Documentos

Comisión Ejecutiva 08.05.2006

lunes, 08 de mayo de 2006

1.- Aprobación, si procede, del Acta anterior.

 

Es aprobada por asentimiento.

 

2.- Información Responsabilidades.

 

José Miguel Nuin, como Portavoz Parlamentario, informa de las iniciativas de nuestro Grupo: Proposición de Ley foral de incompatibilidades, pregunta al Presidente del Gobierno foral relativa a Volkswagen. Asimismo informa del rechazo de UPN y PSN a nuestra proposición de Ley Foral de modificación del número máximo de tarjetas sanitarias de salud por médico; así como de la encuesta electoral contratada por el Parlamento de Navarra y que será realizada en la segunda quincena de mayo.

 

Pedro Esparza, como Responsable de Organización, informa de dos altas en las Asambleas de Burlada y Zizur, de la exposición republicana que recorre este mes las Casas de Cultura de Villafranca, Mendavia, Ribaforada y Tafalla. Asimismo informa de la campaña en materia de salud, realizada por IUN-NEB, que ha repartido 5.000 dípticos en todos los centros de salud de la Comarca de Pamplona. Informa de la presencia en la manifestación del pasado sábado en Castejón organizada por la Plataforma “+ centrales NO”.

 

Por último, se acuerda por unanimidad convocar la Convención Programática el próximo 10 de Junio, a las 10:00 horas, en el Baluarte (Pamplona).

 

Félix Martínez informa de la convocatoria por parte de los Jóvenes de IUN-NEB de una concentración por el “derecho a techo”, en la Consejería de Vivienda (edificio de la antigua Caja Municipal, Avda del Ejército) de Pamplona, el próximo viernes día 12, a las 12:00 horas; a la que invitan a todos los afiliados.

 

Ion Erro da cuenta del desarrollo de la reunión de Coordinadores de Federaciones con el Coordinador Federal de IU, celebrada el pasado 27 de abril en Madrid. En la misma se debatió sobre la propuesta de relanzamiento e integración de IU.

 

Asimismo, propone que el plazo para la presentación de candidaturas a la Presidencia del Gobierno por IUN-NEB para las próximas Elecciones al Parlamento de Navarra, tal y como se establece en nuestros Estatutos, finalice a las 12:00 horas del viernes 19 de mayo, siendo receptor de las candidaturas el Responsable de Organización. El Consejo Político para la elección de la Candidatura se convocará el próximo 10 de Junio, a las 9:30 horas. Esta propuesta es aprobada por unanimidad.

 

3.- Situación política: Informe Político.

 

El Coordinador General presenta, para su debate y votación, un Informe Político de coyuntura. Tras el debate en el que intervienen de Paco Jiménez, Domingo Talens, Pedro Esparza, Idoia Saralegui, Ignacio Rodríguez, Javier Ibáñez y Javier Eusa; Ion Erro asume diferentes propuestas de las presentadas y, sometido a votación, es aprobado por unanimidad. 

 

 


 

 

INFORME POLÍTICO

(Comisión Ejecutiva  –  8 / mayo / 2006)

 

15 años de gobierno, 15 años perdidos

 

15 años de gobierno, 15 años perdidos para la izquierda. Este mes de mayo se cumplen 15 años de las Elecciones al Parlamento de Navarra, por las que UPN accedió al Gobierno de Navarra en 1991. Situación de Gobierno que se ha mantenido invariable, con la única excepción de los 9 meses que duró el Gobierno de Javier Otano. Más de la mitad de esta época de gobierno de derechas ha contado con un pacto parlamentario y presupuestario con el PSN. El PSN es corresponsable de una buena parte de las políticas aplicadas en Navarra durante este período.  

 

15 años de gobierno de derechas que han hecho mella en la sociedad navarra. Un Gobierno que no ha sido capaz en estos 15 años de aprovechar y desarrollar todas nuestras posibilidades y potencialidades para impulsar el desarrollo social e industrial que nuestra Comunidad requería. Un Gobierno que ha sido incapaz de promover la convivencia y el respeto a la pluralidad política y social de sus ciudadanos. Han sido años dedicados a fomentar la división entre los navarros, a resucitar viejos enfrentamientos, a no combatir las desigualdades y a no constituir consensos básicos que posibiliten una convivencia plural y estable en la sociedad navarra.  

 

Navarra no va bien. Las políticas de derechas hacen que Navarra esté ahora jugando por la permanencia, con mucho riesgo de bajar a la segunda división. Mientras Navarra ha estado adormecida estos 15 años, viviendo de las rentas del pasado. Hoy Navarra ha dejado de liderar las políticas sociales, económicas y ambientales del conjunto del Estado. Han sido 15 años en los que las políticas de la derecha nos han impedido avanzar lo suficiente en  la convergencia con Europa. UPN ha convertido a Navarra en una caja vacía con un envoltorio ilusorio, que es una defensa del navarrismo sin contenidos de avance y progreso real. Hemos pasado, en estos 15 años, de unas relaciones distantes con los Gobiernos de Felipe González, a la sumisión con los Gobiernos del PP y ahora a la confrontación total con el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Con UPN siempre han primado los intereses partidistas sobre el interés general de los navarros, que es el de la mayoría social: las clases populares, los trabajadores, los sectores necesitados.  

 

El modelo económico y fiscal impuesto por la derecha ha hecho perder peso a la economía navarra, llevamos años creciendo por debajo de la media estatal; tenemos una baja productividad y hay un incremento escandaloso de la precariedad laboral. Es alarmante para la sociedad navarra que la duración media de los contratos temporales de nuestros jóvenes sea de poco más de tres meses. Tenemos a la juventud que más tarda en independizarse o en desarrollar su proyecto de vida por las graves dificultades que tienen para estabilizarse en el empleo y para acceder a una vivienda digna a un precio razonable.  

 

Mientras tanto, la enorme influencia que tiene el 25% de la población, de renta superior a la media, en la cultura política, económica y mediática navarra hacen que su resistencia a pagar impuestos sea el dogma aplicado por el Gobierno de Navarra. Por medio de la reducción de la presión fiscal a las rentas altas se ha reducido la capacidad económica de la Administración Foral. Navarra se ha convertido en un paraíso fiscal de los que ganan mucho. Esto ha hecho que en Navarra se haya aumentado, en estos 15 años de manera considerable, la distancia de gasto público social, en educación y sanidad,  con la Europa desarrollada.  

 

Esto ha afectado a los índices de desarrollo económico y bienestar social, que tampoco dicen nada bueno de la labor de Gobierno de la derecha navarra. Estamos por debajo de la media europea y española en gasto sanitario, donde los ciudadanos están viendo la pérdida de calidad de su sistema público  de salud. Aumenta la diferencia de gasto destinado a educación pública con respecto a la Europa-15. Hay dificultades presupuestarias para mantener un sistema de protección social obsoleto. No hay capacidad de atender las inversiones por parte de la Hacienda Foral sin recurrir al endeudamiento a través del peaje en la sombra. La falta de una política industrial activa hace depender la economía y el tejido productivo navarros de las multinacionales, y especialmente de Volkswagen, habiendo perdido Navarra cualquier capacidad de incidir en sus decisiones estratégicas y poniendo en riesgo la viabilidad de 4.500 puestos de trabajo directos y 11.000 indirectos. Hablar hoy en Navarra de investigación y desarrollo, de apoyo a proyectos emprendedores, de intervención pública en sectores estratégicos es una quimera. Navarra necesita más tecnología y menos cemento.  

 

La política ambiental brilla por su ausencia. El control de la contaminación atmosférica debiera haber marcado un modelo de desarrollo sostenible para Navarra. El reconocimiento por parte del Gobierno de Navarra que las emisiones contaminantes han crecido en Navarra un 50% en vez de recortarse, incumpliendo radicalmente el Protocolo de Kyoto, hace urgente una actuación de cambio radical en esta materia.  

 

Contra el modelo neoliberal de globalización económica

 

Esta política, en definitiva, ha supuesto poner a Navarra al servicio de la estrategia reaccionaria de la globalización ultraliberal. El mercado lo regula todo; las políticas están al servicio del mercado, no de los ciudadanos; y para ello es necesario un debilitamiento del Estado como poder público. Esta estrategia, asumida por la derecha navarra, genera importantes fracturas sociales y una crisis en los valores y en las relaciones sociales, económicas y políticas. Uno de los objetivos de esta estrategia es disminuir en la sociedad la cultura democrática, estrechar las formas y los hábitos de conducta democrática en la vida cívica y política, reducir la vigencia de los valores de libertad, igualdad y solidaridad, es decir, los principios republicanos de una patria de ciudadanos.

 

La movilización de la izquierda política y social francesa en contra del recorte de derechos laborales para los jóvenes ha demostrado a toda Europa cómo la movilización es capaz de paralizar medidas ultraliberales, impuestas institucionalmente por la derecha.

 

La decisión del Gobierno boliviano de nacionalización de los hidrocarburos ha puesto de manifiesto esta situación. Aquí tanto PP-UPN como PSOE han denunciado y atacado la actuación legítima  de un gobierno democrático, como el presidido por Evo Morales, confundiendo los intereses generales  de nuestro país con los  de una multinacional como Repsol-YPF, que obtiene beneficios multimillonarios a costa  de los recursos naturales de países en vías  de desarrollo y del encarecimiento constante del precio de los carburantes que vende. Desde IU somos respetuosos con las decisiones democráticas del Gobierno boliviano y constatamos que se abre un proceso esperanzador de recuperación y reparto de la riqueza que reequilibre el pasado insostenible tanto económica como ecológicamente que ha sufrido el pueblo y el territorio de Bolivia, como el  e tantos otros países en vías  de desarrollo.

 

Evo Morales es la antítesis de Miguel Sanz: mientras uno recupera todos los recursos para repartirlos al conjunto de los ciudadanos, el otro los vende (EHN) a los privilegiados para hacer negocio.

 

Estamos asistiendo, por tanto, al enfrentamiento entre el mercado y la sociedad civil, donde el poder político, cuando es controlado para hacer políticas de derecha, se pone al servicio de los intereses del mercado, dando la espalda a los problemas de la gente. Como efecto de esta situación, en Navarra se ha puesto de manifiesto una grave pérdida de credibilidad de la política frente a los ciudadanos.

 

La izquierda navarra tiene la responsabilidad de recuperar el protagonismo ciudadano en la toma de decisiones políticas. Es el momento de demostrar las diferencias que existen en las formas de hacer política. Los ciudadanos pueden votar libremente y escoger a sus representantes que consideren para estar en el gobierno o en la oposición, sabiendo que no somos todos iguales. Hay otra forma de hacer política, diferente a lo que han sido estos 15 años de gobierno de derechas.

 

Esta semana se ha celebrado en Atenas el 4º Foro Social Europeo, una cita del movimiento alterglobalizador de Europa: el corazón de la resistencia ha latido en Atenas. Toda la izquierda europea hemos estado presentes en este Foro, más de 15.000 personas, fundamentalmente jóvenes, han convertido Atenas en un espacio alternativo. Se han dado cita partidos como el Partido de la Izquierda Europea, intelectuales, dirigentes sindicales, organizaciones pacifistas, ecologistas y defensoras de la igualdad social. La Resolución final del Foro se resume en que “podemos tener otra Europa”: una Europa de paz, haciendo frente a la nueva escalada belicista  de Bush; una Europa de los derechos laborales; una Europa de igualdad, apostando por la emancipación de la mujer y reconozca la universalidad de los derechos civiles; una Europa social que luche contra la globalización económica y el neoliberalismo.

 

Por el cambio social

 

Hoy, que la Constitución está tan en boca de UPN-PP y de PSOE para referirse a la situación de Navarra como “realidad foral”, desde IUN-NEB queremos rememorar que esta Constitución diseña un modelo político parlamentario, no presidencialista, y pluralista, no bipartidista, precisamente para establecer una balanza de poderes sociales diversos para impulsar un Estado Social de Derecho. Argumento éste abandonado por quienes hacen del conflicto identitario su única referencia política, intentando postergar el principal conflicto que tiene nuestra sociedad, que es el conflicto social.

 

Recordemos que la Constitución postula una economía social de mercado, incorporando instrumentos como el pleno empleo (la temporalidad laboral en Navarra afecta al 90% de los contratos), la concertación social (en el conflicto de Volkswagen, el Gobierno de Navarra sirve al interés de la multinacional chantajeando y presionando a los trabajadores), un sistema fiscal progresivo y redistributivo (el sistema fiscal navarro es uno de los más regresivos de Europa y por tanto con la menor capacidad de redistribución), la iniciativa pública en la economía (vendemos EHN, barato y mal, para formar parte del 1% del accionariado de Iberdrola, por medio de deuda), la planificación económica general, la subordinación de la riqueza privada al interés social general, el derecho a una educación de calidad, o la seguridad social y la sanidad públicas universales. Estos elementos tienen el objetivo de servir “para equiparar el nivel de vida de todos los ciudadanos”, es decir, para el equilibrio social.

 

Estos principios constitucionales han venido siendo olvidados en Navarra por la derecha en estos 15 años, con la colaboración en demasiadas ocasiones del PSN. La política ultraliberal asaltó el Gobierno de Navarra, de la mano de UPN, y se han ido recortando progresivamente los pilares de nuestro Estado del Bienestar. Al desentenderse el poder político de intervenir en la regulación de la economía e ir desmontando los resortes redistributivos del sistema de protección social, las desigualdades en la estructura social se disparan y proliferan situaciones de precariedad laboral, pobreza, marginalidad, inseguridad y delincuencia. Desde IUN-NEB denunciamos el incumplimiento por parte de los sucesivos gobiernos de la derecha navarra de estos principios constitucionales. UPN aplica una política no constitucional que ataca el interés general y la cohesión social de los navarros. Queremos una Navarra de iguales, no de unos pocos privilegiados.

 

Por el cambio democrático. Por la paz

 

Estamos evidenciando el cambio de ciclo político en Navarra. Estos 15 años de una lógica política de derechas han implantado un sistema ultraliberal en lo económico, reaccionario en lo político y retrógrado en lo social. Se ha instalado un gobierno sin iniciativa, sin ideas; un gobierno de fin de etapa, de cambio de ciclo, paralizado por su incapacidad.

 

A esta lógica se ha unido en las últimas semanas el extremismo político articulado en torno al exabrupto en las expresiones del Presidente del Gobierno de Navarra. El “aznarismo” o el “berlusconismo” se han convertido en referencia política de Miguel Sanz. El pánico antidemocrático a perder el poder hace perder la sensatez de estos gobernantes de la derecha extremista. UPN quiere instalar el “sanzismo” como la expresión antidemocrática de su forma de hacer política. Hoy el conflicto y la crispación están instalados en el Gobierno  de Navarra. Este Gobierno ha entrado en la estrategia  de la irresponsabilidad:  de todos los problemas que tiene Navarra, en ninguno tiene responsabilidad este Gobierno.

 

Que el Presidente del Gobierno acuse a un sindicato, a CC.OO., de ser el responsable de la amenaza de deslocalización de la factoría de Volkswagen en Landaben es de tal gravedad, interfiriendo radicalmente en una negociación colectiva entre la empresa y los trabajadores por medio de la amenaza y el chantaje, que debiera plantearse una reprobación social y política por parte del conjunto de la sociedad navarra contra Miguel Sanz. Es una prueba más  de la incapacidad e inoperancia  de este Gobierno.

 

Se instalan en el “todo vale” para mantenerse en el poder, siendo responsables de una acción política que desprestigia y erosiona unas instituciones que controlan exclusivamente con fines partidistas y electoralistas, en contra de la defensa del interés general.

 

Miguel Sanz ha recurrido a la mentira, al miedo y al chantaje para intentar imponer sus posiciones. Sus afirmaciones señalando los datos que decía disponer sobre los acuerdos sobre Navarra entre ETA, una banda terrorista, y el Estado español; los informes policiales que acusaban a ETA del ataque incendiario de Barañáin; el riesgo que supone para Navarra cualquier alternativa de Gobierno, menos UPN, y la estrategia permanente de obstaculización y desestabilización del proceso abierto tras el “alto el fuego” han hecho aparecer a las instituciones navarras fuera del escenario político, en el radicalismo político orquestado por el PP, liderando las posiciones de la “extrema derecha”. El discurso sobre Navarra de UPN y PP roza lo grotesco en la escena política española, por la irresponsabilidad de un Presidente más preocupado por su reválida electoral que por la gestión encomendada en las anteriores elecciones por el pueblo de Navarra.

 

Desde IUN-NEB recomendamos calma, sosiego y tranquilidad al Presidente del Gobierno  de Navarra. Estamos viviendo unos momentos políticos que requieren de la máxima responsabilidad política e institucional, son momentos para demostrar la madurez política de nuestro sistema democrático. Las bases son firmes: no puede haber negociación política alguna con la banda terrorista; los acuerdos políticos en un sistema democrático consolidado corresponden en exclusiva a los ciudadanos y a sus representantes.

 

La esperanza ciudadana de consecución de la paz definitivamente está asentada en bases sólidas. La ciudadanía tiene confianza en el Estado de derecho para administrar los tiempos y las decisiones para establecer la vía hacia la paz definitiva. Es el momento político para no imponer y no impedir, es el momento de facilitar, cooperar, buscar desde la política la consolidación un verdadero proceso de paz. Los problemas, las obsesiones y los fantasmas que transmite Miguel Sanz no se corresponden con la percepción social mayoritaria. La sociedad navarra ha convertido en chiste las afirmaciones de su Presidente, quitándole credibilidad a sus ofuscadas afirmaciones, realizadas desde la más burda utilización de las instituciones democráticas para amañar su estrategia partidista. El Presidente del Gobierno de Navarra se equivoca por ceguera, por cinismo y por soberbia. Estos tres atributos son la causa por la que los errores están siendo tantos, y los aciertos tan escasos. El nerviosismo y la falta de capacidad política están guiando los pasos de un Gobierno cada día más opaco y conservador.

 

Hacemos un llamamiento a la sociedad navarra a no participar de este disparate político, a no hacerle caso a Miguel Sanz. Navarra no está en venta, el mayor peligro que tiene hoy Navarra es su Presidente y la política de derechas que viene desarrollando. IUN-NEB sólo aceptaremos las decisiones sobre Navarra que adopten democráticamente sus ciudadanos. Nadie puede blindar Navarra de los navarros: ni Sanz ni Zapatero, ni UPN ni el PSOE pueden decidir por la ciudadanía navarra. Navarra está blindada porque serán los ciudadanos navarros los que adoptarán las decisiones políticas que quieran. Los Gobiernos y los Parlamentos, en democracia, tienen fecha de caducidad: cada 4 años los ciudadanos deciden democráticamente su composición. El próximo año 2007 los ciudadanos volverán a elegir a sus representantes, y apostarán por lo que consideren más válido  para atender sus necesidades.

 

Por el cambio político

 

Después de 15 años de gobierno de derechas, con un colofón de “enloquecimiento institucional” que estamos viviendo en Navarra, Sanz y UPN actúan como un tapón que intenta impedir la renovación política de Navarra, convirtiéndose en una grave rémora para el conjunto de la sociedad navarra. Representan un proyecto político agotado con un Gobierno paralizado, que tiene que recurrir a la confrontación identitaria, a la tensión política y social; y a la falsedad institucionalizada para intentar tapar su incapacidad para resolver los problemas que realmente tienen los navarros.

 

Detrás de estas declaraciones atemorizantes, detrás de esta Navarra oficial, existe una Navarra que todavía está pendiente: la Navarra real, la Navarra de la que nunca se habla, pero que tiene sus problemas. Unos problemas (en materia industrial, de empleo, vivienda, educación, sanidad, protección social) que no dejan de existir porque desde el Gobierno y sus aledaños se traten de ocultar permanentemente, desde la irresponsabilidad de los gobernantes, porque unos datos macroeconómicos y las agencias internacionales de calidad nos coloquen por encima de unas ratios que nadie de la calle entiende.

 

Navarra necesita abrir sus puertas y ventanas, que entre la luz y un aire fresco  para respirar. Es hora  de pasar página política, porque así no podemos seguir. Es hora de clausurar con tranquilidad, con confianza, con optimismo, una etapa que ya no da más de sí. Es necesario impulsar el cambio para salir de esta situación de decadencia, no podemos seguir perdiendo el tiempo. Es el momento de construir una nueva etapa.

 

A Navarra le toca el cambio en 2007. Primero fue Cataluña, donde cayó la derecha nacionalista; después fue España donde mandamos al PP a la oposición; más recientemente Galicia ha dejado de ser “el feudo de Fraga” para pasar a ser una conquista ciudadana. Como no hay mal que 20 años dure, UPN cuenta los días de su último año en el Gobierno. Un cambio imparable que será posible desde la movilización política, social y ciudadana. Un cambio que implique a toda la izquierda navarra, a todos los que apostamos por una política de modernización y  progreso de Navarra, a partidos, sindicatos, organizaciones sociales y a todos los navarros que trabajamos por un nuevo escenario donde contemos todos.

 

Intentar reeditar el pasado no sirve para esta nueva etapa. La ambigüedad, las contradicciones y la falta de liderazgo político desde los valores de izquierda que ha establecido el PSN como estrategia política no ayudan a un cambio de verdad en Navarra, como el momento actual requiere. Navarra necesita de un impulso claro, que señale como objetivo cortar el paso a la derecha: UPN tiene que pasar a la oposición. La alternativa sólo puede construirse en clave de izquierda.

 

Para liderar esta nueva etapa Navarra necesita de una izquierda fuerte, valiente, con ideas claras y con solvencia. Una izquierda pegada al terreno, cercana a la gente y con capacidad de trasladar la Navarra real a las instituciones. Desde IUN-NEB consideramos que ha llegado el tiempo del cambio, de otra forma de hacer política, de la defensa de otros valores: los valores de la izquierda de verdad.

 

IUN-NEB estamos decididos a consolidar una alternativa política  para Navarra, decididos a gobernar  de otra manera. Es necesario abrir un tiempo nuevo para los navarros y navarras, proponemos a los navarros un programa global de renovación política, social y cultural que dé un impulso a Navarra. Una alternativa que camine a favor  de una sociedad moderna, laica, solidaria y mejor preparada  para afrontar los problemas  de sus ciudadanos.

 

El Gobierno, las instituciones, la política tiene que hablar el mismo lenguaje que la gente y responder de sus mismos valores. Hay que revitalizar el papel del Parlamento, como representación del conjunto de los navarros y como institución abierta a sus necesidades. Es hora  de recuperar la participación del conjunto de la ciudadanía navarra, de impulsar la igualdad en la consecución de los derechos sociales y civiles, gobernar desde la más absoluta transparencia, otorgando a los ciudadanos el protagonismo en la toma  de decisiones políticas, de gobernar desde la proximidad y desde el diálogo con todos.

 

La apuesta de IUN-NEB es construir una sociedad cohesionada, libre y en paz. Para ello Navarra necesita un nuevo Gobierno que desarrolle la agenda social: una oportunidad para los navarros y navarras, para sus derechos sociales, para el empleo decente, la vivienda, la salud, la educación. Convertir las necesidades en derechos de ciudadanía, donde las mujeres navarras asuman el protagonismo que les corresponde en condiciones de igualdad real.

 

IUN-NEB se compromete a construir una alternativa de izquierdas para Navarra. Una alternativa que la concretaremos en el Programa de Gobierno que estamos elaborando, y que será impulsado en la Convención Programática que tenemos convocada para el 10 de Junio. Una propuesta de izquierdas basada en la apuesta por lo público, en el impulso de la participación ciudadana en la toma de decisiones, en el federalismo solidario como modelo de Estado, y las políticas sociales y ambientales como prioridad en la alternativa.

 

Luces y sombras de los dos años de ZP

 

Los dos años de Gobierno socialista en Madrid tiene luces y sombras para la izquierda. La paz, la apertura de un proceso federalizante, las conquistas en derechos civiles y la retirada de Iraq podríamos destacar, por el acuerdo que IU ha tenido con ellas, los puntos más positivos de la acción de Gobierno. 

 

Sin embargo, se producen muchas sombras en la gestión del Gobierno de Zapatero: no se ha impulsado un modelo económico e industrial alternativo al de la gestión del PP, va en aumento los fenómenos especulativos en nuestro país, y se constata un retraso en el impulso a una agenda social y ecológica. 

 

La actuación de IU en esta segunda mitad de legislatura va a incrementar considerablemente nuestro perfil exigente y de alternativa de izquierdas.

< Anterior   Siguiente >