supuesta falta de responsabilidad, y contra la pluralidad cultural y lingüística de Navarra, porque para la derecha sólo hay una manera de ser navarro: votando a UPN.

 

Esta estrategia recoge un sonado fracaso cuando se publica este navarrómetro, y mientras el resto de fuerzas políticas se mantinen o suben en intención de voto, como es el caso de IUN-NEB, los socios de Gobierno, y especialmente el partido de Miguel Sanz, obtienen una intención de voto a la baja, en más de un 10% con respecto a las anteriores elecciones. Como consecuencia se produjo el segundo cambio en la Consejería de Bienestar Social durante la presente Legislatura.

 

Esta situación, que preocupa enormemente a toda la derecha política, social y económica de Navarra, hace virar su estrategia y, tras el verano, el Gobierno se ha convertido en la oficina electoral de UPN, en una permanente estrategia de agitación y propaganda. Más allá del ya visible cuestionamiento del liderazgo político de Miguel Sanz desde importantes sectores de la derecha navarra, éste no renuncia a ser el cartel electoral (a pesar de ser el Presidente peor valorado por los navarros de todos los Presidentes Autonómicos), y establece una estrategia a la desesperada para intentar cambiar la imagen de un Gobierno a la deriva por medio de una serie de promesas, que por hacerse a escasos 8 meses de las Elecciones y contradecir toda la acción política de la Legislatura, carecen de rigor y sólo obedecen a la estrategia electoral de UPN, la derecha que ve amenazado su mantenimiento en el Gobierno.

 

Ha sido una Legislatura de empantanamiento político, durante tres años no ha existido una acción efectiva de Gobierno, los navarros hemos padecido la incapacidad para resolver los problemas ciudadanos desde el Gobierno. Los problemas que se han ido amontando en el cajón de cada Departamento durante 3 años, ahora se transforman frenéticamente en promesas poco creíbles ante las adversas previsiones electorales. Cuando desde la izquierda hemos venido reclamando durante toda la Legislatura más inversión en gasto social, en educación, en sanidad, en bienestar social, en política industrial, en innovación, etc. el Presidente del Gobierno nos acusaba de irresponsabilidad política y de imprevisión presupuestaria. Este es el grado de frivolidad y populismo que mantiene quien lleva 15 años gobernando Navarra, y no acepta desde la normalidad democrática la capacidad que tienen los ciudadanos de impulsar alternativas políticas que sustituyan las políticas agotadas por otras nuevas que resuelvan mejor sus problemas.

 

La derecha siempre ha creído que el poder está unido inseparablemente a ellos, y cuando democráticamente son otros los que gobiernan, consideran que se les ha robado algo que les pertenece constantemente. Así lo está trasladando el PP en España, con la inestimable ayuda de UPN, tanto desde el Gobierno de Navarra como de sus dos Diputados en el Congreso. La constante adaptación de UPN a la estrategia de desestabilización democrática del PP, desde las últimas Elecciones Generales, han puesto al Gobierno de Navarra y al resto de instituciones que UPN controla al servicio de esta estrategia. Las últimas afirmaciones del Presidente del Gobierno, Miguel Sanz, entrometiéndose en la independencia judicial y atacando a Garzón por sus investigaciones en torno al 11-M, suponen un nuevo capítulo en el bochornoso espectáculo político de ver al Presidente, que debiera ser el de todos los navarros y navarras, al servicio de la estrategia de la derecha extrema. Navarra hoy está siendo utilizada por líderes políticos, mediáticos y económicos, que representan al extremismo de derechas, como un bastión contra el régimen democrático. No escapa de esta estrategia la presencia, la pasada semana, de ultraderechistas con simbologías y mensajes fascistas en las calles de Pamplona “por la españolidad de Navarra”. O de las pegatinas con el escudo de Navarra con laureada  franquista que lucían militantes de UPN en el inicio de la fiestas de Corella. En esta situación de crispación política, algo debiera contestar Miguel Sanz sobre quién es el responsable de la utilización permanente de Navarra por parte de la extrema derecha, y sobre el hartazgo de la ciudadanía de una estrategia que pretende esconder los verdaderos problemas que tiene la sociedad navarra que, más allá de la identidad que cada persona la define individualmente, soporta importantes problemas sociales sin capacidad de resolver por una política alejada de la gente.

 

2.3. El socialismo navarro estancado: ambiguo giro al centro

 

La crisis interna vivida en las filas socialistas entre los dos modos de establecer su estrategia política, ha llevado al PSN a retardar la designación de su candidato electoral. En una huida hacia delante, el PSN de las dos velocidades se ha venido enfrentando durante los últimos meses y, parece, que sólo la intervención de la dirección federal ha provocado un aparente cierre de filas electoral.

 

A la situación interna, se le ha unido una previsión de resultados electorales a la baja, que han supuesto un severo toque de atención sobre la situación del PSN orgánica y políticamente.

 

El discurso emprendido por el candidato socialista sigue el camino marcado hasta la fecha por la dirección del PSN, y se mantiene en una incomprensible ambigüedad sobre el futuro. La oferta de acuerdos lanzada por Fernando Puras a todo el abanico político: desde UPN a IU, es un planteamiento “atrapalotodo” que en vez de despejar estrategias, advierte de los peligros de dejar en manos de este partido el futuro político del progresismo navarro. Mientras hay sectores socialistas que apuestan por construir la alternativa a UPN con otras fuerzas de izquierda, hoy en el PSN se impone la tesis de los posibles acuerdos postelectorales con la derecha. El modelo alemán, el acuerdo del socialismo con la derecha, una posibilidad que va tomando cuerpo también en Catalunya, es un peligro político que su puede volver a repetir en Navarra.

 

Los mensajes transmitidos por el PSN nos llenan de intranquilidad. Los anuncios de acuerdos con UPN han sido constantes por parte de la actual dirección del PSN desde su Congreso, y el candidato electoral los sigue repitiendo en cada discurso. No es un escenario nuevo: en Navarra, en todas las Legislaturas (excepción hecha de la actual donde UPN y CDN tienen mayoría absoluta) se han producido pactos UPN-PSN. La reedición de este pacto tras las próximas elecciones supondría volver a la cultura del “urralburismo político” y daría al traste con las expectativas de cambio. Situación que supondría traicionar a todos los votantes de izquierda que el PSN pueda tener.

 

2.4. IUN-NEB: la izquierda navarra decisiva. 

 

Hoy el cambio político en Navarra se escribe desde la izquierda. Es necesario fortalecer el polo de la izquierda navarra, como alternativa a UPN. Lo que verdaderamente preocupa a Miguel Sanz y a los sectores de la derecha navarra no es la identidad navarra, esa la saben estable y no cambiante; lo que verdaderamente temen es un cambio de izquierdas, que dé la vuelta a las políticas de privilegios que se han mantenido en Navarra en las últimas décadas, y que UPN, por primera vez, esté en la oposición política, sin capacidad de influir en el Gobierno.

 

Navarra, por tanto, necesita una izquierda fuerte, una izquierda valiente, una izquierda con objetivos claros para construir la alternativa que la mayoría social exige. En Navarra existe un clamor social por el cambio. El cambio es necesario y también inevitable. Hay una Navarra innovadora y emergente que crece día a día. Y esa es la Navarra a la que IUN se dirige con su proyecto de cambio político. IUN esta trabajando por ese cambio que la sociedad reclama, una izquierda pegada al terreno y dando nuevas respuestas a los problemas de la gente. Esperemos que otras fuerzas progresistas nos acompañen.

 

Ante otros proyectos basados exclusivamente en confrontación de identidades, IUN-NEB (y siguiendo nuestra tradición republicana) tiene un proyecto de sociedad basado en la ciudadanía, en la condición social de sus ciudadanos y ciudadanas. Un proyecto que no se basa en purezas de sangre, ni en ensoñaciones legendarias, ni en oponer “lo nuestro” a “los otros”. La confrontación identitaria es un discurso del pasado, que no ofrece nada nuevo a la sociedad navarra del siglo XXI. El nuestro, el proyecto de la izquierda navarra, es un proyecto progresista y moderno, que ampara los derechos de toda la ciudadanía, que integra en lugar de excluir, que une en vez de segregar; que iguala en vez de imponer. IUN propone más derechos y más oportunidades para todos y todas los que viven y trabajan en Navarra. IUN es una herramienta útil para otra Navarra posible, sin desigualdades sociales ni territoriales.

 

IUN es un valor en alza. Una fuerza en ascenso electoral y social. IUN es el antídoto contra el desaliento de mucha gente de izquierdas, que ha soportado 15 años del régimen de derechas. Ante la equidistancia de una socialdemocracia miedosa, IUN está en las mejores condiciones para liderar el cambio. Somos la garantía para un cambio de izquierdas de verdad en Navarra. Porque tenemos ilusión y ambición, un equipo humano de cargos públicos, afiliados y dirigentes preparados para afrontar con responsabilidad y valentía la fuerza política que los navarros nos van a dar en las urnas; y sobre todo, las ideas claras de hacia donde queremos ir.

 

Representamos a la izquierda transformadora y compartimos unos objetivos políticos de transformación de la Navarra actual a una Navarra progresista: queremos construir una Navarra sin desigualdades, otra Navarra posible, compartimos la esperanza de una mejora de la calidad de vida más plena, más justa, más solidaria, más humana. Trabajamos por una Navarra para vivir mejor.

 

Queremos una Navarra más participativa, con instituciones más democráticas, abiertas al conjunto de la ciudadanía.

 

Reclamamos una Navarra más solidaria y cooperativa, en un Estado federal y republicano. Alejada de la confrontación institucional y la negación del diálogo con fines partidistas. Una Navarra amante de la paz: que dice NO a las guerras y al terrorismo. Una Navarra dialogante.

 

Defendemos un proyecto de Navarra democrática que, desde la realidad institucional que compartimos; corresponde a los navarros decidir democráticamente lo que quieren ser. No tenemos miedo a lo que el pueblo quiera decidir: queremos dar el protagonismo democrático a los navarros, por medio del referéndum, para que pueda participar en las decisiones políticas importantes, más allá de la elección de sus representantes cada 4 años.

 

Combatimos las políticas de derechas desde una posición alternativa y transformadora, marcada por los valores de la izquierda transformadora, la izquierda feminista, la izquierda verde, la izquierda republicana y la izquierda pacifista. Hemos hecho de IUN-NEB el instrumento con el que  producir el giro real hacia la izquierda y lo social en la política navarra; lugar desde el que articular una alternativa social y política de izquierdas de verdad. Hacemos hoy un llamamiento a la Navarra progresista, que desea poner fin a 15 años de gobiernos de derechas, a una CONVOCATORIA POR NAVARRA que lidere el cambio político en nuestra Comunidad. IUN-NEB es un proyecto abierto a todas las personas progresistas y de izquierdas que quieren una Navarra mejor.

 

IUN ha demostrado en los Ayuntamientos donde esta gobernando que es posible combinar estabilidad y coherencia; responsabilidad y radicalidad. Hemos demostrado que es posible realizar una política responsable y de izquierdas. Por todo esto, la ciudadanía sabe que en IUN se puede confiar.

 

Así pues, IUN quiere aportar, con rigor, responsabilidad y un trabajo bien hecho, un nuevo Gobierno de izquierdas para Navarra. Queremos ser los impulsores de un Gobierno innovador, que no vaya a la cola de los cambios sociales, sino que los promueva y anticipe. IUN formará parte de un Gobierno de izquierdas que escuche, que promueva la participación ciudadana. Un Gobierno que no tape las dificultades y los errores con marketing político de ultima hora, sino asumiendo su responsabilidad. En definitiva, IUN formará parte de un Gobierno consciente de su responsabilidad pero valiente en sus actos. 

 

La sociedad navarra va a tener una oportunidad histórica para dejar atrás una política agotada y que vive de espaldas a la sociedad. UPN no escucha a la gente, no ilusiona ni convence. Es hora de pasar página. Con tranquilidad, confianza, seguridad y optimismo. Los movimientos sociales que trabajan por una globalización alternativa hicieron suyo el lema “Otro mundo es posible”. Desde IUN también creemos que “otra Navarra es posible” desde la izquierda.

 

3. LA ESTRATEGIA POLÍTICA DE LA IZQUIERDA NAVARRA

 

En los próximos 9 meses, hasta que se constituya el nuevo Gobierno de Navarra tras el proceso electoral del próximo año, debemos mantener un eje estratégico de nuestra actividad en torno a los problemas sociales, económicos y ambientales que afectan a miles de ciudadanos y ciudadanas navarras, los cuales no pueden quedar solapados por la tensión preelectoral que ya soportamos en Navarra.

 

La acción política e institucional de IUN-NEB seguirá dirigida a dar una respuesta de izquierdas a las políticas que la derecha sigue imponiendo desde el Gobierno y su actual mayoría absoluta de rodillo en el Parlamento.

 

  • La denuncia de una reforma fiscal regresiva, que recorta en más de 100 millones de euros la capacidad de ingreso de la Hacienda Foral, y que supone unas buenas vacaciones fiscales para los privilegiados económicamente. Nuestra propuesta de instituir en Navarra un impuesto para ricos, haría recaudar de las grandes rentas más de 50 millones de euros anuales, que irán destinados a gasto social y, por tanto, a la redistribución de la riqueza. 
  • La apuesta por unos Presupuestos para Navarra acordes con las necesidades sociales de la población. Inversión en servicios públicos básicos (educación, sanidad), política industrial, vivienda, atención a personas dependientes y medio ambiente como prioridades de gasto: un Plan de choque presupuestario especial dotado con 500 millones de euros para recuperar la pérdida de calidad en la política social. En la próxima Legislatura, un Gobierno que haga una verdadera política progresista, debe incrementar en 3 puntos sobre el PIB navarro el gasto presupuestario dirigido al gasto social, para atender los problemas reales de la gente.
  • La próxima semana comparecen el Parlamento, a iniciativa nuestra,  el Comité de Empresa de Volkswagen, tras un conflicto laboral muy largo, con una victoria de los trabajadores frente a la dirección de la factoría, el Gobierno y toda la derecha navarra; y en vísperas de la negociación de un nuevo convenio colectivo. Con IUN, los trabajadores tendrán voz en todas las instituciones. Frente a la desaceleración industrial que destruye empleo estable, Navarra necesita una política industrial renovada, con inversión, desarrollo e innovación.
  • El incremento de la precariedad laboral en Navarra será objeto de una campaña específica por parte de nuestra organización hacia los jóvenes.
  • El derecho a una vivienda digna y asequible será debatido en el Parlamento a través de una iniciativa de nuestro Grupo Parlamentario, en torno a subvencionar a las rentas más bajas el incremento imparable de los tipos hipotecarios.
  • La fiscalización de la política educativa: la segregación educativa es responsabilidad de una política educativa consciente practicada por la derecha navarra que ha segregado en 4 sistemas diferentes a una comunidad escolar que necesita de una atención urgente. Presentaremos una batería de iniciativas para denunciar la política llevada a cabo por el Departamento de Educación.
  • La denuncia institucional y social a la política universitaria del Gobierno de UPN-CDN, que hacen de la escandalosa subida de tasas universitarias una medida para dificultar el acceso a la Universidad de las capas populares. IUN-NEB defenderá una Universidad accesible al conjunto de la ciudadanía, no una institución educativa elitista.
  • Una proposición de ley para atender desde el Gobierno de Navarra la demanda educativa del ciclo 0-3 años.
  • La rebaja del número de cartillas por médico de familia y la reducción efectiva de las listas de espera serán objetivo de iniciativas para aumentar la calidad en la prestación sanitaria al conjunto de la sociedad navarra.
  • La presentación de un texto alternativo de Ley de Servicios Sociales que reconozca efectivamente una carta de derechos sociales subjetivos para todas las personas que viven y trabajan en Navarra, con posibilidad de ser exigidos a la Administración foral.
  • Exigencia al Gobierno de Navarra de impulso de la Ley de Dependenca estatal por medio de un convenio con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, que incremente presupuesto y cobertura para este derecho de ciudadanía a los 20.000 navarros dependientes y a sus familias.
  • Iniciativa política a favor de una política de inmigración en Navarra, que afronte la situación, adaptando los recursos necesarios para garantizar al conjunto de las personas que viven y trabajan en Navarra un nivel de calidad de vida y de servicios públicos. El crecimiento económico de Navarra no se entendería sin la aportación de la mano de obra inmigrante, muchas veces en condiciones por debajo de la legalidad. Ese crecimiento económico debe ir dirigido a una implementación de recursos sociales para evitar la fractura entre la población residente y la recién llegada. La causa del debilitamiento de los servicios públicos y de las políticas sociales está en la falta de voluntad política por parte del Gobierno para afrontar su demanda creciente.
  • Propuesta para el desarrollo de un Plan en Navarra de Reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera y de una empresa pública de gestión de residuos tóxicos y peligrosos.
  • Proposición de Ley de modificación de la ley del vascuence, para que todos los municipios de la Comarca de Pamplona se incorpore a la zona mixta. La cerrazón del Gobierno a una demanda abrumadoramente mayoritaria de la población demuestra el talante excluyente y autoritario de la derecha navarra contra una normalización lingüística en que la sociedad avanza mucho más que sus representantes políticos.
  • Somos la voz del movimiento por una globalización alternativa. La presencia de IUN-NEB el próximo mes de enero en Nairobi, convocados por el Foro Social Mundial, debe servir para encarnar la izquierda navarra en el pensamiento global por otro mundo solidario, pacífico y democrático.

 

En definitiva, seguir defendiendo una estrategia de izquierdas en el Parlamento, en los Ayuntamientos y en la calle, dando caña a la derecha, pero a la vez trasladando propuestas que sirven para resolver los problemas de los navarros y navarras.

 

IUN-NEB define su estrategia y articula los ejes políticos para los próximos meses, con la vista puesta en un cambio de verdad en Navarra. El mensaje más nítido a transmitir socialmente es que IUN-NEB es garantía de cambio y garantía de izquierdas.

 

Pamplona, a 23 de octubre de 2006.  

 

< Anterior   Siguiente >