Documentos

Informe Consejo político 18.12.2010

 

1.- Un Polo de Izquierdas transformadoras para el Cambio Social y de Izquierdas en Navarra.

 

En nuestra VII Asamblea, celebrada en septiembre de 2007 después de las elecciones forales y municipales de mayo de 2007, y después también de frustrarse un pacto de gobierno con Nabai y PSN, realizamos un llamamiento a la izquierda navarra en el que afirmábamos:

 

¨Y es en esta Navarra y en este contexto en el que nosotros desde IUN-NEB queremos proclamar con humildad pero también con voz bien alta y clara que no nos resignamos, que creemos imprescindible y urgente una reacción fuerte, decidida y coherente de la izquierda social de Navarra.

 

Llamamos a un relanzamiento de la izquierda, apelamos a la movilización de una izquierda social que existe, que es plural y diversa, pero que no cuenta hoy con los medios e instrumentos que necesita para poner en valor  sus propuestas y principios.

 

En IUN-NEB no perseguimos ni reclamamos ninguna exclusividad, tampoco se trata de conformarnos con rentabilizar errores y engaños de otros; lo que propugnamos y a lo que emplazamos a la izquierda social es a compartir análisis, a señalar objetivos comunes, a recorrer juntos el camino del cambio con coherencia y lealtad, a relanzar en definitiva la izquierda en Navarra.

 

Hablamos de la izquierda de los derechos sociales, la izquierda de los derechos democráticos, la de los derechos civiles, la de las luchas sociales, la izquierda de la movilización por un mundo sostenible, la que alienta una rebelión democrática y global ante la globalización neoliberal.

 

Hablamos de una izquierda de valores; es esa izquierda la que tiene la capacidad política e ideológica de cambiar Navarra, de derrotar a la derecha y de impulsar nuevas políticas centradas en las personas y sus necesidades.

 

No nos resignamos a que la izquierda en Navarra tenga que optar entre aceptar el triste papel de subsidiario apoyo de la derecha o representar un también diluido y secundario papel entre las opciones nacionalistas.

 

Abogamos por situar el proyecto de la izquierda en una posición protagonista y autónoma. Y lo hacemos porque es la propuesta que tiene capacidad, tanto de plantear un modelo de justicia y bienestar social alternativo a la desigualdad e insolidaridad que genera la derecha, como de superar el enfrentamiento identitario desde una gestión plural, tolerante y laica de la diversidad.

 

Llamamos a todos a construir y fortalecer un gran proyecto; la gran plataforma de la izquierda navarra. Una plataforma plural que a la vez que sea integradora de nuestra diversidad identitaria sea también coherente y leal con los principios y las propuestas progresistas.

 

Una plataforma del conjunto de la izquierda Navarra que no sólo haga realmente imposible que en el futuro otra vez desde la dirección de organizaciones progresistas se entregue el poder político e institucional a la derecha sino que también ilusione, movilice y cohesione a los muchos miles de ciudadanos y ciudadanas progresistas y de izquierdas de Navarra.¨

 

Y en esta misma línea en nuestra VIII Asamblea celebrada en febrero de 2010 lanzamos nuestra propuesta de conformar en Navarra un Polo de Izquierdas en base a un programa de izquierdas para hacer realidad en mayo de 2011 el cambio de izquierdas, y afirmábamos:

 

¨...para IUN-NEB el reto de 2011 es fortalecer la izquierda, hacer avanzar y hacer triunfar una alternativa de izquierdas en Navarra. Con un programa de cambio real y ambicioso dirigido a situar en el centro de la política y de las actuaciones de las instituciones los derechos sociales y ciudadanos, la justicia y la igualdad social, la democracia y la trasparencia de los poderes públicos. Y hacerlo con todos aquellos que se quieran sumar a una alternativa y a un programa con esta dirección y estos contenidos.

 

Llevamos por lo tanto más de tres años trabajando y tomando la iniciativa política con el objetivo de sumar, desde la coherencia de un discurso y un programa compartido, a personas y colectivos de izquierdas en Navarra.

 

Hoy presento a este Consejo Político una articulación concreta de este objetivo. Un acuerdo de Coalición Electoral entre IUN-NEB y Batzarre, abierta a nuevas incorporaciones y apoyos, sostenido sobre una propuesta y un programa de izquierdas de cara a sumar fuerzas en las próximas elecciones forales y municipales de mayo de 2011.

 

El paso que hoy damos va a suponer un importante revulsivo para la izquierda navarra, y nace con voluntad de sumar más y de trascender a las propias organizaciones firmantes.

 

El acuerdo se sustenta en un Manifiesto Político que sitúa como principal prioridad de la coalición la defensa de una salida justa y social de la crisis.

 

La defensa de las víctimas populares de la crisis, la lucha contra el paro, la defensa de los derechos sociales y laborales, el compromiso por lo público y por el fortalecimiento del estado social son señas de identidad esenciales en la propuesta política y social de la coalición.

 

Igualmente, la coalición traslada en el Manifiesto Político su apuesta por un espacio interidentitario de izquierdas que, desde el reconocimiento y puesta en valor de la pluralidad de Navarra, quiere trabajar por la convivencia y el reconocimiento de nuestra diversidad identitaria, cultural y lingüística.

 

Un acuerdo que abarca también el ámbito organizativo. Ambas partes definimos el ámbito de la coalición, la participación en las listas, las finanzas de la coalición, así como la contabilización del número de votos y de electos a IU Federal a efectos estadísticos y de subvenciones electorales.

 

En el Parlamento de Navarra IUN-NEB designaría los puestos primero, segundo, cuarto y sexto de la lista, así como el portavoz del grupo parlamentario.

 

En Pamplona a IU corresponderá designar los puestos segundo y tercero, mientras Batzarre propondrá un independiente, que deberá tener el consenso de IU, para encabezar la lista. En Tudela a IU le corresponde el segundo lugar en la lista.

 

La voluntad expresada en el acuerdo es la de extender la coalición al resto de listas municipales, lo cual dependerá del acuerdo en el ámbito local.

 

Por todo ello solicito de este Consejo Político la aprobación de la Coalición con Batzarre de cara a las elecciones forales y municipales a celebrar el próximo mes de mayo, así como facultar a la Comisión Ejecutiva para su gestión y desarrollo.

 

Vamos a dar un paso decisivo en la conformación de un proyecto que nace con la voluntad de contribuir decisivamente a transformar navarra desde los valores y propuestas de la izquierda.

 

Un proyecto que quiere sumar en la sociedad y en las personas más de lo que ya sumamos IUN y Batzarre, situando el eje social y la lucha por una salida justa y democrática a la crisis en el centro de la política y de las decisiones.

 

El potencial de desarrollo y avance del camino que emprendemos es enorme, como enormes son hoy los ataques que sufre el estado social, los derechos de las personas trabajadoras, e incluso la misma democracia.

 

No exageraremos si decimos que el proyecto y la lucha de la izquierda es hoy tan necesario y actual como en otros tiempos de duras luchas sociales y democráticas.

 

Y en Navarra además esta necesidad se hace si cabe más urgente ante la evolución y la posición de Nabai y PSN.

 

Ante una Nabai que traslada cada día más la sensación de que solo puede pensar y actuar en clave de construcción nacional, y un PSN-PSOE con evidencias de padecer una desorientación, e incluso un naufragio político e ideológico cada vez más acusado.

 

En este entorno la coalición que vamos a conformar dice dos cosas importantes: queremos sumar fuerzas en la izquierda, y vamos a ser coherentes y firmes sobre el programa y los compromisos con la ciudadanía.

 

En este Consejo Político vamos a dar un gran paso, un paso al que seguirán otros. Nos movemos sabiendo que queremos hacer, y a donde nos dirigimos.

 

2.- Los gobiernos del PSOE y UPN comprometidos con los dictados del FMI y con los ataques a los derechos sociales y laborales.

 

¿Quién gobierna hoy en España? ¿Quién toma las decisiones? ¿Es el Gobierno de Rodríguez Zapatero, o es la Banca, los mercados y los 35 empresarios que se reunieron hace pocas semanas con el presidente?

 

No son estas unas simples preguntas retóricas o alarmistas. Hoy en España nos hacemos estas preguntas porque las duras e injustas políticas que desde el mes de mayo viene aplicando el gobierno no están en el programa con el que el PSOE ganó las elecciones en marzo de 2008, y han supuesto un giro radical a sus compromisos anteriores.

 

No estaba en el programa del PSOE abaratar el despido, arrinconar el derecho a la negociación colectiva, financiar con fondos públicos los despidos improcedentes, subir los impuestos indirectos a todos mientras se suprime el impuesto del patrimonio o no se tocan los impuestos a los ricos, retrasar a los 67 años la edad mínima de jubilación, dejar sin ningún subsidio a los más de 2 millones de parados sin ninguna cobertura económica, privatizar las cajas de ahorros, privatizar la gestión de los aeropuertos y casi la mitad de su propiedad, privatizar hasta las loterías, aplicar una política presupuestaria de drásticos recortes que solo traerá más crisis y más paro, y en fin, dar la espalda a los sindicatos de clase, provocar una huelga general y negarse a rectificar ante la movilización de millones de trabajadores y trabajadoras.

 

Ante esta catarata de políticas injustas y antisociales, que no votaron los españoles en marzo de 2008, la única respuesta que cabe dar a la pregunta de quién gobierna en España es que hoy el presidente del Banco de Santander o el de Iberdrola, por no hablar de Merkel o el FMI, tienen más poder para decidir lo que se aprueba en el Consejo de Ministros que  el Presidente del Gobierno.

 

Por eso en este escenario es necesario defender tanto el estado social como la democracia. Y en esta defensa las únicas voces claras y sin ambigüedad que aparecen son las de IU, y las de los sindicatos de clase.

 

Son las voces y las fuerzas que estuvieron en la huelga general del 29-S, y las que cada día denuncian y proponen alternativas.

 

Entre los demás lo que abunda es la complicidad con los ataques sociales, eso sí, tratando de que el enfado de la ciudadanía les salpique lo menos posible.

 

Cómplices son la derecha del PP, las derechas nacionalistas de CIU y PNV, además de derechas regionalistas como la de UPN. Cada uno jugando su papel.

 

El PP, que se frota las manos viendo como el PSOE aplica su programa y le hace el trabajo sucio, pactó con el gobierno la privatización de las Cajas de Ahorro, el PNV fue decisivo para aprobar la contrarreforma laboral y los regresivos presupuestos de 2011, y finalmente, CIU y UPN fueron también decisivos para aprobar en mayo en el Congreso de Diputados el primer paquete de recortes y ataques sociales presentado por Zapatero.

 

Ese primer paquete de recortes que, por ejemplo, ya a supuesto en Navarra que 400 dependientes vean como se han aplazado hasta por 5 años el pago de las ayudas a las que tienen derecho.

 

El gobierno del PSOE avanza en el programa de recortes y ataques sociales, profundiza en sus políticas de derechas, no rectifica la reforma laboral, y renuncia de esta manera a cualquier posibilidad de recuperar el diálogo y la negociación con CCOO y UGT.

 

Por su parte CCOO y UGT han puesto en marcha nuevas iniciativas de movilización con asambleas y manifestaciones los días 15 y 18 de diciembre, y una Iniciativa Legislativa Popular para rectificar la contrarreforma laboral.

 

Desde IU hemos trasladado a los sindicatos todo nuestro apoyo a estas movilizaciones. Participaremos en ellas, y las extenderemos y socializaremos con nuestras fuerzas y recursos.

 

El año 2011 será, si el gobierno no rectifica, un año de conflicto social y de movilización.

 

En Navarra el gobierno de UPN ha presentado unos Presupuestos Generales para 2011 (PGN-2011) que se enmarcan en la misma política regresiva del gobierno central. El único objetivo es el déficit, y todo se sacrifica a ese único objetivo, incluida la lucha contra el paro y el mantenimiento de las políticas sociales.

 

En un contexto de estancamiento económico en el conjunto del Estado, y de anémica reactivación en Navarra, los PGN-2011 van a suponer añadir más crisis a la crisis y más paro al paro.

 

La creación de empleo y el estímulo de la actividad económica han desaparecido como objetivos en la elaboración de los presupuestos.

 

La inversión total del presupuesto previsto para 2011 (inversiones reales más transferencias de capital) se reduce un 13,71%, en 99 millones de euros.

 

Esta reducción tendrá efectos muy negativos en la actividad económica y el empleo.

 

Cabe recordar que solo con la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio suprimido en 2008 se podría mantener el esfuerzo inversor de 2010.

 

Pero, ¿cuál es la prioridad del gobierno? ¿mantener la inversión y el empleo?, ¿o mantener la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio?

 

La forma de acometer el déficit presupuestario se centra exclusivamente en la reducción del gasto y la inversión, ignorando completamente actuaciones por el lado del ingreso y de los impuestos.

 

Por ello desde IUN-NEB valoramos que el proyecto de PGN-2011 es perjudicial y dañino desde el punto de vista económico, letal con relación al sostenimiento y creación de empleo, e injusto desde la perspectiva de la financiación y el ingreso.

 

Unos presupuestos, en definitiva, antisociales y que van a agravar en 2011 la muy difícil situación económica y social que atravesamos.

 

Además en 2011 se va a producir en Navarra una profunda regresión en la estructura de los ingresos tributarios (impuestos directos e indirectos).

 

Si este año, 2010, los impuestos directos han supuesto el 48,26% (1.471 millones) y los indirectos el 51,74% (1.578 millones), en 2011 los impuestos directos supondrán solo el 43,25% (1.409 millones) y los indirectos el 56, 75% (1.849 millones).

 

Es decir, la brecha abierta entre impuestos directos e indirectos para de 3,48 puntos en 2010 a 13,5 en 2011. Se van a recaudar 440 millones de euros más por impuestos indirectos que por directos.

 

Otro dato enormemente esclarecedor de hasta dónde se ha deteriorado y pervertido toda la estructura del sistema fiscal, y de hasta que punto es verdad que hoy la recaudación está solo sostenida por los trabajadores, los consumidores y los pequeños empresarios es el que se obtiene observando el ranking de los impuestos por su recaudación.

 

Resulta que el Impuesto de Sociedades (tributación de empresas medias y grandes) ha caído al 4º lugar en la lista de impuestos que más recaudan por detrás, no solo del IVA y del IRPF, sino también de los impuestos especiales (tabaco, hidrocarburos...).

 

Mientras por IVA se prevé recaudar 1.285 millones en 2011, por IRPF 1.097 y por Impuestos Especiales 467, por el Impuesto sobre Sociedades se espera recaudar tan solo 244 millones.

 

El Impuesto de Sociedades solo representará en 2011 el 6,34% de la recaudación total presupuestaria.

 

Y la denuncia que cabe hacer es que esta situación es consecuencia, no solo de la crisis y de la caída de los beneficios, sino también de forma muy importante de toda de una serie de deducciones, exenciones y beneficios fiscales que año tras año se han ido aprobando, y han terminado casi por desmantelar este impuesto.

 

Recientemente el secretario confederal de CCOO afirmaba que en este país es necesaria una revolución fiscal. Una revolución fiscal que devuelva la progresividad, la equidad y la capacidad recaudatoria al sistema.

 

Y así es, sin entrar a fondo a cambiar el sistema fiscal no será posible una salida justa y social de la crisis.

 

Finalmente debemos denunciar que en el debate de los presupuestos el PSN se ha negado frontalmente a dar pasos en esta dirección. No han querido subir los impuestos a las grandes empresas ni a las rentas del capital, no han querido recuperar el Impuesto sobre el Patrimonio, y tampoco han aceptado subir los impuestos a los ricos, a las rentas más altas.

 

Esta es la realidad. El PSOE en el Estado, UPN y PSN en Navarra, actúan con dureza con los débiles, y con debilidad con los fuertes.

 

3.- La encrucijada de Batasuna. Fin de ciclo y la necesidad de apostar por la Política.

 

En el espacio político y social de Batasuna se están produciendo procesos, aparentemente claros y firmes, en el sentido de rechazar la violencia y apostar exclusivamente por la política.

 

Si Batasuna ha abierto un debate en su mundo sobre la ilegitimidad en democracia del uso de la violencia para alcanzar objetivos políticos, y si ese debate se ha saldado en términos de concluir que es ilegitimo el uso de la violencia, estaremos sin duda ante un hecho cualitativo muy importante que nadie podrá ignorar.

 

Desde IUN-NEB valoramos positivamente los pasos que en este sentido Batasuna está dando. Batasuna debe llegar hasta el final en este camino, debe rechazar el terrorismo, y debe acreditar que no estamos ante movimientos tácticos sino ante una apuesta definitiva e irreversible por las vías políticas.

 

Si se confirma y acredita la toma de esta decisión por parte de Batasuna quedará por conocer la decisión de ETA. Si ETA no renunciase a la violencia el mundo de Batasuna deberá romper con ETA y condenarla, ya que no hacerlo sería incompatible con la apuesta única y exclusiva por las vías políticas.

 

Desde IUN-NEB mantendremos nuestra firme posición de condena del terrorismo y de exigencia a Batasuna para que realice una puesta exclusiva por la política.

 

Si el escenario de fin del terrorismo de ETA se hace realidad en las próximas semanas o meses habremos alcanzado un objetivo democrático de enorme importancia, y se presentarán nuevas situaciones ante las que deberemos posicionarnos.

 

IUN trabajará por la superación social de las enormes y dramáticas consecuencias que ha causado el terrorismo, sabiendo que este será un compromiso que exigirá un esfuerzo complejo, difícil y que llevará mucho tiempo.

 

Y en el terreno de la lucha política, compañeros y compañeras, tengamos presente que Batasuna ha diseñado una hoja de ruta que pasa por la conformación en el inmediato futuro de un polo soberanista que va a tener como objetivo central la construcción nacional y la independencia.

 

Tengámoslo claro porque esa hoja de ruta y ese objetivo nada tiene que ver con el polo de izquierdas, con la agenda social, y con  poner como objetivo esencial conseguir una salida social y justa de la crisis.

 

Mientras para Batasuna el eje central de la política debe pasar por el enfrentamiento entre Euskal Herria y España, para la izquierda el eje del conflicto es el social, el que enfrenta a la derecha y a la izquierda, el que opone a la democracia y a los mercados.

 

Coordinador General

< Anterior   Siguiente >