Documentos

Consejo Político 11.02.2006

sábado, 11 de febrero de 2006

1.- Constitución de la Mesa

 

 

Se propone a Félix Martínez, Idoia Saralegui, Pedro Esparza y Ion Erro. Es aprobada  por asentimiento.

 

2.- Aprobación, si procede, de Acta Anterior.

 

 

El acta del C.P. del 5 de noviembre de 2005 es aprobada.

 

3.- Informe de coyuntura política del coordinador general.

 

El informe es sometido a debate y votación. En primer lugar toma la palabra el Coordinador General para la defensa del mismo. En el turno de intervenciones que se produce a continuación toman la palabra: Maite Mola, Casimiro Larrea, José Miguel Nuin, Javier Jimeno, Ana Figueras, José Sánchez, Idoia Saralegui, Domingo Talens, Javier Ibáñez, Miguel Bermejo, Pedro Esparza, Félix Bienzobas, Juan Pedro Gómez y Juan Carlos Esparza. Por último cierra el debate el Coordinador General.

 

Maite Mola y otros compañeros trasladan por escrito aportaciones a este punto del orden del día; también durante el debate reparten a los miembros del consejo copia del protocolo entre ICV y Los Verdes.

 

Sometido a votación el informe, con las aportaciones aceptadas en el debate, es aprobado por 41 votos a favor y 9 abstenciones.

 

4.- Informe de Organización, Plan de Trabajo elecciones municipales y autonómicas 2007.

Toma la palabra Pedro Esparza, expone y defiende el documento presentado, resaltando la relevancia de las próximas Elecciones. Municipales y autonómicas.

 

En el debate intervienen Félix Martínez, Maite Mola, Miguel Izu y Ion Erro. Cierra este punto Pedro Esparza.

 

Sometido a votación el Informe este es aprobado por unanimidad de los presentes.

 

Resoluciones

 

Por último se informa de la presentación de tres resoluciones al CPN a lo largo de la mañana. Una presentada por Ignacio Rodríguez, celebrando este 11 de febrero el 133 aniversario de la proclamación de la 1ª República. Las otras dos son presentadas por Domingo Talens y varios compañeros del Consejo, referidas a la situación actual de VW Navarra y SANYO Tudela.

 

Una vez defendidas las resoluciones, éstas son aprobadas por unanimidad.


INFORME POLÍTICO

 

El Sexto Foro Social Mundial, celebrado entre el 24 y el 29 de enero de 2006 en Caracas, ha impulsado una propuesta basada en los principios de libertad, integración, cooperación, solidaridad, convivencia, paz y justicia social. Unos valores políticos que desde la izquierda asumimos  para la plena realización del ser humano.

 

Los ejes políticos desarrollados en este Foro Mundial se concentran en:

 

  • Compromiso con la democracia, favoreciendo la democracia participativa en todos los ámbitos  de poder.
  • La paz como único camino  para la convivencia, rechazo al terrorismo y a la militarización  de las relaciones internacionales.
  • Respeto y defensa  de todos los derechos humanos, y su ejercicio irrenunciable  de una forma indivisible e interdependiente.
  • Fortalecimiento  de la integración y cooperación como alternativas al neoliberalismo. Compromiso  de lucha contra la imposición  del modelo neoliberal, garantizando estructuras sociales y económicas accesibles  para todos (las 3 personas más ricas  del mundo poseen una fortuna superior al PIB  de los 48 países más pobres del planeta).
  • Compromiso por un nuevo orden  de relaciones internacionales y un mundo multipolar, rechazando la hegemonía imperialista  de USA.
  • Apoyo al Protocolo  de Kyoto a través  de un modelo  de desarrollo económico, social y cultural sostenible.
  • Reivindicamos la presencia activa de los movimientos populares en la vida política, social y cultural.

 

Frente a la advertencia del Foro Económico de Davos que anuncia una importante crisis económica porque el sistema estadounidense está en decadencia; el Foro Social de Caracas desarrolla una propuesta política impulsada por una importante masa crítica, alternativa, a nivel internacional que trabaja por construir OTRO MUNDO POSIBLE. Una nueva izquierda plural, diversa, no sectaria y necesaria. Necesaria para contraponer al poder establecido una propuesta alternativa. Caracas nos demuestra la necesidad  de incorporar nuevos valores a la acción política y de gobierno a escala global y a escala local, en Navarra.

 

Somos muchos los navarros que compartimos estos valores y ejes políticos, y desde ellos, IUN-NEB se compromete a hacerlos efectivos en Navarra desde nuestra acción política: Otra Navarra es posible desde la izquierda. IUN-NEB debe hacer de la conexión con los movimientos y organizaciones sociales su prioridad de acción, para posibilitar una red social que impulse estos valores progresistas y de izquierdas en la sociedad, y haga posible el cambio político y social por el que nosotros trabajamos. Y esta conexión se desarrolla por medio del diálogo, de la receptividad a las demandas sociales, y de la apertura de nuestra organización y de las instituciones en las que estamos presentes a las necesidades sociales. Nuestra estrategia es conectarnos socialmente para incorporar a la sociedad navarra al cambio político.

 

Internacional

 

Todo se mueve en el tablero internacional, no sólo en sentido negativo, sino con aspectos que apuntan claramente hacia avances democráticos y sociales, hacia la posibilidad de transitar de la actual hegemonía económica y militar de EEUU hacia un mundo policéntrico, pacífico y solidario.

 

El agravamiento de la represión en los territorios ocupados del Sahara Occidental reclama toda nuestra solidaridad con el pueblo saharaui y exige una condena contundente de la política marroquí por parte del Gobierno español. Denunciamos la ambigüedad calculada de la diplomacia española en este conflicto, y pedimos que se cumpla la legalidad internacional y la defensa del principio de autodeterminación del pueblo saharaui.

 

La exigencia de la retirada de las tropas españolas de Afganistán sigue siendo nuestro objetivo, como lo es que se proceda a la revisión de nuestra presencia en Haití, toda vez que se aplazan las elecciones y existe el riesgo de que nuestros militares se vean envueltos en acciones de represión política y social.

 

Tres años después del inicio de la guerra de Irak, con su estela de sufrimiento para el pueblo iraquí, la coalición militar liderada por EEUU se ha mostrado incapaz de vencer la resistencia y sigue empantanada en un barrizal de miseria económica, precariedad política y violencia cotidiana. Para abrir un nuevo horizonte de paz y estabilidad en la zona, es urgente que se proceda a la retirada de las tropas de ocupación y se reconstruya el país, alentando el diálogo entre todas las fuerzas políticas sin excepción.

 

Tras la legítima victoria electoral de Hamas, España debe apoyar con firmeza a la Autoridad Nacional Palestina frente a la persistencia de la ocupación militar israelí y exigir el cumplimiento de la legalidad internacional para que se derribe el muro de la vergüenza, se detenga la implantación de nuevas colonias y se devuelvan todos los territorios ocupados, en la perspectiva del reconocimiento internacional de un Estado Palestino independiente, que pueda construir un futuro digno y próspero para su pueblo y desarrollar relaciones de cooperación con el pueblo israelí.

 

También en Oriente Medio se agrava la crisis iraní. La presión norteamericana y el radicalismo verbal del presidente Ahmadineyad están alimentando una peligrosa escalada. Resulta hipócrita la exigencia de EEUU de que Irán no tenga acceso a la bomba atómica, cuando ha facilitado ese arma letal a Israel y Pakistán, sus fieles aliados en la región. Pero también es legítima la preocupación del Organismo Internacional de la Energía Atómica por que se respete el Tratado de No Proliferación Nuclear. Aunque no es probable que China y Rusia autoricen sanciones del Consejo de Seguridad, debemos reclamar del gobierno español que, en el marco de la UE, se oponga a toda escalada belicista y promueva nuevas iniciativas de distensión para seguir negociando por la vía diplomática como única salida a la crisis.

 

En América Latina las elecciones democráticas han consolidado el giro a la izquierda, iniciado por Lula en Brasil, Chávez en Venezuela, Kirchner en Argentina y Tabaré en Uruguay, con la esperanza de nuevas victorias de López Obrador en México. Este giro a la izquierda ha sido recientemente confirmado con la victoria de Evo Morales en Bolivia y de Michelle Bachelet en Chile, con el respaldo de socialistas y comunistas. El nuevo proceso de cambio político y social, aún por concretar en Colombia, Perú, Ecuador y Paraguay, requiere toda nuestra solidaridad. En este nuevo contexto, España y la izquierda europea deben instar una cooperación más estrecha de la UE con América Latina, promoviendo inversiones de beneficio mutuo, que se traduzcan en progreso social, y potenciando Mercosur frente al modelo neoliberal del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

 

La pasada cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha pasado sin pena ni gloria, con un debate enrocado en la defensa de los “intereses nacionales” y la libertad de comercio, sin dar salida a las producciones agrícolas de los países más pobres y aplazando a 2014 el proceso que ha de conducir hacia otro horizonte en las relaciones económicas y comerciales para que éstas sean justas e inteligentes. En este sentido, ha sido esperanzadora la alianza de los países emergentes (entre ellos China, India, Brasil y Sudáfrica), aunque en esta ocasión sus expectativas de colaboración con la UE hayan sido defraudadas. La perspectiva abierta por el VI Foro Social Mundial, iniciado en Mali y continuado en Caracas, ofrece alternativas claras frente al neoliberalismo y apunta hacia un orden económico y político internacional más justo, sostenible y solidario, como el que propone el movimiento altermundialista.

 

 

 

España

 

A nivel de política estatal, los ejes políticos siguen estando en el debate territorial, la política social y fiscal del Gobierno socialista, y el proceso de paz.

 

 

 

En el pasado Consejo Político ya señalábamos la necesidad  de impulsar una propuesta federalista desde la izquierda en el debate territorial. El modelo federal solidario que impulsa IU está presente en los procesos de reformas estatutarias abiertas en Cataluña, Valencia y Andalucía, desde la articulación  de un Estado federal que reconozca la identidad plurinacional del mismo y un mayor grado de autogobierno, con una máxima solidaridad y cooperación, especialmente en materia  de financiación y sistema de protección social (caja única  de la Seguridad Social). IU debe desarrollar de forma prioritaria en los procesos de reformas estatutarias los contenidos sociales, democráticos y ecológicos, así como un sistema de descentralización municipal efectiva.

 

IU entiende positivo el proceso de aprobación del Estatut catalán, por cuanto avanza en el desarrollo del autogobierno de Cataluña, incorpora importantes contenidos sociales y ciudadanos, y avanza en una concepción federal de construcción del Estado. La posición final de IU dependerá del trámite parlamentario de debate de las enmiendas y de los acuerdos alcanzados entre PSOE y CiU.

 

En relación a la política laboral y fiscal del Gobierno socialista, desde IU se emplaza al PSOE a que rectifique sus posiciones. La reforma fiscal  de Solbes y la propuesta laboral de Caldera suponen un giro a la derecha del Partido Socialista, un favor a las rentas altas y a la patronal. Los perjudicados de sendas iniciativas políticas del Gobierno socialista son los asalariados, y esta situación debe ser denunciada por IU, por medio  de una propuesta alternativa institucional y social en torno a nuestra Agenda Social y Ecológica. Las campañas por un empleo decente y por una fiscalidad progresiva deben ponerse en marcha de forma inmediata; y en Navarra las debemos desarrollar prioritariamente.

 

Estas reformas del Gobierno  de ZP ni son justas, ni son solidarias, ni mucho menos de izquierdas. Zapatero con estas propuestas traiciona a la izquierda en política laboral y fiscal, aquello que afecta a la cartera  de los trabajadores. Esta política nos lleva a una sociedad cada vez más desigual, con empleo de menor calidad, con mayor inseguridad y con unos servicios públicos cada día menos eficientes.

 

Una estrategia de acuerdos en materia económica y social con la derecha catalana (CiU) y vasca (PNV) suponen la ruptura del ciclo político de izquierdas que se impulsó en España tras las últimas elecciones generales, y volver a la práctica política del “felipismo”, que traicionó a la izquierda en su viaje al centro-derecha. Esta es la mejor manera que tiene Zapatero de volver a allanar el camino a la derecha  para recuperar el poder. Desde IU, ante este posible nuevo escenario mantendremos y reforzaremos nuestra estrategia como oposición de izquierdas al PSOE en el Estado, y a la derecha en Navarra.

 

Constatamos el impulso que debe suponer la aprobación de la Ley de Atención a la Dependencia hacia el desarrollo del Estado del Bienestar, reconociendo como derecho subjetivo universal la atención a las personas con dependencia en el conjunto del Estado. Desde IU vamos a impulsar un Sistema Nacional de Atención a la Dependencia, elaborado de forma participada por administraciones, sociedad y partidos políticos; impulsado desde la responsabilidad pública, dotado económicamente y con control de la participación privada en el mismo, siempre de manera subsidiaria.

 

Por otro lado, IU debe impulsar su propuesta en torno a la paz y el desarrollo del diálogo político y social para alcanzar un escenario de no violencia, distensión y normalización política y convivencia ciudadana en Navarra y en Euskadi. El impulso a sendas mesas de diálogo político en Navarra y Euskadi, abiertas a todas las formaciones políticas, que sólo podrá ser efectiva en un escenario  de cese definitivo  de la violencia debe centrar nuestra propuesta en esta materia. En estas mesas debiera establecerse la capacidad  de decisión  de los diferentes ámbitos territoriales, salvaguardando en todo caso la capacidad  de decisión libre y diferenciada  del pueblo navarro; así como las medidas  de distensión necesarias  para estructurar el proceso  de paz.

 

Desde IU exigimos a ETA el cese definitivo de la violencia y a Batasuna un posicionamiento rotundo contra la utilización de violencia con fines políticos. La única herramienta efectiva contra el terrorismo es la paz, y la política debe explorar todas las posibilidades para conseguirla. Pero con violencia no es posible abrir vías efectivas de solución.

 

En esta agenda política estatal nos encontramos con un agente político, el PP-UPN, que salvo en las reformas laboral y fiscal que por su orientación coinciden con su posición política, desarrolla una estrategia de crispación y confrontación permanentes en la vida política de España, utilizando el debate territorial y la lucha antiterrorista como sus arietes.

 

La derecha política está delegando el papel  de fuerza de choque en determinados elementos de la judicatura, del ejército, de la jerarquía eclesiástica y de instituciones económicas, que luego articula el PP y UPN, y sus medios de comunicación, en torno a un proceso de desestabilización política.

 

Esta situación llega a la propuesta fuera de lugar de solicitar firmas a los españoles para convocar un referéndum inconstitucional en torno al Estatut; contradictoriamente a la estrategia del PP en la pasada legislatura, que modificó la legislación para poder encarcelar a Ibarretxe si convocaba un referéndum sobre su modelo territorial. Lo significativo en términos políticos es el silencio del Presidente de UPN, Miguel Sanz, que como socio del PP no ha valorado esta iniciativa de convocatoria de referéndum ni su desarrollo en Navarra. Parece que ahora que el PP está en la oposición, y la ejerce con esta radicalidad y extremismo, no interesa a UPN recordar que ambos forman un mismo proyecto político y comparten las mismas estrategias.

 

Navarra

 UPN también apuesta por la confrontación y la crispación como herramientas políticas en Navarra. El grado de insolencia y procacidad con que desde el Gobierno de Navarra se están utilizando elementos necesarios y beneficiosos para el desarrollo de Navarra con fines partidistas y electoralistas, hacen desconfiar y desacreditan la acción de este Gobierno. La utilización irresponsable del enfrentamiento partidista con el Gobierno estatal hace peligrar el desarrollo de importantes infraestructuras  para Navarra (el TAV, las conexiones viarias con Madrid, Zaragoza, Logroño o Jaca) o del derecho social  de atención a la dependencia (la actitud de Palacios en este tema es inaceptable).

 

El Gobierno ha entrado en una estrategia  de engaños y mentiras para trasladar una imagen  de enfrentamiento permanente con el Gobierno central. Esta situación de confrontación entre administraciones es perjudicial para los intereses de los navarros y navarras, y pone en peligro las inversiones necesarias para el desarrollo  de nuestra Comunidad.

 

UPN no se preocupa por Navarra, su preocupación es mantenerse en el poder como sea. UPN, al ver peligrar su permanencia en el Gobierno, está haciendo un uso fraudulento de las instituciones que gobierna en beneficio de su interés electoral como partido. Miguel Sanz anunciaba que UPN iba a corregir aquello que había hecho mal: tiene una tarea urgente, cambiar el Gobierno y su política. Como sabemos que no lo va a hacer, lo tendremos que cambiar desde abajo: los navarros y navarras que apostamos por otro Gobierno, otra política y otra Navarra.

 

Demasiada prisa se ha dado Miguel Sanz por autoproclamarse candidato. No parece que las aguas de UPN vayan muy tranquilas al tener que precipitar su nombramiento, el nerviosismo está haciendo mella en las filas regionalistas al comprobar, seriamente, la posibilidad de perder el poder en Navarra, como ya le ha ocurrido a la derecha en el Gobierno central, en Cataluña o en Galicia. Sanz se va a convertir en el Fraga foral, va a ser quien va a conducir a UPN a la oposición política, por su alejamiento de la realidad navarra.

 

UPN articula su discurso en torno a cuatro ejes: confrontación con el Gobierno central en tanto es  de otro color político, somos una “Comunidad 10” gracias al Gobierno foral, no hay alternativa de gobierno si Navarra no se vende al nacionalismo, mientras les interesa visualizar un marco de acuerdo UPN-PSN en temas políticos importantes (Consejo de Navarra, Reforma del Amejoramiento, Transitoria Cuarta, Política Lingüística…).

 

Por ello, desde IUN-NEB debemos hacer el esfuerzo  de explicar a los navarros la falsedad de este discurso. La confrontación entre las administraciones foral y central perjudica los intereses de Navarra, y sólo está motivada por motivos partidistas (UPN sigue la ruta política marcada por el PP).

 

La imagen de la “Comunidad 10” que vende el Gobierno de UPN contrasta con el progresivo deterioro de algunos servicios y políticas públicas que padecemos los navarros. Los datos macroeconómicos son positivos, pero ya aparecen señales de alarma como el menor crecimiento económico de Navarra respecto al Estado, las tasas de siniestralidad o precariedad laboral más altas, o el alejamiento progresivo  del gasto público en educación, sanidad y cohesión social de la media europea. Por eso, la crítica más importante que tenemos que hacer es que este crecimiento económico no está sirviendo  para desarrollar en Navarra una verdadera política social e industrial avanzada. Con un Estado del Bienestar no ajustado a las necesidades reales de la gente y una dependencia industrial muy acusada de una multinacional del automóvil, la previsión estratégica de Navarra no es muy alentadora.

 

La situación industrial en Navarra es preocupante. El cierre de SANYO o el anuncio de eliminación de 20.000 trabajadores de la multinacional Volkswagen, son dos noticias recientes a la multitud de empresas que se encuentran en riesgo en Navarra. La ineficaz, y en la mayoría de los casos inexistente, política industrial del Gobierno foral es inaceptable cuando están en juego muchos puestos de trabajo y el mantenimiento del tejido productivo en nuestra Comunidad. Desde IUN-NEB debemos priorizar la atención, denuncia y trabajo para mostrar a la ciudadanía los riesgos evidentes que supone el proceso de globalización económica, y las consecuencias de una política industrial desarrollada por la derecha al servicio de los intereses de las multinacionales.

 

La propuesta de reforma fiscal del Gobierno de UPN reduce la presión fiscal a las rentas más altas y a las rentas de capital. Menor ingreso fiscal equivale a menos políticas públicas para desarrollar Navarra. La propuesta fiscal  de UPN es inasumible desde un planteamiento  de rigor presupuestario y respeto al principio de progresividad fiscal. Que nadie se engañe: UPN defiende los intereses de las grandes rentas, los grandes capitales y los intereses especulativos en Navarra, es la derecha pura y dura. Esta política insolidaria debe ser respondida desde toda la izquierda política y social, ejerciendo presión ante lo que representa un ataque al desarrollo de políticas públicas que beneficien a todos los navarros por igual.

 

Nuestra alternativa política al Gobierno de la “derecha unida” se basa en un modelo democrático, abierto y de izquierdas. Hay que reconocer que esta alternativa es hoy más una necesidad que una virtud. IUN-NEB representa cuantitativa y cualitativamente una parte imprescindible de cualquier alternativa  de Gobierno progresista y federalista. Nos convertimos en una buena parte  de la referencia de la izquierda navarra para el cambio político.

 

El nacionalismo vasco se encuentra inmerso en un debate interno en relación a sus posibilidades y debilidades como coalición unitaria del abertzalismo en Navarra. Esta previsión electoral será modificada con la presencia de una candidatura que represente a la izquierda abertzale en el próximo Parlamento de Navarra.

 

El proyecto de Nafarroa Bai presentado recientemente como apuesta electoral para las próximas elecciones autonómicas no aporta ningún elemento novedoso a lo que exclusivamente es una plataforma unitaria del nacionalismo vasco. La suma de partidos tan diversos dentro de la lógica derecha-izquierda como son PNV y EA por un lado, y Aralar o Batzarre por otro, impone que su único común denominador es la suma del nacionalismo vasco en Navarra. Su estrategia de presentarse como proyecto “progresista” e incluso “de izquierdas” es intentar maquillar su principal déficit político: no hay una propuesta alternativa en materia política más allá de la territorial (sin propuesta política conjunta en materia social, económica, fiscal, industrial, ...).

 

El PSN se mantiene en la ambigüedad política, con una grado  de enfrentamiento interno muy importante entre aquellos dirigentes que apuestan por recuperar la estrategia de pactos estables con UPN y aquellos que apuestan por una alternativa plural  para Navarra, al estilo de lo impulsado en Cataluña, Galicia o incipientemente en Euskadi. La actitud   de la actual dirección del PSN haciendo una oposición con el freno de mano echado al Gobierno de Sanz y aceptando cualquier oferta de pacto por parte  de la derecha en materia institucional, en autogobierno o en políticas que generan crispación (como lo acabamos de comprobar en política lingüística o en la elección del Consejo  de Navarra, dejando fuera  de los acuerdos políticos a la representación del 33%  de la sociedad navarra) supone desarrollar una actitud excluyente y alejada  de la realidad política  de Navarra, desde una perspectiva  de izquierdas. Si la actual dirección del PSN apuesta por recomponer alianzas con la derecha navarrista de UPN, volviendo la espalda a la realidad sociológica y política del progresismo en Navarra, estará nuevamente colaborando a no hacer posible la oportunidad histórica que Navarra tiene de pararle los pies a la derecha y mandar democráticamente a UPN a la oposición política.

 

Desde IUN-NEB hacemos un llamamiento a la clarificación  de las propuestas políticas de los partidos de la oposición al Gobierno de UPN, y a asumir un compromiso con la voluntad de cambio que demanda una mayoría social de la ciudadanía navarra, como se plasmó en las últimas elecciones generales.

 

IUN-NEB tiene que salir a la calle tomando la iniciativa política, con su propuesta alternativa, la propuesta de la izquierda navarra. Los ejes de esta propuesta política están centrados en un cambio de izquierdas para Navarra, oposición al Gobierno de UPN, y diálogo social y político para configurar la alternativa.

 

Fortalecer una alternativa programática y política de izquierdas debe ser la estrategia de IUN-NEB hasta las próximas elecciones autonómicas y municipales. Fortalecer un polo de izquierdas en la política navarra, que sea capaz de impulsar un nuevo escenario institucional y político que atienda las necesidades reales de la ciudadanía y sirva para resolver los problemas de la gente.

 

No se trata de un cambio cosmético, de imagen, no estamos ante una posibilidad de alternancia en el poder. La actual situación política navarra nos lleva a una dicotomía en términos políticos e ideológicos: o se mantiene en el gobierno la derecha, o gobierna la izquierda. Estamos ante la posibilidad  de un cambio real en el actual modelo político de Navarra. Nuestro planteamiento es alternativo: nuestra propuesta política está basada en que “Otra Navarra es posible”: una Navarra donde se profundice en la democracia, donde se extiendan y se garanticen unos derechos sociales, ciudadanos y ecológicos; y se desarrolle un marco federal  de integración  de la pluralidad identitaria  de los navarros.

 

En esta perspectiva, cobra un especial protagonismo nuestra propuesta  de gobierno. El esfuerzo político que IUN-NEB debe realizar para concretar su propuesta programática, inmersa en la realidad  social, política, económica y cultural, nos dará como resultado el mejor Programa Electoral  para la izquierda navarra. Nuestro Programa va a interesar a la gente. Un Programa valiente  para impulsar las políticas de la izquierda en Navarra y para resolver eficazmente los problemas de la ciudadanía, de todos los que vivimos y trabajamos en Navarra. La Convención Programática del 10  de Junio es una cita muy importante  para IUN-NEB, que debe contar con la movilización  de todo el colectivo, así como de la conexión con las propuestas y análisis que realizan numerosas organizaciones sociales, colectivos y expertos, con los que deberemos contar de forma activa, como movimiento político y social que nos reivindicamos.

 

La oposición al Gobierno  de UPN y CDN debe ser visibilizada, ante el rodillo parlamentario que estas dos formaciones practican indiscriminadamente en el Parlamento foral (el último debate presupuestario ha puesto en evidencia el muro con el que se enfrenta la oposición en Navarra). En cualquier sistema democrático, la oposición juega un papel político fundamental  para el control  de la acción  de gobierno, la fiscalización  de su hacer político, y la propuesta alternativa. Desde IUN-NEB, asumiendo el papel que los ciudadanos nos dieron como tercera fuerza política de Navarra y desde la oposición  de izquierdas, vamos a “dar caña” al Gobierno de UPN-CDN, pero también vamos a hacer propuesta alternativa. Está en nuestra mano el demostrar a la ciudadanía navarra que existe otra política posible a la que se gestiona. Las iniciativas que estamos elaborando en torno al desarrollo del sistema navarro  de salud, el impulso a la enseñanza pública en Navarra o la extensión  de derechos sociales al conjunto  de la ciudadanía navarra (atención a las personas con dependencia, educación infantil 0-3 años con carácter universal, servicios sociales  de base) deben ser ejes prioritarios de nuestra acción institucional y social.

 

Asimismo, y desde la exigencia a UPN de transparencia en los asuntos públicos, vamos a impulsar la adecuación de todas las sociedades públicas que maneja el Gobierno foral, y que gestionan miles de millones de euros de los presupuestos públicos, a la normativa legal de contratación de la administración pública,  desde los parámetros  de libre concurrencia, publicidad y objetividad. Queremos conocer la situación de estas sociedades, qué volumen de contratación han realizado en los últimos años y, desde la sospecha que se emplea el sistema generalizado de la adjudicación directa, fiscalizar qué volumen de esta contratación ha sido dado “a dedo” por la administración de UPN y quiénes han sido los beneficiarios.

 

En relación a la adjudicación de emisoras de FM, que los tribunales han declarado nula y obligan a la nueva valoración de las propuestas presentadas, ha habido movimientos en todos los ámbitos afectados excepto en el político (incluso una emisora beneficiaria de aquella adjudicación irregular ha cerrado y despedido a sus trabajadores). Por el contrario, el Gobierno no asume ningún tipo  de responsabilidad política en torno a un proceso viciado, y que demuestra la actuación subjetiva y parcial  de los responsables políticos en un tema tan básico en una democracia como son los medios  de comunicación. La iniciativa  de nuestro Grupo solicitando el cese  de los dos responsables políticos de esta adjudicación ilegal, el Consejero Palacios y el Director General Ángel Sanz, centrará la iniciativa parlamentaria en este asunto. Si los miembros del Gobierno, UPN y CDN, no asumen responsabilidades ante esta situación, evidenciada por la última sentencia judicial, quedaran anulados políticamente para plantear propuesta alguna en torno a la regeneración democrática y en la transparencia en la gestión pública. Pocas esperanzas tenemos, después de ver cómo han actuado estos dos partidos en relación a la sentencia que obliga a liquidar el contrato del aparcamiento  de la Plaza del Castillo, por su evidente ilegalidad, y que se ha saldado con la no asunción de responsabilidades políticas y el férreo control  de la mayoría absoluta que respalda la errónea gestión  de Barcina. El recurso judicial ganado por IU, lejos de perjudicar al Ayuntamiento pamplonés, ha ahorrado al erario público 26 millones de euros que Barcina había comprometido a EYSSA, la empresa adjudicataria. ¿Hasta cuándo está dispuesto a aguantar CDN por mantenerse en el poder? ¿Dónde quedan las consignas de Alli enarbolando la bandera de la regeneración y la transparencia?

 

Las irregularidades denunciadas en torno al tramo III del Canal de Navarra en cuanto a desvío presupuestario y modificación del proyecto por parte de CANASA suponen una nueva duda sobre la gestión de las obras públicas en Navarra. Ante esta situación, se hace imprescindible que la Cámara  de Comptos no eche balones fuera y desarrolle la fiscalización de la adjudicación y la ejecución requerida por el Parlamento, en coordinación con el Tribunal  de Cuentas, por tratarse de una obra cofinanciada entre la administración foral (40%) y la central (60%). En cualquier caso, si siguen los impedimentos, y las respuestas del Consejero de Obras Públicas y las  de la Ministra de Medio Ambiente no son convincentes, el Parlamento de Navarra acabará investigando esta obra. Sería conveniente que el Gobierno central audite CANASA,  bien por medios propios o contratando una auditoría externa independiente, ante las denuncias presentadas tanto en la adjudicación de la obra como en la ejecución  de la misma, e IU se lo va a exigir.

 

Es necesario impulsar el diálogo político y social. El discurso de la derecha en Navarra es minusvalorar y despreciar el diálogo político: sólo existe la realidad que les apoya en el Parlamento. En Navarra son mayoría las personas que no participan de la política de la derecha. Es a todos ellos a quienes debemos lanzar una propuesta ilusionante  para hacerles participar en el cambio. Debemos hacerles cómplices de este cambio político y social por medio del diálogo, la propuesta, la integración  de modelos. Debemos transmitir a la sociedad navarra que es posible el cambio, y que el protagonismo lo tienen los ciudadanos y ciudadanas.

 

En este sentido, debemos hacernos autocrítica los partidos  de la oposición. También es necesario que exista diálogo entre la oposición política. Y esto hoy no se da en la intensidad que sería necesario. Un diálogo que  para ser efectivo debe partir del reconocimiento  de nuestra pluralidad, nuestra diversidad, y desde la identidad  de cada uno buscar puntos  de encuentro sobre acciones políticas  de futuro. Tenemos diferencias, y por eso formamos parte  de proyectos políticos y culturas diferentes, incluso tenemos diferencias  de concepción territorial y  de modelos políticos, pero compartimos la necesidad  de trabajo en común  para impulsar un cambio político  de izquierdas y progresista  para Navarra. IUN-NEB tiende la mano a incrementar el diálogo político entre las diferentes referencias progresistas y de izquierdas en Navarra para debatir y compartir el escenario político de futuro.

 

Izquierda Unida  de Navarra – Nafarroako Ezker Batua se define como la izquierda navarra, un espacio abierto para las ideas progresistas y de izquierdas, con el objetivo construir una Navarra mejor. Constatamos la confianza de la izquierda navarra en nuestra organización para impulsar el cambio político de verdad. Estamos a 15 meses  de las Elecciones Municipales y Autonómicas, y el proyecto que representa IUN-NEB medirá su fuerza ciudadana. Esta fuerza la emplearemos para pararle los pies a la derecha y construir una alternativa  de cambio en Navarra.

 

 

 

 

Pamplona, a 11 de febrero de 2006.  

 

< Anterior   Siguiente >