Oficina de Prensa

El PSN, IU, Aralar y EA rechazan por "injusta" la reforma del IRPF

sábado, 30 de septiembre de 2006

 

  • Los cuatro partidos coinciden al señalar que beneficia a "losque más ganan"
  • Opinan que la merma en la recaudación impedirá la inversión en educación, bienestar social o salud

 

[DIARIO DE NOTICIAS] - El PSN, Izquierda Unida, Aralar y EA han propuesto la devolución al Gobierno de Navarra proyecto de Ley de modificación del Impuesto sobre la Renta por considerarlo injusto al "beneficiar a los que más ganan".

 

"El coste estimado de la reforma alcanza los 71 millones de euros de los que más de 46,6 se imputan a bases liquidables inferiores a 30.000 euros, que son el 93% de los declarantes; es decir, los otros 24,6 millones de euros se imputan al 7% de los declarantes. Esta claro quienes son los beneficiarios de esta reforma", proclama contundentemente en su enmienda el PSN, que lamenta que "teniendo la ocasión de acometer una reforma en profundidad, se limita a una actualización para compensar las desviaciones del la inflación no reflejadas en el impuesto. Nos tememos -agrega el PSN- que no se va a conseguir dado que esta modificación debe ir acompañada de otras en otros impuestos, como el de sociedades, para no quedar comparativamente peor nuestras empresas de las sometidas a régimen común.

 

Duda el PSN que la ley sirva para alcanzar el objetivo deincrementar la renta disponible de los ciudadanos para conseguir un incremento del ahorro y del consumo, y critica que "siga beneficiando más a las rentas más altas por estar contemplados como reducciones de la base imponible en lugar de llevarlos a cuota o de sacarlos de la tarifa del impuesto como propone el proyecto que se tramita en las Cortes Generales".

 

Izquierda Unida rechaza la reforma "por injusta, regresiva y gravemente lesiva con la inversión y el gasto social". La rebaja media del 9% en el IRPF que proponen UPN y CDN es, según IUN "un ataque directo la financiación del gasto y la inversión social. Contaremos con un 9% menos de dinero para invertir en la educación y sanidad públicas, en bienestar social o en vivienda". Añade que "los 85 millones de euros que nos costará esta reforma suponen casi seis veces más dinero que todo lo que se invertirá en 2006 en la construcción y reforma de centros escolares públicos (15 millones) o más de tres veces más dinero de todo lo que invertirá en 2006 todo el Departamento de Salud (25 millones)".

 

Además, argumenta que la reforma, "en contra de lo que afirma el Gobierno, beneficia más a los que más ganan y menos a las rentas medias y bajas. No sólo porque éstas últimas son las que más necesitan de las políticas públicas que van a ver reducidas aún más sus posibilidades de financiación (educación, sanidad, vivienda, bienestar social...) sino también por el injusto y desigual reparto de los 85 millones de euros de reducción de la recaudación". IUN afirma también que "mientras el ahorro de un trabajador con rentas medias apenas alcanzará los 150 euros, los tramos de renta superior a 30.000 euros dejarán de pagar desde un mínimo de 500 euros hasta bastantes miles de las rentas más altas".

 

Aralar opina que el texto propuesto no aborda "cuestiones cuyo tratamiento parece ineludible en una modificación a fondo de la normativa del IRPF", como el tratamiento fiscal del ahorro. Añade que el proyecto de ley "no garantiza ni evalúa la suficiencia financiera de la Administración foral", y que tampoco efectúa ninguna prospectiva ni analiza la evolución en la relación entre impuestos directos e impuestos indirectos. Pero la oposición de Aralar al texto se debe, sobre todo, al hecho de que, a su juicio, "supone una mejora en la carga fiscal para las personas con elevados ingresos e importantes fortunas, pero en muchísimo menor grado para las personas con ingresos medios y bajos".

 

EA señala en su enmienda que la propuesta fiscal del Gobierno "sigue persistiendo en la reducción de tramos de la tarifa, lo cual, lejos de avanzar en la progresividad, perpetúa la tendencia a disminuir la concreción impositiva directa". Son la evidencia, según EA, de una política fiscal "incapaz de responder a las necesidades reales de la ciudadanía navarra", porque se reducirá la recaudación directa "cuando resulta evidente la necesidad de dedicar recursos a servicios públicos como la sanidad y la educación o al desarrollo de alternativas industriales".

 

La enmienda denuncia que "nuevamente, las más beneficiadas son las rentas más altas cuyo porcentaje disminuye en un 2%, de tal modo que resultan más aliviados quienes, en principio, menos presión económica soportan y que en cuatro años, han visto mejorada su situación en cinco puntos (del 47% al 42%)".

< Anterior   Siguiente >