Documentos

Informe Consejo político 14.11.2009

1.-Los gobiernos apuestan por el mantenimiento de las políticas neoliberales ante la recesión y el paro.

 

Navarra, como el conjunto del Estado, se encuentra inmersa en una profunda crisis económica que tiene como consecuencia social más dramática una intensa destrucción de empleo e incremento del paro.

 

Hoy en Navarra las víctimas principales de la crisis son miles de trabajadores y trabajadoras que han perdido su empleo, así como miles también de autónomos y pequeños empresarios que no han podido mantener su actividad.

 

Navarra según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) ha aumentado su tasa de paro del 5,62% en el segundo trimestre de 2008 al 10,39% en el tercer trimestre de 2009.

 

En cuanto a paro registrado octubre de 2009, al igual que octubre de 2008, ha vuelto a ser un mes pésimo en Navarra para los trabajadores y trabajadoras.

 

Si en octubre de 2008 el total de paro registrado en Navarra era de 27.386 personas, un año después esta cifra ha subido hasta las 38.737 personas, un 41,4% más.

 

Pese a todas las palabras de autocomplacencia del Gobierno de Navarra lo cierto es que las medidas anticrisis del ejecutivo foral no funcionan, y no impiden que el paro siga aumentando, y que sigan siendo fundamentalmente los trabajadores y trabajadoras las víctimas de la crisis.

 

Un total de 1.384 personas se han sumado a las listas del paro el último mes en Navarra, un incremento del 3,71%, subida que de nuevo vuelve a ser superior que la registrada en el conjunto del Estado (2,67%).

 

Asimismo, de enero a septiembre de 2009 se han autorizado un total de 527 EREs en Navarra que han afectado a 16.312 trabajadores y trabajadoras; en 2008 el número de personas en ERE fue de 8.625, la mitad que este año.

 

Y esto sucede ante un Gobierno de Navarra que no rectifica y que se limita a aplicar la misma política económica y presupuestaria de los últimos años.

 

En los Presupuestos Generales de Navarra para 2010 el Gobierno de Navarra y el PSN han decidido subir los impuestos a los trabajadores,  a los pensionistas y a las rentas bajas...en IRPF e IVA. Al mismo tiempo van a congelar los escasos presupuestos de la educación pública, van a reducir la financiación de la dependencia, o también se proponen recortar las partidas de medio ambiente, de asuntos sociales o de financiación local.

 

De esta forma, el Gobierno de Navarra y el PSN van a sumar sus votos para que en los presupuestos de 2010 se mantengan las mismas políticas neoliberales de gasto e ingreso público que han contribuido a alcanzar en Navarra los 38.000 parados y paradas.

 

En definitiva, no se produce rectificación por parte de los gobiernos que han sido durante años responsables de las políticas económicas que nos han conducido a la crisis, tan sólo persiguen ganar tiempo con la esperanza de que todo pueda volver a ser igual que antes.

 

Gobiernos que se limitan a pedir a los ciudadanos que tengan un poco más de paciencia hasta que la tormenta económica amaine.

 

Y sin embargo es necesario dejar bien claro que es imposible volver atrás en el tiempo. Si no se cambia de forma estructural el rumbo de la política económica, sus principios y directrices fundamentales, estamos condenados a convivir con amplias bolsas de exclusión, pobreza y paro.

 

Es decir, el riesgo cierto es que la salida a crisis, cuando se produzca en términos macroeconómicos, venga acompañada de una extensión y cronificación de la exclusión y el paro que afectará a millones de ciudadanos.

 

O se rectifican las políticas esenciales del neoliberalismo (destrucción de lo público, deificación del mercado, privatización, desregulación, endeudamiento masivo, consumismo insostenible, destrucción medioambiental...), y se recupera el valor de lo público, de la política democrática, de la necesidad de la justicia y de la igualdad social, o no encontraremos una salida social y democrática a la crisis.

 

Y en este sentido, insistimos, es preciso denunciar que los Presupuestos Generales de Navarra para 2010 son una nueva oportunidad perdida.

 

Las directrices y el contenido de los Presupuestos Generales de Navarra (PGN) para 2010 no introducen cambio significativo alguno en las políticas económicas, fiscales, financieras y laborales que nos han conducido a la tremenda crisis social y laboral que hoy padecen decenas de miles de trabajadores y trabajadoras en Navarra (y millones en España).

 

Se plantea por la derecha de UPN desde el Gobierno de Navarra, con el asentimiento del PSN, una mera continuidad en una política fiscal injusta, regresiva e incapaz de generar los recursos públicos que hoy se necesitan para sostener tanto las políticas sociales y de empleo, como de cambio del modelo económico.

 

Se dice por la derecha y el PSN no a la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio, se dice no a la subida de impuestos a los ricos, se dice no a la subida tributaria a las rentas de capital, y se dice también no a terminar con chiringuitos fiscales como las SICAV que solo sirven para que las grandes fortunas y patrimonios apenas paguen impuestos.

 

Y al decir no a una verdadera y profunda rectificación y reforma del sistema fiscal se está diciendo no también a una salida justa y democrática a la crisis. Se está diciendo que los dramáticos costes humanos de la crisis van a seguir recayendo en los trabajadores, en los autónomos, en los inmigrantes, en los jóvenes o en los pequeños empresarios.

 

Las nuevas medidas impositivas anunciadas son especialmente escandalosas e injustas. Hay que denunciar que la supresión de la deducción progresiva de los 440 euros en el IRPF va a suponer aumentar en unos 65 millones de euros las presión fiscal a alrededor de 200.000 trabajadores y trabajadoras.

 

Lo cual contrasta con el regalo fiscal por más de 70 millones de euros que se hizo a tan solo 14.000 contribuyentes con la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio en 2008.

 

A todo esto hay que añadir que se continúa con una política de bajo perfil y de tolerancia en relación a la persecución de la economía sumergida y el fraude fiscal. Hoy en España uno de cada cuatro euros que mueve la actividad económica es opaco a la hacienda pública y a la seguridad social, y la crisis no hace sino aumentar estos porcentajes.

 

Desde IUN-NEB asimismo advertimos que hoy la reforma fiscal no es ya solo una cuestión de justicia impositiva; hoy una reforma fiscal que recupere la capacidad recaudatoria y la progresividad perdida en las últimas dos décadas es también una inaplazable necesidad económica.

 

Si no se aborda con todas las consecuencias no será posible contar con los necesarios recursos que permitan mantener las políticas sociales, y  financiar también las políticas de cambio del modelo de desarrollo.

 

En el año 2007 la diferencia en Navarra entre gasto presupuestario total y los ingresos fiscales era tan solo de 40 millones de euros; en 2010 esa brecha según los datos del propio gobierno aumentará hasta los 930 millones de euros.

 

La caída de la recaudación que ha provocado este enorme agujero presupuestario ha sido provocada no solo por la crisis, el paro y la menor actividad económica, sino también, en gran medida, por la voladura de la progresividad y la capacidad recaudatoria del sistema impositivo que durante años han aplicado tanto la derecha como el PSOE.

 

Y en lo que toca al gasto presupuestario, los PGN-2010 que van a aprobar la derecha y el PSN van a suponer además un nuevo recorte en la financiación de las políticas sociales y los servicios públicos.

 

El proyecto de presupuestos presentado por el Gobierno de Navarra prevé que el gasto y la inversión a distribuir entre los departamentos en 2010 (restando la aportación al estado, los gastos de personal y el pago de la deuda) va a reducirse con relación a 2007 (el año anterior al inicio de la crisis) en un 5%, en más de un 8% si sumamos la inflación.

 

Y esto va a suponer que las políticas sociales y los servicios públicos (educación, dependencia, bienestar social, renta básica...), muy tensionados en los últimos años por una financiación insuficiente, van a tener que afrontar situaciones muy complicadas.

 

Por ello desde IUN-NEB decimos que hay que cambiar radicalmente esta situación, que hay que hacer frente al gobierno de la derecha,  y a sus cada vez más injustas e insolidarias políticas.

 

Y decimos también que hay que hacerlo en la calle y en las instituciones, también en el Parlamento de Navarra durante el debate de los  PGN para 2010.

 

En este sentido IUN-NEB va a mantener permanentemente la mano tendida para sumar mayorías con las que cambiar la política presupuestaria y fiscal de UPN.

 

Existen dos alternativas. O se apoya a UPN para que saque adelante su propuesta presupuestaria insolidaria e injusta, o se articula en la sociedad y en el parlamento una mayoría alternativa que permita rectificar a fondo las recetas neoliberales.

 

IUN-NEB, hoy como siempre, se apunta al segundo escenario en defensa de las víctimas de la crisis, y en defensa también del tan necesario cambio del modelo económico y productivo.

 

2.- Necesidad de la movilización de las victimas de la crisis.

 

Para que la alternativa que representamos pueda crecer y fortalecerse es imprescindible que se produzca una amplia movilización ante la crisis y sus responsables, en demanda de cambios reales y de nuevas políticas.

 

En la movilización debe estar IU, y su desarrollo debe incorporar una  propuesta política y programática clara y directa.

 

Es necesario entender de donde proviene esta  crisis para abordar decisiones extraordinarias; con políticas que defiendan los intereses de los trabajadores y la mayoría social, frente al intento de los gobiernos y los poderosos de cargar el peso de la crisis sobre sus hombros.

 

Esta crisis es una prueba concluyente de que el sistema capitalista globalizado nos conduce a un callejón sin salida. Es el propio sistema el que es incapaz de dar solución a las crisis económica, medioambiental, alimentaria o de condena al subdesarrollo de enormes partes del planeta.

 

Pero también hay que denunciar que la causa determinante de la excepcional gravedad de la  situación en España es la irresponsable política económica de los Gobiernos del PP y del PSOE, que no quisieron atajar a tiempo la especulación inmobiliaria, y que  deterioraron los ingresos fiscales que ahora serían precisos para tener más capacidad de maniobra.

 

Las soluciones que propone la derecha económica y política (en este caso, principalmente el PP) son inaceptables. Más desregulación, rebajas fiscales para los más ricos, facilidad y abaratamiento del despido. Todo en beneficio de los grandes  empresarios, y nada para crear empleo de calidad.

 

Asimismo la crisis esta demostrando las carencias, los límites ideológicos y políticos del gobierno del PSOE, lo mucho que ha penetrado la doctrina neoliberal en su pensamiento y en sus posiciones. Cuando el PSOE es incapaz de abordar reformas imprescindibles, como la financiera o la fiscal, que hoy resultan inaplazables, muestra sus límites y carencias.

 

El PSOE se limita a decir que el papel del sector financiero privado es crucial, que hay que evitar su derrumbe, y que se les tiene que avalar y ayudar con 150.000 millones de euros. Además un día afirma que va a subir los impuestos a los poderosos pero luego en realidad sube el IVA y el IRPF, que los pagamos fundamentalmente los trabajadores y trabajadoras.

 

Y así son los trabajadores, los autónomos, los inmigrantes, los jóvenes o los pequeños empresarios quienes siguen perdiendo sus empleos y cerrando sus negocios mientras, por ejemplo, la gran banca sigue acumulando ingentes beneficios.

 

En los primeros nueve meses de 2009 los dos grandes de la banca privada española, Banco de Santander y BBVA, han ganado 10.919 millones de euros, tan solo un 4,6% menos que en el mismo periodo de 2008.

 

Pues bien, a pesar de estos enormes beneficios la banca privada sigue cerrando el crédito a millones de familias, y ahogando financieramente a decenas de miles de autónomos y pequeñas empresas.

 

La única alternativa viable es la lucha y la movilización ante los problemas más inmediatos, como la jornada laboral y el empleo, y las condiciones de vida en general, y explicando, al mismo tiempo, que la única manera de enfrentarse a los efectos de la crisis es a largo plazo cambiando el modelo y el sistema de desarrollo.

 

El cambio de modelo debe incorporar un sistema financiero  publico al servicio del nuevo modelo, aumentar la capacidad fiscal a través de un sistema impositivo más progresivo y una profunda democratización del Estado y sus estructuras a todos los niveles, mediante la introducción de formas de democracia participativa y control ciudadano.

 

Una economía sostenible  que cree nuevas pautas de consumo, un sector empresarial público potente, con presencia decisiva en los sectores estratégicos.

 

Pero también es imprescindible ganar la batalla de los valores como la solidaridad y la defensa de lo público, frente al individualismo y el consumismo. Avanzar en la democracia, que ésta se extienda a la economía, que sea participativa,  o sea, plantear el Socialismo Democrático del Siglo XXI.

 

En torno a estos principios y a estas medidas IUN-NEB debe impulsar la movilización, la respuesta en la calle y en el día a día a la crisis.

 

Y sin embargo hoy la izquierda, y la democracia, se enfrenta a la amenaza de una cada vez mayor deserción de la ciudadanía de la política y de la participación en la vida pública.

 

Las encuestas trasladan un enfado cada vez mayor de los ciudadanos hacia una política en la que los casos de corrupción afloran cada día, y que no es capaz de dar solución a la crisis económica.

 

Pero cuidado, esas mismas encuestas reflejan que una gran parte de la ciudadanía se limita a exigir soluciones inmediatas sin querer entrar demasiado en quienes son los responsables de la crisis, o si hay que introducir reformas y cambios de fondo en el modelo y las prioridades económicas con las que se ha funcionado hasta ahora.

 

Y eso sin duda complica que una organización como IU, que no se limita a realizar promesas para dentro de seis meses, y que sí habla de responsabilidades y de cambios importantes, pueda hoy llegar con mucha más fuerza con su mensaje a la sociedad.

 

En todo caso el año 2010 va a ser muy duro en el terreno económico y laboral e IU deberá fijar este escenario como su máxima prioridad.

 

Los sindicatos de clase ya han alertado sobre lo difícil que va a ser el año 2010 para la economía y los trabajadores, y han avisado a la patronal de que no van a tolerar que se siga bloqueando la negociación colectiva de millones de trabajadores y trabajadoras.

 

En Navarra CCOO ha exigido a la CEN que se siente a negociar los convenios colectivos que afectan a más de 40.000 trabajadores, y que mantiene bloqueados. Al mismo  tiempo ha denunciado que a otros 15.000 trabajadores no se le han aplicado las subidas salariales pactadas.

 

Hoy IU debe mantener su presencia en la calle a lado de los trabajadores y las víctimas de la crisis. Conforme las promesas de los responsables de la crisis vayan convirtiendo en papel mojado nuestro discurso y nuestras propuestas se irán abriendo paso con mayor fuerza.

 

3.- La deriva del PSN hacia la alianza política con UPN, la marcha de Nabai hacia el frente nacionalista, y la necesidad  de reimpulsar la izquierda.

 

En agosto de 2007 el PSN-PSOE tomó su decisión en la dirección de garantizar en la presenta legislatura, hasta el 2011, la mayoría parlamentaria al gobierno de UPN.

 

Desde entonces el PSN se ha limitado a asumir y votar las políticas y prioridades de la derecha, a apoyar algunas iniciativas de alcance limitado de la oposición, y a reclamar en beneficio propio determinadas prebendas o cuotas de poder.

 

Sin embargo, algunos significativos dirigentes socialistas han llegado incluso a trasladar, con mayor o menor insistencia, la intención de ampliar su nivel de colaboración con UPN más allá de esta legislatura, y transformarla en una Alianza Política Plena.

 

El Presidente Sanz ha sido muy claro a la hora de trasladarle esta oferta al PSN. Afirmó que mañana mismo firmaría con el PSN que el candidato de UPN o PSN más votado fuese el Presidente del Gobierno de Navarra, y que se ese gobierno se apoyase en la mayoría parlamentaria de ambos partidos.

 

Es decir, Sanz propone devolver a Navarra a la situación política de la década de los ochenta, años que terminaron con escándalos mayúsculos de corrupción. Sabe que de esta manera garantiza la permanencia de la derecha, de una u otro forma, en el poder y en sus aledaños.

 

Esta Alianza Política entre UPN y PSN tiene en consecuencia por objetivo fundamental impedir el cambio político en Navarra, impedir que la derecha Navarra sea desalojada del gobierno, y garantizar que en cualquier escenario parlamentario siga manteniendo en sus manos los hilos del poder.

 

Pero lo más grave es que esta oferta no ha sido rechazada abiertamente por el PSN.

 

Desde la izquierda debemos esforzarnos en explicar al conjunto de la ciudadanía progresista que esta Alianza Política está dirigida a complicar todavía más el cambio de izquierdas que Navarra necesita.

 

Paralelamente a este movimiento se ha producido la ruptura de la acuerdos municipales de progreso suscritos en junio de 2007 entre IUN-NEB, PSN y Nabai.

 

Los acuerdos suscritos por NaBai, PSN e IUN tras las elecciones de 2007 representaron una alternativa eficaz que cumplía dos importantes objetivos.

 

Constituían una herramienta útil para poner en marcha políticas de izquierdas ante la derecha, y al mismo tiempo representaban una apuesta de pluralidad ante el frentismo identitario en el que tan interesados están partidos como UPN o ANV.

 

Desde IUN hemos calificado como una mala noticia esta ruptura porque la sociedad navarra, los trabajadores y las víctimas de las crisis, no se pueden permitir el lujo de tirar por la ventana un instrumento necesario y útil para hacer políticas de izquierda y de progreso.

 

Las políticas de izquierdas son hoy más necesarias que nunca para hacer frente a la crisis, y estos pactos municipales plurales de izquierda eran un instrumento para hacer esas políticas.

 

Esta ruptura tiene unos claros beneficiarios que son UPN y ANV; unos perjudicados, que son los ciudadanos que piden un cambio, y también unos responsables, que son en nuestra opinión tanto el PSN como NaBai.

 

Quienes hoy se felicitan en Navarra por esta ruptura son UPN y ANV, UPN porque ve cómo sigue rompiéndose una alternativa que le derrotó en las urnas, y tanto UPN como ANV porque son impulsores en Navarra del frentismo identitario.

 

Y los responsables son tanto el PSN como Nafarroa Bai, porque ambos han priorizado otros objetivos y estrategias por encima de la apuesta por el fortalecimiento de los pactos plurales de progreso y de izquierdas.

 

El PSN por lo que ya se ha dicho. Porque desde agosto de 2007 no ha hecho sino profundizar en sus apoyos a UPN, y a sus políticas.

 

Y Nabai porque sus principales componentes (Aralar y EA) con gestos y emplazamientos constantes a favor de la unidad de acción nacionalista demuestran que han orientado su política de alianzas hacia Batasuna, y sus prioridades políticas hacia la agenda nacionalista (derecho a decidir, derechos históricos, territorialidad...).

 

El nacionalismo vasco organizado en Nabai está marcando cada día con claridad sus prioridades.

 

Tanto Aralar como EA han trasladado su apuesta, cada vez más fuerte y explicita, a favor de la articulación de un frente y una unidad de acción nacionalista. Frente nacionalista al que invitan abiertamente a participar en un futuro a Batasuna cuando las circunstancias lo permitan.

 

Significativa en este sentido es la ponencia congresual de Aralar, especialmente la presentada para su Asamblea de Navarra, y el análisis que realizan tanto de nuestra formación como de Batasuna.

 

En relación a IUN-NEB reprochan nuestra no asunción de los derechos históricos o la territorialidad, y sobre Batasuna califican como estratégica, en un futuro, la alianza entre ambos.

 

Por nuestra parte debemos dejar una vez más claro que como fuerza de izquierdas, de la izquierda alternativa y transformadora, nosotros creemos en los derechos sociales y en los ciudadanos, y no en los derechos históricos o la territorialidad.

 

Finalmente es necesario reiterar nuestro compromiso con el necesario relanzamiento de la izquierda en Navarra, en nuestro caso con el impulso de la izquierda alternativa y transformadora.

 

IUN-NEB debe ser capaz de extender y participar más en la movilización, de trabajar más por la articulación política y social de las personas, asociaciones y colectivos de la izquierda que quieran impulsar la alternativa progresista y transformadora en Navarra.

 

Nuestra próxima Asamblea debe avanzar en este objetivo fundamental.

 

El Navarrómetro, encuesta electoral del Parlamento de Navarra, mantiene el espacio político y electoral obtenido por IUN-NEB en mayo de 2007. 

 

Por supuesto no nos conformamos con ello, aspiramos y trabajamos para conseguir muchos más apoyos, pero también se confirma que hemos detenido nuestra tendencia a la baja de los últimos dos años, y que estamos aquí para quedarnos en la sociedad y en la política navarra.

 

Asimismo, junto a un apoyo electoral que es globalmente insuficiente, también hay datos positivos que es preciso valorar como por ejemplo que entre los jóvenes y los estudiantes nuestro apoyo electoral se sitúa por encima del 10%.

 

Por lo tanto, en lo que a nosotros respecta esta encuesta debe servirnos como acicate para trabajar más y mejor en un futuro que va a ser especialmente duro y complicado en el terreno económico y laboral.

 

4.- Apuntes finales: amenazas y ataques de la extrema derecha, Afganistán, deslegitimación social del terrorismo.

 

En los últimos meses se han producido ataques y amenazas por parte de grupos de la extrema derecha, especialmente contra la memoria histórica (destrucción del monolito en el monte Ezcaba, destrucción de placas de homenaje a fusilados republicanos, amenazas a cargos públicos locales...).

 

Dos de los ataques más simbólicos fueron el realizado contra el monolito erigido en recuerdo y homenaje a los fugados del fuerte de San Cristóbal el 22 de mayo de 1938, y el efectuado contra la placa que homenajea en el cementerio de Aizoáin a los republicanos fusilados en la guerra civil.

 

El monolito del monte Ezcaba fue inaugurado en 1988 con motivo del 50 aniversario de la fuga, y esta es la tercera ocasión en la que era atacado.

 

En aquella fuga en la que participaron 795 presos republicanos resultaron muertos a tiros 221 de ellos.  Por lo tanto el fuerte y el monte San Cristóbal son un lugar singular y especial en el marco de la memoria histórica en Navarra.

 

Cuando la ultraderecha ataca el monumento erigido en recuerdo de los republicanos asesinados por los fascistas pretende por una parte humillar a las víctimas y a su memoria, pero también persigue lanzar una nueva amenaza a la democracia y a la sociedad.

 

Es por ello que estos ataques no pueden ni deben quedar impunes, ni ser minusvalorada su importancia por las instituciones democráticas.

 

Los autores de estos atentados contra la memoria histórica deben ser detenidos y llevados ante los tribunales. Y a la vez, las instituciones democráticas deben condenar y liderar la repulsa y el aislamiento social de la ideología totalitaria que impulsa estos ataques.

 

Es por ello que IUN-NEB presentó en el Parlamento de Navarra, y en los ayuntamientos, una propuesta de declaración institucional de condena de estos actos. Y es especialmente incomprensible y rechazable que en algunos ayuntamientos grupos municipales de la derecha, UPN y PP, se hayan abstenido en su condena.

 

Afganistán es una guerra marcada por los intereses geoestratégicos de los EEUU como lo ha sido Irak, y por lo tanto desde la izquierda la movilización social en su denuncia, y por la retirada de la tropas, debe ser una realidad.

 

En Afganistán el ejercito español, y el resto de ejércitos extranjeros, no está en una operación de pacificación y de seguridad, y tampoco está para garantizar la igualdad de derechos de las mujeres (hoy la mujer sufre en aquel país unas leyes casi tan machistas y humillantes como las de los talibanes).

 

Hoy las tropas españolas en Afganistán mueren y matan en una guerra en la que lo que está en juego son los intereses de EEUU como gran potencia mundial.

 

Por ello es preciso exigir vuelta de las tropas españolas, y denunciar la hipocresía política de un PSOE que ahora en el gobierno no es capaz de mantener la misma posición contra la guerra que tuvo cuando estaba en la oposición sobre Irak.

 

Finalmente, debemos dejar una vez más clara nuestra posición, absolutamente incuestionable, contra el terrorismo y por la deslegitimación social de la violencia.

 

Nadie nos va a dar lecciones en este terreno, tampoco quienes como Sanz o Barcina representan a un partido que ha utilizado en muchas ocasiones el terrorismo con criterios partidistas.

 

No vamos a aceptar insultos y agresiones políticas de nadie en esta materia, y si se producen las responderemos con absoluta contundencia.

 

El compromiso de la izquierda alternativa que representamos con la democracia, contra la violencia y por su deslegitimación, está más allá de toda duda y nuestra historia en la lucha por las libertades en España lo demuestra. Algo que muchos otros no pueden decir.

 

Y estamos dispuestos a alcanzar acuerdos, en el Parlamento, para que nadie utilice el terrorismo de forma partidaria y para deslegitimar socialmente la violencia.

 

Y si UPN o Nabai tienen problemas en sede parlamentaria para hablar y acordar en este sentido tendrán que explicarlo.

 

Coordinador General

< Anterior   Siguiente >