Documentos

Informe Consejo político 26.01.2008

1.- Situación Política General

La VII Asamblea de IUN-NEB del pasado 24 de noviembre aprobó, prácticamente por unanimidad, la línea política a desarrollar durante los próximos años.

 

Línea política con la que desde IUN-NEB  pretendemos dar repuesta al reto que supone construir una alternativa de izquierdas y plural a la derecha, al objetivo de desalojar a UPN-CDN del Gobierno de Navarra, y a la necesidad de trasladar con claridad y firmeza nuestro rechazo a la vuelta del PSN-PSOE a sus acuerdos de gobernabilidad con UPN.

 

Línea política por lo tanto que aspira en el actual escenario político navarro a hacer de IUN-NEB una izquierda que sea capaz tanto de confrontar con la derecha como de movilizar a los sectores progresistas de la sociedad Navarra en el rechazo a la posición tomada en agosto por el PSN-PSOE.

 

Y una línea política que marca al mismo tiempo con claridad nuestra propia identidad ideológica ante el espacio y las organizaciones del nacionalismo vasco.

 

Desde agosto el gobierno de UPN/CDN y el partido socialista vienen de forma importante coordinando sus mensajes y acciones para lograr que la sociedad Navarra acepte y asuma como necesaria su alianza, y a conseguir así que de forma mayoritaria los ciudadanos pasen página y se olviden de las demandas de cambio que expresaron en las urnas el 27 de mayo pasado.

 

 Y para ello también se reinventa el discurso político. Todo sea con tal de legitimar ante los ciudadanos la decisión socialista de entregar el gobierno a la derecha.

 

Así los dirigentes socialistas han venido afirmando que desde agosto en Navarra todo ha cambiado, que la crispación se ha transformado en tolerancia e integración y que a la falta de diálogo le ha sucedido una catarata de acuerdos tanto en Navarra como con el Gobierno Central.

 

Sostienen que hemos pasado casi de un día para otro de la división y fractura social con que amenazaba la derecha en su movilización del 17 de marzo por las calles de Pamplona al talante, el entendimiento y la distensión.

 

Palabras y más palabras.

 

Sin embargo es cierto que han cambiado cosas en Navarra, y muy importantes. Fundamentalmente en agosto se hace pública la decisión del PSN-PSOE de impedir el cambio político en Navarra.

 

Pasamos de un PSN que antes y después del 27 de mayo se compromete con un cambio plural y progresista que desaloje a UPN del gobierno (recordemos las casi unanimidades del Comité Regional del PSN) a otro PSN-PSOE que con lo que se compromete a partir de agosto es con el mantenimiento del gobierno de la derecha.

 

Eso es de verdad lo que cambia en Navarra en agosto de 2007.

 

Lo demás es hacer de la necesidad virtud y fabricar doctrinas y discursos auto justificativos.

 

Sigue el gobierno de la derecha, con las mismas políticas y las mismas caras, se mantiene la misma orientación económica y presupuestaria y se reafirma la alianza entre la derecha Navarra de UPN y la española del PP.

 

Asimismo se deja claro por parte de UPN que cuando convenga a sus intereses volverá a sacar la crispación y la bronca identitaria a la calle y a la confrontación política.

 

Recordemos como Miguel Sanz en el Día de Navarra-Día del Partido (que para UPN es casi lo mismo) volvió sacar la Transitoria Cuarta y volvió a emplazar al PSN a ir de la mano para proponer su supresión.

 

Y el pasado 15 de enero el ex presidente Aznar volvió a demostrar en Pamplona que es un extremista de derechas cuyo discurso radical perseguía polarizar a los navarros entre la derecha y el nacionalismo vasco.

 

Los objetivos de la derecha son claros y pasan por imponer la confrontación con el nacionalismo, la bronca de identidades, como el eje de la pelea política.

 

Lo alarmante sin embargo es el nivel de sumisión del PSN-PSOE a  la derecha en Navarra.

 

El extremismo de la derecha no se soluciona con paños calientes, no se arregla renunciando a gobernar y permitiendo que la derecha permanezca en el poder después de perder unas elecciones.

 

El extremismo de la derecha debe tener enfrente una posición clara y decidida de la izquierda.

 

Y esto en el caso del PSN esto no existe en absoluto.

 

En este escenario desde IUN-NEB vamos a trabajar para fortalecer una alternativa de izquierdas que además de enfrentarse a la derecha y al gobierno de UPN se posicione con claridad en contra de la decisión del PSN de optar por la alianza y el acuerdo con esa derecha.

 

Y para ello reiteramos lo que dijimos en nuestra VII Asamblea. Vamos a mantener una disposición abierta y flexible a contar y acordar con todos aquellas personas y sectores de izquierda que compartan con nosotros esta línea política: confrontación con la derecha y rechazo a la posición del PSN.

 

2.- Elecciones Generales

El próximo 9 de marzo afrontamos una nueva cita electoral. Elecciones Generales al Congreso y al Senado.

 

Son elecciones en las que se va decidir cual va a ser el Gobierno de España y cual va a ser la orientación ideológica del Gobierno Central y de las políticas que aplicará los próximos cuatro años.

 

La legislatura que termina se ha caracterizado por un gobierno que en un primer momento en materia de derechos civiles, política exterior, modelo de estado y proceso de fin de la violencia de ETA introdujo nuevas políticas y decisiones pero que posteriormente ha ido rectificando en un progresivo viraje al centro y a la derecha que ha resultado muy marcado en el último año.

 

Además en materia económica y fiscal el PSOE ha calcado en gran medida las recetas neoliberales del PP: superávit presupuestario y rebajas de impuestos directos a empresarios y rentas medias-altas y altas.

 

Por su parte el PP se ha situado a lo largo de toda la legislatura en una posición extremista y bronca que buscaba deslegitimar y desestabilizar las instituciones.

 

Esta política ha servido a la derecha para agrupar y movilizar a sus apoyos más radicales pero le incapacita para obtener apoyos mayoritarios.

 

El PP no tiene ninguna posibilidad de ganar las elecciones generales del 9 de marzo.

 

En este sentido las próximas elecciones se van a producir en un contexto muy diferente a las celebradas el 11 de marzo de 2004.

 

En el 2004, en un momento de conmoción y movilización excepcional, la izquierda votó contra la derecha extrema, la derecha de la guerra de Irak y de las mentiras del 11-M.

 

Hoy la decisión no es el PP o el PSOE. Hoy el PP por su extremismo e intolerancia no tiene posibilidades de ganar. Hoy la decisión es entre apoyar el giro al centro y a la derecha del PSOE de la mano de los nacionalistas de CIU y PNV o gobernar desde la izquierda apoyándose en una Izquierda Unida reforzada.

 

Esta es la decisión que hay que tomar el próximo 9 de marzo.

 

Desde IU en el conjunto de España e IUN-NEB en Navarra nos vamos a presentar afirmando la necesidad y la utilidad del voto a nuestra formación.

 

Necesidad y utilidad para hacer políticas de izquierda, para garantizar con nuestra fuerza y nuestros votos que se gobierne en beneficio de los derechos de los trabajadores/as que no consiguen un empleo estable y de los jóvenes a los que resulta imposible acceder a una vivienda.

 

Necesidad y utilidad para que se inviertan todos los recursos que necesitan nuestra educación y sanidad públicas o para que las políticas verdes y de desarrollo sostenible sean abordadas con seriedad y prioridad.

 

Porque para lograr este cambio en las políticas es imprescindible una Izquierda Unida con fuerza que impida el desplazamiento al centro y a la derecha del partido socialista.

 

Sin una IU con votos y escaños suficientes el PSOE, caso de gobernar, se dedicará por ejemplo en política económica a bajar impuestos a los ricos, a perseguir superávits presupuestarios a costa de déficits sociales y a navegar entre los intereses y presiones de los diferentes grupos económicos y empresariales.

 

Para exigir y conseguir que se gobierne mirando los intereses de la mayoría social la izquierda que no se arruga ante la derecha debe fortalecerse; debe contar, en términos electorales, con más votos y más escaños.

 

En el conjunto de España esta posición solo la puede desarrollar IU. Por eso somos necesarios, por eso somos útiles y para eso vamos a pedir votos y apoyos el próximo 9 de marzo.

 

Y en IUN-NEB trasladaremos este mensaje y pediremos el apoyo de los ciudadanos. Porque en Navarra también es útil y sirve votarnos en estas elecciones generales.

 

Sirve para sumar y para contar con grupo parlamentario en el Congreso, sirve para fortalecer la izquierda  y sirve también para reforzar en Navarra a una izquierda que quiere coherencia y gobiernos progresistas y de izquierda tanto en Madrid como en Pamplona.

 

Las elecciones del 9 de marzo también van a mostrar las profundas diferencias que existen entre una formación federalista y de izquierdas como IUN-NEB y una organización nacionalista como Nabai.

 

Mientras para nosotros en este proceso electoral hay que decidir fundamentalmente entre políticas de izquierda y de derecha, y sobre quien garantiza y quien no garantiza que se hagan políticas de izquierda en toda España para Nabai el pulso se establece entre Navarra y el Estado, entre quienes afirman ser defensores de Navarra y de su ámbito de decisión y a quienes se acusa de ser sucursales de formaciones estatales.

 

Nabai en el discurso que traslada en estas elecciones demuestra su carácter esencialmente nacionalista, propio de una formación que valora más los territorios que los ciudadanos ( recurso a la ley de dependencia o propuesta de romper la caja única de la seguridad social).

 

Para Nabai los diputados y senadores navarros deben trabajar en clave territorial situándose en el eje de confrontación Navarra-Estado. Así por ejemplo el PNV (unos de los partidos que conforman Nabai) ha afirmado públicamente que le da igual quien gana las elecciones y quien gobierne España; para el PNV lo único relevante es el derecho de decidir de los territorios.

 

Pero además de afirmar el eje de confrontación Navarra-Estado por encima del eje izquierda-derecha Nabai da un paso más y afirma que ellos son los únicos que representan la voz propia de Navarra en el Congreso. Así lo aseveró Uxue Barkos al pasado 17 de enero cuando hacía el balance de la legislatura que termina.

 

Esta afirmación (Nabai es la única voz propia de Navarra en el Congreso) además de revelar la misma actitud de apropiación de Navarra para unas siglas que tantas veces, y con razón, hemos criticado duramente en UPN es en términos democráticos inaceptable y falsa.

 

Nabai ha representado en el Congreso la voz del nacionalismo vasco en Navarra. Pretender a partir de ahí erigirse en la única representación propia de Navarra equivale a no respetar la pluralidad democrática de la sociedad Navarra.

 

Actitud y discurso inaceptable y peligroso tanto si lo realiza UPN como si lo practica Nabai.

 

Desde IUN-NEN queremos que los diputados y senadores navarros defiendan los intereses de Navarra pero además y de forma esencial queremos que trabajen para que en toda España, también en Navarra, se hagan políticas de izquierda en beneficio de la mayoría.

 

Existen muchas y buenas razones para confiar y votar a IUN-NEB el próximo 9 de marzo. Y esas buenas razones se resumen en la afirmación de que IU es la garantía de que en toda España se gobierne desde la izquierda en beneficio de los intereses y necesidades de la mayoría.

 

El PSOE-PSN y su candidato Zapatero sacan por pecho sin sonrojarse de disponer del mayor superávit presupuestario de nuestra historia mientras por ejemplo buena parte de nuestra sanidad pública está al borde del colapso, y Nabai tiene claro que lo suyo es la pelea con el gobierno de España al margen de cual sea el contenido y la orientación de las políticas.

 

Frente a estas posiciones IU, IUN-NEB en Navarra, es necesaria.

 

3.- PGN-2008 y Actividad Parlamentaria.

El PSN y el gobierno de UPN-CDN han alcanzado un acuerdo sobre los presupuestos generales de Navarra para 2008. Ninguna sorpresa, estaba previsto desde que Zapatero y Blanco decidieron dar su apoyo a la derecha en Navarra y la previsión se ha cumplido.

 

Pero más allá de que el acuerdo presupuestario no nace de la propia negociación presupuestaria sino que es ajeno a ella es necesario conocer si los contenidos del acuerdo suponen, o no, un cambio sustancial, y progresista, en la política presupuestaria que la derecha ha venido aplicando en Navarra.

 

Y la respuesta es clara y nítida. No, el PSN no ha provocado ningún cambio de fondo (ni en las prioridades de gasto ni en las de ingreso) en las directrices presupuestarias de UPN-CDN.

 

¿Cuales son esas directrices que han marcado los presupuestos de la derecha año tras año? Pues de forma sintética las siguientes. 

 

Regresión fiscal con pérdida de recaudación y de progresividad, sobre financiación de la educación privada concertada con incrementos presupuestarios muy superiores a los de la red pública, apuesta por una modelo mixto de sanidad en contra de un sistema público fuerte y autónomo, maltrato financiero a las entidades locales, asfixia para con las políticas medioambientales, prioridad de la inversión en cemento frente a la inversión social, aumento sin control de las subvenciones a los empresarios, muy pobre intervención en vivienda protegida e insuficiente esfuerzo en bienestar social.

 

A lo que hay que añadir que en políticas tan nucleares como la educativa o la sanitaria la brecha entre el gasto navarro y el medio europeo no solo no se ha reducido sino que se ha mantenido o incluso incrementado.

 

Y esto ha sucedido en años con crecimientos económicos fuertes. ¿Qué no sucederá si el ciclo económico se invierte?

 

Pues bien, todos estos elementos que son los que definen y describen la política presupuestaria que ha practicado UPN-CDN no se han visto en absoluto sustancialmente alterados por el PSN mediante su acuerdo con la derecha.

 

A lo sumo ha incorporado algunos parches de eficacia limitada. Las enmiendas que ha incorporado el PSN son como tomar aspirinas para tratar un dolor de cabeza crónico, alivian pero no curan.

 

Lo cierto es que hay que cambiar la propia orientación de fondo de los presupuestos si queremos empezar a remediar los males, por ejemplo, de nuestra sanidad y educación públicas. Sin embargo el PSN se ha limitado para 2008 ha recetar al paciente algunos analgésicos.

 

Desde IUN-NEB hemos mantenido una posición y un discurso claro y coherente, y también una capacidad de iniciativa y de propuesta importante.

 

Hemos presentado una enmienda a la totalidad y alrededor de 300 enmiendas parciales en las que hemos sostenido y presentado los contenidos de una política presupuestaria alternativa y de izquierdas.

 

Y dentro de la actividad parlamentaria es necesario también valorar como muy positivo la capacidad de iniciativa y de propuesta que a lo largo de estos meses hemos demostrado desde IUN-NEB.

 

Hemos mantenido una alta capacidad de presentar y tramitar propuestas de un muy importante contenido social.

 

Así hemos de mencionar tres proposiciones de ley foral. La del reconocimiento del derecho subjetivo y universal de acceso a la vivienda, la de gratuidad de libros de texto en la enseñanza obligatoria y la de equiparación de la renta básica al SMI.

 

Hoy esas tres leyes forales han sido admitidas a trámite en el Parlamento de Navarra y las dos últimas cuentan ya con los apoyos necesarios para su aprobación.

 

Y en relación con la ley foral de vivienda es necesario resaltar que su tramitación se aprobó con el voto negativo de los 24 parlamentarios de UPN-CDN siendo la primera y única ocasión en la que el PSN se ha posicionado frente a UPN-CDN.

 

Esta iniciativa además del derecho de acceso a la vivienda abarca medidas muy ambiciosas en materia de crear un parque público de viviendas de alquiler y de  sacar al alquiler la enorme cantidad de viviendas vacías.

 

Son iniciativas importantes y en al caso de la vivienda pioneras en España. Desde IUN-NEB vamos a desarrollar en los próximos meses campañas de información y movilización en torno a ellas.

 

En definitiva IUN-NEB tiene ante sí muchas e importantes líneas de trabajo que desarrollar.

 

Unas se dirigen a afrontar las elecciones generales del 9 de marzo, otras se desarrollarán a lo largo de los próximos meses (iniciativas parlamentarias, campañas y movilización social...) y otras como la necesidad de dar fuerza e impulsa a la izquierda frente al abrazo del PSN con la derecha deberemos impulsarlas de forma prioritaria y permanente en el corto, medio y largo plazo.

 

De todo este trabajo político, social e institucional dependerá también el que logremos impedir el asentamiento del escenario de no cambio que une a la derecha y PSN y podamos avanzar en el cambio plural y de izquierdas en Navarra.
< Anterior   Siguiente >