Documentos

Consejo político 14.05.2005

1.-  Constitución de la Mesa.

Se propone a Loli del Árbol, Ignacio Rodríguez, Pedro Esparza y Ion Erro. Es aprobada por asentimiento.

 

2.- Aprobación, si procede, del Acta anterior.

 

El acta anterior (C.P. de 5 de marzo) es aprobada por asentimiento.

 

3.- Informe de coyuntura política del coordinador general.

 

 

El informe es sometido a debate y votación. En primer lugar toma la palabra el Coordinador General para la defensa del mismo. En el turno de intervenciones que se produce a continuación toman la palabra: Javier Jimeno, José Miguel Nuin, José Sánchez, Félix Taberna, Ricardo Jimeno, Javier Eusa y Pedro Esparza. Por último cierra el debate el Coordinador General. 

 

Sometido a votación el informe, es aprobado por unanimidad.

 

4.-Informes de las Áreas de Elaboración Colectiva, propuestas programáticas.

 

En primer lugar, toma la palabra Miguel Izu, como coordinador de áreas y a continuación los coordinadores de áreas con informes presentados al consejo, estos son: Ana Figueras (administración local y autogobierno), José Miguel Nuin (institucional-economía), Carlos Cutrín (educación), Mª Carmen Mayo (medioambiente- desarrollo sostenible) e Inés Sáenz de Pipaón (salud y bienestar social).

 

En el debate intervienen Javier Eusa, Ion Erro, Pedro Esparza y cierra el debate Miguel Izu.

 

Sometidos a votación los informes de las áreas son aprobados con el voto afirmativo de todos los presentes excepto una única abstención.

 


 

INFORME POLITICO

 

El relanzamiento de IU

 

IU, en el ámbito federal, ha aprobado sus líneas estratégicas  para la nueva etapa política. Tras la Asamblea Extraordinaria y el proceso  de elección  de los nuevos órganos  de dirección, éstos han aprobado las prioridades políticas de nuestra organización, y el plan  de acción de IU. Los dos documentos inciden en una misma idea: nos sitúan en la propuesta política, tras el proceso  de debate interno mantenido hasta ahora. Por tanto, nos encontramos ante el relanzamiento  de IU como organización  de izquierda, abierta a la sociedad y con la mirada puesta en las próximas elecciones Autonómicas y Municipales.

 

Nuestra organización tiene que recuperar un discurso y un espacio político propio, diferenciado de otros espacios progresistas, como izquierda alternativa, transformadora, ecologista y federalista. Hemos diseñado una estrategia política desde el rigor en las propuestas concretas y con la voluntad  de conectar con los verdaderos problemas de la gente. Tener credibilidad  para influir en política y  para hacer una política socialmente útil. Tenemos que saber jugar nuestro papel político con inteligencia, el papel que nos han dado los ciudadanos tras las elecciones, y sacarle el mayor rendimiento político posible,  para poder relanzar a IU. Para ello debemos saber aprovechar la actual situación  política estatal, donde IU tiene capacidad  de influencia desde su papel de oposición de izquierdas al Gobierno socialista.

 

El Gobierno socialista falla a la izquierda

 

Los ciudadanos tienen que ver a IU como la organización  de izquierdas que tiene la mano tendida  para desarrollar un verdadero giro político a la izquierda  de este país. Tras un año  de Gobierno  de ZP no se ha impulsado una verdadera agenda social y ecológica en  la política  española. Es cierto que hemos acordado con el PSOE importantes medidas políticas como el regreso de los soldados españoles de Irak, la retirada del Plan Hidrológico Nacional, el desarrollo de derechos civiles (como la ley del matrimonio para personas del mismo sexo) o la ley contra la violencia  de género.

 

 

El informe aprobado por el Consejo Federal señala que a un año de la gestión del nuevo gobierno se puede afirmar que éste se ha dormido en los laureles. No entiende que es el momento de la negociación con la ciudadanía y la izquierda mientras que se queda únicamente con los gestos y el talante. El PSOE ya ha tenido un margen suficiente de confianza. Ha llegado el momento de que el Gobierno central empiece a cumplir con los compromisos adquiridos en materia de educación, vivienda o empleo.

 

El Gobierno Socialista es incapaz de definir un proyecto político y una política de alianzas de izquierdas. Da la impresión de querer contentar a todos y ser influido por todos, pero ése no es el mandato de los electores, que hace un año apostaron por un cambio hacia la izquierda, por una política de alianzas de izquierdas y de carácter progresista. A pesar de que el PP facilite al PSOE la tarea de situarse en la izquierda. Hoy, la estrategia del Gobierno  de Zapatero, le aleja del movimiento político y social que impulsó el cambio en este país hace un año.

 

Nuestra formación tiene un clara insatisfacción respecto a la política de vivienda, política educativa, política laboral y propuesta  de reforma fiscal. El Gobierno socialista está poniendo demasiados problemas económicos al desarrollo  de una verdadera política social en un tema básico  para el desarrollo del Estado del Bienestar como la universalización de la atención a la dependencia, reivindicada por organizaciones sociales, sindicatos y profesionales sociales. IU defiende dicha universalización, y que en un principio sea financiada por la Seguridad Social, pero sobre todo, que se avance en ella antes de la reforma fiscal.

 

Por lo tanto, reforzaremos nuestro trabajo de oposición ante un Gobierno del PSOE que nos está fallando a la izquierda. Y  para ello debemos exigir al Gobierno estatal cuál es el nivel  de cumplimiento del pacto presupuestario que firmamos con él. El PSOE debe saber que tenemos diseñada una hoja  de ruta  para dar el giro a la izquierda en España. Y que podemos ir juntos si se impulsa un modelo político y social  de izquierdas; si se impulsan más políticas sociales, más políticas de solidaridad, más políticas democráticas. O que Zapatero nos puede tener en frente, junto a las organizaciones sociales y la ciudadanía, si no se avanza decididamente por cambiar las políticas (déficit cero, fiscalidad, Estado del Bienestar). Hoy las actitudes  de este Gobierno le aleja del movimiento político y social que impulsó el cambio en este país ahora hace un año.

 

Desde la izquierda, el debate del estado de la Nación ha sido decepcionante. A las propuestas concretas de políticas de izquierda que ha propuesto IU, el silencio o la negativa han sido las respuestas de ZP. No hay concreciones para impulsar políticas estructurales que desarrollen nuestro tejido productivo, no hay compromisos para el diálogo social, llevamos nuestra oposición a la propuesta gubernamental de abaratar el despido, exigencia de una política fiscal con más progresividad, incremento económico en política social (atención a las dependencias, educación y vivienda), nueva ley  de extranjería.

 

Para IU, el empleo es la primera prioridad (nos oponemos radicalmente, conjuntamente con los sindicatos, a los anuncios hechos por el Ministro de Trabajo sobre el abaratamiento del despido). IU Federal pone en marcha una campaña “Por un empleo decente  para tod@s” que pretende hacer llegar a la sociedad la denuncia por el elevado nivel de precariedad y siniestralidad laboral que sufrimos, proyectando propuestas desde la izquierda. Se trata  de una campaña para el encuentro con las organizaciones sindicales y con los trabajadores. Campaña en la que IUN-NEB se implicará decididamente.

 

 

Elecciones vascas y diálogo político

 

Otro dato de análisis político es el resultado de las elecciones vascas, recientemente celebradas. Se ha dibujado una situación política nueva que requiere  de un nuevo ciclo. Con estas elecciones la sociedad vasca transmite un mensaje de superación del frentismo del pasado. Quienes pretendieron hacer  de estas elecciones un refrendo del Plan Ibarretxe han fracasado, y quienes pretenden imponer el frentismo en la sociedad se han hundido. Un nuevo ciclo político que arrincone el Pacto  de Estella y la Ley  de partidos, un ciclo que supere el actual Estatuto y el Plan Ibarretxe. Un nuevo ciclo político basado en el diálogo y en la voluntad de llegar a acuerdos entre nacionalistas, no nacionalistas y federalistas, con el objetivo  de avanzar en la normalización política, la búsqueda de la paz y el desarrollo del autogobierno en Euskadi. Es positivo el nuevo tiempo  de diálogo político abierto en Euskadi: tanto EB-IU, como PNV y PSE se han reunido con todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, en este proceso previo a la configuración del nuevo Gobierno vasco.

 

IU debe jugar un importante papel desde su perfil federalista e integrador. Debe ser un baluarte que permita desarrollar mayores cotas  de diálogo político y social,  de búsqueda  de consensos entre los partidos para asuntos fundamentales como la paz y la convivencia, o el impulso a un proceso federalizante del Estado.

 

IU debe impulsar mesas de diálogo en los Parlamentos Vasco, Navarro y Estatal que permitan trabajar por la normalización política y crear un clima propicio  para alcanzar la paz, desde la exigencia  del fin de la violencia a la banda terrorista ETA. El PSOE ha dicho que el PP hará todo lo posible  para evitar cualquier acuerdo de paz. Esta afirmación obliga al Gobierno socialista a romper con el frentismo  de la derecha, superar el actual Pacto Antiterrorista y establecer un nuevo marco  de encuentro plural con todos los partidos políticos  para establecer las medidas a adoptar contra el terrorismo y en la búsqueda  de la paz. Es necesario abrir un nuevo ciclo en la política, desde a participación de la pluralidad política navarra, vasca y estatal, desde el diálogo con todas las fuerzas parlamentarias, que permita avanzar, conseguir el escenario que ayude a la consecución  de la tan ansiada paz de manera definitiva; una sociedad integrada en una apuesta por la convivencia plural y el cese definitivo de la violencia.

 

Pero también debemos realizar una lectura en Navarra de las elecciones vascas. En primer lugar, el discurso excluyente y frentista de UPN (que hizo campaña por el PP en la CAV) ha cosechado un rotundo fracaso electoral. Los ciudadanos han apostado por aquellas formaciones políticas que impulsaban puntos de encuentro, basados en el diálogo político entre diferentes identidades.

 

La ciudadanía huye de posiciones cerradas, que generan enfrentamiento político y social. Y esta lectura, que intenta evitar UPN, es la que le puede descolocar políticamente ante una ciudadanía navarra que también busca partidos políticos que aporten soluciones, no que generen más problemas.

 

Por otro lado, con este resultado electoral, se consolida un importante giro social a la izquierda: las fuerzas de la derecha (PNV y PP) pierden 4 y 5´8 puntos respectivamente y más de 250.000 votos, y tienen menos escaños que los partidos progresistas. Un giro iniciado en Cataluña, seguido por las Generales, y ahora ratificado en las Vascas. Giro a la izquierda al que no escapará la situación política en Navarra.

 

El debate del estado de la Nación ha escenificado el divorcio traumático entre el PP y PSOE de su Pacto Antiterrorista. Zapatero debe ser valiente y aceptar la mano tendida que le ofrecemos desde IU para establecer un nuevo marco de encuentro estable y plural, con todas las fuerzas políticas con representación en el Congreso  de los Diputados, para articular un nuevo Pacto Antiterrorista con el objetivo de utilizar la política para posibilitar la paz.

 

 El debate del autogobierno en Navarra

 

Desde IUN-NEB defendemos el régimen foral navarro y el modelo  de convenio económico con el Estado. No aceptamos los ataques que desde diferentes ámbitos se hace a nuestra foralidad y rechazamos, por falsas, las acusaciones de suponer “privilegios” o de representar la “insolaridad”.

 

El régimen foral se asienta en un hecho democrático  de construcción del Estado plural con diferentes singularidades que permiten convivir a todos en un espacio político común, y así fue recogido en la Constitución  de 1978. Es un régimen solidario, que aporta al común del Estado lo pactado por el Convenio Económico. Y supone el ejercicio más desarrollado del autogobierno: una comunidad que dirige sus políticas fiscales y económicas, en acuerdo con las del conjunto del Estado.

 

Pero el debate no puede quedar, como pretende la derecha navarrista (UPN y CDN) y el nacionalismo vasco, en esta cuestión. Debemos impulsar un modelo federal  de construcción del Estado, donde se impulsen procesos  de desarrollo del autogobierno en el conjunto  de las Comunidades Autónomas. La necesidad  de que Navarra participe en este proceso, impulse reformas en el modelo  de Estado y desarrolle su autogobierno son las razones por las que nuestro Grupo Parlamentario se quedó sólo rechazando la resolución que UPN y CDN presentaron  para reprobar las declaraciones  de Rodríguez Ibarra contra nuestro régimen foral. Es necesario un debate más amplio, y que no utilice partidistamente la limitación a la libertad  de expresión  para provocar enfrentamientos entre comunidades. Con esta estrategia, el Presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, podría estar siendo reprobado constantemente por sus ataques al autogobierno vasco, catalán, etc.

 

El modelo económico y social  de UPN en crisis

 

Navarra no va bien. En los últimos meses se han ido encendiendo muchas señales  de alarma. Una política equivocada ha hecho que miles de ciudadanos padezcan el deterioro de importantes servicios y políticas públicas en nuestra Comunidad. Sólo han pasado 4 meses desde que UPN y CDN aprobaran los últimos Presupuestos Generales  de Navarra para el año 2005 y la Administración se está viendo obligada a anunciar importantes recortes en las políticas sociales.

 

Los sindicatos han aprovechado el 1º de mayo para dar un importante toque de atención al Gobierno foral. Las políticas públicas no están bien encaminadas. Se advierten nubarrones en el horizonte industrial navarro que no tienen respuestas efectivas desde la Administración. La política social en Navarra se encuentra en retroceso. Se acusa de paralización y de falta de iniciativa a la administración de derechas que nos gobierna. Una administración que es diligente  para impulsar negocios privados pero que tiene demasiadas dificultades para atender los problemas laborales, industriales y sociales de Navarra.

 

La política industrial de este Gobierno no es que no sea progresista, es que aboca a la tensión social y a la ineficiencia económica. Este pasado viernes, 6.000 trabajadores de Volkswagen se manifestaban en Pamplona por un convenio laboral justo. Es necesario reconocer los esfuerzos que los trabajadores han realizado en los últimos años para con el futuro de la empresa. Esfuerzos que han evitado el riesgo de deslocalización y que han hecho de la factoría de Pamplona una de las más rentables del Grupo automovilístico. Por ello Volkswagen Navarra obtiene grandes beneficios y múltiples subvenciones y ayudas a la inversión desde los fondos públicos de la Hacienda Foral, que los pagamos todos los navarros.

 

IU, ante esta situación, exige la intervención urgente del Departamento de Industria del Gobierno de Navarra, que se encuentra paralizado,  para que exija una solución a la empresa. Una intervención de Industria para que impulse el diálogo social, que exija el acuerdo para el convenio laboral, que exija a la multinacional la seguridad  de la producción y de los puestos de trabajo en Navarra, y que ejerza un efectivo control del dinero público invertido en esta empresa.

 

Ayuntamientos, sindicatos, apymas, diferentes organizaciones sociales, el Colegio Oficial de Trabajadores Sociales, la Comisión  de Personal Docente, etc. han venido denunciando en las últimas semanas la falta de recursos y de políticas para atender las necesidades en educación, sanidad o bienestar social. A ello se han añadido los consecutivos anuncios por parte del Gobierno foral  de recortes sobre políticas sociales que estaban en marcha. Cada semana hay dos o tres anuncios gubernativos por los que se recortan prestaciones sociales. En las últimas semanas han anunciado el recorte de las ayudas por maternidad, el plan de inversión en centros educativos, las ayudas a la conciliación de la vida familiar y laboral, las ayudas al ciclo 0-3 años, determinadas inversiones locales o la inversión para un nuevo conservatorio.

 

A esto hay que añadir los retrasos y paralizaciones en la inversión en educación pública, el incremento de las listas de espera en la sanidad pública, la saturación de determinados servicios sanitarios, la falta de presupuesto  para atender programas  de Bienestar Social  para personas sin recursos y Tercera Edad.

 

Nos encontramos ante una auténtica situación de crisis presupuestaria, que conlleva la crisis institucional más importante de Navarra de los últimos 15 años. Los navarros soportamos a un Gobierno paralizado, sin ideas, ha perdido la dirección, opaco, que no responde a las necesidades sociales. La situación de este Gobierno es de parálisis en la gestión: no sabe dar respuesta a todas las reivindicaciones sociales de recorte presupuestario. Han decretado la prejubilación política del Gobierno de coalición: el Presidente Sanz no gobierna y se dedica a viajar; el Vicepresidente Iribarren está más preocupado en vender el patrimonio productivo (EHN) e invertir los ahorros de los navarros en operaciones bursátiles (Iberdrola) sin explicar para qué se ha invertido; y el resto de Consejeros, ante esta situación de desgobierno, se encuentran viendo pasar el tiempo, en uno de los momentos políticos de menor propuesta legislativa por parte del Gobierno de la historia democrática foral. Si continua esta situación, esta Legislatura puede ser la de menor iniciativa del Ejecutivo navarro  en su historia.

 

El Gobierno ha caído en el descrédito social, ha perdido credibilidad: los planes que anuncia son eliminados o recortados por falta  de presupuesto a los pocos meses  de su puesta en marcha (inversión educativa, ayudas educación infantil, complemento pensiones viudedad, ayudas madres hijos menores 3 años, plan oncológico, ayudas a madres trabajadoras, …).

 

Por eso decimos que Navarra no va bien. Desde IUN-NEB consideramos fundamental impulsar el desarrollo económico: en términos macroeconómicos consideramos positivos los datos que Navarra tiene de riqueza per cápita, tasa de desempleo o el ritmo de crecimiento económico. Pero, como ya decíamos hace un año, denunciamos que el desarrollo económico no esté sirviendo para aumentar la justicia social en Navarra, porque está basado en un modelo económico especulativo, y en una política fiscal y presupuestaria regresivas.

 

Dentro de los datos socio-económicos, tampoco se puede ocultar que en Navarra tenemos la tasa de eventualidad laboral 9 puntos más elevada que en la UE; que tenemos una de las tasas de siniestralidad laboral más altas de España o que el gasto público, en los últimos 5 años, ha descendido en Navarra en más de 1 punto (190 millones de euros) del PIB foral.

 

Podemos afirmar, desde el rigor, que en un año Navarra ha descendido en cohesión social, en índice  de desarrollo humano y en calidad  de vida. En Navarra estamos retrocediendo en política social. La continuidad  de estas políticas suponen un riesgo  para avanzar en un modelo económico y social equilibrado  para Navarra.

 

Desde IUN-NEB apostamos por aumentar “la tarta” económica, pero no para beneficiar con ella a los poderosos, a las grandes empresas y a las rentas más altas. El crecimiento económico debe servir para aumentar la cohesión social, aumentar la calidad de vida de la gente y hacer una Navarra más igualitaria.

 

Cuando el Presidente del Gobierno responde a nuestras propuestas con el argumento del nivel de gasto social que hay en Navarra no dice la verdad. El gasto social lleva bajando en Navarra desde hace 5 años (en educación y sanidad ha descendido en 65 millones de euros), y nos coloca muy lejos de la convergencia con Europa. Mientras Navarra dedica este año un 9% de su PIB a gasto público en salud, educación, bienestar social y vivienda; nuestro entorno europeo está destinando 7 u 8 puntos más.

 

Y tampoco dice la verdad cuando achaca problemas presupuestarios para no incrementar el gasto social a través de la deuda, cuando el propio Gobierno acaba de endeudarse en 150 millones de euros para la compra de acciones de Iberdrola, por motivos que aún están por explicar a los navarros.

 

Desde IU retamos al Presidente del Gobierno de Navarra a un debate público sobre política social. En este debate demostraremos el descenso presupuestario en políticas sociales que soporta Navarra en los últimos años, el alejamiento de la convergencia europea en gasto social. También queremos demostrar que hay alternativas  para poder atender las necesidades sociales de los navarros desde parámetros de estabilidad presupuestaria. Y también le exigiremos la necesidad de reformar la política presupuestaria de la Comunidad foral.

 

La propuesta económica liberal, instalada en el Gobierno de Navarra, ha impulsado el dogmatismo del déficit cero y unas contrarreformas fiscales que están limitando la capacidad de las políticas públicas, de la Administración como garante de derechos sociales y ciudadanos. Esta política de insuficiencia fiscal lleva al progresivo desmantelamiento del Estado del Bienestar, la dictadura del mercado en todas las políticas industriales y económicas, y un desmembramiento del Estado como agente que garantiza los derechos de los ciudadanos.

 

Por el cambio político en Navarra: la alternativa pasa por la izquierda

 

Es necesario dar la vuelta a estas políticas. Los ciudadanos no podemos ver recortados servicios y prestaciones públicas, mientras Navarra tenga un desarrollo económico que beneficia a los que más tienen. Hay que corregir las políticas que se están haciendo. Si el Gobierno no hace políticas efectivas, los ciudadanos tienen que cambiar al Gobierno. Por eso, el cambio político en Navarra pasa a ser una prioridad ciudadana.

 

Las recetas de este Gobierno cansado, agotado en términos políticos, e interesado en determinadas operaciones financieras y de grupos económicos, no sirven para resolver los problemas de la gente. Un ejemplo de la decadencia del régimen de UPN es la creación de la Sociedad SPRIN, un instrumento al servicio exclusivo de los intereses de UPN, para favorecer a los “amigos del régimen” fuera del control parlamentario. Por lo tanto, se hace imprescindible un cambio de gobierno para cambiar las políticas. Frente a la política liberal en lo económico, de derechas en lo social y conservadora en lo cívico; se demanda otra política basada en el progreso social, en la redistribución de la riqueza y de avance en derechos civiles. Una política de izquierdas que genere confianza en la ciudadanía para impulsar una Navarra más solidaria, más desarrollada y más igualitaria.

 

En las últimas semanas hemos asistido a diferentes movilizaciones sociales que denuncian la actitud del Ejecutivo: tanto desde el ámbito sindical como desde el ámbito educativo, miles de navarros han salido a la calle para reivindicar otra política. La semana pasada 5.000 navarros se manifestaban, convocados por Herrikoa y Sortzen, denunciando los recortes presupuestarios en Educación.

 

Por eso, desde IUN-NEB consideramos urgente impulsar, a través  de la movilización ciudadana, una reprobación a la política económica y social  de este Gobierno,  de forma general y desde todos los sectores afectados. Es necesario la confluencia  de fuerzas  para reivindicar otra política que atienda las necesidades sociales en Navarra. Debemos impulsar una movilización social  en Navarra para reivindicar otra política económica y social. La confluencia  de sindicatos, organizaciones sociales, apymas, profesionales, usuarios y partidos políticos es lo que permitirá cambiar las políticas en Navarra en materia industrial y social (educación, sanidad, vivienda, bienestar social), reivindicar otros procedimientos y visualizar que es una prioridad social el cambio político en Navarra.

 

Desde IUN-NEB hemos demostrado que hay alternativa a la política de UPN:

 

  • Una nueva política fiscal que dote de más ingresos a la Hacienda Foral para poder hacer frente a las necesidades  sociales; basada en una mayor progresividad fiscal (resulta paradójico que cuanta más tasa de crecimiento tiene la economía navarra menor capacidad de gasto público existe, como consecuencia de una política fiscal que beneficia a las grandes rentas);
  • una política de incremento del gasto público responsable, con criterios de estabilidad económica y de cohesión social, que atienda las necesidades sociales y laborales que hoy tenemos en Navarra. El sistema de Convenio Económico con el Estado nos permite la suficiente autonomía presupuestaria y fiscal para corregir la actual política de la derecha;
  • una rectificación de la política presupuestaria en Navarra.  Para el año 2005, proponemos el incremento presupuestario en 50 millones de euros para atender las necesidades en gasto social. Incremento del gasto y la inversión pública para compensar la caída del gasto público en los últimos años;
  • establecimiento de un Plan de Inversión Pública en Navarra, transparente y debatido en el Parlamento, de carácter plurianual, donde se incorpore el destino de las plusvalías generadas con la privatización de EHN y se impulse una política de inversión pública en sectores estratégicos, de desarrollo e innovación tecnológica, y en nuevas infraestructuras al servicio del interés general.

 

Pero, a pesar de que esta denuncia que hacemos a la gestión de UPN y CDN en relación a los recortes sociales les incomoda, la derecha navarra está firmemente asentada en al Palacio de Navarra por una mayoría absoluta en el Parlamento que, salvo en algunas cuestiones menores, es inquebrantable. El CDN ha establecido una alianza estratégica con UPN en lo que representa la unión de toda la derecha foral en un mismo bloque.

 

En esta situación, el impulso para el cambio político sólo puede realizarse desde el impulso a las propuestas de izquierda en el Parlamento, en los Ayuntamientos y en la calle.

 

Impulsar nuestra agenda política

 

 

IUN-NEB está impulsando su agenda política, desde el rigor en la propuesta y la credibilidad de la izquierda. En los últimos meses hemos realizado importantes propuestas en materia de política social, de regeneración democrática, en política lingüística y sobre temática medioambiental. El Grupo Parlamentario viene desarrollando una importante labor de concreción institucional de nuestra alternativa política por medio de propuestas concretas.

 

Nuestra prioridad política de impulso a la cohesión social en Navarra se ha visto concretada en la denuncia del progresivo desmantelamiento del sistema  de Bienestar Social, la exigencia al Gobierno de elaborar un Plan para la atención a las personas dependientes (en consonancia con el Libro Blanco de la Dependencia) y una estrategia para disminuir la precariedad laboral y la siniestralidad (en Navarra soportamos una de las tasas más altas).

 

En relación a la regeneración democrática, desde nuestro Grupo hemos planteado una iniciativa legislativa para avanzar en la transparencia en la gestión pública, ante la opacidad con la que viene actuando la Administración de UPN. Así, proponemos que sea necesaria autorización del Parlamento  para las más importantes inversiones y desinversiones que realice el Gobierno en empresas; y anulamos el secreto en las tomas de decisión de los Consejos  de Administración de las empresas públicas de Navarra.

 

Con respecto a la política lingüística, IUN-NEB ha mantenido una posición coherente con lo que debe suponer la normalización lingüística en Navarra. Frente a quienes siguen utilizando el euskera como arma política, nuestra propuesta es buscar espacios de consenso entre todas las fuerzas políticas y sociales para la normalización de una lengua que cada día está más presente en la realidad social y cultural de Navarra. Ahí reside la importancia de la Proposición de Ley por la que la zona mixta se extiende a toda la Comarca de Pamplona, que va a obligar al resto de Grupos a tomar posición concreta sobre este asunto. Otras propuestas han sido impulsar la implantación del modelo D en los colegios públicos de la zona no vascófona donde hubiera suficiente demanda o recuperar la rotulación bilingüe en la zona mixta.

 

Y otra prioridad ha sido el desarrollo de políticas de sostenibilidad en Navarra. Nuestra posición contraria a la ampliación de las centrales térmicas de Castejón, la apuesta por la responsabilidad pública en la gestión de los residuos industriales tóxicos y peligrosos; el control de la contaminación lumínica y el desarrollo de políticas de ahorro energético, el impulso para la creación de un observatorio de la sostenibilidad en Navarra y la exigencia de cierre inmediato de la central nuclear de Garoña por los problemas estructurales que soporta, demuestran la especial sensibilidad de nuestra organización en el campo medioambiental.

 

También las Áreas de elaboración colectiva han participado de forma importante en la propuesta programática. En este Consejo contamos con buenos informes, con propuestas desde la izquierda al problema económico que tiene Navarra, por el impulso al sistema público de bienestar social, medidas a adoptar en el sistema educativo ante el fenómeno de la inmigración, las propuestas municipalistas para la reforma de la Administración Local de Navarra, la apuesta por el desarrollo sostenible o los criterios para asegurar el ciclo 0-3 años en Navarra desde la responsabilidad pública.

 

Debemos seguir trabajando en esta línea: mientras denunciamos  el modo de hacer política de la derecha, debemos esforzarnos por transmitir a la sociedad que hay alternativa. Una alternativa de izquierdas que tiene propuestas concretas para resolver los problemas de la gente. Nuestro trabajo sirve para identificarnos con nuestro espacio político de izquierdas y para ser socialmente útiles con nuestra acción política.

 

El conjunto de la organización está activa. Las jornadas realizadas, los actos republicanos, los encuentros con movimientos sociales, la presencia en movilizaciones sociales, la actividad municipal que desarrollan nuestros concejales dan muestra de una organización política presente en la sociedad navarra. La próxima fiesta de IUN-NEB, el 12 de Junio en Tafalla, que será ya la quinta, será un buen exponente de ello.

 

Las Asambleas Locales son una prioridad de la organización y deben ser potenciadas de forma estratégica. El impulso del debate político en ellas y la atención a sus problemas son, y deben ser con mayor acento, tarea de toda IUN-NEB. Unas Asambleas Locales fuertes y dinámicas nos permiten hacer llegar nuestra propuesta política a todos los navarros y navarras, y nos colocarán en buena situación para afrontar el proceso electoral del año 2007.

 

Las elecciones autonómicas y municipales de 2007 son claves para nuestra organización. IUN-NEB tiene la capacidad de construir el futuro político de Navarra desde la alternativa de izquierdas. IUN-NEB es el eje vertebral de la alternativa a UPN. Es por esto que iniciamos ya el proceso electoral: la construcción de la alternativa, la elaboración de un programa de gobierno participativo y que recoja las verdadera necesidades de la ciudadanía. Queremos un Programa elaborado por la gente.

 

Para ello tenemos ya trabajo. En este año 2005 vamos a impulsar desde IUN-NEB un texto articulado de reforma del Amejoramiento, que desarrolle el autogobierno de Navarra, basado en la convivencia de todos los navarros y navarras y en el reconocimiento de la soberanía de los ciudadanos: los derechos sociales, democráticos y civiles. El impulso del Foro Municipal de Izquierdas y la Conferencia de Organización, desarrollarán la estrategia a seguir para fortalecer el proyecto de IUN-NEB como la referencia política de la izquierda de Navarra.

 

Pamplona, a 14 de mayo de 2005.

< Anterior   Siguiente >