Noticias

IUN-NEB rechaza las acciones violentas y antidemocráticas sufridas ayer en las calles de Pamplona

viernes, 13 de octubre de 2006
  • Ion Erro propone la pedagogía democrática como antídoto contra el fascismo.

 

IUN-NEB condena y rechaza tajantemente las manifestaciones violentas y fascistas vividas en la mañana de ayer en las calles de la capital navarra. A juicio del Coordinador General de IUN-NEB, la manifestación fascista “Por la españolidad de Navarra” es una provocación a la sociedad navarra que busca la convivencia y la paz como mejores herramientas para avanzar en una sociedad democrática. La simbología y las expresiones ultraderechistas, nazis y antidemocráticas son suficiente causa para impedir que se vuelva a permitir más manifestaciones fascistas en las calles de Pamplona: desde IUN-NEB exigimos a los poderes públicos que se adopten las medidas necesarias para que este tipo de expresiones ultras no se vuelvan a producir. IUN considera que los hechos, símbolos y consignas fascistas proferidos son razón suficiente para que la policía elabore un informe y ponga en manos de la justicia los mismos por si pudieran ser constitutivos de varios delitos contra los derechos fundamentales de la ciudadanía.

 

Asimismo, Erro ha condenado los hechos vandálicos que se produjeron por parte de los contra-manifestantes. La actuación violenta de un grupo alteró también la vida pacífica del centro de la ciudad, dañó bienes públicos y particulares, y perjudicó al conjunto de la ciudadanía.

 

El Coordinador General de IUN-NEB ha propuesto el desarrollo de la pedagogía democrática como antídoto del extremismo fascista. Impulsar y desarrollar en la sociedad y en las instituciones políticas la cultura del diálogo plural, del respeto escrupuloso a todas las ideas y a todos los proyectos, sin imposiciones y sin impedimentos; y de la convivencia pacífica es la medida más eficaz contra las posiciones excluyentes y antidemocráticas. Algunas de las expresiones recientes del Presidente navarro, Miguel Sanz, en torno al proceso de paz o del 11-M no son precisamente prueba de esa pedagogía democrática que necesita la política navarra, sino más bien del grado de extremismo político y confrontación social que con intereses exclusivamente electorales ha instalado UPN en el Gobierno de Navarra, al servicio de la estrategia de la derecha extrema. Las expresiones fascistas en las calles de Pamplona en la mañana de ayer suponen un ataque a los navarros y navarras que trabajamos por una sociedad reconciliada, desde la esperanza de paz y convivencia que estamos consolidando gracias al esfuerzo de la inmensa mayoría de la sociedad. Combatir las expresiones extremistas y conseguir el fin definitivo de la violencia son las tareas más importantes que tenemos en estos momentos las fuerzas políticas democráticas.

 

Oficina de Prensa

< Anterior   Siguiente >